Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Lance S. Kubler el Sáb Jul 06, 2013 1:01 am

Odio esto del acoso visual me refiero a que siempre que jugamos al poker todos me ven a los ojos por mas de 5 minutos como si en ellos pudieran ver el reflejo de mis cartas, pero ni así creo que podrían ganarme. Tome otra calada de mi cigarro mientras agarraba otra carta "Perfecto..." Muy perfecto solo tenia que esperar el momento para mostrar y listo otra apuesta en el bolsillo ¿Como llegue aquí? No soy aficionado a los barcos ya que de niño me daban muchas nauseas pero sorprendentemente y luego de tres shoots, dos copas de wisky y un poco de esa cosa anaranjada brillante ¡Bang! Me tuvieron subido y gritando como loco, que bueno que se me bajo hace tan solo hora y media, este lugar era enorme y lujoso bueno era lujoso porque la fiesta se puso demasiado salvaje tanto que la gente anda a media vestir por la planta baja, aquí arriba la cosa parece ir bien pero la música esta demasiada alta, hay hombres escupiendo fuego y ¡GUAU! ¿Como pueden aguantar estar vestidos con esos pantalones tan horribles? Lo que sea debería concentrarme pero ya no importada nada ya que gane, aun creo que debieron ser un poco mas creativos con el adorno de la fiesta me refiero a que pusieron tan solo un par de aves por haya y luego unas plantas enormes ¿Que es esto? ¿Tema de zoológico? Aunque si le va ya que hay quienes se están comportando como animales por aquí al menos estaba la barra "Lo mejor de la fiesta..." Escuche un aplauso y eso termino con mi anonamiento, sonreí y note como todos enseñaban. -Ok, señores como quieran.- Respondí muy seguro de mi mismo "10♠ J♠ Q♠ K♠ A♠" Escalera real, pan comido la noche era mía y ya podía sentir en los huesos aquella ganancia pero todo se termino cuando el imbecil que se sentó a la izquierda mía me dio un codazo y me dijo: -Oye ¿Esa no es tu hermana?- Bueno la fiesta se tenia que acabar de algún mono, hice rodar los ojos y alce mi cabeza y la ví "Mierda..." Si, mierda, mierda...Ahi staba a lo lejos, caminando elegantemente, se veía tan sexy, no solo eso, era simplemente hermosa con esta luz. La ultima vez que la vi nos encontramos por la noche así que era difícil ver cada detalle de su rostro "OK, voltea..." Casi me le quedaba viendo por un minuto, hice girar la cabeza y volví al juego. -Creo que si es...-Levante los hombros para restar importancia pero el maldito de Evan continuo con su maldita platica. -Que tal si me la presentas, quien sabe quizás hasta te hago tío hoy.- ¿Es difícil hacerme enojar? No para nada y por eso es usual verme con uno que otro golpe aunque no recuerdo la ultima vez que me tumbaron, apreté las cartas y las tire al suelo, voltee a ver al imbecil de Evan que seguía sonriendo como un total hijo de puta, sonreí y justamente en medio de la nariz le lance un golpe ¡DIABLOS! si que se sentía bien "Muy Bien..." Así se sentía romperle la cara a ese hijo de puta, los que jugaban con nosotros tan solo se echaron a reír pero por mi parte solo me levante de la mesa, deseaba alejarme lo mas posible de la mesa y quitar ese rastro de sangre que tenia en la mano así pues solo acomode mi saco y deje la mesa de repente sentí como alguien me había tirado un vaso en la cabeza "Oh, jodido tu si que te quieres quedar sin brazo..." Tan solo me voltee el maldito ya se había abalanzado hacia a mi, escuche unas chicas gritar al lado mio era extraña la expresión que tenían en el rostro ¡Estaban felices? Vaya todo el mundo esta borracho aquí ¿Que no pueden aguantar un poco mas? Por estar fijándome en otra cosa no note que el imbecil iba directo a mi mandíbula "Ouch..." Lo patee a un lado y tan pronto me levante para rematarle apagaron las luces, parecía que se avecinaba algo bueno, la música comenzó a hacer vibrar todo el barco y todo el mundo se puso a gritar como obseso, trate de fijar mi vista en algo o mas bien en alguien pero era difícil con esas luces cegadoras de colores "Sean hermano mio serias feliz aquí..." La música era mas ensordecedora ahora pero tenia un buen ritmo tanto que olvide que el labio me sangraba y me encamine a la barra pero una chica se puso en mi camino tenia en las manos esa pintura que brillaba en la oscuridad y embarro mi pecho, tan solo sonrió y como si me conociera se agarro de mi cuello. -Pequeña estúpida te aconsejo que te alejes...-Le susurre lo suficiente alto para que escuchara pero estaba en..."Otra dimensión" al parecer porque solo sabia reír, me aleje de ella y llegue a la barra. -Dame una fuerte, de esas que te hacen perder la conciencia.- El tipo sonrió y tan solo se recostó en la barra. -¿Mala noche amigo?- ¿Mala? Para nada eso si no cuentas que vi a la bruja de mi hermana calentando a todos como siempre y el lidiar con un idiota y una borracha. -¿Mala? Pff...Es de las mejores.- El tipo sonrió al notar mi sarcasmo y se fue por mi trago, me recosté en la barra ¿Que haría? Joderle la vida a alguien, bailar un poco, tambien estaba la opción de irme de aqui pero ¿Como? aun recuerdo nadar muy bien, mejor seria que fuera a hacer turismo a todo el barco seguro que algo interesante me encuentro al fin de acabo el lugar era enorme y bien podías encontrar con que entretenerte, según se hay piscina y todo eso aquí.

Me toque un poco la herida del labio con el dedo pulgar derecho, dolía un poco no era profunda pero bien que me sangraba ¿Que se había creído ese imbecil? y ...Arg ¿Que hacia aquí Nahla? Si no estoy mal es la primera vez que congeniamos para una fiesta, el tocar mis labios me hizo recordar a la vez que...Ok, es mejor olvidar pero es tan difícil no sentir su roce, mis labios aun cosquillean cuando la recuerdo y hoy que la vi ¡DIOS! Fue un golpe mortal, alce un poco mi vista para ver si andaba por ahí pero, seguro que no la encontrare al fin de acabo no deseo conversar con ella hoy, las luces se fueron encendiendo un poco mas pero aun quedaron tenues parase que deseaban avivar los efectos de las luces mas tarde ¡Genial! Así la mancha que dejo la mujer de hace rato en mi ropa no se notara.




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Nahla M. Kubler el Dom Jul 07, 2013 1:40 am

Sabía que estos segundos que transcurrieran serían determinantes para lo que vendría más tarde, pero sobretodo de ellos dependería el hecho de que mi orgullo permaneciera intacto. Observé de reojo a todas las personas que estaban en la mesa, golpeando, silbando o riendo mientras la música se escuchaba a fondo de nosotros. Dejé para el final a la chica con la que estaba haciendo una pequeña y estúpida competencia. Su nombre era Xhenia, y recién la había conocido gracias a la persona con la que he pasado los últimos días: Marcus. — ¡Vamos Monny! — animaba mi amigo a uno de mis costados. Ya casi, casi, casi…

Ante ustedes… el tallo de cereza  — pronuncié y elevé el tallo que ahora tenía un nudo justo por la parte central para que todos los presentes lo notaran. El reto había sido demasiado fácil, y si accedí a hacerlo fue porque en primera mi amigo me lo había pedido y en segunda porque comenzaba a aburrirme un poco con los temas tan trillados de los que hablaba el resto de la gente — Y es así como mi pequeña muestra que no sólo tiene buenas habilidades para besar sino que también las utiliza par… — no dejé siquiera que Marcus terminara su maldita frase pervertida pues le metí en la boca un trozo de servilleta. ¡Hocicón, cabrón y … bastardo! A veces pienso que parte de mi mala fama es por meros rumores. Me miró de mal modo, pero todo lo que hice fue lanzarle un beso.

Ni siquiera sé que es lo que hago aquí, ya que esto no formaba parte de los planes que tenía para hoy. Desde hace ya varios días atrás he estado viajando con Marcus a distritos como el 3 o el 1 y ahora era turno del 4.  También he estado en el Capitolio, pero desde lo ocurrido con uno de mis hermanos no he vuelto a casa. Miré a mi amigo estilista y le sonreí levemente de manera sincera, él era la única persona que estaba al tanto de mis motivos y lo que ocurrió en el despacho de papá, el pasillo y mi habitación; al día siguiente de eso fue que partí hacia su hogar que es donde me he quedado unas cuantas noches.

Algunos chicos comenzaron a decir que deberíamos de levantarnos para ir a bailar un rato a la planta de arriba donde parecía que el ambiente comenzaba a ponerse mejor. Al fin tenían una idea brillante…  Nos levantamos de nuestros asientos y nos encaminamos hacia donde la música nos estaba guiando. Vaya que había gente, pero todavía teníamos la oportunidad de hacernos de un pequeño espacio para movernos a gusto sin molestar a terceros.   En cuestión de minutos Marcus y yo tuvimos que excusarnos para ir a saludar a otros conocidos que también habían asistido a la fiesta.

El tiempo siguió transcurriendo y en algún punto perdí a mi compañía. Hice una mueca leve, a saber a quien se habrá ido a saludar o con quien se estará metiendo a estas horas. Caminé entre la multitud, jugando con mi cabello y mirando a los lados por si llegaba a visualizarlo. No pude obtener los resultados deseados ya que antes de que diese yo otro paso sentí que me empujaban por detrás para estar en el centro de un círculo improvisado. Ahh, eran los imbéciles con los que conversaba hace rato… Aplaudían, decían mi nombre como podían en su estado y señalaban a otro chico que a la fuerza hicieron que terminara a mi lado. ¿Querían que bailáramos o algo así? Mi vestido era bastante corto como para hacer  demasiados movimientos. Suspiré, mientras más rápido haga las cosas menos sufriré al hacerlas.  Lancé una sonrisa felina hacia el joven que seguramente era 1 o 2  años menor que yo antes de colocar mis manos en sus hombros mientras movía la cadera de un lado a otro. Mis manos comenzaron a bajar mientras yo iba hacia el mismo sentido.

Creo que pasó menos de un minuto antes de que Marcus se apareciera de la nada con una bebida en la mano — Se las intercambio — dejó la bebida en manos del chico y a mi me tomó del brazo para acercarme a él. Me hubiera reído de la expresión de desconcierto de la persona con la que estaba bailando, pero me era más importante saber por que Marcus llevaba en su rostro esa chispa que decía ”te tengo que contar algo”. Pegó sus labios a mi oído para que pudiese escuchar claramente pese al estruendo del lugar — ¿Quién crees que anda por aquí?  Pista: Te sigo envidiando por la tremenda oportunidad que tuviste con él — me separé un poco para verlo con una interrogante en mi rostro. No sé de quién cojones me está hablando. De nuevo se acercó a mi sin borrar su sonrisa y pronunció un nombre que casi me hacía estremecer al instante — Lance Kubler… — … ¡¿qué mierdas se supone que hace aquí?! Rápidamente inspeccioné con la mirada el lugar, pero no vi rastro alguno de mi hermano, ¿era una broma acaso? — Pero al parecer acaba de darse una tremenda golpiza con otro sujeto. No lo vi, pero Kate me dijo que estaba tan cerca que hasta podía notar como iban los puños de un lado a otro. Deberíamos de ir a ver cariño, temo que el bonito rostro de tu hermano haya tenido algún infortunio — casi ponía los ojos en blanco por lo último que dijo, pero en parte no niego que temo un poco por lo que le habrá ocurrido. Aunque por el lado restante… todavía no quiero verlo; tanto lo que pasó en la habitación como nuestra conversación sobre mamá y la familia no había terminado muy bien que digamos. Y prácticamente al día siguiente de eso yo me marché de la casa. Supongo que si solo doy un vistazo sin que me note estará más que perfecto.

De nuevo Marcus tiró de mi brazo para iniciar la búsqueda, pero al parecer mi amigo ocultaba más cosas de las que me había dicho ya que en un instante me señaló en dirección a la barra. Traté de identificar si de verdad era Lance, pero estando de espaldas no podía dar por certero el dato. Nos acercamos un poco y justo cuando estaba por abrir la boca para pronunciar su nombre, nuevamente sentí un empujón que casi me hacía tropezar. Tuve que sostenerme de lo primero que tenía cerca, y eso resultó ser la espalda de… ”Joder, si es Lance” su cabello rebelde y el olor de su colonia son tan solo detalles que podría reconocer en cualquier sitio.

Volteé para gritarle a Marcus por lo que hizo, pero ya no estaba por el sitio ”Gracias por la delicadeza, ¡cabrón!” , pensé. Está  acabado, el maldito bastardo estará muerto cuando lo encuentre. ¡Bien sabía él que yo no quería ver a Lance! Al menos no ahora… y no cuando el lugar comenzaba a iluminarse todavía más. — Karma de mierda… — susurré, ¿qué se supone que tengo que decirle ahora a mi hermano? No lo sé, pero tras unos segundos fue que reaccioné y me incorporé de nuevo al poner ambos tacones sobre el suelo.  

¿Podré huir ahora? ¿Hacia dónde? Probablemente él sólo gruñirá y ni siquiera sabrá que soy yo. Mi consciencia rápidamente me lanzó una advertencia: ”Ahora o nunca. Tienes tres para huir, Monet. Uno… dos…

El tres jamás llegó.





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Lance S. Kubler el Dom Jul 07, 2013 6:11 pm

-Oh, mierda si que duele...-No me gusta quejarme pero en este momento el labio me esta ardiendo, tan pronto se acerco el tipo que servia en la barra con mi bebida exclame ¡Aleluya! Ya se había tardado. -Hey, hey ¿Que es esto?- Tome el vaso entre mis manos mientras trataba de adivinar si esto se trataba de algún tipo de broma, exactamente le dije lo que quería, el tipo sonrió y se recostó en la barra. -Te lo envía la señorita de ahí...- Levante una ceja y me fije a donde el señalaba, era una hermosa criatura de cabello rosa con tonos violetas considero que tiene mi edad ¡Oh, no! Ya se quien es es la chicam tiene como 18 años y se caso con ese imbecil del secretario de...de lo que sea, no recuerdo muy bien su nombre pero eso no importara esta noche. La ultima vez que fuimos a una fiesta con Kira ahí estaban y mi hermana no perdió el tiempo de "socializar" por hipocresía. Asi que Sean y yo terminamos conociendole. -Pero hombre ¿Que te pasa? Acércate.- Tan solo cruce miradas con ella, parecía deseosa, deseosa de pecado y bueno no la culpo ya que por lo de hace un mes descubrí que el pecado es mas gratificante "Hace  un mes..." Baje la bebida y solo me fije en el espejo detrás del enorme tipo enfrente mía, no había visto la sangre al costado de mi labio haré pagar a ese maldito de Evan por su estúpida broma. -Cállate y dame algo con que limpiarme...- Solo gruño pero luego me paso una servilleta, la lleve a mi labio y seque un poco del desastre que tenia en la boca "Nymphadora" Si, así se llama y esta casada con el tipo mas viejo de Panem sin contar al imbecil que nos gobierna, se bien que si su esposo se enterara de que esta coqueteando conmigo me haría  a desaparecer pero no veo a su esposo en ninguna parte y ya me canse de estar en ¿Dieta? Si eso se podria decir que es.

