Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Lance S. Kubler el Sáb Jun 01, 2013 3:06 am

-Shhh...- Puse un dedo en mis labios y entre sigilosamente por la puerta de enfrente "Maldita lluvia" Había arruinado uno de mis trajes favoritos,  tenia que quitarme esta ropa cuanto antes, el traje se encogiera y comenzara a apretar todo mi cuerpo. -¿Que no  hay nadie aquí? Dije con una mueca de disgusto, no me gusta estar solo en este casa y menos por las noches, básicamente por eso es que no me aparezco aquí hasta la madrugada al igual que mis encantadores hermanos. Mire por toda la sala y solo había oscuridad por todas partes ¿La Luz se corto? Imposible...Aunque quien sabe el cielo se estaba quebrando  hoy, una enorme sonrisa se formaba en mis labios ya que mi habitación tenia una vista completa al espectáculo que se daba afuera no esperaba por ir tirarme a mi cama y mirar aquello con una gran copa de vino. Es extraño en noches como estas dormía como un bebe pero desde hace tiempo tengo un molesto insomnio que solo puede ser vencido con una de las reservas de vino de mi padre, Kira no lo sabe pero lo tomo las noches que vengo a casa mas temprano de lo usual, es bueno que los dos monstruos que se hacen llamar mis mellizos no estén en casa lo que menos quiero es encontrarme a alguien en este momento, se podría decir que no ando de buen humor, perdí dos apuestas en la "fiesta mas salvaje de la temporada"  Esa fiesta fue sumamente asquerosa, jamas me he aburrido tanto y eso que he acompañado a Kira a sus reuniones de la alta sociedad.

Me quite toda mi ropa y me quede en interiores. -Mierda hace frió...- Fui por un par pantalones y una camisa seca y luego de medio abrocharme la camisa subí al despacho de Kira que antes de era de mi Padre, solté un suspiro saque una de las copas acompañada de una botella, recuerdo que papa y Kira se la pasaban aquí todo el tiempo, el nunca quiso que yo estuviera aquí cuando ellos pasaban tiempo juntos mas bien ninguno de mis hermanos podía entrar pero ahora eso murió junto con el, me senté en la gran silla donde el solía sentarse y subí los pies a la mesa, me serví un poco de vino y comencé a tome un sorbo, estaba bastante  conservado en otras palabras se sentía bien dentro de poco el sueño me mandaría a dormir y en efecto no lo hizo las siguientes cuarenta y cinco minutos estuve mirando la ventana de algún modo esos truenos comenzaban a ser intimidantes pero atrayentes a la vez a si era como me encantaban mis aventuras pasionales pero muy difícil encontrar algo así en el Capitolio como siempre le digo a Sean aquí el mundo...se Obsesiona por todo y como  prueba ello estaba la Realeza. Se supone que me encantaba esto de beber porque solo de ese modo sentía menos pero hoy deseaba estar consiente o algo me decía que tenia que estarlo, bebí de mas en la fiestas pero ni aun así perdí la consciencia o noción del tiempo. Estaba aburrido así que comencé a jugar las cosas que tenia Kira en el escritorio, en momentos que desearía hablar ella se ausenta por dos semanas.    




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Nahla M. Kubler el Sáb Jun 01, 2013 4:09 am

¡Y una mierda con todo! ... ¡El día era una completa porquería! Si alguno de mis hermanos me viera, de seguro se burlarían diciendo que poco me faltaba para poder tirar espuma por la boca. Probablemente eso no estuviese tan lejos de la realidad teniendo en cuenta los sucesos que se desarrollaron desde prácticamente... la mañana.

Fiebre, y sumamente considerable, era lo que me había hecho permanecer en cama durante gran parte del día. Cualquiera pensaría que de seguro fue por resaca, pero lo curioso es que el día anterior me había asegurado de volver temprano a casa -y sin haber tomado ni una sola gota de alcohol- luego de unas compras para la fiesta de 'las torres rojas' que se celebraría en uno de los mejores sitios de todo el Capitolio.

Era por eso que estaba enfurecida, invertí una buena suma de dinero en el vestido, accesorios, entre otras cosas que al final no pude utilizar por el estado en el que me encontraba. No sé nada de mis hermanos hasta ahora, sólo los vi temprano cuando fui a prepararme un té y después volví a mi habitación de donde no he salido. La tarde se fue entre revistas y horas invertidas en dormir para recuperar energías...

... hasta ahora.

Supuse que me habré quedado dormida por tercera o cuarta ocasión, tan sólo para despertar por un estruendo que me era sumamente familiar. Tuve que acercarme a la ventana, donde la perspectiva que se me daba no era del todo favorable pues el clima estaba de la forma en la que menos deseaba — No... nadie dijo en el pronóstico que el clima estaría así... — susurré, antes de correr de vuelta a la cama donde me cubrí por completo con un cobertor — Esto no está pasando, esto no está pasando, esto no... — no terminé siquiera la frase, pues apenas comenzó a tronar, pegué un buen grito que pudo resonar por toda la residencia.

Intenté hacerme más pequeña, como si buscase un buen refugio... odiaba los truenos. Joder, les tenía pavor desde que podía recordarlo. Pensé por un instante que sería capaz de sobrellevar la situación, pero la habitación a oscuras no me ayudaba del todo.

De nuevo el imponente estruendo se hizo presente y apreté mis ojos con fuerza mientras hacía el vano intento de cubrirme los oídos. Si mi madre estuviese aquí, estoy segura de que todo esto sería mucho mejor. Ella era la única persona que podía soportar estos episodios infantiles que aún conservaba conmigo sin hacer algún comentario al respecto.

Por la posición en la que estuve durante minutos, el cuerpo comenzaba a dolerme, además de que era incómodo tras un rato. Me acomodé bien la manta sobre los hombros antes de ir hacia la pared de mi habitación para prender la luz... apreté el botón, más la habitación continuó a oscuras — ¿Qué? — susurré, ¿se habría fundido el foco o una cosa similar? . Salí hacia los pasillos, haciendo el mismo procedimiento y nada... ¿hace cuanto nos habíamos quedado sin luz?

Tronó de nuevo, incluso se vio sumamente tétrico como uno de los pasillos se iluminaba por segundos con dicho resplandor. Volví a gritar y nuevamente corrí sin rumbo alguno. Sé que conozco la casa desde siempre, más toda la situación complicaban la ubicación. Nuevamente otro rugido del cielo y yo apresuré el paso hasta encontrar una de las primeras habitaciones. Sin dudarlo, tomé la perilla y entré al sitio.

Cerré la puerta a mis espaldas y me acomodé mejor la manta mientras tomaba asiento en el suelo. Respiré pesadamente y me llevé una mano a la cabeza — Estúpidos truenos... — la situación era tan estresante que no me estaba favoreciendo en lo absoluto.

Al entrar a toda prisa - y por mis diálogos internos - no llegué a percatarme de que alguien más estaba ahí dentro.





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Lance S. Kubler el Sáb Jun 01, 2013 11:39 pm

"Triste, triste muy triste" De cualquier modo en que la lo veas la vida apesta pero hay que superarlo o eso trato de pensar cada día. Mire la copa de vino como ultima esperanza para olvidar el día de hoy, siento que cada día estoy pensando mas en m..."Ella" Y no entiendo porque, digo ella nos dejo solos, eso la hace un maldita y la odio, quisiera gritar eso pero es difícil en esta casa "Como siempre solo puedo contar conmigo." Y mas cuando Kira anda rondando por ahí, Mujeres...¿Quien las puede entender? Y mas cuando se encargan de la seguridad de todo Panem.

Ese estruendo se escucho tan cerca de casa que casi me hacia sentir algo de no, no me hizo sentir nada, mi sonrisa se asomaba por mis labios mientras tomaba otro sorbo de mi copa, una gota se deslizo por mi frente había olvidado por completo que mi cabello seguía mojado me pregunto si la fiesta habrá continuado, generalmente este tipo de clima hace que la gente se vuelva mas salvaje, aun recuerdo cuando Sean y yo fuimos a el cumpleaños de las hijas del secretario, fue estupendo debo reconocer que ambas tuvieron una idea espectacular "La playa del distrito 04" El capitolio jamas olvidara esa fiesta, fue la semana mas hermosa de resaca que he pasado. Cerré los ojos mientras me terminaba de acomodar en la silla pero de la nada escuche algo en los pasillos ¿Había alguien? Se supone que Sean esta "Socializando" Kira trabajando "Ugh..." mientras que la niñita supongo que la oí decir que tenia cosas que hacer o algo aunque sino mal recuerdo hoy se veía de mal humor mas de lo usual claro, estaba por levantarme y averiguar que estaba pasando pero mis preguntas fueron contestadas a los minutos siguientes.

