Desfile de tributos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Desfile de tributos.

Mensaje por One Hundred Games el Vie Jul 05, 2013 1:31 pm




Desfile de Tributos



Al fin el día esperado por todos los capitolinos había llegado.
Los tributos habían llegado al capitolio y después de recibirlos en la estación del tren fueron llevados para ser preparados por sus estilistas; preparación la cual ayudaría a los tributos para impresionar a sus "futuros" patrocinadores ademas de ganarse el corazón de los capitolinos.

Hoy era un día importante para muchos, las calles comenzaban a abarrotarse de gente; niños, adultos, ancianos, todos querían ver a los tributos de los 100° Juegos del hambre, juegos memorables para Panem y el capitolio. Gritos de entusiasmo se escuchaba entre la gente esperando aparecer el primer carruaje anunciando el inicio del desfile.
Todo estaba listo, incluso hasta los medios de comunicación tomaban su lugar para relatar este desfile y dar sus impresiones de cada distrito con sus tributos. Estos sin duda serían unos juegos memorables.

Al final de la calzada se escucho un grito fuerte al ver entrando a por una terraza en alto a las dos princesas -las cuales llamaron el punto de enfoque de las cámaras- y seguido de ello el príncipe y el rey de Panem seguidos de una escolta de guardas, quienes colocándose en sus asientos esperaron el inicio del desfile.  

Mientras tanto los tributos comenzaban a recibir sus ultimas indicaciones y retoques de sus estilistas, unos comenzaban a subir a sus carrozas mientras otros comenzaba a invadirlos el nerviosismo. Todo estaba listo y era momento de iniciar cuando una puerta gigantesca se abrió y dio paso a la primera carroza del distrito 1 inundando el ambiente de vítores por parte del capitolio.

~Reglas~


  • Para el desfile se pide que los tributos posteen en este tema.
  • En este tema se pide que los tributos posteen por numero de distrito y aparición. Por lo cual los primeros en iniciar el tema serán los tributos del distrito 1. En caso de que un tributo no postee en un lapso de 24 hrs sera saltado para evitar el retraso del tema.
  • Debido a que no hay estilistas en el foro la descripción tanto de sus trajes debe ser hecha por los tributos.
  • En este tema solo los tributos pueden postear.
  • Si alguien del capitolio quiere comentar sobre el desfile puede hacer un tema aparte en este mismo subforo citando lo que se postee en este tema.


El desfile estará disponible desde el día 5 de Julio hasta el día 15 de Julio, después de esa fecha el tema se le dará fin.

Hecha por One Hundred Games para uso exclusivo de OHG.


avatar
One Hundred Games
Narración
Narración

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Mensajes : 605

Ver perfil de usuario http://onehundredgames.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Desfile de tributos.

Mensaje por Daenerys C. Stormborn el Lun Jul 08, 2013 11:47 am

(Bueno, ya que los del 1 no han posteado y no se cuando podré volver a postear, aprovecho e.e)

Danny no se podía creer aún lo que estaba pasando. Ya se encontraba en el Capitolio, pasando por manos de sus estilistas, mientras que la preparaban para el desfile, el paso inicial para los Juegos. Su mente a veces volaba a casa, a su familia. ¿Cómo estarían viviendo el hecho de que su hija estuviera ya en aquella ciudad, a punto de salir a sus avenidas, a ser abrazada por la multitud que estaba, seguramente, deseosa de ver a los tributos de aquellos Juegos por fin frente a ellos.
¿Estaba asustada? No, pues de cierto modo, ella había sido preparada para todo aquello desde que abrió los ojos cuando nació. Más bien estaba emocionada ante la idea de que por fin iba a comenzar todo, de alguna manera.

No cuestionó mucho a sus estilistas, simplemente se dejó hacer, sin apenas quejarse. Resignada a la idea de que todo aquello era conveniente para ella, dejó que le arreglaran el pelo, que le maquillaran el rostro y que la deslizaran dentro de la rígida armadura que conformaba el vestido de su distrito. Era una pieza en la línea del 2; un vestido en tono bronce, compuesto por láminas de metal que rodeaban su cuerpo desde su cuello hasta su cintura, cayendo en jirones de tela en una extraña falda. En su pelo colgaron pequeños adornos en el mismo tono, mientras que habían oscurecido sus ojos y labios con maquillaje para darle un toque fiero. Finalmente, cuando ya estuvo lista, acudió al sótano del centro de renovación, donde se entretuvo observando los caballos que iban a tirar de su carruaje, sin molestarse en mirar los atuendos de los demás. Consideraba que el suyo era el más apropiado. Punto.

El momento de subir a los carruajes llegó, y Danny se encaramó al suyo, preparándose para la salida. El bramido de la multitud era un anuncio de la muchedumbre congregada, pero Danny nunca pudo imaginar la de gente que iba a haber congregada cuando salió a la avenida. La joven alzó un brazo con gesto altivo y saludó a la multitud, que parecía corear su nombre. Mantuvo la barbilla alta, como una diosa orgullosa, mientras que ni se molestaba en mirar a los demás. Ella era una profesional, una asesina nata. Y confiaba en que eso la hiciera ser favorita.