Luego del episodio con Nahla en su cuarto he estado como no se ¿Pensativo? Procuro no pensar en ella por la noche cada vez que paso por el pasillo camino a mi habitacion "La odio..." Al otro día que me desperté solo tenia su fragancia en todo el cuerpo cuando la busque con mi mano al lado de la cama no encontré nada, trate de buscarla pero parecía que se había desaparecido, mejor para mi ya no tendría que soportar sus idioteces ni tampoco sus quejas de lo mucho que odia estar cerca mio...que diga de la  estúpida familia, es una reina del drama. -Bien, creo que no hay nada que hacer mas que tratar de pasarla bien ¿No?-Suspire y me fije en la chica "18 años..." Nunca ha estado en mis planes ser un pedofilo pero siempre hay una primera vez, subí el trago. -Salud...-SUsurre y le guiñe un ojo apunto estaba de llevar el trago  hacia mi boca cuando de repente todo se me rego por mis labios  y parte de la barbilla estaba apunto de resbalarse todo en mi camisa. -Mierda...- Me queje ya que había entrado en la herida, apreté el puño y rápidamente me voltee, si era Evan con mucho gusto le patearía el culo. -Oh, miren quien tengo aquí.- No pude evitarlo mi mirada se poso en sus ojos y bajo por todo su cuerpo, no podía mentirme a mi mismo la deseaba con pasión y en este momento desearía besarle nuevamente sin embargo ya es momento de olvidarme de ella, así lo quiere y no rogare por su cariño "Mierda el vestido te queda tan bien..." ¿Que? Prometí ser honesto conmigo mismo. -Hola Monet, no sabia que estabas por aquí.-Una mentira enorme pero quería hacerla saber que su presencia me era totalmente indiferente. -¿Estas portándote mal? ¿He?-Alargue mi brazo y volví a tomar mi trago, le di un sorbo y hice una leve mueca al sentir el liquido rozar la herida de mi labio, me acomode en la silla esperando respuesta "Ya se me paso" Sip, no es gran cosa solo olvidar y la bebida digamos que es la herramienta perfecta para mi cometido ¿Abra venido sola? El solo echo e que alguien llegue y la tome por la cintura me llena de rabia "Mierda ¿Que dijimos de olvidar?" Bien soy un maldito pero no lo puedo evitar ella tiene eso que me hace querer estar a su lado, maldita noche ese día marque mi destino, no quiero ser su esclavo, no quiero que me haga sentir, solo lo hace mas difícil ademas parece estar jugando ¿Porque me dejo así sin mas? No cometeré el mismo error.




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Nahla M. Kubler el Dom Jul 07, 2013 9:45 pm

Molesta, nerviosa… no hay palabra en concreto que pueda ayudar a definir como me encuentro en este momento. ¿Si es incómodo? ¡Claro que lo es! Estoy frente a alguien a quien no he visto desde hace un mes, sin saber que decir. No puedo decir “lo siento” ya que ni siquiera sé el motivo por el cual me estaría disculpando.  Pensé que tendría la oportunidad de salir de escena, prácticamente huir antes de afrontarme a lo que prácticamente dejé sin resolver.

Sacudí un poco mi vestido, pretendiendo que tenía cosas mejores que hacer. En realidad era sencillo lo que llevaba puesto; constaba de un vestido en color negro, que me llegaba a la mitad del muslo. Mas el detalle de la prenda se encontraba a mis espaldas, encaje que bajaba por el centro de mi espalda y era el punto de encuentro de diversas tiras negras que dejaban un tanto expuesta parte de la espalda.

Acomodé un poco mi cabello mientras pensaba que tal vez tuve que haberle hecho caso a Marcus al momento de elegir mi vestuario; él había sugerido otro tipo de tonalidades aunque después también aprobó este vestido luego de que se lo mostré. La celebración no era del todo importante como para utilizar una de mis mejores reservas, y si iba a socializar un rato esto me venía perfecto.  El cabello lo llevaba ondulado, al natural, y con unos cuantos adornos en color plata para ir a la par del atuendo.

Desearía que nada de esto estuviera pasando, que no se tratara más que de una pesadilla o de un buen sueño. Aunque admito que luego de irme de casa soñé con Lance en más de una ocasión, pero más que ser un sueño, era un recuerdo de lo que había pasado aquella noche. Me mordí el labio y traté de borrar de la mente todo tipo de pensamiento que se relacionara con eso.

Miré a Lance de reojo, tan solo para notar como me observaba a mi sin tomarse la molestia siquiera de disimular. Bufé un poco ante su saludo, mejor se lo hubiera ahorrado… bien, ahora no tengo de otra más que seguir mostrando un gesto aburrido — Sterben, tanto tiempo sin verte. Tampoco imaginé que estarías en esta fiesta — me volteé y fingí saludar a alguien. Un chico desconcertado me regresó el saludo tímidamente. Bueno, por lo menos alguien había visto mi señal y evitó que yo cayera en lo ridículo.  ¿Debería de pretender que alguien estaba esperando por mi e irme de aquí? Quizás… pero primero vería si era cierto lo que Marcus me había comentado con anterioridad. Tal vez el muy maldito nada más lo hizo para joderme la noche.

¿Qué? ¿Se me notan las marcas del cuello? —fingí sorprenderme cuando preguntó si me estaba portando mal. Era una broma, ya que hasta el momento ni siquiera había buscado a alguien con quien pasar el rato para matar el aburrimiento. Tomé asiento en la banca vacía a su costado y crucé mis piernas  mientras recargaba uno de los brazos sobre la barra.

Con la luz que ahora iluminaba un poco más el lugar, fue que dirigí la vista hacia los labios de Lance tan solo para llevarme la sorpresa de que en ellos se veía una fina línea en color carmesí, y una marca ligeramente roja en la mandíbula. Fruncí un poco el ceño y me acerqué a él — ¿Pero qué carajos te pasó? — susurré. No resistí la tentación y extendí una de mis manos para poder tocar suavemente el lugar de la herida —Entonces Marcus no mentía… — aunque eso no lo salvaba del golpe que le daría por haberme traído aquí para luego lanzarme hacia la persona menos indicada. Claramente le había dicho todo hasta con detalles y sabía de antemano que la situación con Lance estaba algo tensa. No sé si al día siguiente habríamos conversado sobre este tema, pero tampoco es como si hubiera tenido los ánimos ni la curiosidad para saberlo. Hasta podría apostar que lo habrá olvidado todo, de seguro para él todo no había sido más que un mal rato…

No sé por qué el pensar eso resultaba ligeramente doloroso para mi.  Necesito un trago.  

No esperé más antes de buscar a uno de los chicos de la barra, hice una señal y  cuando estuvo cerca me incliné un poco más sobre la barra y sonreí  —   Un “ABC”, por favor —  pedí mi pequeña bebida. Un trago directo de esto y podré darme a la tarea de seguir con la jugarreta de que nada de esto me llegará a afectar de algún modo.

Off-rol: Casi lo olvido, la imagen del vestido xD:
Spoiler:





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Lance S. Kubler el Dom Jul 07, 2013 11:22 pm

Odiaba que me viera así como estoy ahora, prometí que la siguiente vez que la vería (si es que llegaba a hacerlo) vestiría con mis típicos trajes elegantes, sonrisa  encantadora, sin barba y con un cabello perfecto en vez de eso lo que tenia era esto, un traje negro con una camisa por debajo de color muy capitolino, una barba creciente y un labio partido, al menos la mancha que esa mujer dejo en mi traje negro no era muy notorio pero seguro en la oscuridad se echara a ver tan pronto bajen las luces me quitare mi saco para ese entonces aunque estoy en plan de ello ya que el calor se me hace insoportable ¿Es que nos preparamos para un funeral? esto de vestir de negro se ha vuelto un cliché para estas fiestas aunque por nada del mundo desearía que llevase puesto otra cosa, bendito vestido la hacia ver tan deseable, sensual, tan...Mierda, si que es hermosa no puedo evitar que mi corazón palpite tan fuerte al ver esas partes desnudas de su espalda "Marcus..." Ese traje tiene su firma aunque bien pudo haberlo elegido ella o alguien mas...

-Diría que es un agradable encuentro pero..."Me parece una mierda encontrarte aquí..." De verdad hubiera querido decirlo en voz alta pero en ves de eso solo sonreí. -No importa Monet.- De todos modos no creerá lo que digo ya que soy un perfecto mentiroso antes sus ojos, aun tengo en la cabeza la fresca memoria de cuando me grito, recuerdo que en un par de ocasiones me quede en mi cuarto viendo hacia el cielo todo el día, recordando aquel momento pero debo decir que mis memorias de sus besos eran mas fuertes de cuando me hablo con tato odio, rogaba por encontrarla en mis sueños pero al mismo tiempo prefería evitarlo, he bebido mucho últimamente mas de lo usual ¿ESPERA? Estire mi cuello y tan solo cruce miradas con el tipo que la acaba de saludar me sentía con unas ganas enormes de levantarme y romperle la cara, era la misma sensación que tuve cuando reaccione contra Evan hace unos momentos. -¿Quien es?-Pregunte algo molesto y obviamente no me estaba importando la tregua de hace rato que hice conmigo mismo. -Pff...- Ok, la desgraciada me estaba haciendo hervir de manera increíble, disimuladamente pase mis ojos por su cuello y luego solo tome otro sorbo de mi bebida no podía perder el control aquí y menos enfrente del imbecil de las bebidas ¿Que hacia? Parecía disfrutarlo toda la conversación.  -Nop, no se notan aunque dudo mucho que ese imbecil pueda hacer algo así...- Me fije en el tipo que acababa de levantarle la mano, si era listo se iría ya que yo como que comenzaba a desear pasar tiempo con mi hermanita, este lugar no es para princesas aunque al parecer no esta comportándose como una princesa sino mas bien como...Mejor dejo de imaginármela en brazos de alguien mas, no me gusta esto, esto que quema como si de algún modo la sintiera aun mas lejos a pesar de que estamos a solo unos centímetros.

Su reacción me dejo un poco desconcertado pero enseguida supe a que se refería ¿Tanto se notaba? Mierda, al menos Evan no se podrá arreglar esa nariz que le rompí. Por un momento olvide a Evan, la pelea, el imbecil que la había saludado,  su vestido, el ardor en el pecho y la música a gran volumen. Solo estaba ella y su toque, su toque era magnético como si llamara a todo mi cuerpo, cerré un poco el ojo izquierdo al momento en que ella paso su toque en el lugar de la herida, levante mi palma y atrape su mano contra mi rostro en ese mismo momento la mire a los ojos, azules...No eran iguales a los míos pero bien que en ellos podía ver la misma mirada que tenia aquella noche...La apreté contra con mas fuerza pero de repente ese dolor se hizo mas intenso y no precisamente el del labio, aleje su mano depositandola en la barra con delicadeza y alejándome de ella, el toque había erizado mi piel, era mortal ella era mortal y peligrosa...

Nuevamente silencio, no me agradaba que esto siguiera así ¿Que había pasado con nosotros? Oh, si olvidaba que ella lo había echado a perder con eso de irse por un mes.

Sentí el tipo acercarse aun mas a nosotros y solo respondió. -Claro hermosa...- ¿Que tenia que calentar a todo aquel que la viera? Sonreí y  note bien como el tipo me lanzaba una mirada furtiva con un par de señas, en las señas que hizo pude entender "Esta esta mas buena que la otra..." Imbécil aunque me había agradado. -¿ABC? Por favor...Algo mas fuerte Nahla no seas tan bebe.-Me voltee a ver al tipo. -Dos de los que te pedí antes.- Ahora si, si quería perder recuerdo de que nos encontramos yo con gusto le ayudaría ¡Casi lo olvido! Estaba apunto flirtear con la hermosa de 18 del otro lado, parecía no muy feliz con ver a Nahla a mi lado y no la culpo simplemente la mujer te quita el sueño, si creía que me levantaría e iría a saludar estaba muy equivocada, tome otro trago del vaso mas bien el ultimo y note como mordía su labio, niñas de hoy tan sexuales. -¿No le importara a tu amigo que me quiera aprovechar de ti un poco?- No se en que putas estaba pensando, lo obvio es que no seguía el plan.




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Nahla M. Kubler el Lun Jul 08, 2013 3:30 pm

Admito que me había hecho a la idea de que apenas me encontrara con Lance, él simplemente se iría del lugar. ¿Le debía yo alguna explicación sobre lo ocurrido? No lo sé, pero más que una explicación tal vez era una disculpa por desvanecerme de la nada. Lo único que quería era tiempo para pensar en las cosas, todo lo dicho y hecho de aquella noche estuvo presente conmigo en todos estos días. A veces me distraje tanto entre mis pensamientos que bastaba con una sacudida por parte de Marcus para volver a la realidad. Carraspeé un poco la garganta. Ya basta de eso, debo de seguir con la frente en alto.

¿Agradable? Lo dudo y por mucho. Esto estaba lejos de ser agradable, ni de coña hubiera deseado encontrármelo en una de las  fiestas a las que asisto. Es más, yo iba a esperar otra semana para poder volver a casa como si nada hubiese ocurrido, pero el destino tenía en mente que mis planes se adelantaran. Hasta ahora noto que no se ha referido a mi por mi primer nombre, sino por el segundo. ¿Será que estará molesto?. Volví a echar un vistazo, quizás todavía tengo la oportunidad de irme de aquí. Traté de localizar a Marcus entre las personas pero con tantos cuerpos moviéndose en la pista era difícil ubicarlo. ¿Dónde mierdas estás?,  De nuevo observé a mi hermano, con una sonrisilla en el rostro cuando me preguntó por el chico que me saludó con anterioridad. No le diría que era un chico al que jamás he visto en la vida y que simplemente tuve la suerte de que respondiera cuando saludé a la nada. Aunque ahora que vuelvo a verlo, es lindo… pero de momento no estaba interesada en conocerlo — Es… alguien a quien apenas he conocido — respondí, restándole importancia. Si comienza a interrogarme más en esto tendré que armarme una buena historia o decirle que deje mis asuntos tranquilos si no son de su incumbencia.

Tampoco tenía marcas en el cuello, aunque hablando sobre eso… recuerdo que las marcas que mi hermano me dejó en aquél día tomaron tiempo extra para desaparecer. Tuve que recurrir varias veces a maquillaje y accesorios para cubrirme, aunque Marcus decía que mejor me dedicara a presumirlas con orgullo. En otro momento me habría dado risa el comentario de mi amigo estilista, pero como aún tenía la mente bastante fresca con cada cosa que hicimos nada mas me limité a decirle que dejara de joder — Ah, menos mal. Comenzaba a preocuparme al no saber como podría cubrirlas — respondí, aliviada y luego seguí hablando —¿Y quién dice que fue él? — pregunté, sonriendo triunfante por lo que estaba diciendo. Carajo,Nahla… no estás aquí para hacerlo enojar. No después de que te marchaste sin decirle nada... , ¿por qué simplemente no puedo quedarme callada y ya? Vaya tarea difícil que tenía que enfrentar.

Pasé de ser una jodida molestia a convertirme en la hermana que se preocupa por los otros. Aunque nadie me lo crea, puedo llegar a ser buena con mis gemelos de vez en cuando. Si bien es cierto que me asusté un poco por las exageradas palabras de Marcus sobre lo que le contaron de Lance, también me frustra que mi hermano no hubiera respondido la pregunta que le hice. ¿Por qué no me cuenta lo ocurrido? ¿Acaso había sido tan malo como para decírmelo?  Seguramente me dirá algo como “métete en tus asuntos” o algo así.  Pero no… incluso sostuvo mi mano entre la suya para que estuviese todavía más cerca. Cuando iba a mirarlo,  me di cuenta de que él estaba haciendo justamente lo mismo. Nos mantuvimos la mirada en silencio. De nuevo esa intensidad, esas emociones ocultas… agradecí que después me retirara de manera no tan brusca, ya que si continuábamos mirándonos a los ojos, comenzaría a sonrojarme y a pensar en cosas que por ahora sigo tratando de evitar.