"— Estúpidos truenos... —" Me hizo sonreír escucharle decir eso o ¡Verdad! La princesa Kubler le tenia miedo a los rayos, pobre cosita creo que comienza a darme lastima pero...no, es como lo de antes sigo sin sentir nada. -Que clima tan hermoso ¿No lo crees?- Suspire y me levante de mi tan cómodo asiento. -¿Porque tienes esa cara pareciera que...Oh, que tonto.- Tome otro trago. -Olvide el pequeño problema que tienes haha.-Usualmente ella me molesta, hace enojar, etc. Tengo que aprovechar el día de hoy, de repente una luz se cruzo por toda la habitación y vi su rostro tenia "esa mirada..." La misma que tenia mi m..."ella" tenia cuando hablaba con mi padre aveces o cuando miraba a Kira. -Quita esa mirada...- Le dije con un tono de ruego porque estaba provocando que yo deseara..."Olvídalo" Deje la copa en la mesa y me acerque a ella. -Se supone que te quedas en tu cuarto en noches así. - Mencione como si me molestara verla aquí aunque de echo si lo hacia un poco. -Hay Princesa quien te comprende.- Suspire y me agache para solo sentarme en el suelo junto a ella, le sonreí. -Seguramente viniste a matar a quien se había metido a casa- Levante mis cejas con picardia, no se como es la vida social de Nahla ya que de todos mis hermanos ella es la mas escurridiza. -Seguro estas decepcionada pero no te preocupes Nahla ya que si lo deseas puedo ser quien tu quieras hoy.- Le ofrecí un poco de mi trago. -Aunque ¿A quien mas desearías? Digo solo mírame soy el sueño de toda capitolina, aman mi sensualidad, encanto y mi increíble talento de escuchar sus estúpidos problemas todo el día.- Eso ultimo me hizo hacer una mueca.





avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Nahla M. Kubler el Dom Jun 02, 2013 2:00 am

Aún no me he dignado siquiera de observar el lugar al que he ido a parar. En esta casa las perillas de las puertas son todas iguales, también el piso, la decoración de las paredes -a excepción de que alguien de nosotros añadiese su propio toque- , entre otras tantas cosas. Me mantenía con el cobertor que traje desde mi habitación sobre los hombros, cubriéndome la cabeza para evitar siquiera pensar que algún trueno podría caer sobre mí.

Escuché que alguien hablaba desde algún punto de la habitación en la que estaba — ¿Qué haces aquí? — como si no fuese capaz de reconocer esa voz que me ha perseguido desde... prácticamente el momento en que nacimos. Además, era raro verle tan 'temprano' en casa, por lo general Lance no se aparecía hasta mas tarde.

Fue en ese momento que noté el escritorio, la imponente silla y los libreros que adornaban el espacio donde nos encontrábamos... — Mierda... — susurré. Si tuviese que elegir el peor sitio de todo el hogar Kubler, definitivamente sería el despacho de nuestro padre -el cual ahora pertenece a Kira- . Si alguien me pidiera que lo describa en otro sentido, este sitio tiene malas vibras; ni cuando era niña me pasaba por aquí ni en broma, a menos que él me mandase a llamar. ¿Para qué tomarme la molestia de agradarle a nuestro padre si en Kira tenía a la hija perfecta y en mis hermanos la posibilidad de adquirir mejores puestos dentro del Capitolio? Podrá sonar exagerado, pero desde la perspectiva que uno tiene desde pequeño, así fueron las cosas...

Lance ahora se había levantado de su asiento -lo que me faltaba para esta noche- y se acercaba a mi con sus mordaces comentarios. El muy maldito me había atrapado en esta situación donde yo quedaba como la persona patética... no podía dejar que eso sucediera. Ya vería como salirme de aquí y pronto — Ahórrate los comentarios, hoy no ando de humor para estarlos tolerando. Es más, lárgate a beber a otra parte; a unas 5 cuadras de aquí sé que hay otra fiesta. Ve, quédate de ahí y no regreses hasta mañana en la tarde — no me tomé la molestia de ser tan delicada a la hora de hablarle, pese a que mi tono de voz salió más bajo de lo usual, casi como si estuviese murmurando cada palabra. Creo que si continúo así, haciendo el esfuerzo y molestándome de esta manera, la fiebre va a volver en cosa de nada.

En cuanto volvió a tronar, haciendo que la habitación se iluminara nuevamente con tan terrible estruendo, noté su figura en la oscuridad mientras sostenía una copa con algo que de momento no podía reconocer. Me aferré al cobertor y apreté los puños lo más que pude. Esta vez no grité, mi orgullo no me permitía verme más patética de lo que ya era.

No comprendí cuando me pidió que dejara de verlo de algún modo particular que yo desconozco, ¿qué otra cosa quiere que vea? Sigo detestando cada segundo que paso aquí y cada inmueble que adorna el despacho. Tuve que dejar eso al ver que un nuevo rayo iluminaba la habitación. A modo de reacción inmediata, pegué un brinco en mi lugar. Carajo.

Arqueé una ceja cuando me di cuenta de que él se había acercado para tomar asiento en donde me encontraba — Gracias señor obvio por el detalle. Pero espero y sepas que por las condiciones que tiene tu hermanita — prácticamente realcé la palabra con mi voz — Ha sido frustrante estar en cama todo el día — no sé por que no me sorprende el hecho de que no lo hubiese notado.

Ni siquiera con mi mal estado me resistí a sonreírle sarcásticamente — Ni en tu retorcida imaginación haría algo como eso — recordemos que nada más salí para verificar si mi foco no se había fundido o algo similar.

Oh, oh... ¿pero qué estaba diciendo? ¿Qué él podía ser quien yo quisiera que fuese? Además de que me ofrecía de su trago — Estoy enferma, ¿cómo quieres que tome de eso? — chasqueé la lengua — Sírveme otra copa — al menos así le ahorraría la molestia de tener que compartir el mismo vaso.

Puse los ojos en blanco cuando comenzó a alardear y echarme en cara las diferentes razones por las que era tan adorado en el Capitolio — Claro, claro... el sueño de toda joven que tenga ganas de sentirse 'mala', 'patéticamente seductora' o en busca de pasar un 'rato caliente' mientras se va pasando de copas si es que no estaba tan ebria antes ... no me incluyas en ese asqueroso grupo, por favor. — nuevamente tuve que emplear el tono de 'me vale un ... todo lo que me digas'.

Después de eso, junté las manos, como si estuviese haciendo una plegaria y miré hacia el techo — Ah, en este momento desearía que fueses Marcus, mi adorable estilista, para que pudieras decirme algo como 'No te preocupes lindura, esta fiesta que te has perdido no será nada a comparación de los tres días y dos noches que nos esperan en el distrito 2' — y para no variar, aún tenía que planear que me llevaría para las fiestas que nos esperaban. Espero que esta vez pueda hacer uso de una peluca pelirroja que adquirí para poder pretender que era una chica de otro de los distritos altos para conocer personas durante una noche.

Ni siquiera pude disfrutar tanto de lo que había dicho, pues de nuevo tronó. A este paso me terminarán doliendo las manos de tanto que me aferro al cobertor.





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Lance S. Kubler el Dom Jun 02, 2013 11:10 pm

"¿Que haces aquí?" ¿No podía ocurrirsele algo mejor? Creo que no, su pobre cabeza tiene demasiado con eso de respirar y parpadear al mismo tiempo. -Pfff...- A eso me refiero, Nahla logra sacarme de quicio tan rápido, es la única mujer del capitolio (después de Kira) que logra hacer mi ceño fruncir.

Parecía que mi hermanita ni siquiera se había dado cuenta en donde había venido a para bueno ya eramos dos, recuerdo que solo entrabas aquí para los famosos castigos de papa o para ver como Kira y el pasaban su famoso tiempo de caridad no me sorprendería si mi padre dejo que Kira creara las trampas y estrategias para los juegos alguna vez.

-¿Largarme, porque? Si tu fuiste la que interrumpió todo.- Hable como si hubiera estado haciendo algo muy interesante pero la realidad era que... si en efecto era interesante en comparación a escuchar sus quejas. -No voy a cualquier fiesta no se... pero no soy como tu Nahla.-Levante mis hombros de forma inocente y solo le sonreí, era tan grosera no se de donde saco eso me refiero mi padre...Claro de ahí, aunque el no era siempre así solo las veces que lo veía. -Tu eres la que debe irse, yo llegue primero.-

No recuerdo cuando fue la ultima vez que me sentí como ella me refiero a estar así, verla reaccionar por el trueno me hizo centrar mas mi atención, eso me encanta de Sean y Nahla, se que aun les queda algo de... "Ella" y eso me molesta pero no quiero que lo pierdan jamas. Sentir es algo que desearía...-No leo mentes aun genio, así que perdona si intentaba preocuparme por mi hermanita.- Interrumpe mis pensamientos solo para hacer de menos mis intentos por preocuparme por ella pero así detestable. -Con razón tenias una cara de pocos amigos hoy en la mañana, mas de lo usual por cierto.- Que bueno que Kira no estaba cerca porque ya me imagino la conversación digo discusión que se hubiese liberado en la mañana, el año pasado Kira tuvo un pequeño problemita muscular por la mañana, Kira comenzó a reclamar y luego a preocuparse y Nahla grito despues Kira elevo la voz tambien y momentos después Sean y yo salimos por un buen trago, es difícil ser hombres pero no imagino la casa con padre, sera una pesadilla y una prisión, una mínima parte de mi "La" entiende, pasar la vida en esta casa, lejos de lo que tu quieres pero se supone que lo que tu quieres esta ahí y si no era así ¿Porque mentir tanto tiempo?