Let's play, Invitado
avatar
Daenerys C. Stormborn
Tributo
Tributo

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : A favor del Capitolio
Mensajes : 127

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Desfile de tributos.

Mensaje por Electra M. Tesla el Mar Jul 09, 2013 10:31 am

¿Cuántas horas han pasado desde que Ely dejó su hogar en el Distrito Tres? Pues dos, tres, cinco, diez,  veinti cuatro, treinta, cuarenta, o debería de decir cuarenta y ocho. Han sido dos largos días desde la cosecha y la castaña, que en éstos momentos estaba sentada  en la cama de su habitación en el tren, tenía varias cosas en su cabeza que no sabía cómo comenzar, lo cual era irónico puesto a que la castaña pertenecía a uno de los distritos mas inteligentes de Panem. Desde el quiénes iban a ser sus aliados, sus habilidades y debilidades, lo que quería aprender para el campo de batalla, y  sus estrategias en el juego hasta en las mismas pesadillas del evento que no la han dejado dormir por días en especial en éstas últimas cuarenta y ocho horas; pero sobre todo estaba pensando en lo que dejó en su Distrito. Se preguntaba por sus padres que se suponen que en éstos momentos estarían en la fábrica de Electrónicos serios y de luto pese a que aún la castaña no estaba muerta, en su hermana Alpha que en éstos momentos de seguro estarán en la alcoba que ambas muchachas comparten llorando por ella, en Volt que se salvó por un pelo de abrazar la muerte, en su compañero Aidan que fue elegido por los muchachos para caminar por el valle de la muerte y el cual debería de proteger,  en las mosqueteras de sus amigas Kat y Alice solas y preocupadas caminando por los pasillos del colegio sin hacer de las suyas, y en Lily, tan pequeña y tan inocente con la falda de cuadrados amarillos,su  listón en el pelo y su  blusa blanca llorando y  llorando como en el día que fue elegida para los juegos.

Todos y cada uno estaban en el pensamiento de la castaña, que se ofreció como voluntaria por Lily. Y no solo por la pelinegra, sino por su difunto amado Scott, por sus hermanos muertos, por Aidan y por su familia, por todo su distrito. Los Juegos del Hambre iban a transformar a Electra de ser la chiquilla divertida, curiosa e inquieta en alguna e las siguientes cosas.  Los Juegos la podrían transformar en una máquina de matar, y/o en una mujer madura, en alguien muy fría y sarcástica, en una loca, o en cadáver. Ella preferiría mil veces en una mujer madura antes que en una psicópata sedienta de sangre, pero si tenía que matar para sobrevivir o para proteger a su compañero y a los aliados que iba a forma lo  iba a serlo cueste lo que cueste. Y en los juegos iba a aprovechar su ingenio, los nuevos conocimientos que va a adquirir en los entrenamientos y en sus  habilidades para sobrevivir.  Es entonces que el tren comenzó a bajar la velocidad y es ahí cuando la muchacha escuchó unos gritos de júbilo. Observó por la ventana y fue ahí que vio varios capitalinos saludando y vitoreando alegremente a los tributos. Es ahí que a la milésima de segundo la castaña dejó sus preocupaciones. Respiró y volvió a mirar a los capitalinos, pero ésta vez con una sonrisa mientras que la castaña saludaba y mandaba besos a los capitalinos como si fuesen sus amigos. Hasta que por fin el tren se detuvo completamente y es ahí donde avisan a los tributos que bajen en la sala de renovación.

La chica junto a los demás tributos bajaron del tren y caminaron por un largo pasillo hasta que llegaron a una sala con varios estilistas maquilladas excesivamente y con los cabellos de todo tipo de colores ataviados en uniformes blancos. Ely se puso una bata blanca y luego se acostó, en una camilla grande que le asignaron mientras que sus estilistas comenzaban a trabajar en ella.  La bañaron con lociones de rosas y violetas, le lavaron el pelo con champú y acondicionador de manzanillas y margaritas, luego depilaron sus piernas y sus axilas, luego le sacaron el exceso de vello en sus cejas color café con unas pinzas, luego le cortaron un poco las puntas de su pelo ondulado, luego le pusieron una mascarilla de avena y algas marinas  y al final le hicieron una manicura y pedicura en sus uñas.  Ele no era tan amante de los maquillajes, pero por ganar o llegar lejos en la competencia lo haría. Generalmente no se maquillaba ni se arreglaba tanto como lo estaban haciendo pese a que era una chica muy guapa, solo lo hacía en fiestas o en actividades especiales; pero por una vez en su vida lo iba a serlo, asi que la chica le dejó en las manos de esos expertos de la belleza.