Pretendí entretenerme al observar todas las botellas que estaban decorando algunas estanterías  por detrás de la barra antes de hacer mi orden. Algunas de ellas hasta parecían brillar un poco por la iluminación del sitio. Si querías algo exótico, estoy segura de que en el Capitolio habrá bastante de eso por observar. El chico que me atendió era mucho más amable que algunos de los meseros que estaban abajo, cerca del área de la piscina que muchos, sin necesidad de usar un traje de baño, ya comenzaban a utilizar. — Gracias, eres muy amable — sonreí y luego me mordí un poco el labio. Aunque al poco tiempo de nuevo tuve que ver a Lance por lo que me dijo — Me lo voy a beber yo, no t… ¿qué fue lo que pediste antes? — ahora hasta se había tomado la molestia de cambiar mi orden por algo que él pidió. Eso quiere decir que no lleva demasiado tiempo estando por aquí pese a que ya se estaba terminando un vaso. Señalé el objeto con la mirada — ¿Te refieres a eso? — le hubiera robado un poco, pero con un trago se lo terminó todo. Tsk, y después dicen que quien no sabe compartir soy yo. Volví a acomodarme en mi asiento, ahora tenía que esperar aquí con él a que nos dieran nuestra bebida —Hmm… — traté de localizar otra vez al joven que saludé, pero a saber a donde se habrá metido ahora — No creo que le moleste compartir un rato — me encogí de hombros, sigo sin saber quien era ese sujeto, o tal vez si lo he visto con anterioridad aunque lo dudo. Como si de verdad me importara eso.

Suspiré, por un lado me pregunto si pasaré el resto de la velada en compañía de mi hermano… tampoco es como si me molestara pero me preocupa que es lo que podría ocurrir. La vez pasada por primera vez supe que al menos estando los dos solos en casa y con un clima que dejaba mucho que desear podía ser mortal. Ni siquiera tuvo que pasar mucho antes de que los dos sucumbiéramos ante las tentaciones de la oscuridad. Sin embargo, admito que si la oportunidad volviese a presentarse, con gusto accedería plenamente ante lo que me depararía el paso de las horas.

De verdad espero que esa bebida sea fuerte; quería algo que comenzara a noquearme de la realidad para ignorar lo que mi corazón y mente empezaban a advertir.





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Lance S. Kubler el Mar Jul 09, 2013 12:46 am

¿Como fingir que poco me importa su presciencia? Si algo tenemos los Kubler es que somos impactantes, nuestra personalidad nunca pasa desapercibida pero debo dar crédito a la bebe de los Kubler tiene algo embriagador aunque quizás a mi me parece aun mas embriagante ya que ese perfume me ha acompañado durante las pasadas 4 semanas ¿Como no pensar en ella? Rosando mi pecho, besando mis labios y lo que no he podido olvidar es la sensación de su pecho ¡Oh...! Eso fue demasiado, el calor que se expandió y lo...Basta, basta..." ya no quería pensar mas en ella o en aquella noche pero era muy difícil con ella aquí presente, solo un beso...no me importaría tocar mas su cuerpo pero lo único que deseo es un beso mas, un beso mas de Nahla Kubler. Bien me habían dicho que era puro veneno, me hizo caer en su red, ella solo estaba jugando y yo tenia que ser mas fuerte que todos esos hombres que babean por ella y se ponían como tapetes cada vez que asomaba sus pasos por el lugar "Come hombres..." Como lo pensé aquella noche, eso es lo que es...Solo que hay algo que no me deja creerlo, lo sentí en sus labios , sentí que ella me deseaba, ella quería que yo continuara y eso hice "Pero te detuvo..." Maldita consciencia no me deja ser feliz por al menos dos segundos.

Notaba que no deseaba estar conmigo esta noche "¿Que paso Nahla ya no te gusta jugar con tu hermanito?" Yo, yo que siempre pienso que nos divertimos cada que estamos juntos, mala suerte por ella el día que se topo conmigo porque mis intensiones para y con ella no eran inocentes, necesito hacerle daño pero mierda...No quiero hacerlo, quisiera que se alejara porque si le hago daño o si intento hacerlo solo me lo haré a mi mismo pero ¿Eso importa? a ella no le importo cuando me dejo hace un mes en su cama, ni tampoco cuando me rechazo o me grito ¿Porque debería de importarme a mi ella?  Ademas parece que firmamos un pacto invisible de que nos abandonábamos cundo nos necesitamos ¿No? -Oh, claro.-Deseaba matarla ¿Como? Apreté mi mandíbula y ese enojo se proyecto en mi mirada, lo sentía porque mis ojos ardían. -Como siempre siendo una perfecta maldita ¿Y el es de solo una noche tambien?- No pude evitarlo así como ella no podía evitar cerrar su boca, en ocasiones siento que Kira y ella comparten el mismo gusto por hacer sufrir a otros...Kira me ha hecho sentir muchas cosas, impotencia, miedo y sobre todo ira, es tan parecida a papa y aunque no me agrada eso no puedo ignorar el echo de que siempre cocina el desayuno para nosotros cada que viene ¿En realidad intentaba ser buena hermana? O solo actuaba, era una maestra en el teatro así que es difícil saber que es real y no.

Hablando de teatros, Nahla debería de irse de aquí antes de que comience a sofocarme con su presencia. Desearía hacerla trizas cada que la imagino suspirando y gimiendo ante los brazos de alguien mas.

No quería pensar que era una maldita perra pero...Es difícil pensar en algo mas. -Al parecer te has divertido mucho Monet. Deberías de hacerlo que se acerque quizás tenga el mismo destino que tu graaan amante del 06- Mencione con asco mientras recordaba sus palabras "Cállate..." Apreté un poco mi labio y logre que sacara otra linea mas de sangre, no creo que sea lo suficientemente lista como para armar el rompecabezas del porque tenia el labio roto aunque bien le he dado una buena pista pero aunque bien ya le he dejado en claro que soy un imbecil que babea por ella ¿Eso quería, no? Pues lo tiene, si algo me enoja, me hace trizas  es dejar que alguien se  salga con la suya " a mi nadie me gana..." No  hay juego en que Lance Kubler no salga ganador aunque la verdad es que he perdido un par de apuestas pero eso tambien es culpa de Nahla.

Fue un poco intenso, tenerla tan cerca de mi. Por mi cabeza pasaban mil preguntas y una de ellas era si ¿Ella me dejaría acercarme así a su rostro, así de cerca? Tal vez no, yo la deje porque me tomo por sorpresa pero no seré un mentiroso me gusto, me gusto saber que mi cuerpo aun reacciona a ella y que aun puedo sentir su calor recorrer mi cuerpo "Maldita y sexy Nahla..." Dueña de mis deseos y liberadora de mi pasión, quisiera solo conocer a alguien mas y ya así como lo ha hecho ella "Seguir..." Y ya,debería acostumbrarme despues de todo esto es lo usual en mi vida "seguir y dejar ir."

"Gracias, eres muy amable" ¿Quería ser encantadora? Si que era una ternura. -Deja de reírte...- Le mencione con una sonrisa al tipo que me seguía viendo picaramente ¿Que trataba de...? Ni que sueñe que le ayudare a ligar a Nahla, el solo puede o que le daré pornografía de gratis. -Pedí algo muy sabroso que seguro te encantara ademas prometiste beberte uno conmigo.- Me recosté en la barra, no me fastidiaría esta noche con sus comentarios es mas yo le enseñaría de lo que hablábamos aquella noche...Mierda, debo de dejar de pensar en ello.-¿Esto? NAHH para nada...-Hice una mueca a la bebida, simple pero bastante sutil aunque seguro que la chica del otro lado me maldice al ser un mal agradecido. -Aunque muy sabrosa...-Le guiñe el ojo y deje el vaso terminado enfrente de nosotros dos, usualmente me acerco luego de terminar mi trago pero por esta vez no podre seguir con el ritual, la decepcion estaba en los ojos de la chica y por un momento sentí que miraba a Nahla como un estorbo, me encantaba esto digo las mujeres son tan poderosamente sensuales cuando parecen querer arañar a otra. -Que bien, no quiero imbéciles cerca mio pero bien  he esperado con ansias  el dia Monet, el día en que nos viéramos de nuevo para que aprendieras algo...- Me acerque a ella, estar frente a frente me hacia querer cortar la distancia entre nosotros. -A no jugar conmigo...-Lo dije con seriedad y seguramente mi sonrisa proyectaba algo macabro pero ¿Y que? No me importaba nada, así eran las cosas y ella ya lo sabia desde que eramos mas jóvenes. -¿Haber que jugamos? Verdad o reto, no muy aburrido ¿No? Mentiras y te descubriré en la mentira y te dejare sin ropa en ¿Que? En tres rondas.- Al fin el tipo llego con las bebidas y estaban como me gustaban rebosantes de ese liquido verde brillante y ademas con aquel hielo refrescante. Tan pronto las dejo en la barra yo tome un vaso y se lo pase a mi hermana. -Anda, sabes que son deliciosas.- Mientras que la otra mano llevaba mi bebida a mi boca, muy buena, solo necesito otros 5 de estos y taraaa adiós memoria.

Continue pensando en que hacer con mi hermanita aquí presente y tan pronto fije mi vista al frente divise un Blanco. -¿Sabes jugar a los dardos, no preciosa?- Tantos sentimientos odio, confusión, placer, etc. Lo único que podía hacer era jugar y ganarle esta ya que esa seria la única manera en que nos veríamos, por estos juegos que planeamos ¿En realidad solo quiero verla metida en juegos conmigo? No, pero si es así como la puedo ver bien, ya pronto descubriré que es lo que quiero aunque se bien que pese a que me haga enfadar, sentir celos, lo único que deseo es sentirla cerca nuevamente y no solo eso sino tambien acariciar sus labios con los míos, hacerle sentir lo que otros no pueden.




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Nahla M. Kubler el Mar Jul 09, 2013 7:45 pm

Hay demasiadas cosas a nuestro alrededor en las que podría centrar mi atención, por ejemplo en algunas personas que siguen bailando con pasos que jamás había visto hasta la fecha, otros que ríen a sonoras carcajadas mientras sostienen bebidas con líquidos fluorescentes e incluso en la chica solitaria de cabello singular que está al otro extremo y de frente a nosotros… pobre, con esos ánimos que parece que se carga sería mejor que se fuera a casa. Podría ser contagiosa para el esto. En fin, ¿en qué estaba? Ah, sí… preguntándome el por qué de entre tanto tenía que fijar mi atención (disimuladamente, hago la aclaración) en quien estaba a mi lado. Una de las cosas que no podría criticarle por ahora era la manera de vestir. Se veía… bien. “Exageradamente más que ‘bien’” corrigió mi agradable ‘yo’ interno. Pese a que su camisa tuviera una tonalidad de azul algo llamativa, el traje oscuro contrarrestaba el efecto, creando algo que era grato para la vista… en especial para la mía.

Estúpida tensión… tal vez debería de escribir un libro que se titule ”Como arruinar un ambiente familiar en una noche” por Nahla Kubler. Odio esto; estoy segura que Kira ha hecho cosas peores y mi hermano simplemente se hace a la vista gorda de lo ocurrido. Voy yo, me dedico a charlar y hacer otras cosas con él y en menos de 5 horas siento que terminé por joder algo que estuvo intacto durante demasiado tiempo. La cosa es que ahora seguramente estará deseando hacerme algo para cobrarse el mal rato. ¿Ven ahora lo injusto de la situación? Aunque bueno, no se pueden comparar por la diferencia de magnitudes entre cada hecho.

Tantos años con Lance y Sean hacen que me dé cuenta de algunos de sus ademanes o manías. Entre ellos, el saber cuando están enojados o a punto de estallar. Mi hermano no parece completamente convencido de lo que he dicho, pero lo ha dejado pasar y eso por ahora me sienta bien. ”Maldita”, si la gente bien me dice así, no sería sorpresa que en algún momento mis hermanos me trataran igual. Todos podrán criticarte o creer que te conocen, pero nadie sabrá los motivos que te impulsan a hacer cada una de tus acciones. Suspiré, no es momento de estar pensando en situaciones como estas. — Mi chico del distrito 6 no es alguien de una sola noche — nuevamente algo dentro de mi me dijo que debería de pegarme cinta en los labios para dejar de estar añadiendo más paja al asunto, pero a falta de materiales tengo que seguir hablando — Me habría encantado que estuviera aquí en la fiesta pero será para otra ocasión. Apenas lo he visto ayer y ya lo extraño — volví a suspirar, como si de verdad me doliera el no tener a alguien aquí. Estoy disfrutando de lo que hago como para requerir que un chico estuviese conmigo casi las 24/7. Un poco de libertad no viene nada mal y más si sabes como sacarle provecho a las situaciones.

Prácticamente me volteé para verlo de frente mientras en mi rostro surgía una interrogante sobre lo que había dicho. ¿Mismo destino que… mi ficticio amante del 06? Arqueé una ceja, todo lo que recuerdo que hablé con él fue sobre que no permitiría de algún modo que le diera una paliza si ni siquiera lo conoc… oh, esperen. De nuevo me fijé en su labio partido mientras a mi venían las palabras que Marcus me había dicho para traerme hasta aquí “… al parecer acaba de darse una tremenda golpiza con otro sujeto. No lo vi, pero Kate me dijo que estaba tan cerca que hasta podía notar como iban los puños de un lado a otro.” Claro, que tonta he sido. Al parecer mi adorable hermano se había peleado con alguien más pero ahora la pregunta que se formulaba era la que buscaba saber los motivos tras eso — Lance, ¿con quién te has peleado esta vez? —pregunté. Quería que fuese él quien me aclarara la situación y me sacara de una buena vez por todas de las dudas.

Jalé un poco el vestido hacia abajo, para prevenir que la parte inferior subiera un poco más de lo normal ahora que estaba sentada. Piernas cruzadas, pose ligeramente despreocupada… si, la perfecta imagen de la elegancia y la simpleza. Me alegra saber que no necesito de atuendos llamativos y pomposos para llamar la atención o tener lo que necesito. “Aunque en estos momentos yo necesite de otras cosas…

Un momento, ¿yo había prometido que iría a beber algo con él? — No puedo decir que no ante un buen trago. Más te vale que esté bueno que sino terminarás pagándome otra bebida — que necesitaba algo con que distraerme por esta noche. Bebidas dulces y fuertes que me hicieran sentirme mucho mejor por estar entre tanta gente miserable o imbéciles que no valen la pena en todos los sentidos. A estas alturas extraño un poco el líquido violáceo de la copa que tenía la cereza con la que hice el nudo del reto. Era de aquellas bebidas que con un sorbito no bastaba, que aunque te la bebieras de jalón jamás sería suficiente para dejar de querer más… ”Una probadita jamás será suficiente…” de nuevo vi a Lance y resistí las ganas de morderme de nuevo el labio inferior. — Bebida sorpresa entonces… sigo confiando en que habrás elegido bien — pero ahora que lo recuerdo, también hay cosas que se llaman “bebidas sorpresa” porque son una mezcla de tantas cosas que para cualquier inexperto sería difícil de adivinar todos sus componentes. En ocasiones se organizan concursos con rondas breves y quien tenga mayor aciertos sobre lo que se le ha puesto a la bebida termina ganándose una botella o dos rondas de lo que sea para toda su mesa.

Me quedé quieta, creo que hasta contuve la respiración cuando su voz había cambiado por completo… era un aire amenazador, gélido, tanto que llegaba a provocarme una sensación de miedo que traté de no demostrar. ”Mierda, está cabreado… que va, ¡Enojadísimo!” seguramente en todo el tiempo que ha pasado se ha estado guardando estas sensaciones para cuando me viera de nuevo. Sus palabras y esa sonrisa que prometía mucho en el mal sentido me dejaron con la idea. Ya comienza a ser difícil si está molesto por lo que hicimos esa noche –o más bien, lo que NO hicimos- , por mi partida … pero más que nada, yo apuesto a que será por las dos cosas. Me limité a sonreírle un poco para aparentar que sus amenazas no tenían un gran efecto sobre mi persona aunque la realidad fuese todo lo contrario.

Creí que no querías jugar… — susurré, ya luego decidí que eso no tenía importancia. La última vez nos habíamos dicho que uno no podría lidiar con los juegos del otro, ¿por qué no aprovechar este momento para dejarlo en claro? Le di la razón, además de que este tampoco sería del todo un buen lugar para jugar verdad o reto. Mucho tiempo perdido… — Cariño, me estás subestimando. Estoy segura de que ni en tres rondas lograrías hacer que me quitara los tacones que llevo puestos — mis preciosos tacones en color plata con bastantes adornos que podían resultar llamativo entre el juego de luces de este barco.