-Que dramática eres, pareces la rubia que dice ser la siguiente reina de Panem.- A como lo veo yo, el Príncipe no dejara que sus hermanas tomen el control, nunca. Después de todo si lo hicieran seguramente todo se saldría de control aunque quien sab...¿De que hablo? claro que todo empeoraría si ya con el rey estamos en una muy mala época, esto es ami criterio ya que las demás personas podrían lamer los zapatos de ese anciano.

-El alcohol te da calor.- Levante las cejas rápidamente y seguí extendiendo mi copa pero ¿Como pude ser tan idiota? Ella no puede beber de la misma copa. -Esto o sírvete sola.- No me levantaría a buscar otra copa despues de todo nos oy su sirviente. -Por lo visto...No podrás ni moverte de la alfombra así que tendrás que conformarte con la botella.- Tome lo que quedaba de mi copa y extendí la botella hacia a ella, dudo que la tome ¿Porque? Porque ella es una pesadilla y si le faltas al respeto ella buscara la forma de...Ya lo olvide es algo relacionado con hacerte pagar ¿Porque estoy olvidando tantas cosas?

-¿Odias que sea tan adorable? o acaso ¿Son Celos? lo entiendo de Sean pero de ti es confuso Hermanita.- Mencione con mi tono divertido y lanzandole miradas furtivas mientras seguía saboreando el vino en mi boca. -Tienes lo tuyo deberías hacer uso de eso...Oh, que tonto ¿No? He oído que te la pasas muy bien asi que obviamente haces uso ya de ello.- Me pregunto si Kira sabe las tantas cosas que hacemos, me pregunto si sabrá que he atentado con mi vida cuatro veces los últimos dos días solo por buscar emociones nuevas, hay tantas cosas pero seguramente no lo sabe o hace el ojo gordo. [color=#0080BF]-Y no tengo que embriagar a nadie para que haga lo que quiero.-usta que piensen que vivo solo por el alcohol, las apuestas son mi vida, el alcohol es un bono extra mientras que las mujeres un mal recuerdo todas dejan un vació que...nunca puede llenarse.

[color=#0080BF]-Ugh, Marcus es un idiota no se como lo soportas.-
Me daba escalofrió tan solo pensarlo y lo peor el maldito corta el pelo condenadamente bien, tiene que pasar sus frías manos por mi cuello cada mes.

-¿A que vas al distrito dos?- mi curiosidad salio a la luz y la vi directamente a los ojos mientras otro rayo caía, ese hizo un sonido estruendoso sentí que me quedaba sordo por unos minutos, continué mirándola de frente mientras la vista me fallaba "Mierda..." ¿Que me pasaba? La resaca no me toma desprevenido tan temprano. -Me siento en un mundo paralelo donde tu te diviertes a mis espaldas, no me vengas con el cuento de que Kira tiene un amorío secreto por favor - Kira, en verdad que ya tengo un par de pretendientes les gusta el masoquismo y adoran a las mujeres con carácter.-Bueno mientras tu y Marcus se meten en pantalones ajenos yo me quedare aquí haciendo lo que mas me gusta que es dormir...Las fiestas del capitolio se están volviendo cada vez mas aburridas.- Bostece y me arrastre hasta ponerme contra la puerta al igual que ella. -Cuando los juegos empiecen ahí estará la verdadera diversion.- Esto no lo comento con Nahla ni tampoco con Sean pero "¿Que diablos se metía papa?" Comienzo a pensar que es el vino. -Para mientras seguiré dejando crecer mi barba y pasare el resto de los días aquí. - Suspire y me fije en sus manos, estaban muy tensas...

Mama siempre nos ponía atención a los tres era la única que lo hacia, la única encargada de hacerlo aunque aveces mas que a otros mas en los días lluviosos, recuerdo que cuando tenia 13 había una tormenta igual de fea, escuchaba los gritos del otro lado, fastidiaba mis sueños así que salí de mi habitación y le grite a Nahla que se callara, al momento ma..."Ella" salio de su cuarto y me dio una bofetada, nunca lo había echo y vi en sus ojos lagrimas. -La nostalgia es una perra...- Susurre eso y le puse una de mis manos sobre una de la de ella, aunque aveces mas bien la mayoría de tiempo sacara de quicio era mi torpe hermana menor. -No me gusta esto, de ser buen hermano siento que luego te acostumbraras y querrás que me comporte como tus admiradores.- Gruñí y frote un poco su mano con la mía ya que al momento de entrar en contacto note que estaba muy helada. -Deberíamos quemar los libros de la estantería no creo que a papa le hagan falta...Y de paso nos calentamos un poco.-Mencione mirando los libros con ambición, seguramente Kira se volvería loca si se entera de mis ocurrencias.




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Nahla M. Kubler el Lun Jun 03, 2013 8:22 am

Suspiré pesadamente desde la posición en la que me encontraba, pues desde que tomé asiento en el piso no me había movido ni un solo milímetro — Creéme, mis intenciones nunca fueron entrar en el despacho en primer lugar. Abrí la primera puerta que tuve cerca — me tomé la molestia de omitir los detalles que me habían traído hasta aquí. No sería muy lindo admitir delante de él que estaba corriendo en el pasillo por el miedo que tenía, en busca de algún sitio en el cual encerrarme —Bien sabes que odio este sitio… no me trae los recuerdos más agradables — susurré. Recuerdo que en alguna ocasión mi padre me trajo aquí para regañarme porque en un accidente yo había pintado con mis crayolas documentos de gran valor para él. Era una niña, vi esas hojas y pensé que nadie las necesitaría. La cuestión fue que aquella vez salí con los brazos rojos, con marcas de lo que había sido mi ‘castigo’. Incluso si mal no estoy, esa vez mi madre terminó diciéndole a mi padre que no debía de ser tan severo con nosotros, pues incluso Lance y Sean habían pasado por castigos iguales o peores que los míos. Yo todo lo que hice aquél día fue llorar como pocas veces lo he hecho en mi vida.

Siento que me tomó por loca cuando le sugerí que se marchara a otra fiesta para seguir bebiendo. Tsk, y yo que estaba segura de que ese sería su tipo de ambiente —Perdón, había olvidado que tú no asistes a cualquier fiesta a menos que sea ‘exclusiva’ — eso fue sarcasmo, obviamente. Incluso para algunos, dentro del Capitolio se tenían diferentes categorías. Ya dependiendo de ello era con quien te juntabas, a donde ibas y como vestías, además de otra sarta de tonterías que la gente se iba inventando. ¿Yo? Como siempre, hago las cosas a mi manera dejando en el rincón de ‘guárdate tu estúpida opinión’ todo lo que me pareciere absurdo —Ni de coña me muevo de aquí, que no veo nada por el pasillo. Además de que ha comenzado a agradarme este asiento que tengo en el piso — tengo un cobertor para que fuese más cómodo, pero ahora que lo pienso tal vez debí de haberme traído también la almohada…

Oh, entonces discúlpame tú a mi… no sabía que te preocupabas por tus hermanos ¿cuándo ocurrió eso? — le pregunté, aparentemente sorprendida por lo que me estaba diciendo. No lo culpo, pues sinceramente pienso que desde hace años no convivo con mi familia, sino con personas con las que tengo algo en común. Llega un punto en el que los desconozco, ya no sé lo que piensan, ni lo que han experimentado… nada, en pocas palabras — Ja… ja — pretendí reírme por su comentario —Hasta podía decir que disfruté mi día, no tuve que verle la cara a ninguno de ustedes más que cuando salí por un té en la mañana — aunque admito que llegó un momento en el que pasar las páginas de las revistas se volvió aburrido, pero por otra parte encontré algunos artículos con tips de belleza que después me encargaría de comentarle a mi estilista cuando lo viera. Creo que mis hermanos han sido de las pocas personas que me han visto cuando me encuentro en un estado de mal humor. A mi defensa diré que son ellos quienes lo provocan, sea con sus comentarios, bromas tontas o cualquier otra cosa que les venga en mente para estar arruinando lo que prometiera ser un día perfecto.

Estar sin Kira era una bendición, el hecho de que ella sea tan parecida a nuestro padre era simplemente perturbador. Incluso en ocasiones se había tomado tan liberalmente la tarea de regañarnos o darnos sermones infinitos cuando habíamos creado un desastre del que le dieran aviso. Lo siento por los pobres ingenuos que crean que por el hecho de ser hermanos de una de las personas con un buen cargo en Panem seríamos igual a ella. No… ni de aquí hasta mis últimos días de vida se me pasaría por la cabeza comportarme igual que ella.