Luego la llevaron a ver a Kyle, el que sería su estilista oficial por los días en que esté participando. Kyle, que era un hombre gay con el cabello castaño claro  con mechones azules turquesas y una piel perfecta aterciopelada y arreglada, la saludó con un abrazo. -Hola nena, pero que bien te dejaron chica. Y felicidades, ya sabes por tu valentía por lo que vi en la repetición de las cosechas, vos vais a  llegar muy lejos.- le dijo alegremente mientras la chica le respondía con una sonrisa.  Luego Kyle abrió el ropero de par en par hasta que dejó en descubrierto un vestido color blanco con plateado y negro muy hermoso. El traje estaba compuesto con alas metálicas, un pantalón corto negro, y con unos guantes negros con patrones en forma de las soldaduras de un circuito integrado color azules, mientras que la forma de la falda era de  línea A y con patrones azules de a misma forma del vestido, haciendo referencia en los circuitos electrónicos cuando se trabaja en la soldadura de los mismos. Finalmente había una tiara color azul, hecha de oro plateado,  y con unas pequeñas alas haciendo alusión a las antenas de un robot y unas botas intergalácticas de color negro  también con patrones de las soldaduras de los circuitos integrados. Finalmente había una pequeña pistola intergaláctico, como las viejas películas de ciencia ficción que Elly solía ver de pequeña. -Sin duda con éste disfraz,  mas el maquillaje que te haremos tu vas a parecer a una diosa biónica para el desfile. Oh y no te preocupes, la pistola no tiene ninguna sola bala, tan solo un cable. Ésta arma disparará fuegos artificiales y luces de colores, así que no te asustes porque el traje que diseñé es a prueba de fuego. Sin duda no solo serás una diosa biónica, sino le darás miedo a los demás tributos y serás alabada por muchos capitalinos, pero sobre todo creo que con tus habilidades mas mi ingenio tendrás varios patrocinadores, porque si no me dejaré de llamarme Kyle Lombarché.- concluyó y comenzó a terminar de peinarla y maquillarla.

Dos horas mas tarde la chica bajó al sótano del Centro de Renovación vestida completamente. La muchacha tenía el cabello arreglado en un moño  elegante y alto con algunas ondas sueltas y algunos mechones color vino en su flequillo, luciendo preciosamente su tiara plateada en forma de antenas. Mientras que su rostro se veía muy elegante, misterioso y encantador maquillado con sombras plateadas y azul claro, un delineador plateado, algunas pelotitas plata en su párpados y grandes pestañas negras en su ojos azul verdosos,  mientras que sus mejillas tenían un pequeño rubor rosa con brillitos plateados,y finalmente sus labios estaban pintados con un brillo labial de color malva claro. Sin duda se veía muy guapa y parecía una diosa de un Planeta Lejano, pero en realidad su traje era un símbolo de la tecnología del Distrito Tres.

Miró a su compañero Aidan y le sonrió. Lo saludó con la mano y se paró a mirar a los caballos, mientras que esperaba las indicaciones. Entonces cuando le dijeron que se subieran, Electra respiró profundamente mientras que dejaba atrás todo sus pensamientos. Tenía que impresionar a los patrocinadores, iba a demostrar que era la diosa tecnológica lista para ganar con su astucia, encanto, inteligencia y decisión. Sonrió, recordando su objetivo y se subió al carruaje. "Scotty, Lily, amigas, familia, esto va a hacer por vosotros." pensaba la chica con una sonrisa, y sin miedo. Los carruajes se colocaron en hileras por orden de los distritos, y luego cuando el encargado indicó salieron en dirección a la plaza del capitolio donde iba a ser la Calzada de la Victoria.  Ely saludaba y daba besos con  la  mano derecha, mientras que tomaba la mano de Aidan con aires de triunfo con la mano izquierda mientras que el público vitoreaba y gritaba, mientras gritaban los nombres de Aidan y el de ella.  Entonces luego la chica tomó con su mano derecha su pistola de mentira, apuntando en el aire y de pronto las calles se llenaron de hermosas luces de colores con algunos fuegos artificiales, mientras que la mayoría de los capitalinos gritaban un woaauuuu y vitoreaban y aplaudían mucho mas a su compañero y ella, y después ella guardó su pistola de mentira en el bolsillo de su traje y volvió a demostrar su simpatía a todos saludando y dando besos con su mano derecha.Sin duda era la diosa biónica del Distrito Tres.

Off: Pues, yo pedí permiso a uno de la administración para postear por la tardanza de los demás. Y aquí está el Disfraz del desfile de Tributos, tadá. Yo lo hice en una página de crear muñecos anime llamado dreamself. Bueno solo imagine que la muñeca es un maniquí con el disfraz y el peinado del desfile.

Disfraz del Desfile:


Última edición por Electra M. Tesla el Jue Jul 11, 2013 6:12 pm, editado 2 veces




. Electra M. Tesla
. Live your life like it is the last thing you will doing
—jaybird.
avatar
Electra M. Tesla
Tributo
Tributo

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral
Mensajes : 77

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Desfile de tributos.

Mensaje por Zoe L. Drabatti el Jue Jul 11, 2013 1:32 pm

Estoy hecha un manojo de emociones y de eso no cabe duda. Todo comenzó en el mismo instante en que el tren se detuvo justo en la estación del Capitolio donde gente que utilizaba una diversa gama de colores nos esperaban entre gritos, aplausos y grandes ánimos por los juegos que se llevarían a cabo en cuestión de poco más de una semana. Tenía miedo, siento como si nos estuvieran acechando. Hemos pasado de ser nadie a ser  ‘los tributos’, el sacrificio de la arena y de los juegos de los que tanto disfrutan. Respiré de manera profunda y me tranquilicé, tenía que sonreír. Kramer, nuestro mentor, dijo que teníamos que mostrar una faceta prometedora, que desde las cosechas bien nos han ido evaluando para ver si tendríamos futuros patrocinadores.  Miles y yo bajamos primero y por detrás de nosotros nuestro mentor. Yo ondeaba mi mano de un lado a otro mientras mostraba una de mis sonrisas radiantes. No lo hago por el patrocinio, sino porque sé que las posibilidades de que mi familia me esté viendo en este instante son altas, y por ellos quiero mostrarme fuerte, con la frente alto y sin miedo a lo que me espera.  