Al poco tiempo, el chico que nos atendió estuvo de vuelta con las bebidas que mi hermano había pedido. Las observé, ese color verdoso que había visto con anterioridad en numerosas ocasiones. Sonreí de lado — Te felicito por la buena elección — dije en el instante en que me tendió mi vaso y lo tomé entre mi mano. Di un buen trago a mi bebida y vaya que lo disfruté. Esto era justo lo que necesitaba, aunque ahora comienzo a preguntarme cuantos de estos vasos seré capaz de soportar sin comenzar a tambalearme como ciervo recién nacido.

¿A qué viene la pregunta, Sterben? — cuestioné. ¿Dardos? ¿Para qué querría él saber eso? Bien, sé que en ocasiones mi puntería no es perfecta pero si se trata de lanzarle algún objeto a alguien cuenten con que tendrán de mi las mejores puntuaciones y aciertos en el ejercicio, como cuando lanzo zapatos a mis hermanos si es que me hacen enojar —Pruébame — dije, y al finalizar le guiñé un ojo antes de volver a dar un sorbo al vaso entre mis manos.

Mierda, ahora que lo pienso lo último que he dicho no ha sonado del todo bien…





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Lance S. Kubler el Mar Jul 09, 2013 10:28 pm

Lo gracioso es que si no fuera por Evan no tendría el labio partido y tampoco hubiera venido "Vamos a ver que tal te sonríe la suerte hoy" Imbécil, solo porque me aburría tuve que acompañarle bien pude quedarme en la habitación del 04 con una linda acompañante aunque dudo mucho esto ultimo ya que la dieta parece no acabarse nunca ¿Que me sucede? La cabrona la ha pasado muy bien mientras que yo he estado llevando el minibar conmigo a todos lados, definitivamente no me he divertido como quiero y por eso me aleje un poco del capitolio en la ultima semana, no pensé que el distrito 03 fuera bastante entretenido es como ir a otro mundo y me encanto pasar el rato por ahí con toda esa nueva tecnología que planean exportar al Capitolio sin embargo a pesar de todas esas cosas tenia que venir al 04 ya que definitivamente es uno de mis distritos favoritos despues de 02, aquí sientes la buena vibra de las personas y ¿Que puedo decir? Es tan diferente mas con una playa rodeando casi todo el distrito, la gente no debería de quejarse por vivir aquí yo tampoco lo haría, digamos que Nahla no es la única que esta pensando en irse de casa y pienso irme a el 12 no se porque siento que debo estar ahí, ahora que mama ya no me parece una total maldita quisiera echar un vistazo en ese lugar tal vez aun quede familia de ella y pueda dar alguna que otra referencia de ella pero si Kira se encargo de borrarla del mapa me imagino que se llevo todo rastro, aun me cuesta creer que fue Kira pero...La he visto muy poco como para insinuarle algo ademas ¿Que le diría? "Oye perra no se porque tengo la corazonada que sabes donde esta mi madre" Nop, definitivamente tengo que ser menos animal.

Moví mi cuello hacia un lado y escuche un ligero sonido, estaba estresado y furioso ¿Que tenia ese tipo? Comienzo a pensar que mi siguiente movimiento sera viajar al 06 y encontrar al desgraciado ese "Soy Lance Kubler y te revolcaste con la chica equivocada" Luego de eso habría un combo de puñetazos en su cara, vaya que he pensando muy bien todo, me asusta prestarle tanta atención ¿Que no tengo algo mejor que pensar? Oh, si olvido que si no pienso en como patearle el culo a ese tipo pienso en mi hermana lamiendo mi pecho... Jodiste todo Nahla. -Claro, olvide que es el DIOS DEL SEXO.-Abrí los ojos como si eso me impactara "Maldita perra..." Ahora si me tenia furioso, ella se fue me dejo como imbecil y ahora me hace ¿Esto? Si que es una perra, la odio...Por un momento me viene a la mente las veces que pensaba en mama y todo ese rencor, al final parecía ser toda una ilusion ya que la amaba ¿Era igual con Nahla? Es solo que...No la quiero ver mas ¿Que haces cuando la persona que te ha roto es la única que puede arreglarte? Perra, mejor alimento mi odio así no siento nada, así es mas facil olvidar. -Que interesante...-Bostece.-No me confundas con Marcus, cuéntale tus orgasmos a el hermanita, yo tengo cosas mejores que hacer.- Ya no la quiero cerca de mi, preferible si se pierde o se muda a otra parte porque definitivamente seria una mierda verla todas las mañanas en casa, a buena hora decidió largarse. Tuvo su parte de mi no tendrá otra.

Solté un suspiro y note que me observaba, no iba a temerle así pues voltee a verle y encare su mirada ¿Que quería? No creo que hayamos venido aquí para jugar a las miraditas. -No te importa.- Lleve una mano a mi labios para ver si continuaba sangrando, había parado pero ahora tendría que ver la forma de que cicatrizara lo mas pronto posible aunque con esa nueva operación estética me dejan como nuevo en pocas horas pero siendo sincero no me gusta que acerquen esas cosas a mi cara. -O ¿Si? Hubiera dejado que Evan hiciese lo que quisiese con ella seguro que sin ninguna barrera Monet hubiera accedido a sus pedidos, ahora me duele mas mi el labio "Nueva regla no te metas en líos por idioteces..." Hubiera querido que mi subconsciente hablara antes de hacer tales cosas en vez de cazarme con estos arrepentimientos creo que hoy sera de "esas noches" donde tomare dobles shots, un par de "Everclear" Esa bebida es la única que me noquea, si tomo de mas de lo que puedo aguantar me deja inconsciente por un día y medio completo y sin tener memoria alguna de lo que hice luego de tomarlo.

Ya tenia mi saco abierto pero el calor me seguía comiendo, lleve mis manos a la corbata y la baje un poco, creo que soy el único con la corbata aun puesta ya que todo el mundo esta apunto de perder sus ropas, comienzo a pensar que el tema no es nada de zoológico o granja sino de "Orgia" No soy del todo partidario de eso ya que no se...me gusta ser egoísta y tenerlo todo para mi pero si las cosas se tornan así tendré que jugar tambien. Deseo liberarme ahora que ya no pienso tanto en lo sexy que se ve Nahla comienzo a pensar que tengo el poder suficiente de acostarme con alguien que no sea ella pero ya veremos, una vez que pruebo algo que me guste todo lo demás me parece...no tan bueno ok, asqueroso.

-No me vengas con tus amenazas Monet que no tengo miedo ademas Lance Kubler no tiene mal gusto.- Como siempre tan adorable me pregunto como siempre que vamos a esas fiestas sociales con Nahla esos viejos siempre preguntan por ella, puede ser por el echo de que quizás al igual que yo ellos hayan sido utilizados tambien por una noche "..." Me hierve la sangre el solo echo de pensarlo.

-¿Que pasa Monet te ha comido la lengua el gato?- O acaso uno de tus amantes, como quiera que ella les llame. No deje de verla a los ojos, demonios si que era hermosa pero toda una maldita perra y ahora se ha ganado mi odio, no deseo hacerla sufrir pero quiero alejarla con sutilidad ya que aunque no quiera admitirlo aun siento cosas por ella. -Yo siempre quiero jugar...- La ultima vez dijo que podía con mis juegos mas bien que podía ganarme haber si todo eso que dijo es cierto, jugaremos algo tan simple y sin mucha emoción, solo quiero ganarle. -Lo que digas Monet.-Hice girar mis ojos mientras chasqueaba con la lengua ese "cariño" digamos que solo me había irritado mas. -Ese es tu problema crees que te sabes todas mis jugadas pero no sabes nada de mi.- Y yo tampoco la conozco, aunque hayamos vivido bajo el mismo techo por 21 años no tengo idea de quien es, aquella noche pensé que si pero...Todo es confuso, extraño y no se que otra cosa mas pero supongo que tiene que ver con incomodidad.

Un solo trago necesite para acabarme el vaso entero, estaba bastante sediento o con ansias inmensas de comenzar a perder los recuerdo de esta noche. -Tráeme otro y un Everclear.- Le guiñe el ojo al cantinero ya que parecía confundido como diciéndome "Tienes a la chica mas caliente enfrente y solo quieres beber?" Si supiera todo entendería que ella es una maldita que me vuelve loco pero que bien no quiero nada mas con ella. No le preste atención a su ultimo comentario.

-Porque siento que seria un bastardo si te hago jugar algo en lo que perderás.- Hice una mueca muy falsa de lastima. -Aunque jugando conmigo siempre perderás.- Levante los hombros y me centre en el blanco, solo necesitaba acertar dos de tres y ya, nada que no haya echo antes "¿Y si ella empata?" Imposible, pero los zapatos voladores me hacen pensarlo siempre tenia la suerte de me dieran en la lateral de derecha de mi frente.

"Pruébame" Al oírla decir eso tan solo sonreí y me fije nuevamente en sus labios "Con gusto pero tu no te dejas" Tengo que dejar de pensar en ella de esa manera, respire y me dirigi al tipo que nos atendía, ya traía mi bebida ¡PERFECTO! no había nada mas que perfecto. -Pasame los dardos...- Me vio con desconcierto y enseguida abrió una caja con unos dardos muy de plata. No mostré reacción ante su guiño eso porque me repetí por minuto y medio que era una perra. -Bien, bien vamos a jugar así que si yo gano...Humm déjame ver que pedirte.- Puse mi mano en mi barbilla, apenas y había rasurado mi barba pero ya comenzaba a salir nuevamente. -Oh, si quiero...Que te largues.- Me iba a poner super ebrio el día de hoy así que lo que menos quiero es que me vea y ademas estoy cansado de lidiar con estúpidos sentimientos. -Dos de tres ¿De acuerdo? Bien.- Sonreí y tome muy animado uno de los dardos, quería ganarle porque me lo debe, me debe mucho mas que eso ya que ella no me hizo perder un juego sino que fue algo mas...algo que creí que "Olvídalo..." Me lo debe, tiene que jugar y la otra opción es que se vaya sin decir nada mas.

Apunte y cerré el ojo izquierdo para apuntar mejor, por alguna razon eso no sirvió creo que el alcohol, cansancio y ira no me están jugando bien, mordí mi labio haciéndome daño en mi herida y luego lance. No era lo que esperaba, para nada y con mas razon estaba cabreado. Levante mi nuevo trago y lo tome de una vez al igual que el otro. -Otro...-Dije sin dejar de ve en donde había dado mi tiro. -Pero...- Voltee a verlo y lo fulmine con la mirada. -No jodas...-Sabia que iba a decir pero no quería que lo dijera enfrente de Nahla. -Tu turno...-Dije secamente.




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Nahla M. Kubler el Miér Jul 10, 2013 7:17 pm

Todo tiene un fin… esa es una de las frases que he venido escuchando desde hace tiempo atrás. Pero más que ser una frase, era como una lección que terminabas por aprender a la buena o a las malas y de manera inesperada. Creo que yo estoy por terminar algo que ni siquiera puedo decir que comenzó. Sabía que era mejor que nos quedáramos otros dos días en el distrito 3 para ya luego dejar lo mejor del distrito 4 para el final. Es más, ni siquiera sé a cual de todos los capitolinos le pertenece este magnífico barco en el que se ha montado la fiesta de hoy. Marcus solo me dijo que deberíamos de aprovechar la oportunidad ya que ahí me presentaría a algunas personas y pues no pude decirle que no a una invitación de esas. Si alguien me hubiese dicho con anterioridad que aquí vendría a encontrarme al mayor de mis hermanos, jamás me habría aparecido. No por cobardía, sino porque siento que este no era ni el momento ni el lugar para que una conversación se llevara a cabo.

Lance seguía sin estar del todo contento cuando el tema de mi fabuloso e imaginario amante del distrito 06 salía a flote. En un principio me parecía divertido, pero ahora comienzo a temer de que en uno de sus arranques se le ocurra irse encima de cualquier chico inocente que apenas y me conozca de vista o que jamás haya escuchado hablar de mi. Consideraré otro poco la opción de decirle la verdad… pero seamos sinceros, de todos modos terminará enfureciéndose al saber que le he mentido en eso. Bah, sigamos con la jugarreta, incluso mi consciencia se muestra de acuerdo con la momentánea decisión. — Claro, siempre estás ocupado cuando tu hermana te necesita… — lo miré, antes de terminar mi frase — … contar algo — la última vez que lo vi le recriminé por el hecho de haberme dado la espalda cuando más lo necesité; cuando todo el asunto de mamá se lleva a cabo ”¿Qué se siente que te dejen solo, Lance?” me encantaría que sintiera siquiera la quinta parte del dolor que yo tuve que soportar en esa temporada tan gris para mi… iugh, ya sueno como Sean al estar mezclando colores en la conversación. — No quiero que tus ánimos me amarguen la noche, así que olvida lo que he dicho, ¿si? — resoplé un poco, haciendo que un par de mechones en mi frente se volvieran a acomodar en su lugar.

Hablando de cosas amargadas, la música estaba lejos de ser de las mejores que he escuchado en mi vida. Ni siquiera sentía ese impulso, esa señal que te llamaba hacia el centro de la pista de baile para que te unieras a los demás. Espero que esto mejore o terminaré muerta del aburrimiento. Ni siquiera he traído conmigo un bolso o algo para fingir que mi labial tenía una conversación mucho más interesante que todo lo que he oído en lo que va de la noche. A estas alturas, estoy considerando seriamente en ir a buscarme un cigarro. Son contadas las ocasiones en las que he fumado, pero cuando la situación lo requiere nunca está de más compartir uno con los conocidos.

Me quedé meditando en la pregunta que me había hecho, ¿de verdad me importa lo que a él le había ocurrido? Sé que no es la primera vez en la que se mete en un lío y mucho menos sería la última. Lance sabe defenderse, pero supongo que es ese impulso de hermana pequeña el que me llevaba a preguntarme si se encontrará bien. Podría ayudarlo, pero con su ego y el orgullo que van de la mano dudo que acepte de buenas a primeras lo que yo tengo que ofrecerle. —Aunque te respondiera terminarías mandándome al carajo… como siempre. Así que simplemente da igual lo que yo diga — y eso no era mas que la verdad. Parece empeñado en buscar la manera de humillarme ahora que estamos frente a frente. Espero que no se le haya olvidado que algo que yo sé hacer bien es saber en que momento y bajo que situaciones me voy a retirar con la frente en alto. No he venido aquí para que él ni nadie decidan de que manera van a jugar conmigo hoy.

Un grito y su posterior estallido a carcajadas llamaron mi atención. Lo único que vi a la distancia en la que me encontraba fue a un par de chicos que trataban de mantener en pie a otra joven que tropezaba con sus tacones asegurando que se encontraba bien. Reconocí el cabello verdoso y el atuendo dispar de aquella chica… — De verdad eres estúpida, Xhenia… — reí y negué repetidas veces, ¿de verdad tuvieron la esperanza de que ella me ganara en algo tan sencillo? Y antes de hacer el reto del tallo de cereza le gané en la ronda contra reloj para terminarme un determinado número de copas de una bandeja. Esas bebidas fueron demasiado ligeras para mi gusto. Hasta los jugos podrían tener más alcohol que la cosa esa.

Nop, para nada. Tu gusto es intachable — comenté. Si él se lo tomaba para bien o para mal ya sería cuestión suya. Yo simplemente dije las primeras palabras que a mi mente llegaron. Me miré la preciosa manicura que habían hecho en mis uñas, a veces la belleza del Capitolio estaba en arte tan simple como este. Supongo que se percató del momento en que callé por el miedo que me había inspirado con sus palabras. Atiné a sonreírle sutilmente mientras tenía en mente el comentario ideal para lanzárselo — En lo absoluto. Nada más pensé en el gran parecido que tenías con papá y la adorable Kira Kubler — si Kira era adorable, entonces seguramente yo seré la madre de la humildad. El cambio de emociones que sus ojos proyectaban, la mirada prácticamente, el tono de voz y esa postura eran dignas de compararse con las de mi padre.