Esta vez reí de verdad cuando me comparó con una de las conocidas princesas de Panem —¿A cuál de las dos te refieres? No, olvídalo… de todos modos la respuesta sería la misma — no las conozco, ni me interesa hacerlo eso es todo lo que diré al respecto. Aparentemente las cosas se habían tranquilizado, pero pienso que con un mínimo esfuerzo todo Panem se volvería un caos. Uno en el cuál dudo que la opresión volviera a funcionar como un medio para detener a las masas… Kira me mataría si pudiese leer todo lo que estoy pensando.

Tuve que fruncirle el ceño cuando me dio escasas opciones sobre el alcohol. O era tomar de su misma copa o ir a servirme yo sola — Si mañana me despierto peor que ahora, será tu culpa — venga, hoy iba a tener una fiesta y no pude ir, como mínimo debería de tomarme una copa ¿o no?. Por un instante pensé que me estaba retando cuando me extendió la botella , ¿qué pensaba que no la iba a aceptar? Pues equivocado estaba, ya que saqué una de mis manos del cobertor y tomé la botella tan sólo para darle un trago prolongado, ¿era vino? Probablemente fuese alguna de las reservas de Lance, ya que yo no tenía alguna botella con esa bebida dentro de mi habitación. Aunque no puedo dejar de lado las reservas que hay en este despacho y… esperen — ¿La botella es tuya… o era tuya? Ya que ahora que he bebido de ella, es toda mía — dije como si se tratase de cualquier punto casual para conversar. Dejé la botella a un costado y volví a meter la mano en el cobertor.

No pude resistir las ganas de bufar —¿Celos? ¿de ti? Absurdo, ¿por qué debería de tenerlos? — ni siquiera le vi sentido a todo eso — Puede que a ojos de cualquier persona seas el chico más caballeroso, adorable y demás cursilerías, pero ante los míos, eres el hermano molesto que hace los comentarios más extraños de todo Panem — no sé si Sean en algún momento ha sentido celos de él. Nuestro otro hermano también era alguien que se guardase por completo lo que pensaba. Sonreí falsamente —No sé en que sentido estarás diciendo que ‘me lo paso bien’… pero si eso significa hacer que la gente me invite cuanta cosa quiera, entonces la respuesta es ‘si, me la paso de maravilla’. — palabras como ‘arpía’, ‘perra’, ‘manipuladora’, ‘doble cara’ u otras tantas que me dirigían por mis acciones era algo a lo que ya estaba acostumbrada y sinceramente también me daba igual —Tal vez algún día me anime a entrar en tu fabuloso mundo de apuestas… puede que inclusive sea mucho mejor que tú en ello — lo mío era más estar de un lado a otro, conociendo, socializando, entre otras cosas. No estar en un solo sitio viendo sobre que asunto podría comenzar a perder o ganar dinero, aunque podría hacer el intento de ser parte de ello.

Tuve que intervenir cuando él soltó su comentario sobre Marcus —Cuidado con lo que dices, Marcus es prácticamente uno de los pocos buenos estilistas que tiene el Capitolio… y sé que te gusta lo que hace cada que vas a visitarlo —mis intenciones con lo último era molestarlo, esperaba lograrlo. Antes de responder su pregunta, apreté los labios y cerré los ojos con fuerza cuando aquél rayo hizo su magnificente acto de presencia. Pasados unos segundos, volví a hablar — Fue idea de Marcus, iremos con intenciones turísticas a dar unas cuantas vueltas, salir por ahí… inclusive puede que me haga pasar por su media hermana del distrito 4 — me encogí de hombros, a veces cuando no me encontraba muy cómoda con la compañía que tenía solía pretender que era alguien más, daba datos falsos, entre otras cosas que al final se terminaban creyendo. Menos mal que después de eso no volvía a verlos…

Claaaaaaaaaro, Kira tiene un amorío secreto con uno de sus adorables agentes de la paz de los que tanto se queja. Tal vez por esa razón pasa poco tiempo en casa —todo lo que dije fue con sumo sarcasmo, aunque sigo pensando que nuestra hermana ya debería de encontrar a alguien con quien sentar familia de una buena vez por todas —Y comparto tu opinión, las fiestas aquí ya están cayendo en las mismas rutinas… deberían de traer algo nuevo, o al menos que construyeran otros sitios para curiosear — aunque algo que nunca parece tener fin, son esas nuevas modas que nacen día tras días. En serio, creo que no pararán hasta que los habitantes terminen siendo una mezcla de mínimo 8 partes de animales — Cierto, el Vasallaje está cerca… las festividades serán todavía más grandes que en juegos anteriores — no es que disfrute de ellas, pero ante los ojos de mis hermanos he quedado como la hermanita que poco a poco va comprendiendo el por qué ser parte de los juegos como una espectadora era de las mejores cosas que teníamos — Uhh, no. Todo menos la barba… es realmente molesta. Es más, cuando vuelva le diré a Marcus que venga a visitarte — si yo decía algo, es porque se iba a cumplir siempre y cuando estuviese a favor de lo que a mi me convenía.

No comprendí porque había dicho que la nostalgia era una perra, ¿estaría recordando algo? Ni siquiera tuve la oportunidad de preguntarle ya que me distraje al notar que él colocaba una de sus manos sobre la mía. Temblé, la suya era cálida a comparación de la mía que estaba completamente helada. Bajé la vista para notar como nuestras manos estaban unidas antes de verlo a él. En todo ese tiempo no pronuncié palabra alguna, pocas veces como esas eran en las que podíamos estar así de tranquilos, sin gritos de por medio. Tragué saliva antes de decir algo — Jamás llegarías a comportarte como uno de ellos, te conozco lo suficiente como para asegurar eso —eché un vistazo a todo el despacho — Claro, ¿por qué no hacerlo? Es más, estoy segura que Kira ha de tener un montón de documentos basura por aquí, también podríamos quemarlos… podría ir a buscar una bolsa de malvaviscos que tengo en la cocina y así tendríamos toda una fogata improvisada — le seguí el juego, hablando con cierta gracia. Si comenzábamos a quemar algo de aquí, de seguro ahora sí lograría que Kira dejase de dirigirme la palabra… aunque también eso significaría quedarse sin dinero, eso sería lo peor de todo el caso.

Me recargué sobre el hombro de mi hermano aprovechando que estaba cerca y cerré los ojos. Tal vez no tuve que haber salido de la cama — En días como estos recuerdo que era mamá la que sabía como distraerme para no pensar que afuera estaban los truenos… a veces tomábamos chocolate que ella preparaba, en otras ocasiones conversábamos sobre cualquier cosa o incluso ella se quedaba ahí, sin decir nada hasta que me durmiera — susurré. La primera de las noches que pasé en este clima y sin su compañía fueron un tormento, no sabía que hacer, ni a quien recurrir. Es más, ni había intentado irme con alguno de mis hermanos, que de seguro todo lo que me dirían sería que dejase de ser una estúpida niñata por tener ese tipo de ideas de que podría caerme un rayo.

Deberías intentar hacer algo parecido… cuéntame algo, canta, que sé yo… cualquier cosa sería de utilidad — pedí en voz baja. Nuestra conversación hasta el momento también me estaba ayudando a no pensar en la tormenta externa, por eso mismo le sugerí que hiciera el intento.





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Lance S. Kubler el Mar Jun 04, 2013 2:09 am

Su cuento de como había venido a parar hasta el despacho de paps me parecía tan entretenida que me sorprendía enormemente que aun no me había dormido. -Creo que nadie tiene buenos recuerdos de este lugar.- Este lugar tenia aun mucho de papa me refiero el estilo de la habitación, alfombra roja con gris y tonos apagados en las paredes y muebles y claro como olvidar las cortinas con encajes extraños, recuerdo que papa como todo buen capitolino tenia una tendencia de moda extraña siempre recuerdo que usaba algo color vino tinto, parecía como si el mismo tintara sus corbatas o pañuelos con sus mejores cosechas de vino. -Al menos que te llames Kira.- Claro ella podía entrar y salir de la habitación cuantas veces quisiera incluso si papa no andaba en casa ella prefería estar aquí que pasar tiempo con nosotros y ma…”Ella.” Papa de algún modo deseaba que fuéramos como Kira pero no tuvo suerte en ello, quisiera que estuviera vivo solo para que viera las infinitas cosas que hago aunque creo que no estaría vivo para contar mis travesuras si el siguiera aquí.

-Sip, tengo que mantener el misterio y el interés no puedo andar en cualquier lugar.-Primero seria muy aburrido y segundo algunos Capitolinos no saben que soy familiar de la gran Kira Kubler así que no me invaden con preguntas y entre menos vaya a esas fiestas de sociedad menos sabrán y los que sabrán seguramente se les olvidara, no se como mis hermanos y yo podemos soportar esto, que bueno que últimamente no hemos tenido que asistir a ninguna fiesta de esas con Kira ya que cuando ese es el caso ya no podemos aparentar nada. Olvidando todo lo demás ahora que lo pienso Nahla es la que maneja mejor el misterio digo no se siquiera por que lares recurre o quienes son parte de su circulo social creo que siempre se me pasa por alto tal vez es porque me distraigo mucho en las fiestas con eso de las bebidas y apuestas no lo se, simplemente mi cabeza se pierde y tampoco puedo estar de un humor tan bueno como para toparme con ella y aguantar su pesada personalidad. -Si, seguro que es el asiento el que te agrada.- Mas bien la muy cobarde tenia miedo a salir a los pasillos, me parece toda una reina del drama ya que yo aun no del todo consiente ya me acostumbre a la oscuridad “¿Hu?” Al parecer los vientos se ponían cada vez mas fuertes ¿Seria una tormenta? Seguramente y no una cualquiera sino una de rayos, ya me imagino las noticias de mañana ojala y saliera algo interesante como que una de esas cosas cayo en la torre de Babel.