Nos encaminaron hacia el centro de renovación donde tuve que separarme de mi compañero de distrito y del resto de los tributos.  Quien dijera que la belleza costaba, seguramente le faltó añadir que también dolía… y mucho. Me siento como un conejo al que le van a hacer diversas pruebas con químicos raros pues apenas entré en la habitación, cubículo o lo que fuera, hicieron que me quitara todo lo que llevaba puesto para quedarme en una simple bata blanca… jamás me he sentido tan expuesta e invadida en toda mi vida. Varias mujeres extravagantes y ataviadas en un uniforme blanco entraron al lugar y me observaron de arriba abajo. Yo me aferré a la bata, ¿qué se supone que me harán aquí? Una de ellas se me acercó e intentó retirar un poco de la bata de mi cuello — O…¡oiga! ¿Qué está haciendo? — jamás había sentido que invadieran mi espacio personal de este modo. De alguna manera se las arreglaron para que yo terminase sobre la camilla para iniciar con el largo proceso. Intenté decirles que se detuvieran cuando comenzaron a depilarme, arreglarme las cejas, lavar mi cabello, arreglar mis uñas… vaya tortura en la que me estaban metiendo. Ignoraron mis gritos cada vez que retiraban una de esas tiritas con cera para depilar, parecía más importarles el seguir con lo suyo y acabar con el sabor de su goma de mascar.

No sé como fue que soporté tanto, pero al final terminé quedando a solas, con la bata blanca de nuevo sobre el cuerpo y sintiéndome exageradamente limpia. Miré mis pies, ignorando el nuevo sonido de pasos que al final terminaron revelando la presencia de otra mujer joven y bastante guapa. Su cabello entre castaño y rojizo que parecía que le llameaba cada vez que se movía era impresionante, pero también los bonitos detalles de su rostro, entre ellos el color de ojos tan grisáceos que parecían de fantasía y la pintura de labios que le simulaba una sandía bien hecha. Me lanzó una mirada de lástima antes de presentarse y estrecharme la mano. Tan solo dijo que me mantuviera quieta mientras ella se encargaría de hacer su trabajo.

Horas más tarde, bajé completamente lista para ir hacia la carroza de mi distrito. No era un traje tan llamativo el que tenía puesto, pero resultaba tan cómodo que me hacía sumamente feliz el estarlo llevando. Nada de cargar cosas tan pesadas para lucir bien o extravagante. Me sentía tan libre que hasta podría cruzar la explanada corriendo y dando saltitos sin cansarme en lo absoluto.  El traje de este año que llevaría el distrito 6 estuvo entre dos opciones, la primera de ellas era un traje en colores blanco, plata y dorado, pero como mi piel en sí ya era blanquecina mi estilista decidió que no me favorecería mucho y hasta parecería tan pálida como muerto… no me dio mucha risa su chiste.

Al final, el traje que  se eligió consta de una especie de chaqueta de cuero negro  cuyas mangas llegaban antes de mis muñecas y terminaba unos cuantos centímetros por abajo del busto, dejando mi ombligo al descubierto. La pieza llevaba adornos de tela roja en los hombros, codos y la parte final de la manga mientras que en el centro diversos hilos y piedras preciosas simulaban las vías de un tren. No requería de un sistema que le hiciera funcionar ya que con un movimiento pareciera brillar por si solo. Hacia abajo tenía una falda que llegaba hasta el suelo, prácticamente transparente y en color negro que revelaba que por debajo llevo un pantalón corto negro y unas botas que me llegan por debajo de la rodilla. Los últimos detalles se encontraban en mi ombligo, que era donde tenía formado una especie de estrella con pequeñas piedras en color plata y rojo ; y en mi cabeza apenas se moviera la carroza me colocaría un sombrero o lo que fuera eso que usaban los conductores con un emblema que se diseñó para el distrito 6.

En mi, lo único que hicieron fue colocarme uñas postizas en color rojo con sus respectivas piedras y uno que otro toque en negro, maquillarme del tal manera que me hace sentir como si ahora fuese 3 años mayor… ¡ni siquiera yo me reconocí en el espejo cuando me mostraron mi aspecto! Pero uno de los detalles que más me gustó fue que en mi cabello colocaron preciosas extensiones en tonalidades rojizas que destacaban a la perfección con todo lo demás.

Woaa… — los otros trajes de los distritos también estaban alucinantes. “Bienvenida al Capitolio” , pensé. No puedo distraerme mucho con  lo demás, tengo que ir hacia la carroza de mi distrito para comenzar a prepararme.  No tardé demasiado en encontrar mi lugar, ya que Miles se encontraba ahí y … vaya que me había dejado con la boca abierta. — Estás impresionante — le comenté. Su traje era parecido al mío por las tonalidades y las piedras que hacían las vías de tren, pero su chaqueta llegaba por debajo de la cadera y los pantalones que vestía tenían muchísimos adornos que iban de inicio a fin. Admito que Miles físicamente era guapo, pero a veces su personalidad dejaba mucho que desear. Aunque ahora me sigue impactando el cambio que en él estoy viendo.