Tienes razón, no te conozco — abrí ambas palmas de las manos, dejando entrever el que en ellas no había nada. Así de similares eran mis conocimientos sobre aquél a quien estoy viendo en este instante — Me da igual si crees que soy una perra, una maldita o una bastarda, así como yo no sé sobre tus jugadas tú no sabes lo que yo puedo hacer en las mías. — Le mostré una de las sonrisas más hipócritas que tengo bajo la manga. ¿Quiere falsedad? Yo le puedo dar hasta una ilusión si es necesario.

Si el mal humor era un juego, esta partida puede ser para dos. ¿Qué se cree acaso que es el único que tiene derecho a molestarse por lo ocurrido? Ni siquiera tiene la más mínima idea de lo que estuve haciendo en este mes que ha transcurrido desde entonces. Tomé mi vaso y mientras daba el trago más prolongado de la noche me puse a pensar “Eres un estúpido Lance. Dices que no caes en lo que la gente te dice pero me demuestras lo contrario al creerte todo a la primera. Kira dice algo de mamá y te lo crees. Yo voy y te digo algo de un amante y caes sin cuestionar” Pff, patético.

Lamí mis labios para saborear un poco de lo que quedaba de la bebida. Calculo que quedará menos de un cuarto de vaso con ese líquido verde raro y con buen sabor — Nunca sabes si te dejaré a ganar a propósito para que el orgullo de mi adorable hermano no se sienta herido — hice un pequeño puchero y pretendí sentir lástima por él… quizás en un inicio así lo sentí, pero con todo lo que me ha dicho de nuevo me está haciendo enojar. De verdad que me estoy conteniendo para no decir nada, y más que estamos en un sitio público donde una discusión de esas nos dejaría mal a ambos.

Terminé con mi bebida en un nuevo trago y presté atención a lo que estaba haciendo. Ni siquiera dije algo y él ya estaba pidiendo los dardos para comenzar a jugar. Arqueé una ceja, ¿tan pronto ya está pensando en que es lo que va a pedirme?. Aumentó mi sorpresa cuando al fin pronunció lo que quería. ¿Qué me fuera? Admito que me dolió un poco porque claramente era una indicación de que no me quería cerca de él. Me seguí manteniendo firme, haciendo la impresión vaga de que sus palabras me daban igual — Si te refieres a que me vaya de esta fiesta temo recordarte que estamos en un barco y a una distancia considerable de la orilla. Así que lo más lejos que podré estar será en la planta de abajo — me encogí de hombros. Que ni de coña crea que me iré nadando o remando en uno de los pequeños botes con los que contaba la unidad por si se presentaba algún caso de emergencia. — Y si te referías a que me largara otra temporada, también temo decirte que no eres mamá como para decirme que me marche el tiempo que quieras — yo decido por mi misma. Fin del asunto.

Ni siquiera tuve la oportunidad de mostrarme a favor o en contra cuando dijo si estaba bien con dos de tres aciertos. En fin, es su juego, que haga lo que quiera. Comienza a darme algo de lástima su ímpetu, tal vez lo deje ganar. Así él no me jode, yo no lo jodo con mis asuntos y todos felices y contentos haciendo lo que se nos dé la reverenda gana sin cuestionarnos — Como quieras — esperé sentada, con aires de poca importancia a que realizara su tiro. No era de sorprenderme que fallase de una manera tan pura. Puse los ojos en blanco, ¿tanto teatro para este resultado? Negué un par de veces con la cabeza antes de ponerme de pie, caminé un poco para sostener otro dardo entre mi mano derecha y lo observé. Después enfoqué mi objetivo y miré a Lance. —Kira — señalé el objetivo y luego mi dardo — Mi rencor — sonreí. De nuevo me puse en pie. Entrecerré un poco el ojo y apenas creí que estaba en la línea correcta lancé el dardo.

Un leve ruido que apenas y llegó a escucharse me indicó que había dado en el blanco. Le mostré una sonrisilla autosuficiente a mi hermano y de nuevo me acerqué a la barra — Este tiro me basta y sobra para el juego. He terminado con mi trago y al parecer tú no estás dispuesto a seguir conversando. Sé feliz, te complaceré en el hecho de que no me verás por lo que resta de la noche — aunque en el aire quedaba la advertencia de que yo seguiría en esta fiesta durante el tiempo que me viniese en gana.

Supongo que dentro de un rato Marcus hará acto de presencia para preguntarme como han ido las cosas. A ese cotilla de primera lo estrangulare para dejarle en claro que esa ha sido una de las peores ideas que jamás ha tenido en la vida. Suspiré y me di la media vuelta. Apenas bastó poco más de veinte minutos para bajarme los ánimos en esta noche.





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Lance S. Kubler el Jue Jul 11, 2013 11:23 pm

Esta noche prometía ser una ganancia en apuestas, diversión y un deleite en bebidas pero en vez de eso ha sido todo lo contario y mis problemas se derivan siempre de la misma persona “Nahla Monet Kubler” Princesa de los Kubler cuya meta en la vida es cagarme la vida en todos los sentidos, la odio ¿Me lo habré mencionado antes? -No te vengas a hacer la victima conmigo.-Eso no le queda  bien después de todo la ultima vez ella fue quien me abandono a mi, yo estaba dispuesto a…No quiero seguir pensando en estúpidos sentimientos, así que esto se siente ser Sean al menos no miro colores y esas cosas, eso seria mi perdición. Fue mi culpa por dejarla entrar, por dejarla hacer y deshacer todo mi ser y también por rogar que me hiciera sentir…algo que no hacia hace ya mucho mas bien luego de que mama se fue, es tan parecida a su madre y por ende  me hace sentir un estúpido. -No tienes porque pedirlo cariño, poco me importa con quien te andas tirando.- Si ella piensa que soy un bastardo eso es lo que tendrá, estoy harto que me haga pensar en ella y en  su estúpido amante.

Me dolía mucho el cuello, tenia que buscar una forma de relajarme y esa era largándome de aquí y buscar a una hermosa candidata para que me bajara toda esa tención, aunque la ultima vez hice un poco de ejercicio y eso fue todo para quedar como nuevo luego de hablar con Kira en su oficina, prefiero la primera opción como que hacer ejercicio no se me apetece a esta hora además que alguien le preste atención a tus necesidades no tiene precio.  -Basta, deja de ser tan dramática además…Fue solo un maldito golpe y ya.- ¿Qué buscaba? O mas bien ¿Qué quiera aparentar? Si esta era su rara forma de decir que le importaba se puede ir mucho a la mierda digo…Es una loca bipolar, obviamente el estarse juntando con Marcus le esta afectando solo espero que no pase de eso porque el día que vea a mi hermana con una mujer creo que…¡OH…! Mejor dejo de pensar en eso o tendré un “accidente” aquí y no  gracias, tengo suficiente con que ande indagando con lo del golpe ¿Habrá adivinado algo? No creo porque  ¿Cómo? ¿Cómo lo hubiera echo? Al menos que haya estado alrededor cuando le di la paliza al imbécil ese.  La vi por un momento como tratando de descifrar ¿Qué pensaba? Es tan difícil ahora,  tan solo le he perdido la vista por un mes y ya no puedo leer sus ojos, creo que tenia razón al decirme que no la descubriría en la mentira en el juego de la verdad, esta irreconocible pero eso no la hace menos hermosa mas bien se ve bastante bien supongo que a echo mas ejercicios porque su cuerpo de Diosa ha pasado a otro nivel  o es que ¿Ese vestido le queda muuuuy bien? Hubiera tenido ese vestido aquella noche y por nada del mundo me hubiera detenido, me despertaron unos idiotas que andaban rondando por aquí por el comentario de Monet supongo que les conocía y a mi me dice ebrio.

No se si era sarcasmo o que pero no comente nada tan solo la ignore olímpicamente después de todo no había mas que agregar “Tengo un gusto intachable” Quien diría que escucharía esas palabras salir de su boca, vaya que ha estado conociendo el mundo así que me imagino que ha aprendido otras vulgaridades, no espero por oírlas. Apreté mi puño y lo azote contra la barra, sabia como encabronarme, la voltee a ver con los mejores ojos de asesino que tenia. -No fastidies…- Eso es mas bien un “No te metas conmigo…” Cada vez me sentía mas enojado pero ¿En realidad era por ese comentario? No, yo sabia que esa no era la causa aunque bien esa frase fue solo para vivar la llama de mi odio y furia. -No, no lo haces y yo tampoco lo hago.- Perfectos extraños durante 21 años la única noche que creí saber que deseaba ella me demostró  que era un idiota al creer que ella podía sentir algo. -Que miedo ¿Lees mentes? Pareces saber todo lo que pienso de ti.- Alce las cejas emocionado como si estuviera feliz de ver otro nuevo talento salir de mi hermana; ella era una maldita hipócrita así que bien pues, ella tendrá a un hipócrita también.  Su mirada de odio me daba risa, sigue siendo la misma cría resentida de siempre, esos ojos solo reflejan el odio que me guarda solo porque no me dejo caer en su broma, quiere humillarme pero no lo hará, no aquí, mas bien nunca mas. -Juega bien o no tendrá sentido…- Si algo me molestara es que me viera con lastima y quizás eso era lo que mas me fastidiara con ella, como si me hubiera hecho un favor aquella noche Pff ¿Qué no sabe quien soy? NO necesito migajas de su parte.

-Solo necesito que te largues a donde sea  no me importa…- Fui interrumpiendo mientras ella estaba hablando pero al escuchar la insinuación de que quizás desaparecía otra temporada me erizo la piel ¿De nuevo? Y si esta vez es para siempre…Digo esta estúpida anda por ahí diciendo cosas de mama y Kira y si esta en lo correcto lo único que le pasara es que…Mierda, no, no puede irse, la observe a los ojos y quería decirle que no jodiera pero eso demostraría que me importa y…Mierda, maldito orgullo heredado de mi padre, no dije nada.

Tome mi trago de nuevo, no pediría otro hasta que ella prosiguiera pero al oír ese “Kira” Ya sabia que iba a pasar, acertó, como era obvio. Y lo siguiente que dijo me impresiono pero claro no se lo deje echar a ver, tan solo volví a tomar un dardo y deje que se marchara, lance y tampoco…Fruncí los labios, no me gustaba ese maldito resultado, pedí otro trago pero el tipo estaba de brazos cruzados me miraba con ojos de “Imbécil” Lo se por que la señorita que se acaba de ir me mira así todo el tiempo mas bien me ve así desde el día en que nacimos. -No me jodas tu ahora…- Agarro un trapo y comenzó a limpiar la barra, la voltee a ver y logre divisar su espalda descubierta ¿Qué hacia? No quería ir tras de ella pero eso hice, despeine mi cabello mientras me acercaba a ella y desajustaba mi corbata nuevamente “No, no….” Pero ¿No que? Apreté mi mandíbula y estire mi brazo para sujetar en de ella, lo tome con fuerza y justo en ese momento volvieron a bajar las luces, a pesar de aquella penumbra lograba ver esas facciones tan hermosas que eran tan únicas y tan de ella. ¿Idea mía o sus ojos azules destellaban mas? No tengo idea pero me encanta. A pesar de que me hubiera dejado  necesitaba tenerla cerca o al menos despedirme para que así la próxima vez no me comportara como un idiota. -Hey, no te puedes ir…- Sonreí, me acerque de tal modo que pudiera sentir su respiración, pegue mis labios a los de ella y bese rápidamente. -No sin un recuerdo.-Me aleje de nuevo y solté su mano “Mierda…” Seguía fascinándome y ahora creo que mas por el echo de ser la única maldita que me ha dejado con ganas de mas y por utilizarme, nada bueno sale enamorarte de tu hermana… ¿Enamorarse? Deje de verla y comencé andar hacia el lado contario “Necesito agua fría...”




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Nahla M. Kubler el Sáb Jul 13, 2013 12:48 am

¿Víctima? ¿Quién, yo? ¡Por favor! Empiezo a dudar un poco de sus capacidades para captar mis sarcasmos. Hmm, tal vez debería de volver a ponerlo en práctica utilizando más frases de ese tipo con él para que podamos estar en la misma secuencia —¿Cuál víctima? Yo todo lo que quería era hablar un poco con mi hermano — hice un pequeño puchero y me encogí de hombros.  No sé por qué tengo la impresión de que él cree que me he tirado al menos a la mitad de los chicos que hay en todo Panem. Pff, creo que me está confundiendo de persona, que tampoco era para tanto el extrapolar todas las cosas que he hecho o en las que me veo involucrada. Suspiré, debo de considerar seriamente el hecho de replantearme la idea de mejorar mi reputación por estos lares. Algún día será.

Cariño, si fuese dramática créeme que ya te habría armado toda una escenita — bien, al carajo con mi preocupación de hermana menor. Él no se ve tan mal, y por eso mismo no era necesario ponerme a llorar por aquí para llamar la atención o exagerar diciendo que necesitaba intervención médica inmediata. Venga, si está así de tranquilo seguramente habrá dejado mal al otro sujeto. Inclusive sus bien agradecidos comentarios (esto es sarcasmo, no pierdan el hilo de la conversación) me dejaban en claro el estado en el que mi adorable hermano se encontraba. — ¿Prefieres que tu hermanita te atienda la herida? — pregunté, añadiendo al final un leve gesto infantil. Me encantaría que Marcus estuviese por aquí, así podría preguntarle si sabía la identidad del sujeto con el que Lance se había agarrado a golpes. Era por mera curiosidad con una mezcla de ligera burla para ver los resultados. Por lo que a mi amigo estilista le habían contado, las probabilidades de que el otro chico esté mal son bastante altas.

Intenté no pegar un brinco en mi lugar cuando de la nada mi hermano lanzó un golpe sobre la barra. ¡Joder! Y así dice que no se parece a papá… es inevitable que yo piense que Lance aprendió a la perfección algunos de sus ademanes, entre ellos el estarse agarrando el cuello cuando está tenso o malhumorado. Hasta sentí que los ojos se le habían oscurecido un poco cuando volvió a hablarme — Si, en definitiva eres como … él — ya no dije nada, y que el susodicho en paz descanse… si es que no terminó yéndose al infierno por toda la lista de deudas que tuvo desde que se involucró en la elaboración de los juegos. No es como si lo odiara, a estas alturas simplemente no se puede hacerlo, pero en algún momento de mi vida dejó de calzar dentro del perfil de padre idóneo. Lo que le agradezco a él es que desde que vivía aprendí a tomar mi papel dentro de una supuesta familia perfecta.

Telepatía melliza. No lo olvides — fue todo lo que le respondí cuando dijo que si leía yo mentes. Tampoco era del todo difícil adivinar en que pedestal me tendría él ubicado luego de todo lo que le he dicho o insinuado.

Jugaría bien de no ser porque él me ha quitado los ánimos a cada palabra que de sus labios sale. “Esos labios…” ¡No, carajo! ¡Céntrate! — Jugaremos a las escondidas, Lance. El barco es demasiado grande y las probabilidades de que volvamos a encontrarnos se hacen cada vez más pequeñas — ahora estoy considerando seriamente el esperar otras dos semanas antes de volver a casa.  Él se acostumbró a que yo no estuviera a su alrededor durante un mes,  y por lo que veo no creo que otro mes de ausencia llegue a afectarle del todo. Aunque también debo de pensarlo, el día en que Kira nos da nuestra supuesta mesada o como quieran verlo llegaría pronto y eso si que no me lo puedo perder. A mi lista de pendientes también añadiré el “Buscar trabajo”, esto de depender de una de las personas que más aborreces simplemente es una joda. Hm, tal vez ser modelo no me vendría mal…

Luego de dejarle en claro a Lance lo que pensaba sobre este juego improvisado y mi actitud sobre el mismo esperé un poco, más él nunca dijo nada. ”Pérdida de tiempo” me había advertido mi conciencia pero yo no quería ver esa realidad. Una vez que me di la media vuelta comencé a caminar para poder perderme entre la gente que ahí arriba se encontraba. Hubiese regresado con las personas con las que estuve antes, pero al recordar lo de Xhenia supuse que desde hace poco se habrían marchado. Tal vez estén en la planta de abajo, podría alcanzarlos y…  No pude pensar en otra cosa, ya que de un instante a otro alguien me había tomado de uno de los brazos. Volteé para decirle a ese sujeto  que no estaba de humor, pero callé al ver que de nuevo se trataba de la persona de quien me había despedido hace poco.  Por lo general, en una situación como esta habría dicho algo como “Me estás lastimando”, ”Aléjate” o ”Ya has dejado en claro lo que querías, vete ya” pero no podía pronunciar nada. Simplemente lo estuve observando mientras todo volvía a ponerse a oscuras.