-Eso de que no les prenda fuego mientras duermen demuestra lo mucho que les quiero.- Conteste fingiendo una enorme sonrisa, ella le encanta el sarcasmo así que ¿Por qué no complacerla? Ahora que lo pienso no recuerdo la última vez que hable con mi Monet de algo serio o al menos de algo que no implicara sus tóxicos comentarios. -Hahaha, créeme que yo estaba de muy buen humor hasta que te vi entrar.- Me hice el cabello hacia atrás aun lo tenia un poco húmedo de repente se me ocurrió algo así que estire mis labios y fingí unos besos al aire. -No me gusta pelear contigo Monet.- Seguramente me golpeara o algo así pero importa muy poco ahora, es una noche aburrida así que cualquier cosa le haría bien, al menos parecía haberme leído la mente porque luego de unos minutos contesto y no pude evitar una enorme sonrisa para no soltar una carcajada me mordí el labio y la voltee a ver. -Bien dicho haha, pero shhh ¡Que viva la realeza!- Levante la botella de vino como todo el mundo hacia cada vez que hablaban de la familia real, no entiendo porque tanto amor a nuestros gobernantes la verdad es que no les conozco e incluso aunque lo hiciera apuesto que mi opinión no cambiaría. -Somos afortunados que al menos Kira no es princesa.-Me imagino un mundo en donde todo el capitolio es entrenado para pelea mortal de cuerpo a cuerpo, me dio un escalofrió tan solo imaginar el reinado de Kira, suficiente tenemos con soportar su reinado hogareño.

Claro le ofrezco unos minutos de goce con el vino pero ella tiene que ver el lado negativo y echarme la culpa de estar de resaca desde hace días. -Yo me encargare de cuidarte solo llamas desde tu habitación y yo llego y si quieres que me quede toda la noche tendremos que discutir términos y condiciones.- No se cuantas veces hemos coincidido de estar en casa ambos por la noche, creo que nunca esta es la primera vez y solo estamos en la misma habitación por la bendita lluvia. Abrí con sorpresa los ojos al verla beber desde la botella y ¿Dónde había quedado la princesa de los modales? No lo se pero creo que esta Monet me encantaba, parecía haberse aflojado el corsé o quizás lo único que había pasado era que prefería eso a servirse una copa ella sola. -Hum…La volví mía…” Esa era la respuesta que estaba apunto de susurrarle pero la muy infeliz ya se había adueñado de mi añejado vino, no me gusta que se salga con la suya así que me acerque, estuve cerca de su rostro por unos instantes me di el lujo de sonreírle sensualmente -No lo creo cariño. Y luego estire la mano para tomar la botella, tome un trago y la puse enfrente nuestra en el suelo.

-¿Porque? Bueno tal vez porque soy radiante, magnífico, irresistible.- Señale lo obvio por que parecía que a su pobre cerebro no le llegaba el suficiente aire. -¿Los comentarios mas extraños? Creo que el puesto es de Sean ahí tengo que contradecirte.-Sonreí un poco y pensé en lo que había dicho de mi la ultima vez me había comparado con un color, sigo sin entender que manía tiene con esa filosofía de arcoiris. -Por favor no vengas a hacerme creer que no te portas…mal.-Preferí no ser muy grosero después de todo nunca he usado palabras impropias con ella. -Lo siento mucho pero no, es imposible que me ganes y además no me apetece la idea de desfalcarte.- Hice una mueca de pena pero de repente supere aquel sentimiento porque me imagine a Monet metida en una apuesta conmigo.

Y cuando ella lanza esas bombas de comentarios me da muchas ganas de hacerla callar groseramente. -Muy graciosa Nana.- Fingí mi sonrisa y luego voltee los ojos, Marcus ya me tenia cansado y sobre todo cuando venia a casa no dejaba de hablar con Monet, chismes y mas chismes me pregunto si alguna vez Marcus ha sido victima de esta maldita manipuladora. -Que traviesas son ambas, pero cuídate que alguien podría llegarse a obsesionar por la maldita que fingirás ser seguramente o acaso…- Entrecerré mi mirada y la señale. -Planeas ser la dulce niña, ambas serian odiosas de igual manera.- No pude soportar mas mi garganta seca así que tome de nuevo la botella entre mis manos y tome de ella, la próxima vez quizá intentaría obtener información de Marcus pero le tiene tanta lealtad a Nahla que dudo que me diga algo sin darle algo a cambio y no estoy dispuesto a perder nada con el.


-Eso tendría sentido, siempre supe que Kira tenia características masoquistas.- Me recosté en la puerta y continúe riendo por tales pensamientos antes estaba usando mal el termino me refiero a que esa si seria una dimensión paralela donde Kira es realmente feliz con alguien a su lado y no con armas, reglas y etc. -Hasta pienso en escapar a uno de los distrito tal vez me divierto mas afuera que aquí.- Soy obligado a buscar distintas fuentes de diversión y entretención claro que algo que nunca haría por diversión seria arruinar mi perfecto rostro. -No quisiera ir pero hay que aprovechar que…Bueno no hay nada de que aprovecharse, ugh además ¿El distrito 06? Pudieron elegir peor.- Comente mas para mi mismo que para Monet pero aun así ella era la única en la habitación así que si se acercaba mas e ignoraba los sonidos de afuera bien podría escuchar mis pensamientos. -No te metas en lo que no te importa y aleja a Marcus de mi por favor.-Siento que hasta ella le ha prometido cosas a Marcus sin mi consentimiento así que mejor voy con mas cuidado cuando le hablo “Si, claro.” Que le diga lo que quiera que si se acerca un poco más de un puñetazo no se salvara. -Se que te encanta Monet no lo niegues ¿Quieres?- Mi mirada era inocente o trataba de serlo aunque creo que no resulto porque soy muy malo para fingir aquel carácter.

Si hubiera sabido que para mantenerla callada lo único que debes hacer es acercarte a ella del modo en el que estoy, lo hubiera aplicado hace mucho tiempo. -Lo se, porque yo no estoy obsesionado contigo.- Le guiñe el ojo izquierdo y continúe frotando mi mano contra la de ella, lo vía fascinante porque se sentía suave pero a la vez fría como el hielo ¿Ella tenia la manta no? No entendía porque estaba…Claro no era el frio del clima sino lo que sentía por aquellos estruendos incluso en aquel contacto era notorio como trataba de reprimir sus sacudidas. -La mejor idea que he escuchado el día de hoy Nana, a veces me encanta ese cerebro destructivo tuyo.- Sonreí y continúe viendo los enormes libros que tenia ahí, parecían viejos y muy aburridos. -Cuando nos vayamos de aquí deberíamos hacerlo, apuesto a que Sean tendría buenas ideas para destruir esos horribles cuadros.- Mas de alguna vez tuve platicas con Sean de lo mucho que odiábamos aquellos cuadros, a veces nos hacían limpiaros con tanta precisión y si papa se daba cuenta que no lo hacíamos como el decía prácticamente cambiaba a modo asesino.

Me acomode tanto en la puerta que apenas note que la cabeza de Nahla estaba sobre mi hombro, apenas la note voltee a verla y la verdad poco me importo sin embargo ella tenia que mencionarla, hace tanto que nadie hablaba bien de ella, hace tanto que ya no escucho el “antes” Me dolía escuchar su relato porque lo hacia menos comprensible todo ¿Por qué hizo todo eso para luego irse? ¿Alguna causa era mas importante, acaso su rebelión era mas importante que nosotros? -¿La extrañas?- Obviamente si pero necesitaba escuchar salir el “si” de su boca, se que para Sean y Nahla es difícil entender que ella nos dejo pero creo que es momento que la dejen ir así como ella lo hizo con nosotros aunque la realidad es que yo estoy confundido y trato de buscar la manera de saber que exactamente paso aquella noche, justamente llovía de este modo cuando Nahla nos dijo lo que había ocurrido, apreté un poco su mano.

Salió una risa, a veces parecía ser una maldita sin sentimientos mientras otras es como una pequeña, la detesto y a la vez me interesa saber cual es su naturaleza supongo que cualquiera de las dos me gustaría. - No se me da bien hacer de hermano mayor, no puedo ofrecerte leche y galletas. - Comente para tratar de omitir el rotundo no que planeaba pronunciar.

Agache mi rostro y me acerque a ella. -Creo que tengo una mejor idea…-Susurre mientras hacia a un lado su rostro de mi hombro, sin soltar su mano fui acercándome cada vez mas a su rostro hasta que rápidamente abalance mi barbilla sobre su cuello y comencé a frotarle. -Jamás me la quitare.- Puedo ser un ególatra, estúpido todo lo que quiera pero hasta ella sabe que mi sensualidad la hace feliz.