Las primeras carrozas comenzaron a salir hacia la calzada, Miles se subió primero y después de un regaño de parte mía por su poca caballerosidad me tendió la mano a regañadientes para que yo me colocara en mi lugar mientras nuestros estilistas terminaban de darnos las últimas indicaciones. Solo era que apenas avanzáramos unos cuantos metros, deberíamos de colocarnos la gorra que faltaba en el traje y que ésta tendría que ir de lado, como si fuese a caer. De ahí en fuera, tendríamos la vista al frente y las manos a la espalda en todo el recorrido.

Apenas los caballos comenzaron a andar, los nervios que sentía fueron en aumento. El estruendo, los gritos… todo era impresionante y jamás creí ver tanta gala junta en mi vida. Inclusive me fijé en las pantallas que mostraban las carrozas anteriores y ahora la nuestra que ya hacía su acto de presencia. Recibí un codazo al costado por parte de mi compañero de distrito para indicarme que ya era momento de colocarnos el gorro. Respiré profundamente, e imité los mismos movimientos de Miles de ondear el objeto, darle una pequeña vuelta y dejarlo al costado de nuestra cabeza como los estilistas habían indicado. Tras eso, dejé mis manos a mis espaldas y mantuve la vista al frente sin saludar al público que seguía observando.

No quería quedarme así, mis padres y hermana seguirán viendo y quiero darles a entender que pese a las circunstancias no voy a mostrar miedo. Rompí con el protocolo en el mismo instante que elevé uno de mis puños hacia el cielo “ Aquí está el distrito 6” pensarán algunos pero para mí era un “ Sigo en pie y de mi no tendrán siquiera la esencia de quien soy en realidad””.  

Traje base. El resto de los adornos descritos los dejo a vuestra imaginación;;
Spoiler:





.::.  Release me. Release my heart .::.
avatar
Zoe L. Drabatti
Tributo
Tributo

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : En contra del Capitolio.
Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Desfile de tributos.

Mensaje por Joseph M. Welch el Jue Jul 11, 2013 10:17 pm

“Desfile…”  Tan solo pensar en ello me ponía nervioso estaba en una camilla recostado esperando a que se apareciera mi “estilista” Otra palabra que me mata ¿Qué me hará? ¿Cómo es?  Y la pregunta del millón ¿Cómo me vestirá?  Tenia que ver el lado positivo me sentía ligero o mas bien liviano, me habían rasurado casi todo el cuerpo y no solo eso sino que también me dieron una ducha en aceites y perfumes por casi dos horas y media como si la gente en las tribunas fuera a olerme desde donde están, odio estar aquí, creo que odio mas sentirme como un juguete aquí  y…no se, estar solo.  De repente escuche como entraba alguien,  me levante de golpe y vi a una mujer de pelo negro con puntas de diferentes colores, se veía como un arcoíris, trague un poco de saliva y continúe observándola, me tope con sus ojos y me dieron miedo tenían un color blanco que brillaba bajo esta penumbra

-¿Qué ves?-Pregunto de repente con una sonrisa que fue muy difícil de descifrar

-Tus ojos…- Tenia que ser sincero y como soy un estúpido no puedo mentir, mire a otro lado y comencé a jugar con mis dedos, ella soltó una risa y era muy bonita en verdad creo que ella era bonita pero es difícil notarlo debajo de todo ese maquillaje  y sobre todo a través de esos ojos.  Me observo un buen rato, yo fingí que no  la note pero fue difícil dejar de fingir cuando tomo mi rostro con sus manos.

-¿Qué pasa?- Mordí mi labio muy nervioso y ella soltó mi rostro para acercarse a una mesa.

-Tus ojos…Son distintos ¿Crees que somos diferentes?- No se a que iba la pregunta pero solo me sentí incomodo era como si me insinuara que estaba discriminándola o algo por el estilo, no la odiaba por ser del Capitolio considero que cada uno tiene su historia y no es su culpa que yo haya comido el mismo vegetal por casi toda mi vida, la enfrente nuevamente y le sonreí.

-Lo somos, todos lo somos y ¿Eso es malo?- Quisiera buscar respuesta en sus ojos así como lo hacia con Liesel pero tiene un tono tan claro que parece que no puedes ver nada “Los ojos son ventanas de alma” ¿Eso significa que no tiene alma? *Joe…Idiota.* Me miro con las cejas fruncidas por un momento y luego solo dejo de ponerme atención.

-Eres extraño y ese será tu castigo…- Abrí los ojos cuando la vi acercarse a mi, me miro con labios fruncidos mientras yo  aparentaba ser mas fuerte, tomo mi pelo y lo movió para todos lados, en algunas ocasiones me quejaba pero parecía que no hacia efecto en ella mas bien la hacia feliz y continuaba jalándolo, note como mordía sus labios (que por cierto están pintados de un labias rojo y muy llamativo por su piel blanca) -¿Te gustan los atardeceres del 07?- ¿Ella conocía el 07? Me imagino que si de la nada note que tenia una pequeña libreta y apuntaba frenética en ella.