Él pronto comenzó a hablar y ahora si que estaba lista para decirle que hace poco me había dicho que me largara pero… pero… me quedé en blanco. Literalmente hablando, claro. No vi venir lo que pasó en los siguientes segundos: sus labios sobre los míos luego de hacerme sentir como una de las mas grandes escorias de todo el lugar (bueno, exagerándolo un poco) y de decirme que me marchara.  No tuve tiempo de reaccionar, pues apenas logré parpadear él ya se había alejado de mi. Aunque… él me besó. En público. Sabiendo que algunos tienen conocimientos de que él es mi her…  Mierda… ¿qué hago? ¡¿QUÉ SE SUPONE QUE TENGO QUE HACER AHORA?! Jodeeeer… que alguien me traiga de vuelta a la realidad.

Sentir una nalgada al poco instante no era precisamente mi idea de regresar a la realidad — Tú, perra… ¿dónde te habías metido? — me sobé un poco mientras veía a Marcus, el jodido que de manera no muy grata me dio ese golpe para reaccionar. El muy hijo de la puta vida apenas volvía a aparecerse luego de lanzarme sin explicación alguna. Nada más se limitó a sonreírme, aquella sonrisilla que decía “Te vi, suciaaaa” — Muñeca, me decepciona que no te hubieras comido siquiera un pequeño trozo de… tú sabes — elevó las cejas. Dioses, ¿es que no entiende que Lance es… es…? — Sabes que adoro tu imitación de un adorno cualquiera de casa, pero creo que tienes otras cosillas que hacer con la persona que acaba de marcharse. ¡Muévete ya! — y a base de pequeños empujones fue que logró que mis pies comenzaran a moverse en la misma dirección en la que Lance se había marchado.

Me apresuré un poco para volver a alcanzarlo, y esta vez fue mi turno de sujetarlo de uno de sus brazos (que claramente podía sentir pese que a traía el saco puesto). Esperé a que me volteara, e iba a preguntarle algo referente a lo que había pasado hace poco cuando mi vista captó algo — ¿Qué es…? — observaba la mancha de pintura que tenía en el pecho y que brillaba como nunca ahora que las luces escaseaban en la zona. ¿Acaso no le ponían esa cosa a los chicos que recibían un beso de las edecanes (lo que sea) que estaban por todo el barco? Uno de los amigos de Xhenia había llegado a tener hasta 5 y de diversos colores. Según me comentaron, cada chica tenía el suyo…

Rápidamente lo solté y volví a verlo. Ahora no tengo más que tres palabras para él: Hijo de p…

No, mejor me callo. Que prometí que por cabrones como él no insultaría a mamá.





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Lance S. Kubler el Sáb Jul 13, 2013 2:57 am

-Uwns eres todo un cariñito querida.- Luego de la sonrisa mas falsa que pude dedicar en la noche de hoy me limite a hacer rodar los ojos, estaba cansado de sus juegos pero la única forma de que ella parara era que me uniera a sus juegos el hecho de enojarme parecía incitarle (O excitarle ¿Qué? Nunca se sabe) a joderme mas, esto es algo que ya se pero que mi testaruda personalidad ignora cada vez que esta cerca. -Mejor acércate y dale amor a tu hermano…- Susurre esperando a que diera por terminada la conversación “Dame eso que le das a todos…” Perra, estoy harto de obsesionarme con ella cuando se bien que solo me calentó para… ¿Calentarse? Comienzo a creer que todo es un efecto colérico para una sola cosa Calentarse. “Cariño” Odio que me llame de esa manera porque solo logra despertar el deseo de querérmela tirar aquí mismo enfrente de todos, seria feliz frotando mi cuerpo contra el de ella, desnudos claro sin embargo la ultima vez que lo hicimos teníamos roa y fue…Humm “Basta, BASTA-Ok…Fingiré que esta no es una escenita.- Una escenita muy falsa de preocupación, ella sabe que no es la primera ni la ultima que me ve así, nunca le pone atención a mis labios, mejillas o brazos lastimados cuando me ve en ropa interior al otro día en el desayuno, de seguro solo quiere saber el chisme para pasárselo a su mejor amiga Marcus, creo que he mencionado mas de una vez lo mucho que odio sus chismes, espero Marcus no ande aquí porque seguro dejara de hablarme luego de notar que me he rasurado la barba cuando usualmente es el quien lo hace por mi, es solo que regularmente donde este el o ella ( lo que sea) también esta Nahla y básicamente no quería ser tentado por el demonio y preguntarle algo al cotilla ese.

“Maldita…” No me vencerá tan fácil. -Sip ¿Qué tal si lames un poco por aquí…-Le apunte mi adolorido labio y luego baje hasta mi pecho recorriendo el camino que ella había trazado aquella noche con sus besos, sonríe y solo mire hacia otro lado, la jodida seguramente vería la manera de fastidiarme pero ya nada importaba “Tranquilo…” Odiaba pensar en aquella noche pero con ella aquí presente es difícil no hacerlo “Solo ódiala...” Prefería repasar los comentarios de su amante y de lo mucho que la hacia gozar (sin comentarios…)

Mala idea en pensar en su amante del 06 y también en escucharla hablar del parecido con mi padre ¿No era eso lo que quería? Si…Antes, pero ¿Ahora? ¿Qué se supone que soy o que tengo que ser? Mierda, odio tener hermanas por un lado esta la idiota que me dice que me sienta orgulloso de que me comparen con papa y la otra retrasada que se encarga de hacerme sentir mal al compararme con el mismo, no deseo ser como el, el era un idiota y yo soy otro tipo de idiota…-NO…me jodas mas.- Hablaba en serio, no soportaría un comentario como esos de nuevo y cuando Kira sacaba el tema ponía la misma mirada fría y le dedicaba una de mis oraciones mas frías y amenazantes a pesar de saber que tal vez por aquel motivo me quedaría sin dinero esa semana o por semanas. Ella tiene un parecido mas grande con mama pero aun así no deja de ser hija de mi padre, arrogante y…HARTANTE. Una combinación muy mala debo decir pero aun así por alguna extraña razón desearía estrecharla contra la pared y comenzar a tocarla “Karma…Juegas sucio.” Quiero olvidarle.

-Telepatía gemela…- Fingí su estúpido tono chillón. -Idiota…- No es la única que puede decir quien es estúpido y quien no.
¿Se esconderá de mí? Ouch…eso me mato ¿Qué haré ahora? Bueno es una suerte que el bar este abierto las 24 horas del día. -El juego suena perfecto.-La señale como diciéndole que su idea me encantaba, sonreí y de un momento a otro le deje de prestar atención, era una bebe ¿Ahora quien es el que esta enojado? El echo que le harta es el no tenerme entre sus manos y hacerme enojar “Carajo…” Amo pensar en eso de que me tiene entre sus manos ¿Por qué debo excitarme tan rápido por ella? Deseo mas, mas de esa noche ese es mi verdadero problema y no solo la quiero para una noche…”Estoy super jodido…” Ella se ira otro mes y yo ¿Que haré? ¿Seguir con mi dieta? Me rasurarme la barba porque no la molestaba por las mañanas con ella…Mierda ¿Había guardado luto o que putas? Creo que me revolcare un rato con la chica casada, quizás ella me ayude a recobrar el sentido de todo pero no...Yo se que ella no me provocara nada porque la única persona que logra eso esta atrás mío, esta vez fui yo quien la dejo luego de un beso ¿Me gusto? Sip, pero seguro que ella ni siquiera volteo a verme, bueno ya que, hay que darle vuelta a la hoja y ya.
Aun puedo sentir sus labios sobre los míos y deseo volver para tomarla del brazo nuevamente y hacer lo que había pensado tan solo la vi: “arrinconarla y morder esos labios que me volvían loco.” Estaba por voltearme cuando me encontré con la chica de 18. –¿Terminaste con ella? Sera que ¿ya tienes tiempo para mi?- Trague saliva no por su insinuación sino mas bien por lo que dijo “Mierda…” Era un idiota ¿Cómo SE ME OCURRIÓ? Besarle en publico no era muy buena idea y si ella nos vio quizás otros también y esos chismes pueden llegar a oídos de Kira y…Mierda, no. Si llega a reclamar algo no permitiré que solo quiera “Desaparecer el incidente” La pelirosa estaba ebria lo olía en su aliento y mas si estábamos tan cerca. -Perdona cariño pero no como sobras.-Le guiñe un ojo y continúe caminando aparentando orgullo ¿Qué tiene de malo besar a Nahla…? Bueno, supongo que para la sociedad lo nuestro seria calificado como “incesto” y obviamente eso no esta bien y blablablá, hay miles de cosas que no están bien y que aun se practican en el Capitolio así que ¿Quemas da? Que levanten los rumores que quieran Yo Lance Kubler hago lo que se me pega en gana y no le riendo cuentas a nadie, sonríe al mirar a un grupo de niñas y parecían querer acercárseme, no necesito a Nahla, ese fue el beso de despedida “No…no mas.” Necesitaba un trago urgente y agua fría.
El plan original era tomar, tomar, tomar, tirarme a la piscina, tomar y ya pero parece que alguien tenía planes distintos. -¿Qué?- La mire un poco extrañado ¿Por qué estaba aquí? Me puse firme y solo me fije en donde ella tenia puesta la mirada “Oh…” Esa estúpida si que había arruinado el traje, Kira se pondrá contenta al ver otro regalo de cumpleaños en la basura pero bien debería de esforzarse un poco más, debería de ser mas original. Al sentir como se alejo de repente solo puse los ojos en blanco. -¿Qué te pasa?- Quería saber que demonios tenia pero la verdad era que el echo de tenerla enfrente de verdad me estaba matando, baje mas la corbata y luego solo me voltee para seguir caminando, no estaba para lidiar con sus enojos ahora y menos enojos sin sentido ¿Tiene algo en contra de las manchas? Pff…Si que es toda una princesa.




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Nahla M. Kubler el Dom Jul 14, 2013 2:09 am

Tuve que pasar olímpicamente por sus comentarios sobre lo adorable que era. Estoy segura de que ni siquiera eso lo decía en serio, incluso tuve sus gestos y malas caras para volver a confirmar las suposiciones que yo tenía sobre ello. Ni él ni yo somos las personas más cariñosas, adorables y tiernas de todo este jodido distrito, mucho menos unos lindos angelitos como algunos de los trabajadores de Kira lo pensaban. Algo que agradezco de estar con Lance es que no necesariamente tengo que estar pretendiendo todo el tiempo, sino que basta y sobra con tratarlo como usualmente lo hago al estar en casa. De un momento a otro, recordé las cosas que le había dicho la última vez que estuve con él… sobre que era un mentiroso porque no le creí nada cuando Lance expresó que me necesitaba. A la fecha sigo pensando que tal vez me adelanté a los hechos y dije algo que perjudicó más allá de lo que pude ver.

Intenté demostrarle que sus palabras no habían tenido en mi el efecto deseado cuando de cierto modo eso era una mentira. Sé bien que se está encargando de recordar perfectamente algunas de las zonas que pude explorar aquella noche. Me mordí el labio “No aquí…” y no ahora que él está observándome. — Hmm, lo pensaré. Aunque creo que una servilleta me vendría mejor para hacer eso — apreté un poco los labios y moví la cabeza ligeramente de un lado a otro para indicar que de momento ese tema no estaba por tratarse.

Decidí dejar el tema de las comparativas con papá de una buena vez por todas. Un Lance violento es lo último que necesito para cerrar con broche de oro esta nochecita que me estoy cargando. Bastante he tenido con las veces en que lo hago rabiar cuando estamos en casa… ¿qué? Yo me aburro con facilidad y necesito hacer cosas para mantener mi interés vivo. Supongo que de nuevo tendré que ocupar a Sean como mi adorable víctima una vez pueda verle en casa. A él es fácil molestarlo con las alucinaciones y demás cosas relacionadas, además de burlarme de su estúpida teoría de los colores arcoíris o como sea esa cosa. Le lancé un beso a mi hermano y una pequeña sonrisa falsa — Nana ya no dirá nada — adoro hablar en tercera persona cuando la situación amenaza con salirse de control en cualquier momento.

No sé si Lance fingía el estar de acuerdo con la comparativa con un juego de escondidas, ya que al parecer eso es lo que haríamos si seguía así la cosa de no querernos tan cerca el uno del otro. A estas alturas comienzo a preguntarme si soy la única que ha comenzado a sentir una ligera tensión entre ambos. Es de aquellas situaciones en las que te dices “¿Por qué mientras más te niegan algo, más lo deseas?” ¿Yo… yo estoy deseando algo? Concretamente, ¿algo de Lance? Lo miré de reojo mientras pensaba detenidamente en mi respuesta. Estoy jugando con fuego, es un arma de doble filo y comienzo a hundirme también en ello… aunque todo tuvo su inicio en el despacho de papá. ”Aviva el fuego” ¿quedaría algo de esa noche que no fuese más que resentimiento? Quizás debería de hacer una pequeña prueba.

Luego de mi episodio como perfecta estúpida en medio de la pista y sumida entre recuerdos y pensamientos, sabía que mi noche estaba llegando a un punto determinante, en el que mis decisiones podrían ser parte de ese todo o nada. Consideré seriamente en ir de una buena vez por el todo o hacer el intento de recuperarlo pero la idea se me desvaneció en el instante en que visualicé esa mancha y mi mente comenzó a dar rienda a la imaginación para poder simular como es que la había obtenido. Al menos para mi la conclusión era obvia, no había otra alternativa más que asegurar que efectivamente él tuvo un beso por parte de una de esas tantas pu… señoritas en el barco. ”¿Qué es esto?”, y … ¿por qué me estoy molestando tanto por algo que ni siquiera soy capaz de corroborar.

Escuché su pregunta… ¿qué me pasaba a mi? ¡QUE LE PASABA A ÉL!. Primero va y me besa en público y luego me echa en cara –literalmente- la tremenda mancha que tenía en el traje. ¡Bien que sabe que es lo que pasa con eso! Y de seguro se está haciendo idiota y andará tonteando con otras tantas en la fiesta. Lance comenzó a caminar en el rumbo que había tomado. Yo apreté los puños, ¿quiere a una Nahla que sea una completa perra? Bien, pues va a tenerla… creo. Apresuré mi paso y me acerqué a una de las mesas donde un grupo de jóvenes estaban charlando como si nada. Le guiñé el ojo a uno de ellos mientras me inclinaba para quitarle el vaso que tenía a medio llenar en una de sus manos — Disculpa, lo necesito. Prometo compensarlo más tarde — él no dijo nada, tan solo me sonrió. Una vez que tuve el vaso, de nuevo empecé a andar a paso apresurado para alcanzar al bastardo aquél “Bien jodido cabrón, vamos a ver cuanto te dura el trajecito”.

Estuve a cosa de nada de lanzarle el contenido del vaso a sus espaldas, pero de nuevo una mano me detuvo. — Marcus… comienzas a joderme la puta paciencia. Déjame, que tengo que hacer esto — me molesta que esta noche esté interviniendo más veces de lo usual. Me quitó el vaso de las manos luego de una pequeña resistencia de parte mía a dárselo y me miró — Si te dejé ir era para que hicieras otras cosas a estas alturas, no estupideces de cría idiota. Nada más detente y piensa que es lo que haría la chica que yo conozco en esta situación — ¿qué haría Nahla Kubler?. Miré la espalda de mi hermano que seguía avanzando entre la gente. Oh, yo tengo la respuesta a esa pregunta… sonreí de manera felina antes de acomodar un poco mi cabello. Miré a mi amigo una vez más y le dije que en un rato volvería a reunirme con él — Creo que no te veré hasta mañana… — dijo, pero seguramente bromeaba.