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Nahla M. Kubler el Mar Jun 04, 2013 9:54 pm

Bufé un poco cuando mencionó el nombre de nuestra hermana mayor — Creo que es la única que le vería un lado ‘rosa’ a este despacho — este lugar está de muerte, y no me refiero precisamente a los cuadros que decoran esas paredes tan aburridas. Si alguien me preguntara si hecho de menos a mi padre, la verdad es que no sabría que responder. A veces papá podía actuar de una manera comprensiva con nosotros, pero eran más las ocasiones en las que se comportaba como la persona más severa que aparece en la mayoría de mis recuerdos. ¿En algún momento me felicitó por algo que hice bien? Creo que sólo cuando nací fue la única ocasión…

Al pensar en papá, una idea me vino a la mente y comencé a reír por ello — ¿Te imaginas si alguno de nosotros hubiera sido un agente de la paz? — no, vaya, creo que los tres nos veríamos absurdos en la basura de uniforme que les hacen utilizar. Mucho teníamos con soportar a Kira en casa como para ver su cara en otro lugar — Antes preferiría trabajar para las televisoras de Panem o como estilista. — y cabe añadir que lo mío no era estar vigilando a otras personas. Hice una mueca; ese tipo de actividades no iban del todo conmigo.

Pasé de largo su comentario sobre el interés que debía de mantener y el misterio que a mi me pareció nulo. Bueno, en algo tenía razón, uno no podía salir a cualquier fiesta, en algún momento alguien me había dicho “Date a desear. No busques, has que te busquen”. Y debía de recordar que engatusar a otros capitolinos dejaría de ser divertido si comenzaba a hacerlo con frecuencia… y sería malo que alguien me reconociese luego de decir que era Meredy, una chica del distrito 3; Caroline, una joven del distrito 4 , entre otros tantos nombres que me llegaban al momento.

Aww, gracias. Ese es el detalle más tierno y gentil que le has hecho a tus hermanos. Solo por eso, ahora tú serás mi gemelo favorito — cabrón, no dudo de que si me voy al infierno, él vendrá conmigo. Por la cabeza no me pasaría la idea de matar a alguien cercano a mi, ni siquiera a Kira que es a quien tanto aborrezco de la gente a la que veo del diario. No me gustaría ensuciarme las manos de ese modo tan vulgar, y claro, tampoco arruinaría mi vida con esos medios tan inútiles y cobardes.

Espera, espera… ¿tú? ¿de buen humor? — comenté, pretendiendo que me encontraba tan sorprendida como pocas veces en la vida —¿Desde cuándo ocurren milagros en esta casa que ni me he enterado? —la casa no será la más cálida de todas, pero creo que de algún modo no estamos tan jodidos como otros. Recuerdo que en algún momento madre me contó que cuando ella vivía en el distrito 12, habían padres que se aliviaban cuando el nombre de sus hijos salía en la cosecha, pues así tendrían una boca menos que alimentar.

Cuando vi su gesto egocéntrico –aquél en el que mandaba besos al aire- puse los ojos en blanco. Saqué una de mis manos del cobertor y le pellizqué la mejilla de modo infantil. Lo miré, haciendo el más tierno de los pucheros — A mi tampoco me gusta estar peleada contigo, ’bebé’ — apenas pronuncié eso, lo solté y estallé en carcajadas. Había dicho justo lo que una de sus flamantes fanáticas había dicho en alguna ocasión… ¿o había sido una de las admiradoras de Sean? No sé, pero en aquél momento todo había sido tan patético, que incluso terminé riéndome de la pobre chica durante poco más de una semana. Hmm, quizás para el siguiente año me haga la promesa de que no volveré a burlarme de alguien… nah, ¿a quién quiero engañar? Ese es un objetivo difícil de cumplir.

Oh, claro ¡Viva! —alcé una mano ante el festejo tan improvisto — Larga vida a la familia real — lo que ocurriera con ellos era algo que me traía sin cuidado. Vuelvo a repetirlo, hay demasiados borregos en todo Panem que se guían ciegamente por las supuestas mejorías que el nuevo gobierno ha traído a nosotros. Me pregunto si en algún momento alguien de dicha familia pensará en buscar de verdad algo favorable… creo que sólo viendo la actitud de una de las princesas, la respuesta es una completa y rotunda negativa. —No jodas, Kira, ¿princesa? Ni siquiera puede cuidar esta casa o a sus hermanos. No le pidas más a la pobre mujer.

Sus siguientes palabras me dejaron pensando, pues no sabía si hablaba en serio o era todo parte de un sarcasmo bien planeado — De acuerdo, la primera condición será que me prepares un buen chocolate caliente y lo lleves a mi habitación para que no tenga que moverme de la cama. También me llevarás la comida, harás mis compras y te quedarás conmigo cada noche hasta que me quede dormida — empecé a enumerar cada cosa que quería que hiciera, después me arriesgaré a que me mande al carajo a base de sus tan delicadas palabras.

La bebida había estado estupenda, y creo que la gente no mentía al decir que existía cierta magia cuando bebías directamente de la botella… vale, nadie me había dicho lo último pero era de pensarse. Dejé de respirar en el momento en que mi hermano se acercó de manera tan peligrosa a mi rostro, ¡jodido bastardo de…! Y lo peor de la situación es que muy descaradamente me volvió a quitar la botella — Hey, creí que te sabías las reglas de la casa: “Si Nahla dice que algo es de ella, es porque ES de ella” — no había tal regla, pero sería excelente si existiese alguna — Así que la botella sigue siendo mía — vi que la colocó en el suelo, más yo tuve que jalarla otro poco hacia mi dirección. Mis territorios, mi botella. Así de simple.

Entendido, ¿algo más que quiera agregar a su descripción señor fantasías? — todo me sonó a invento, jamás le daría a mis hermanos esos adjetivos y más si tomaba en cuenta su tipo de actitud — Cierto, por poco olvidaba a Sean y a sus coloridos comentarios… creo que la vez pasada dijo que mi color era negro — bah, sus tonterías. Para la siguiente me aseguraré de conseguirle a alguien para que pueda conversar de ello, tener en casa ese tipo de ideas podían llegar a ser algo tediosas.

Tuve que sonreír de manera socarrona — ¿Acaso escucho… miedo? Temes que tu pequeña hermana llegue a ganar una de tus tan amadas apuestas. Dos pueden ser partícipes del mismo juego, ¿por qué no podría yo ser parte de ello? — terca es otra palabra que me describe, pero si me propongo algo, no olviden que haré de todo con tal de cumplir los objetivos. Retar a mi hermano en su ‘terreno’ era algo que comenzaba a tentarme… mañana pediría consejo a alguien para introducirme a alguien en el mundo de las apuestas.

Pf, parece que mi hermano sólo puede catalogarme dentro de dos tipos de personalidades — Gracias, pero esta vez decidí jugar con el papel de la chica ingenua e inocentona que tendrá pintada la palabra “Enséñame” en toda su expresión — le saqué la lengua. Todavía desconozco si llegaré a fingir ese papel una vez que vaya para el distrito dos a entretenerme un rato en compañía de una de las personas que consideraba más cercanas a mi persona.

Volví a reír por lo de Kira, ¿quién lo diría? Mi adorable hermana podía ser bufón de vez en cuando — Eso es sucio, pero no puedo imaginármela siendo toda cariñosa con uno de sus aprendices. Hm, debería de pasarme por ahí, tal vez podría investigar algo sobre eso — la vida de Kira también era otro asunto que estaba por completo en negro. Era incierto, pero al igual que otras numerosas situaciones, no era algo de vital importancia — ¿Qué, esperabas que fuese el distrito 1 o algo así? Tsk, por supuesto que esos creídos no permitirían la entrada a personas de los distritos pobres — gente estúpida, al menos la mayor parte de ella — El lugar me da igual, sólo espero que las cosechas para este vasallaje sean prometedoras. Últimamente los juegos se están volviendo más aburridos cada año — utilicé el tono más desinteresado que me fuera posible, aunque por dentro algo me martillaba en la cabeza ante las palabras que dije.

Sonreí encantadoramente, aunque poco me duró dicho gesto ya que mi hermano volvió a hacer mención de su fastidiosa barba — Iugh, no. Es completamente antihigiénico — hice una mueca de completo asco. Ojalá y algún día pudiese bajarle los humos y el ego a mi hermano.

Y espero que jamás te obsesiones… llega a ser molesto cuando los niveles de acoso van para más — puag, ni quisiera recordar algunas ocasiones en las que eso ocurrió. — Gracias, si quieres puedo comentarte algunas ideas fabulosas que tengo para hacer una completa remodelación al cuarto de nuestra hermana. Poco lo usa, no siempre esta en casa y creo que deberíamos de convertirlo en un segundo bar o en la sala de reuniones para cualquier ocasión — lo último sonó más a comercial, pero su espacio debería de aprovecharse para otras cosas. Ya si quería dormir, pues ahí teníamos demasiados sillones para ello. — Trato hecho, al menos tenemos que quemar algo — mientras no exista algún incendio, y Kira no lo sepa entonces no habrá problema en hacerlo.