-Me gustaban mucho era no se…como do...-Antes de que terminara la frase ella lo hizo por mi, por fin vi en aquellos ojos una expresión de emoción. *Doradas* Di un par de brincos que yo no logre entender se acerco a mi y me tomo de los brazos. -Vamos cariño… a vestirte.- Estaba muy feliz y me alegre por ella aunque sabia bien que esa alegría era porque mas de alguna maldad que desconocía iba a hacerme, me levante de la camilla y deje que ella me guiara para irme a vestir, la bata era incomoda y nada masculina ¿Era el único en estas? Ella me miraba de reojo y se reía, quería entenderle pero no podía y me agradaba esa sensación es la primera Capitolina que tengo de cerca y creo que me agrada aunque hagamos compartido tan pocas palabras, la habitación en la que entramos era muy elegante me quede con la boca abierta y vi que habían un par de espejos, la voltee a ver y estaba preparando una maquina extraña, supongo que mi rostro era extrañado por su expresión.

-Tranquilo vaquero que esto no tiene nada que ver contigo solo…Trabajo mejor con música.- “¿Vaquero?” Creo que era estilista de los chicos del 10 ¿Eso era música? Nunca había escuchado algo así parecía como que algo electrónico se estaba echando a perder, dio unos pasos  hacia a mi y sin darme cuenta note que me estaba haciendo retroceder hasta hacerme caer en una silla, estaba asustado no me acostumbro a ver a las mujeres así y ¿Que era ese “Asi”? No entiendo nada solo se que esa mirada que esta utilizando me esta poniendo cada vez mas nervioso. -Dejaremos ese cliché de el leñador sudoroso  y sucio…En pocas palabras nos pondremos sexis.-  Me guiño un ojo y como estúpido comencé a reír aunque lo siguiente no me hizo reír para nada -Bien, basta de coqueteo desnúdate.-  La mire y inconscientemente me sujete mas a la bata, negué con la cabeza.

-No, no quiero…- Cerré los ojos y note que ella me picaba el brazo y me rogaba “vamos, hazlo” POR NADA DEL MUNDO ME DESNUDARIA.

-Hay deja de ser tan bebe ¡CREEME! No estas tan…Bueno estas en algo pero no tanto ¿Ok?- Creo que no entenderé esa  ultima oración aunque lo dese, note como se ponía seria y ponía sus manos entrelazados enfrente de ella.  -No jodas ¿Quieres? Esto no es solo un trabajo es mi…Pasión.- No me vio mas a los ojos, suspire y luego me quite la bata, seguramente estoy colorado  no pareció muy convencida conmigo pero luego de dar unas vueltas solo menciono “Buen trasero…” Me hizo sentir incomodo, me ordeno quedarme quieto  y luego dejo entrar a otras personas, hubiera querido tomar la bata de nuevo pero muy tarde ya tenia sus manos en todo mi cuerpo, tomaban medidas y salían y entraban de ahí ¿Qué tanto hacían, al final me dieron ropa interior y poco a poco fui siendo cubierto por una camiseta y unos calcetines,  de la nada note que mi “Estilista” traía un cosa en mano, aprecia una pistola con una punta muy extraña, tenia cubierta el rostro se acerco y alejo a todos los demás, me hizo sentar cerca de un montón de sillas y luego solo susurro “NO te muevas” cerré los ojos pero nada pasaba, cuando los abrí la vi sentada viéndome con ese rostro como cuando se puso seria.

-¿Qué pasa?- Pregunte muy preocupado y ella tan solo me miro fijo a los ojos nuevamente.

-Confía en mi ¿Si?- Asentí con la cabeza y deje que ella se acercara de nuevo y me rociara esa cosa en el cabello, aplico unos aceites y no se que otras cosas pero cuando me vi en uno de los espejos mi cabello se iba a haciendo mas claro…Se volvían dorados mis cabello  ¿Qué ME HIZO? -¡TRANQUILO! Se quitara en unos tres o dos días, además mírate pareces un sol.- Por su risa supongo que ese comentario fue sarcasmo, solté un suspiro y no me imagino como se burlaran en mi distrito cuando me vean.  Ordeno que dejaran ver mi traje y note que era un traje  de noche digo se veía muy elegante, era raro porque esos trajes usualmente se utilizan en las entre vistas cuando lo vamos de cerca note que tenia una textura muy extraña era acaso ¿Corteza?  -Arboles de 07 ¿Bonito, no?- Parecía muy feliz de la pieza que había creado.

-Supongo pero los arboles…¿Esto es lo que hacen?- Era algo tan vano, material, me ponía furioso, ella tan solo puso su mano en mi hombro y me sonrió.

-Vamos no te pongas a llorar en la visa siempre encontraras personas que tomaran tu tristeza como alegría…- Tal vez tenia razón, las cosas que amo no le importan a los demás y ella dijo que eso era su pasión ¿No? Ósea que de algún compartimos el mismo amor…o eso quiero creer, me ayudo a vestirme, me sentía un poco incomodo pero el saco parecía tener una firma del distrito 07, la camisa y la moña tenían unas comisuras muy extrañas que parecían de serme reconocidas, tenían ese olor a Romero ¿Cómo? El romero era muy fino…Todo el traje era una obra de arte, reciclar eso es lo que hace distrito para aprovechar todo al máximo, me gustaba.