Me abrí paso entre la multitud, asegurándome de caminar a prisa para alcanzar a Lance. Cuando tuve la oportunidad , de nuevo volví a tomarlo por el brazo y esperé a que me viera. Nada más le sonreí —Hey, tú tampoco puedes irte… — seguí mirándolo mientras mordía un poco mi labio. Coloqué mis manos a los costados de cada una de sus caderas y comencé a moverlas un poco al ritmo de la música mientras yo mi parte también iniciaba con el baile — No sin antes bailar conmigo — esperé un poco antes de recibir una mínima señal de que Lance me estuviera siguiendo. Me acerqué un poco más a su cuerpo, moviendo de nuevo la cadera y rozándola “accidentalmente” con la contraria mientras mis manos empezaban a subir. Primero se colaban un poco por debajo del saco que llevaba puesto antes de llegar a su destino final, que era la parte posterior de su cuello. Mis dedos tanteaban la tela de su corbata lentamente. Bajé otra vez poco a poco mientras terminaba por quitarle el nudo de la corbata. Una vez que la vi libre, la retiré del cuello de Lance para colocarla sobre el mío.

No sé cuanto tiempo habré demorado en hacer eso, pero una vez que tuve el objeto en mi posesión me acerqué de nuevo a Lance. Concretamente estuve a escasos centímetros de sus labios antes de dirigirme a su oído para susurrarle unas palabras — Creo que el beso que te dio la edecan no fue suficiente para ti. Ve a buscarla, de seguro ella te reconocerá con la mancha de pintura que llevas encima… — resistí las ganas de insultarlo ahí mismo. Tuve que alejarme de él y volví a sonreírle. Me llevaría su corbata, que para mí sería el símbolo de mi pequeña victoria en esta ronda.





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Lance S. Kubler el Dom Jul 14, 2013 9:34 pm

Bien creo que ya basta, la quiero, no la quiero, etc, etc. Ya estoy harto de todo esto y por ser parte de tal circo he olvidado quien soy, Lance Kubler, único y sensual. Bien, para librarme de todo esto debía de impedir que ella siguiera teniendo ventaja sobre mí pero ¿Cómo? Es como si supiera que cada uno de sus movimientos son seguidos por mis ojos, si bien la conozco se que le gusta las atenciones Humm… ¿Y si le doy eso? -OH, vamos ¿Desde cuando eres tan aburrida?- Mostré lo desagradable que me parecía su decisión, era fuerte pero esta noche no terminara como la otra o se larga o se queda aquí conmigo disfrutando del hermoso infierno que planeo causarle, eso si no me da una buena explicación de lo que sucedió la ultima noche que nos vimos y el porque se fue sin decir nada. Kira ha estado preguntado, seguro sus perros ya le han dicho que no le han visto rondar en casa pero Sean y yo le hemos dejado en claro que lo que haga Nahla no nos importa y además que no somos niñeros para estar detrás de ella cada vez que se le viene la buena idea de largarse. -No lo pienses tanto.- No le preste atención a su ademan ¿Qué? Acaso ¿Le daba vergüenza el hablar de eso aquí? Lo siento pero tenia que hacerlo, tengo tantas dudas en mi cabeza.

Al menos dejo de picarme con eso de papa, ese tipo nunca aprobó nada de lo que hice, no entiendo como es que deseaba tanto ser como el, cuando mama desaprecio me metí en la cabeza que mis padres eran idiotas y que no seria lo que ellos querían pero ahora todo es tan confuso pero de igual modo seguiré mi propio camino, así que espero y Kira olvide eso de que me vera en sus fuerzas armadas lamiéndole las botas. -Bien…- Conteste a lo que dijo, sabia como manejar mis estados de animo ya que en este momento comencé a reír, adoro cuando me contesta así ¿Por qué? Hay no lo se, debe ser algo relacionado con eso de la excitación. -No quiero castigar así que será mejor que Nahla se porte bien.- Mas que una amenaza esperaba a que lo tomara como una propuesta, me impresiona a veces lo muy contradictorias y estúpidas que pueden llegar a ser mis ideas pero en este momento lo único que puedo pensar es que deseo hablar con ella, quiero salir de tantas dudas y si planea hacerme sufrir por las respuestas que no se preocupe que yo bien que tengo un par de trucos bajo el pantalón.

Desde que tengo memoria Nahla ha sido una completa maldita, es tan buena jugadora que da miedo para aquellos que no saben a que se han metido, en cambio yo soy su perfecto rival, no me tensare o al menos no tratare de tensarme por su tozudez.

Lograba ver el brillo de sus ojos sobre los míos a pesar de tanta oscuridad, tenia los ojos enormes de mi madre, de esa misma manera me miraba mama cuando hacia algo malo ¿Me he portado mal con Nana hoy? No que recuerde pero tanta bebida que creo que ya perdí el recuerdo de los minutos vividos atrás.

Acerque mi rostro al de ella tratando de buscar una respuesta pero Nahla se había quedado en el limbo ¿Qué tanto veía? Oh, claro debe ser por mí y eso que no me ha visto completamente sin ropa, se queda sin aliento. Comenzaba a preocuparme pero no le diría nada mas ya que es momento que me vaya a…jugar otros juegos, molestar otras personas y quizás romperle la cara a alguien más que se atreva a mencionarme a mi hermana, hay tantos idiotas aquí que no me sorprendería escuchar otra insinuación como la que oí de Evan. La deje irse y mas cuando la vi acercarse a una mesa, lo que hiciese o dejara de hacer ya comenzaría a despreocuparme pero debo admitir que tuve que luchar contra mi mismo para no volver y golpear a todos esos idiotas ¿Qué no se da cuenta de como la miran? Bueno yo la miro de igual modo porque esta muy buena pero soy yo, nadie mas debería de verla así, no entiendo en que estoy pensando y por eso es mejor apresurar el paso, así como la anterior noche quiero también olvidar esta . Me tope con algunos idiotas y algunas lindas ebrias, sonreí y pasaba por alto el como se me juntaban. Algo que no pude pasar por alto fue cuando me tomaron del brazo “Arg…” ¿Ahora a quien se le cumplirá la fantasía de ser rechaza por mi? Voltee y mi sorpresa fue una sonriente Nahla, la mire con ojos de sorpresa y entre cerré los ojos como queriendo adivinar en que pensaba. No pude borrar esa sonrisa de satisfacción por volverla a ver. -Ah ¿no? Conteste y mire hacia su labio “No lo muerdas mas…” Si continua tendré que romper esté mínimo acercamiento aunque comienzo a creer que ella planea hacerlo, deje que me tocara la cintura porque el contacto se hacia delicioso, trate de no mostrarle como me hacia sentir cuando estaba tan cerca, cuando rozaba con tanto entusiasmo y cuando se ponía así de sensual, la música no me ayudaba en nada ya que quedaba perfecta con el momento que vivía. -Lo hubieras dicho antes, no hubiéramos perdido tanto tiempo.- Debo mencionar que me dejo extrañado cuando se quedo ahí frente mía pasmada como si hubiera visto un fantasma, me alegra que haya reaccionado, mordí mi labio interior y le seguí la mirada durante todo el rato, pase mis manos a sus caderas y la forcé a acercarse mas, los movimientos de sus caderas y las mías eran mortales comenzaba a sentir como todo daba vueltas, saque sangre de mi labio de tanto que mordía “Esa zona es prohibida…” Deseaba susurrarle pero la vi tan entusiasta que no quería parar con aquello es mas tendría que demostrarle que no es la única que puede rozar y gozar con ello así pues pase mis manos a sus glúteos, los tome con suavidad mientras seguía el baile de sus caderas, si alguien nos voltea ver podrá ver que ellos solos se rosaban con mis manos. -¿Que tanto haces? Porque no solo vienes aquí…- Trate de acercarme a sus labios pero la desgraciada sabia lo que hacia, me distrajo quitándome la corbata ¿Cuál era su plan? ¿Comenzar a desnudarme en público?

Mis manos dejaron su trasero para subir por la delicada espalda, cerré los ojos recordando cuando la tenia solo para mi, aquel momento en el despacho de papa, su aliento se sentía en mis mejillas eso significaba que estaba enfrente de mi rostro, abrí los ojos esperando sus labios pero lo único que llego fue su voz. -Haha…-Reír eso era lo único que podía hacer ya que ya no estaba en mis brazos, si que era bastante rápida para huir de mi, me había dejado sin corbata así que eso me llevaba a una conclusión: Tenia que recuperarla. -Tu si que eres estúpida Nahla…Corrí hasta ella y pensé en tomarla por el brazo de nuevo pero eso comenzaba a ser un cliché de la noche así que mejor opte por abrazarla. Una de mis manos subió por su vientre y se quedo ahí sujetándola con fuerza mientras que la otra se deleitaba con su muslo, mi aliento rozaba su cuello. -Esta vez esto no se acaba cuando tu dices.-La ultima vez fui muy amable así que luego de lo que hizo conmigo en la pista de baile no permitiré que vaya y caliente a otro, no señor. -Ven conmigo…-Tenia que intentar llevármela por las buenas eso si, sin antes manosear un poco abajo del vestido una vez mi mano se deslizo adentro me deleite tocando su piel desnuda creo que estaba cerca de sus interiores, la solté y antes que huyera me puse frente a ella, deje que viera mi blanca sonrisa. -Nahla Kubler creí que ya confiab…-Ese golpe me dolió y me había tomado desprevenido por suerte no me había dado en el labio o nariz, tan solo roso mi mejilla. Voltee la mirada y note que era el imbécil de Evan y ¿Hu? ¿Qué veo? Oh, claro viene por más. No pude evitar reír porque su nariz sangraba y sangraba mientras que el solo había echo lo del labio y… ¡Mierda! Debo dejar de distraerme y levantarme del piso esa patada si que me dolió, justo en las costillas, ok estoy molesto y yo que trataba de guardar la calma pero veo que es necesario romperle el culo a este tipo, estaba por tirarme otro golpe a la cara pero logre detenerlo y darle un cabezazo, me dolió un poco me no tanto como a el, levantarse tan rápido me causo un ligero mareo por eso me recosté en la mesa mas cercana, el se levantaría y vendría por mas, escuchaba gritos de uhhh, y otro cuantos gritos que pedían mas sangre, mire que había un trago en la mesa y lo tome ¡Salud! Esto dolería pero me tranquilizaría, lo tome y luego escupí esa porquería estaba asquerosa si que hay personas con malos gustos, Evan se levanto por fin y yo me prepare para otra ronda de golpes, el imbécil rió y yo ladee la cabeza sin entender. –Venga Lance, solo jugare un rato con ella.- Se paso la lengua por los labios y volteo a ver a Nahla, me enfureció tanto que Salí corriendo hacia el y agarre su cabeza para pegarle con mi rodilla, escuche un ligero “crack” Creo que eso fue su mandíbula o le acabo de arreglar la nariz, el muy cobarde me tomo por las piernas, caí al suelo de nuevo y luego divise su puño en mi rostro, esto se tenia que acabar ahora. Soporte otro golpe mas y luego lo hice un lado, se dio contra una mesa, parece aturdido así que tenia que aprovechar, trague saliva me levante y fui a patearlo, una patada por mis costillas, otra por mi mandíbula y la ultima porque…así. -No la mires así de nuevo…- Sonreí y le di el ultimo golpe, ahora si creo que se quedaría muy quieto, por mi parte solo necesito otro trago, me quite el saco porque tenia calor, tenia que encontrar un espejo para ver que tanto había echo aunque a juzgar por el dolor creo que no fue nada grave, Evan era hijo de un empresario de Panem, tenia dinero pero había criado a un cerdo cobarde. Tire aun lado el saco y vi que nuestra pelea había dejado de importar en el momento en que Evan se quedo tirado, dolía el labio.




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Nahla M. Kubler el Miér Jul 17, 2013 12:01 am

Tuve que arquear una ceja por el comentario mientras intentaba no mostrar una cierta sonrisa burlona que amenazaba con escaparse. ¿Yo, aburrida? ¡Para nada! Simplemente no me gustaría provocarlo (tanto…) como para terminar igual que la última noche en la que estuvimos juntos. Aunque… “¿A quién engaño? Muero por ver su reacción” y no sé qué clase de habilidad tiene él para sorprenderme con cada una de sus respuestas ante mis intentos por enredarlo todavía más. “Todo hombre tiene su debilidad” y no puedo encontrar más certera esa frase para el momento. — No lo sé, Lance. ¿Acaso podrías soportar mi concepto de diversión? — elevé mis cejas un par de veces y esta vez sonreí un poco. Me pregunto si en algún momento terminará todo este juego armado de ver quien hace que el otro ceda ante la tentación y los comentarios sarcásticos primero. Aunque no necesariamente sea a eso; miré a mi hermano de reojo… aún tengo en mente el pensamiento de que él no dejará pasar el hecho de que me marché sin decirle nada. Seguramente querrá una explicación, por mínima que sea, de mi parte.

Contradictorios somos, y bastante. Tampoco creo que alguno de nosotros haga algo por detenerlo. Actuamos despreocupados si la situación va viento en popa, nos molestamos si todo va en contra de lo que teníamos planeado. La humillación hacia nosotros es algo que simplemente no se puede permitir. Supongo que es algo que se lleva en la sangre Kubler, una lección que si aprendí es que “Si algo deseas, en tus manos estará el obtenerlo” Que jamás me dejaran en claro los límites para ello era un asunto completamente diferente.

Escuchar la risa natural (o eso parece) de Lance es algo… como decirlo ¿extraño? Pero extraño en el buen sentido. Hasta donde tengo conocimientos, son contadas las ocasiones en las que se le ve así o de buen humor sin llegar a ser sarcástico. No me lo imagino alegre todo el tiempo, pero verlo así es… deslumbrante. No hallo otra palabra para poder describir como lo veo yo — A Nana no le gusta ser castigada. — dije, antes de continuar con lo demás en voz baja para tratar de evitar que él me escuchara — Aunque no niega que el castigo que Lance tenga para ella le da cierta curiosidad — y tras eso de nuevo llevé la mirada hacia mis uñas. Probablemente mañana será uno de esos días en los que estaré discutiendo con Marcus para saber que diseño me vendrá mejor en ellas.

¿En qué estábamos? Ahh, sí. En todo el drama y juego de “gato-ratón” que se desencadenó luego de que él me siguió la primera vez. Primero me había sentido victoriosa al quedarme con la última palabra, luego pasé a través del sentimiento de la molestia al ver y seguir viendo la pintura que mi hermano tenía más que marcada, de ahí a la ira y venganza por… ¿por qué motivo? ¿Por lo que eso significaba? No, no, no… seguramente porque me enfureció que Lance no se tomara la molestia de darme una explicación sobre ello. Y ahora… de nuevo me sentía victoriosa al ver la sonrisa que colocó en su rostro cuando me observaba. ”Justo lo que quería”, fue lo que pensé para mis adentros luego de comenzar a bailar en aquél espacio y aprovechando la música que retumbaba en mis oídos. Lance no me había rechazado, y eso no era más que la señal que requería para soltarlo. Tuve que reprimir las ganas de suspirar cuando tomó la iniciativa de acercarme más a él. El sentir como su cadera chocaba con la mía trajo los recuerdos de aquella noche cuando estábamos en mi habitación y él…. “Hmm…” Por mi bien, necesito reprimir aquellas ideas si no quiero terminar en lo mismo.

Parecía que Lance y sus adorables manos tenían otras ideas para mí, pues jamás pensé que se atrevería a descender más allá de mi espalda, y más estando en público. No sé si alguien nos estará prestando atención, pero parece demasiado íntima la posición en la que nos encontramos; es decir, él con sus manos abajo y yo pegada a su cuerpo, sin dejar de moverme y con mis manos en su cuello jugando con la corbata. Mi hermano tampoco había tenido vergüenza alguna cuando hizo algo similar a esto al estar juntos en el despacho de papá. “Mierda Nahla, basta ya”.