Lance lo único que preguntó luego de que yo hablé de mamá fue si la extrañaba. Incluso tras su partida, creo que era la única que se la pasaba reclamándole a Kira constantemente. Hasta la fecha sigo sin creerle, aunque por fuera debo de aparentar que he seguido adelante y el asunto está prácticamente olvidado. Suspiré, pensando en la respuesta — … mamá era mi mejor amiga, la persona en quien más confianza tenía… la que estaba ahí cuando papá nos daba la espalda — susurré, no niego que me duela recordarla, pero sé que tuvo grandes motivos para hacerlo. Yo mientras tanto espero pacientemente a su regreso, sin juzgar lo que ha hecho — Por supuesto que la extraño… con ella podía hablar de cualquier cosa sin miedo a que me dijera tonta o se riera en mi cara — tampoco la pintaré como santa, pues existieron ocasiones en las que me regañó por las cosas que hacía y que de acuerdo a ella no eran ‘éticamente correctas’. Cuando sentí como mi hermano apretaba mi mano, yo también le di un apretón suave… sé que ni a Sean ni a él les gusta hablar del asunto, porque son heridas que aún permanecen y siguen sin desvanecerse en el tiempo.

Con un abrazo y un ‘mi hermanita es la mejor’ bastaría, pero si quieres agregar lo de las galletas no te detendré — probablemente arruiné el momento, pero fue su culpa en primer lugar al negarse a contarme algo o a tomar cualquiera de las opciones que llegué a ofrecerle con anterioridad. Bueno, al menos le daré un punto por haberme hecho reír.

¿Qué idea? — susurré, y dejé la vista fija en los ojos de Lance. ¿qué estaría pensando en este preciso instante? Ni siquiera hice el intento de moverme, pero sorpresa fue el hecho de que de un momento a otro fuese a poner su barba en mi cuello como en numerosas ocasiones anteriores — Hijo de… — no, nada de malas palabras. Intenté contener la risa, pero todo resultó en vano — Me siento tonta por pensar que no llegarías a hacerlo, al menos no por ahora — dije, riendo un poco.

Algo que tenía que agradecerle a mi hermano, es que en todo este tiempo no había vuelto a temblar o a gritar al escuchar un trueno. Ahora tiene otro punto más por mantenerme distraída a su extraña pero peculiar manera.





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Lance S. Kubler el Vie Jun 07, 2013 12:55 am

¿Color rosa? No lo creo, para Kira seria el color negro si, así lo vería ya que me parece que el color rosa es como estorbarle la vista en cambio el negro es no se ¿Su rayo de luz? ¿Pero quien sabe? Quizás yo no conozco a mi hermanita, mas bien ninguno de nosotros lo hace y eso es triste ya que me hace pensar que no le pongo la debida atención. Me voltee a Nahla y solo levante mis cejas expresión que fue acompañada con un rostro de aburrimiento dejando ver lo que pensaba del despacho de papa y no solo eso sino que tambien lo que me hacia sentir la relación padre e hija que llevaba el con Kira "Asco" Sip eso era, ese asco que te hace querer vomitar y que llega hasta crearte dolores del pecho por tanta cursileria.

-Pfff hahaha...- Tengo que admitirlo aveces amo lo que sale de la boca de Nahla suele darme tanta gracia. -Ugh ¿Te imaginas con ese corte de cabello? Bueno obviamente por ser mujer no hubieras tenido ese cruel destino pero Sean y yo...- Pude imaginarme con aquel uniforme y sobre todo bajo las reglas de la linda Kira Kubler "Oh, no eso si seria asqueroso" Definitivamente no tenia idea de lo que hablaba anteriormente. -¿Te gustaria presentar programas? Mas bien ¿Te gustaria seguirle la pista a la familia real todo el tiempo?-Prácticamente eso es lo que hacen las televisoras de Panem eso y hacerle propaganda a los juegos aunque la televisión comienza a ser divertida cuando las cosechas comienzan ¡Lo amo!

-Lo se, yo sacudo tu mundo ¿No?.- El sarcasmo es algo tan natural en ella, no me impresiona porque yo utilizo al ironía y sarcasmo en todas partes, al vivir con ella debo aprenderlo perfectamente para así tambien lograr molestarle.

-Bueno los milagros suceden cuando no andas cerca.-Levante mis hombros algo inocente como si estuviera mencionandole algo tan obvio. -Y calla que nunca me has visto enojado.- Claro que miento, la cabrona ha provocado tantas veces el enojo en mi al igual que Sean y Kira "Mierda." Prácticamente mis hermanos son los causantes de mi mal humor tan repentino.

Pequeña estúpida ¿Como se atrevía a agarrarme así de fuerte las mejillas? Para suerte de ella se alejo, rápidamente lleve una de mis palmas a la mejilla jalada y la mire con un poco de enojo que comenzaba a aumentar al verla sonreír y carcajear ¿A que se debía tanta risa? "Seguramente esta pensando en como matar ardillas o no se..." Estaba siendo un poco cruel, Nahla mi hermosa melliza no era de esos pensamientos creo que comenzaba a confundirla un poco con Kira o con alguna chica del Capitolio, las malditas sobran en el mundo. -Se un poco mas cariñosa Nahla...- Seguí sobando mi mejilla, apuesto a que Nahla nunca se deja ver como es realmente pobre hombre que vaya a convertirse en el padre de sus hijos sera un pobre diablo maltratado aunque seguramente quedara satisfecho porque era una Kubler despues de todo somos el sueño de todo Panem.

"Larga vida..." No se como demonios ellos llegaron al poder aunque creo que prefiero que hayan sido ellos a mi familia ¿Kira reina de Panem? Oh, no...Eso si seria un error. -Oh, pobre mujer.- Repetí en su tono de voz aunque bien sabia que estaba bromeando no podía resistirme a vengarme por lo de la mejilla. -Deberías de ayudarla con su trabajo podría pasar mas tiempo en casa.- Estaba por jalarle la mejilla pero se me ocurrió algo mejor y eso fue acercarme y morderle el hombro un momento. -Hahahaha...- Tuve cuidado ya que se que Nahla Monet Kubler es una princesa y puede lastimarse con casi cualquier cosa. Al fin Nahla comenzaba a tocar temas que me interesaban que bueno que va al punto y no hace tanta pregunta...-Prácticamente quieres un esclavo sexual cocinero...- Puse unos dedos en medio de mis labios como si fuera a tomar una decision muy importante. -Me gusta la idea y si...veo algo que no he visto anteriormente juro que te daré el dinero que me he ganado en mis apuestas.- Le guiñe el ojo, era una malcriada y yo que con todo gusto le iba a servir de esclavo pero ella siempre desea aprovecharse de las buenas intenciones"Decepción..."

¿Reglas?- Solté un bostezo. -Son aburridas Nana y si no te has dado cuenta pero a mi me dejaron de importar tus reglas desde el día en que naciste.- Mordí mi labio inferior y sonreí ¿Porque era tan posesiva? Quien la entendería desde que tengo memoria siempre fue así solamente con M...Ella, se lograba contener un rato al igual que todos nosotros por supuesto con nosotros hablo sin incluir a Kira. -Creo que no podría agregar algo mas, sonaría muy egocéntrico.- Recosté mi cabeza en la puerta mientras solo la miraba. -¡¿Negro?! Que grosero...- Fui totalmente dramático en este ultimo comentario pero ¿Que podía hacer? Ni yo entiendo a Sean y esos comentarios aunque como cosa rara nunca me ha dicho mi color. -Pero tu eres mas como ¿Amarilla?- Solo pude burlarme de las ocurrencias de mi hermano menor, no podría entender a que iba eso del color y las leyes del arco iris o yo que se.

-No recuerdo que me hayas ganado una apuesta...-Comente sin ponerle mucha importancia. -¿Recuerdas aquella vez en la que me retaste a rasurar las patillas de papa mientras dormía? Lo volvería hacer sin ningún miedo.- El castigo de papa había sido enorme pero no me importaría vivirlo nuevamente por ganar una apuesta, hablo en serio cuando digo que son mi pasión. -Y tu enana no me darías miedo aunque...Olvídalo.- iba decir "Aunque tuvieras cuernos" pero era obvio que eso los escondía bajo una gruesa capa de maquillaje sin embargo me encantaría apostar con ella ya que tomaría la recompensa dulcemente.

"Zorr..." en momentos como estos llego a pensar que mi hermana es tan malditamente sensual, trague saliva no por los nervios sino para controlar un poco ese sentimiento extraño que había bajado y subido en mi pecho "Mierda..."¿Tenia que hacer el gesto de la lengua? Hasta yo se que eso ya no era necesario... -Suenas jodidamente tentadora.- No pude mirarle lascivamente pero seguramente comenzaría a insultarme así que solo me voltee a ver a la ventana con na enorme sonrisa totalmente satisfecho con lo que había oído.