Tan pronto quede listo me peinaron y en verdad que parecía un sol andante, ella dio los toques finales, a todo el traje, le rociaba a cada momento algo para que la madera brillara y también se adhiera mas a mi cuerpo “Apretado” Pero no había de otra, saldría a ver a todos los tributos y a conocer a todo el Capitolio. -No les temas solo imagíname desnuda.- Me guiño el ojo y me puse de nuevo nervioso, enseguida note que me daba un beso en mi frente…Eso me recordó a Liesel, ella lo hacia cada noche. -Tranquilo, estas perfecto no hay nada que pueda salir mal, además ya nos veremos y  trata  de tener carácter.- Hizo girar los ojos y me dejo enfrente de la carrosa, mi compañera de distrito estaba lista y se veía bastante bien a pesar de que jamás la había visto así me pregunte en ese momento ¿Cómo se vería Zoe?  La busque con la mirada pero no la encontraría con tanta cosa que hacer, rápidamente nos adentraron a las carrosas y el show comenzó.

Era un estadio completo que estallaba en gritos y mas gritos, tiraban cosas mas bien nos tiraban cosas, nos amaban a cada uno de los tributos, sonreí un poco y tan solo seguí el consejo de mi estilista, puse mi frente en alto, tenia que demostrar carácter y cero miedo ¿NO?

Spoiler:
avatar
Joseph M. Welch
Tributo
Tributo

Vida : 12
Alimentación : 5
Hidratación : 3
Salud : 4
Ideología : Neutral
Mensajes : 60

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Desfile de tributos.

Mensaje por Rose Amelia P. el Lun Jul 15, 2013 7:11 pm

{{Off: En vista de que nadie responde ni al tema ni mps y hoy es el último día para postear...}}

Abejas.

De todos los animales que habían en el distrito 10...

De todas las ideas que pudo tener el estilista...

Tenían que ser las abejas.

Debes estar bromeando... — Fue lo único que salió de sus labios luego de ver el vestido por primera ocasión. ¿Y qué fue lo siguiente tras comprobar que no se trataba de una broma? — No... ¡¡No!! ¡De ninguna manera pienso usar eso! ¡¡No y no pueden obligarme!! ¡¡¡No!!!

Y es que era la cosa más ridícula que le hubiera sido planteada jamás. Era tan grande que dudaba que cupiera en la carroza, tan brillante que le dolían los ojos sólo de mirar y tan... tan... ¡ridículo! ¿Quién demonios le había dicho a ese sujeto que el distrito diez era de apicultores? Es decir, quizá los había del otro lado del distrito... pero si los había, era una mínima parte. ¿Por qué demonios tenían que disfrazarla de abeja? Se le pasaban tantísimas cosas por la cabeza... pero...

No puedes repelar. — La calló el estilista antes de que ella consiguiera decir más y dos de sus asistentes le arrancaron la bata que llevaba puesta.

Cabreadísima, estuvo a punto de darle un puñetazo en la mandíbula al idiota que pretendía humillarla de esa forma. Rory tuvo que tomar el control de su cuerpo antes de que hiciera una estupidez.

"Te aseguro que lo último que quieres es tener enemigos antes de entrar a la arena. Tranquilízate y resígnate, serán sólo unos minutos." Le había dicho él antes de hacerse cargo con una voz calmada, pero tan firme que no había lugar para contradecirlo.

Así que Amy tuvo que ver cual prisionera en su propio cuerpo como los asistentes del estilista se divertían arreglando su anatomía para el desfile. Untaron cremas en su piel, bañaron en polvo dorado sus párpados, un escandaloso labial rojo cubría el lindo rosa de sus labios y pesados aretes amarillos colgaban de sus recién perforados oídos.

No notó que volvía a ser dueña de sus miembros hasta que amenazaron con teñir su cabello de rubio para que quedara más con su indumentaria. Oh, no. Eso sí que no. Se apartó las manos de los asistentes de encima y se alejó unos pasos.

¡Agh! ¡Sólo pónganme el puñetero vestido! — Y ante eso, quienes la trataban como una barbie no hicieron otra cosa más que asentir y colocarle tan fastidiosa prenda junto con otros accesorios que ella no miró.

¿Para qué tanto escándalo? Si la iban a matar, prefería que la mataran y ya. Pero no, tenían que darse la satisfacción de verlos como lo que eran: mascotas del Capitolio. Sus esclavos. Obligados a hacer lo que ellos desearan sin darles oportunidad a negarse.

En el momento al que llegó al sitio donde estaban los demás tributos, los atronadores gritos del público indicaron que ya iba tarde. De hecho, al buscarlos, no vio ni la carroza del distrito uno ni la del dos. Tuvo que apresurarse y subir a la carroza antes de que los caballos comenzaran a andar sin ella. Le sorprendió ver que sí cabía en el espacio que le correspondía sin tirar a su compañero de distrito, mismo al cuál ni siquiera miró. Estaba demasiado cabreada para intentar socializar.

Con esa misma ira miró a los capitolenses cuando le llegó el turno a su distrito. No tenía ánimos para fingir que le agradaba estar ahí. Estaba furibunda y ni siquiera las voces de sus alucinaciones la tranquilizaban.