Pretendí mostrarme algo juguetona cuando me hizo aquella pregunta. De nuevo me mordí el labio y lo miré aprovechando la escasa distancia entre ambos — Yo no estoy haciendo nada que deba de preocuparte”Nada más cobraré tu corbata como mi recompensa”, añadí para mis adentros. ¿Qué? Debería de agradecer que Marcus estuvo cerca como para evitar que en mi rabieta fuera a lanzarle un vaso con contenido desconocido que le quité a un chico… al que por cierto, prometí compensárselo. Bah, probablemente lo olvidará dentro de poco.

No perdí tiempo siquiera cuando me apoderé de su corbata. Evité incluso hacer algún gesto de victoria en aquél instante, pero les aseguro que cuando me retiré, en mi rostro se podía ver una sonrisa de satisfacción mientras caminaba entre la gente hacia una dirección desconocida. Se lo voy a presumir a Marcus cuando vuelva a aparecerse. Sé que él comenzará a aplaudir y reír cuando le cuente lo que tuve que hacer para obtenerla. Entre mis fantasías, jamás me percaté de que alguien me venía siguiendo hasta el instante en que me detuvieron abruptamente. La oportunidad de escapar a base de soltarle un taconazo en el pie ni siquiera se me pasó por la mente ya que en primera me tenía bien sujeta y en segunda tal vez yo no quería que se alejara tanto. Aunque el tener una de sus manos sobre mi muslo tampoco ayudaba del todo a serenarme y a mantener la postura que estaba guardando hasta ahora. Me estremecí cuando volvió a hablar, pero es que… ese tono de voz, tan grave y esa leve amenaza implícita en sus palabras. ¿He dicho alguna vez lo mucho que me encanta que un hombre tenga las palabras correctas para mí? Creo que esta vez Lance lo ha hecho a la perfección en ese aspecto. Me retiene, me habla en ese modo y ahora su mano comienza a colarse un poco por debajo del vestido que llevo puesto ”¿Hacia dónde pretendes llegar?” me hubiera gustado preguntarle pero ni siquiera tuve la oportunidad ya que de un momento a otro me soltó para colocarse delante de mí…

Lo siguiente que ocurrió es algo que jamás vi venir. No sé si la razón se deba a que Lance me distraía con sus acciones, pero no me percaté de que otro sujeto salió de la nada para tratar de propinarle un golpe. Repentinamente alguien jaló mi brazo para que retrocediera. No sé quien fue, ya que Marcus estaba al otro lado del espectáculo improvisado y comenzó a señalar (de manera nada discreta, cabe aclarar) al sujeto que le sangraba la nariz a chorros. ¿Debo de interpretar eso como un “este es con quien tu hermano se estuvo peleando”? Parece ser lo más probable.

De nuevo me sentí estúpida y a la vez inútil por estar ahí sin poder hacer algo para intervenir. La gente en cuestión de segundos se reunió alrededor del improvisado espectáculo para enterarse de lo que estaba ocurriendo y otros tantos, al parecer, para apoyar.

¡No seas marica, Evan! ¡Termina con esto de una vez!.
¡Una botella de whisky para quien gane el enfrentamiento!

Otra sarta de tonterías se seguían escuchando, pero yo aún permanecía inmóvil, tan sólo viendo como Lance fue a parar en una de las mesas donde apenas vio un vaso con líquido y se lo bebió. “¡Te están dando una golpiza, ¿por qué putas se te ocurre beber ahora?!” Créanme que tuve las ganas de gritarle eso, pero de mis labios no logró salir palabra alguna. En un momento breve de silencio, el otro chico (quien por los gritos, supuse que su nombre era Evan) le dijo a mi hermano que solo jugaría con alguien. No tuve tiempo siquiera en molestarme al suponer que hablaban de otra chica, ya que la mirada que Evan me dirigió fue más que suficiente para dejarme en claro de qué o más bien quién había surgido esto. No me gustaba … me sentía incómoda e inclusive asqueada al notar sus ojos sobre mi persona. Como si se estuviera deleitando ante la simple idea de “jugar conmigo”.

¡Ya casi tienes el premio, amigo! Rómpele la cara para cobrar lo que es tuyo.

Entre “uuuuhhh” y “¡Ya dale un puñetazo a ese cabrón!” seguía aturdida. Con anterioridad he visto peleas que algunos chicos han hecho por mí, pero esos eran tiempos de colegios y por estupideces que no valía la pena recordar. Y también la situación variaba ya que mi hermano estaba involucrado en esto. No sé como fue que en esos segundos de pensamiento, Lance ya se había ido contra el otro sujeto para darle un buen golpe con la rodilla, pero apenas vi como Evan reaccionaba tomándolo de las piernas me llevé las manos a la boca ”Esto va a terminar mal… ¡Terminará jodidamente mal!” y justo ahora todo lo que siento es miedo.

Bastó un parpadeo para ver de nuevo a mi hermano en pie, mientras el otro sujeto había terminado peor de como había llegado. La gente de nuevo soltó unos últimos gritos antes de comenzar a retirarse. Ni siquiera me había percatado de que bajaron el volumen de la música con tal de enterarse que era lo que estaba pasando. Algunas personas pasaron a mis espaldas y de sus palabras pude captar “Puta” por parte de algunas chicas, “Págale al ganador” en voces masculinas y un “Con cualquiera seguro te ibas a divertir” de parte de voces que no podría catalogar. Todo era eco para mi, sólo podía mantener la vista fija en Lance quien a estas alturas ya se había quitado el saco. Tragué saliva antes de acercarme a donde se encontraba, a paso lento y… ¿qué le diría en primer lugar? ¡Ni siquiera lo sabía! El seguir pensando que él probablemente fuese la persona que terminaría en el suelo fue suficiente para paralizarme. ”Soy una inútil”.

L… Lance… — susurré y de nuevo volví a quedarme callada. Tenía las manos hechas puño y mi labio inferior estaba temblando ligeramente. Apreté los labios, ¿qué se supone que tengo que decirle ahora? Lo obvio, probablemente —Vámonos de aquí… — más que ser una orden, era una petición. No quiero que la gente nos siga observando para armar e inventar todavía más rumores. Además, ahora sé que quiero que se quede quieto en algún sitio mientras yo voy a buscar algo para atender al menos la herida del labio que de nuevo se abrió. Ese hilo fino carmesí comenzaba a decorar parte de su barbilla como si se tratara de un trazo hecho con pincel. — Te trataré esa herida, pero no aquí… sólo… busquemos otro sitio — no permití queja alguna, lo tomé de la mano y la entrelacé con la mía mientras caminaba sin rumbo y con la mirada baja conforme en mi mente se repetía una nueva pregunta ”¿Esto lo provoqué yo?”.





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Lance S. Kubler el Sáb Jul 20, 2013 4:29 pm

¿Tan segura de si misma? Eso había que premiarlo pero no estoy de humor de dar premios o algo así ademas que no soy de ese tipo de persona aun así me encanto oír aquel comentario era bastante tentador ¿Acaso me estaba invitando a pecar? -Claro eso si tu puedes soportarme una noche en tu habitación- Dije levantando mis cejas esperando respuesta de su parte, si ella pensaba que quien no pudo con la presión la ultima vez fui yo pues esta equivocada ya que yo estaba listo para hacerla mía en cualquier momento, esa niña no sabe cuanto deseo poner mis manos en su delicado cuerpo ¿De que hablo al decir delicado? Esas curvas son mortales y es obvio que solo yo puedo con ellas solo que la presente aquí no lo sabe aun pero una vez la mantenga abajo de mi y logre deslizar mi cuerpo sobre el de ella, seguro lo entenderá.

La verdad creo que esta noche no termina tan mal eso si a Monet no se le ocurre huir, seria como ese estúpido cuento que contaba mama de la princesa que tenia que irse porque algo le pasaba justo a la media noche, tengo suficiente con recordar a mama viendo a Monet y luego de aquella conversación que tuvimos no puedo alejarla de mi cabeza. He tratado de buscar algo, una referencia pero parece que se ha desaparecido solo hay un lugar en donde no he buscado aun pero eso significaría ir mas haya de los limites "Distrito 12" Tal vez haya algo de ella en aquel lugar aunque bien debo guardarme las espaldas si quiero ir a Kira no se le escapa nada y menos cuando se trata de nosotros.  

-Uwn, no claro que no te gustaría recibir un par de nalgadas departe mía.- Observe por un rato pero luego de eso solo me centre en un grupo, parecían hablar entre murmullos sobre nosotros pero trate de no ponerles mucha atención lo hacen con todo el mundo y mas cuando se llama tanto la atención, la camisa que tengo no me hace pasar por desapercibido aunque supongo que aun que no la trajera ellos centrarían su atención en Nahla y en mi.

Desearía que Nahla jamas se hubiera ido de casa desde el mes pasado ya que si no hubiera echo esa broma los dos hubiéramos pasado una temporada inolvidable, la casa siempre se queda vacía alrededor de las seis de la noche a cuatro de la mañana tiempo suficiente para unas mordidas, probarse lencería nueva y que tal algunos "toques" Sin embargo nada de eso sucedió y ahora ella me estaba tentando con una baile exótico de caderas digamos que no es solo una tentación sino mas bien una tortura haberla tenido tan cerca y no aprovechar mas el momento hubiera querido dejarla solo en sus interiores en ese momento, no se hubiera visto tan mal después de todo a todo el mundo le hace falta ropa aquí pero prefiero ver a Nahla en interiores solo para mi, no podría soportar que alguien mas la mirase como la veo yo, con locura, deseo, sobre todo con deseo no me reprimo al tratar de imaginar cuantos hombres han tenido la oportunidad de estar con ella, esa idea me pone de mal humor pero aun así sigue siendo una pregunta tentadora ya que no puedo dejar de pensar el porque se niega tanto a mi ¿Es por eso de que somos hermanos? No es gran cosa que nos detenga es mas para mi es una razón por la cual no quiero dejarla ir, llevamos casi toda la vida juntos y creo que siempre deseábamos tener al otro mas cerca "¿Nada que deba preocuparme?" Lo único que me preocupa es que salga huyendo de mi pero hoy no hay escapatoria al menos que se tire y nade  a la orilla, sonreí y lamí mi labio inferior, sus ojos azules no me quitaban la vista y me agradaba eso porque regularmente las mujeres solo se ruborizan o miran hacia otro lado Nahla no ella batalla contra mi lastima que eso no le durara mucho y ella lo sabe. Ella puede llegar a tener control sobre mi pero no es la única y lo probé al abrazarle por detrás, por un momento pude notar su entrega  ella no deseaba que yo la soltara y dejara ir, tal vez no la conozco bien pero se bien que le gusta la atención como había mencionado antes y eso fue lo que le di, hubiera querido deslizar mi mano adentro de sus interiores pero en este lugar tan publico eso hubiera sido muy vulgar y no es de mi estilo eso de tocarla hasta dilatarla (eso si no estamos encima de una cama, es un caso totalmente distinto) Hubiera besado su cuello cuando pude pero fue mi idiotez la que me hizo soltarla aunque si no la hubiese soltado es capaz que el maldito de Evan se le tira encima también, ese imbécil no sabia en que momento aparecer y cagarla todo pero ¿Que se puede esperar de la gente idiota? Obviamente nada,  lo bueno es que la pelea termino fueron los 5 o 6 minutos de la noche mas desperdiciados ojala y quien ofreció el wisky se limitara a pagármelo pero quinas quiera algo de vuelta como siempre y quizás les acepto bebidas a mujeres pero no a tipos enfermos y de esos sobran en el Capitolio. Nahla piensa que me mantengo de sedentario todo el día y si ese fuera el caso una golpeada de ese imbécil no la hubiera podido aguantar lo único que siento es mi labio, el animal golpeo varias veces ahí y también me duelen un poco las costillas debido a que se tomo el tiempo en enterrar su pie cuando pudo, los golpes son superficiales ahora mi urgencia es ver como dejo todo, vendré a buscarlo para matarlo si me doy cuenta de que por sus niñerias tendré cicatrices por una semana. Al parecer decepciono a muchas personas pero ¿Que esperaban? Siendo un Kubler es imposible dejar que un imbécil se atreva si quiera a insinuar algo como patearme el culo, lo único que espero es que Kira no se entere porque bien se como terminara la cosa, tratara de usar el típico "aislamiento" por todo un mes, bahh como si eso fuera suficiente conmigo.

Sentí algo resbalando por mi mandíbula así lleve mi mano hasta ahí, sangre pero eso dejo de importarme hasta que vi quien se acercaba a mi, le sonreí como si esto que hice fue algo de todos los días y que poco mi importaba el espectáculo que le había dado a todos los demás, si hay algo que le encanta a esta gente es ver sangre por eso tenemos los juegos del hambre para complacer a todos esos que se morían por que Evan y yo le diéramos el golpe final al otro. Me parecía que estaba un poco extrañada pero ¿Porque? Me ha visto sangrar antes e incluso me ha visto en peor estado, levante mis cejas y la observe antes de acercarme de igual modo a ella. -No puedo estar mas de acuerdo.- Aunque dije eso con toda la simpatía del mundo ella no demostró reacción alguna ¿Que le sucedía? Y ¿Porque utiliza ese tono tan opaco y serio conmigo? No lo entiendo pero deje que me tomara de la mano y me llevara a donde ella quisiera, debo decir que tan solo me toque sentí que mi cabeza daba vueltas seguro es por el Everclear creo que comienzo a vivir esos efectos secundarios. Aun no entiendo que es lo que le pasa pero bien necesito que vea eso de mi herida aunque no se que tan buen trabajo hace de enfermera, le apreté la mano y la detuve. -¿Que pasa?-Pregunte con un tono de seriedad, la fiesta continuaba pero aun así parecíamos ser el centro de atención porque había un grupito ahí que bien se deleitaba con nosotros ¿Que tanto chisme dicen? Entre ellas esta la chica de cabello rosa, ella vio el momento en que bese a Nahla lo dejo en claro al insinuarme, estábamos cerca de la barra así pues solo me voltee y eleve la voz. -Hey una botella de Vodka.- Solo eso necesitaba para curarme las heridas, lo siguiente que vi fue al imbécil de la barra lanzándome la botella que bueno que reacción rápido y la logre tomar en la mano, me dolió levantar el brazo así que estaba en lo correcto quiera no esa patada de Evan a mis costillas había dejado secuelas de dolor, hice un leve mueca. -Vale, vamos rápido a otro lugar.- Quería alejarme de las miradas, de las peleas, el dolor, de todo. Solo quería ver a Nahla, ella tiene algo que logra que me tranquilice que olvide toda esta mierda de mundo, apreté su mano aun deseaba escuchar su respuesta a mi pregunta y también necesita escuchar el porque me de...se fue por todo un mes y ni pista dejo de ella, bien pude no asistir a esta estúpida fiesta y no verla de nuevo, la rabia me comienza a consumir pero no hablare de eso ahora, no con tanta gente mierda viéndonos.

Bien sabia que el lugar tenia unas habitaciones en la parte alta así que ese fue nuestro rumbo, fui yo quien tomo la iniciativa para haya, a pesar de que comenzábamos a alejarnos la música se escuchaba con fuerza, subimos unos cuantos escalones debía decir que el dueño de todo esto si que tenia buen gusto lastima que todos aquí se encargaron de destruir las pinturas colgadas en la pared, ademas de dejar recuerdo de rompa interior por todas partes, tome el pomo de la ultima habitación, no habían muchas personas en el pasillo solo unas pocas que estaban tan borrachas que prefirieron quedarse tirados en el suelo a contar sus tristes vidas entre risas, abrí la puerta y por suerte no estaba ocupada y tan pronto la cerré atrás mía puse el seguro, no me sorprendería que unos mirones nos hayan seguido.




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy, Beautiful life [ Nahla M. Kubler]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.