Y así se pasó el trayecto hasta el pie de la calzada. Dientes apretados, puños cerrados, ceño fruncido y una mirada que decía a gritos: "Acérquense y les arrancaré la cabeza".

vestido:





Bad Wolf: The Girl Who Keeps Waiting

avatar
Rose Amelia P.
Tributo
Tributo

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Rebelde
Mensajes : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Desfile de tributos.

Mensaje por Noelle D. Posey el Lun Jul 15, 2013 11:07 pm

La llegada al Capitolio había sido un mar de confusiones. Colores y sonidos desconocidos y estridentes, gente por doquier. Noelle experimentaba una extraña mezcla de miedo y curiosidad. Al bajar del tren, guiada por Reiner y Frany, la castaña casi temblaba. Llegó un punto que la separaron de su compañero de Distrito y de su mentora, para guiarla a un sitio desconocido. Personas la rodeaban y la chica estaba a nada de romper a llorar, mas mantuvo la compostura. Le avisaron que la tenían que preparar para el desfile de tributos. Le quitaron su vestido, su moño, sus viejas botas, hablando solo entre ellos, como si Noe fuese sorda o no estuviese ahí. Una vez desnuda, la hicieron ataviarse con una simple bata, y luego de eso, dio inicio la tortura. Desenredaron su cabello oscuro, depilaron sus piernas y axilas, y como toque final le dieron forma a sus cejas. - Bastante bonita, te verías bien con el cabello en otro color - le dijo una de aquellas personas, antes de irse y dejarla ahí, esperando. Su estilista llegaría pronto y Noelle se sentía demasiado nerviosa. ¿Qué cosas le podría hacer? Al menos no tendría que verlo.

Se quedó acostada, asustada, cuando escuchó pasos que se acercaban. Giró su rostro hacia donde los escuchaba, y entonces distinguió una silueta difusa, de un color azul turquesa, una voz femenina, algo ronca la saludó, causando que Noe se encogiera un poco. - Ho..hola - contestó el saludo de forma tímida. La estilista se presentó como Indira, y aseguró que la había escogido por qué le había parecido la más bonita de todas las tributos, aunque Noelle sospechó que mas bien se debía a que no podía ver nada y no se quejaría de su trabajo. Dejó que la tal Indira hablase tanto como quisiera, soltando unos cuantos “si” y “ajam” de vez en cuando, hasta que comentó que teñiría su cabello oscuro de rubio. Noe dio un respingo. - ¿Qué? ¿Es necesario? – se quejó, para luego escuchar una sarta de razones por las cuales se vería mejor de rubia. No le quedó mas remedio que dejar que hiciera con ella lo que quisiera, mientras su mente se transportaba a cientos de kilómetros de distancia, allá en el distrito once, con su padre. Tiñó su cabello, el olor al tinte la tuvo mareada la mayor parte del tiempo, lo lavaron, lo cortaron y secaron, para luego peinarlo en suaves ondas que caían sobre sus hombros y espalda.

Indira le pidió que cerrara los ojos, y aplicó el maquillaje en ellos. - ¿Me veré de muchos colores? Solo quiero verme… normal – le pidió suavemente. La mujer se rio y aseguró que se vería mejor que normal. Acto seguido, le ayudó a vestirse, el vestido, por lo poco que pudo ver, era negro, con algo dorado (¿o amarillo?, no podía distinguirlo bien) en el. No tenía mangas y se ajustaba en su pequeña cintura. Los zapatos eran igualmente dorados, cómodos, con flores adornándolos. Tocó el vestido, curiosa, descubriendo una flor en su cintura, un girasol. La estilista le preguntó si le gustaba - ¿Qué se supone que soy? ¿Un girasol? – cuestionó, sus manos aun recorrían su atuendo, confundida. La mujer explicó tranquilamente que la idea era que ella fuese un ramo de girasoles, y una vez que acabó de ajustar su vestido, y tras quejarse de lo delgada que era y como todo parecía irle mas grande de lo esperado, Indira le dio un ramo frío, de metal. Eran flores iguales a las que adornaban su cabeza.

Los minutos pasaron mientras era guiada a donde empezaba el desfile. Temblaba. Su estilista la llevó del brazo hasta su carro, ayudándola a subir a este. Le dio las últimas instrucciones, cosas como “sonríe”, “mantente derecha y con la cabeza en alto”, “no sueltes las flores” y todo eso. Se agarró con fuerza del carro, con la mano en la que no estaba sosteniendo las flores de metal. Sin previo aviso, el carro empezó a avanzar, haciendo que la chica soltase un pequeño grito. Respiró hondo, escuchando como iban anunciando distrito por distrito. Finalmente, llegaron hasta el suyo, la gente vitoreo y Noelle hizo todo lo posible para mostrar su lado más dulce. Sonrió, ampliamente, como solo ella podía hacerlo.

Cabello y maquillaje:

Vestido (Imaginar que el cinto es dorado y tiene un girasol en lugar de moño):





Noelle Posey
Within the darkness, you are the light that shines away
avatar
Noelle D. Posey
Tributo
Tributo

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 3
Ideología : Contra el Capitolio
Mensajes : 40
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Desfile de tributos.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.