-Si sabes algo dime, que me encantaría molestarla cada vez que la veo haciendo el desayuno.- Kira era o muy inocente o se guardaba algo muy grande pero parece ser transparente aunque si bien lo he dicho "Solo puedo contar conmigo" Claro lo digo pero aveces no lo aplico con los dos monstruos que tengo como mellizos ni tampoco con mi hermana mayor. -No torpe...Solo esperaba algo mejor que el seis.- ¿Que tal el distrito 04? hubiera podido broncearme y de paso probar las bebidas de verano del capitolio o quien sabe el...¿12? Seria interesante. -NI que lo digas, aunque me sigo enorgulleciendo que predije al anterior ganador.- No fueron tan entretenidos los juegos pero al menos obtuve una enorme recompensa, ojala en estos juegos numero 100 todo fuera mas divertido y no se...hubieran mas sorpresas lo único que hice en los anteriores juegos fue estar al pendiente de los tributos y beber hasta despertar nuevamente.

"¿Antihigiénico?" Si, solo ella podía decirme ese comentario tan ridículo pero si continua así jamas la rasurare aunque creo que ya es hora de otro cambio de estilo pero solo complacería sus deseos y prefiero no cumplir sus caprichos.

-Uwns ¿Te han acosado Monet?- Hable con un tono de lastima pero al mismo tiempo deseaba que dijera nombres así podría ir a repartir una tanda de puños. -Jamas me podría obsesionar contigo...- Mire la botella de vino con deseo pero a los pocos segundos encare su mirada. -No lo tomes a mal eres muy sexy y eso pero obsesión suena como simple perversión y eso no es contigo.- Era bueno escucharla cambiar de tema ya que despues de todo el punto de la conversación era distraerla tanto a ella y a mi de la noche tormentosa. -Segundo bar suena excelente así podría hacer las fiestas que deseara.- Nana tenia razon, nuestra hermana ya ni siquiera usaba el lugar despues de todo tenia tanto que hacer que parecía que dentro de poco la veríamos una vez cada 3 años.

Incendiarlo todo sonaba bastante bien ojala y eso llegara pronto aunque con lo mucho que me aburro no dudo en hacerlo "por accidente" claro estaba.

Sus palabras de algún modo dolían me hacia pensar en tantas cosas y en tantos sentimientos que yo ya no compartía desde aquella noche en que Kira nos contó aquel acontecimiento "No soy humano..." Si, ese era el punto y por lo mismo no me gusta hacer el bien ni nada ya que luego las demás personas esperan a que siempre lo hagas, me estoy saltando en tema. -Pero ¿Que importa eso ya? Te dejo...- Mis palabras habían sido un susurro y no se si habían sido audibles por la lluvia de afuera lo que fuera no importaba no le mentiría a Nahla porque al igual que Sean no se lo merecían, si ellos creían firmes en sus sentimientos, debía dejarlos ser pero tambien debían ser capaces de saber que sentía yo. Sentí que como nuestras manos se entrelazaban y no me importaba apretarle un poco mas fuerte ya que eso me calmaba, ella me calma pero al mismo tiempo me hacia erizar ¿Porque? Quizás por que me hacia recordarla...-Lo se, yo sentía algo así cuando estaba con...ella.-
Solo que cuando estaba con ella sentía que era tan distinto a quien soy ahora y lo que odio es que lo extraño. -Pero ya oíste a Kira ella nos dejo, le importo mas esa maldita rebelión que quedarse con nosotros...-Sabia que estábamos solos, que papa había muerto y que Sean, Nahla y yo no eramos mas que unos críos, ella lo sabia y no le importo.

Calme mi mano porque seguramente lastimaría a Nahla, la observe por un rato no se desde cuando nos hicimos tan grandes.

-Pero te estaría mintiendo...-Sonreí para luego soltar su mano y pasarla atrás de su cintura para así acercarla a mi. -Eres una pequeña torpe pero todo estará bien ¿ok?- Parecía que buscaba algo de empatía así que eso le di o al menos mi mejor intento.

La luz de sus ojos nunca se me olvidara ¿En que pensaba? o mas bien ¿En que demonios pensé yo? -Yo se que te gusta Monet.-La acerque mas ami y continué frotando mi barbilla aunque luego de un rato me detuve sin embargo me quede en el mismo lugar. -Humm...Buen perfume hermanita y por cierto pensé que tenias eso de sexto sentido, debiste adivinar mis intenciones.- Un nuevo estruendo hizo presencia, no me impresione tanto pero esperaba que Nana no estuviera asustada ya que estábamos progresado. -No vayas a asustarte.- Susurre y luego no pude resistir la posición en la que estaba, estire mis labios y di un ligero y largo beso en su cuello. -Tranquila Monet...- Rogué y solo me acurruque en donde estaba, no se si era cansancio o solo estaba cómodo.




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Nahla M. Kubler el Vie Jun 07, 2013 12:52 pm

La imagen que me vino a la mente ha sido una de las peores cosas que he visto en toda la vida. Sin embargo, estallé en carcajadas. Es decir, ¿cómo podría volver a ver a mis hermanos a la cara si se convertían en agentes de la paz con un corte que dejaba mucho que desear? —¡No, no, no, no! ¡La imagen es completamente ridícula! Aunque tal vez a Sean ese estilo se le vea sensual… — continué riendo durante otros tantos minutos. Menos mal que éramos nosotros mismos, sin tanta ropa extravagante que muchos capitolinos solían usar del diario. Pff, y Kira se queja de que nosotros derrochamos dinero por montones cuando no está ella… — Por supuesto que me gustaría ser uno de los tantos acosadores de la familia real, yo seré la encargada de reportar que sobre las cosas que desayunan todos los días — respondí con grandes dosis de sarcasmo. Ya lo he pensado antes, ese tipo de asuntos son cosas que me son completamente indiferentes — Lo único que quiero es ya no depender tanto de Kira económicamente. — el dinero era una de las tantas cosas que podría controlar a las masas, y yo no quería ser parte de ello… aunque no niego que gastar sus ganancias me había hecho feliz en más de una ocasión.

Claro. Yo sin ti no podría vivir, cariño — le guiñé el ojo, y suspiré soñadoramente. Sé perfectamente que todo esto no era mas que parte de un absurdo juego que yo le estaba siguiendo.

Pretendí ofenderme por su comentario — Eso es lo más grosero que me has dicho desde que nacimos — para nada, cosas peores me ha dicho y él lo sabe perfecetamente — Pff, claaaro. El reto que tengo en esta vida es hacerte rabiar aunque sea en alguna ocasión, pero con tu infinita paciencia eso parece ser imposible — si mal no recuerdo, en algún momento nos hemos ido a los golpes, nos hemos jalado el cabello –claro, éramos todos más pequeños- y nos hacíamos travesuras los unos a los otros si es que queríamos cobrar las malas pasadas que alguien nos había hecho. Lance era el que menos paciencia tenía de todos nosotros, y eso era algo fijo, hasta sé que Sean y Kira estarían de acuerdo conmigo.

¿Ven a lo que me refiero? Bebé Lance ha comenzado a molestarse nada más porque le jalé la mejilla en un arrebato infantil. Intenté no seguir riendo al ver sus expresiones, pero no lo niego, me encanta verlo con el ceño fruncido y apunto de maldecir a toda forma de vida en el Capitolio y los alrededores — Ya, ya, no hay motivos para enojarse — le quité la mano que continuaba sobando y me acerqué para darle un beso en la mejilla — Muaaack~ — exageré el sonido — ¿Así de cariñosa? — pregunté con una voz que denotaba inocencia, mientras mis pestañas se batían como el delicado aleteo de una mariposa.

Sé que de ‘pobre’, Kira no tiene nada. Le gusta aplicar las leyes del masoquismo y es feliz con ello. Mientras no intente colarse demasiado en la vida de cada uno de nosotros no creo que exista problema — ¿Ser su mandadera? ¿Para qué? Ya tiene demasiados como para un extra — tsk — ¿Qué? ¿Tanto la extrañas? Te lo repito Lance, eres un bebé. También piensa que si la tuviéramos aquí estaría preguntando a cada rato “¿A dónde van? ¿A qué hora vuelven? Que no sea muy tarde, blah, blah, blah”. Seamos felices mientras ella trabaja — respondí despreocupadamente, aunque poco me duró dicha actuación pues de un momento a otro mi hermano se acercó y muy deliberadamente me mordió el hombro — Idiota, eso me va a dejar marca — ahora fue mi turno de fruncir ligeramente el ceño. Intenté ver lo que me había hecho pero con la oscuridad del despacho esa era una tarea imposible de llevar a cabo. — Esclavo sexual cocinero… hmm, eso suena perfecto — dejé mi episodio anterior para ronronear las palabras que él hace poco había dicho. — Entonces si te gusta la idea te diré “Felicidades, estás contratado” — desconozco como fue que salió todo esto, pero ya lo había dicho y no podía echarse atrás… dios, quien nos viera pensaría que algo tenemos mal de la cabeza.

No sé cuantas veces he fingido sonreír en su presencia, pero era inevitable cuando se burlaba o mofaba de las cosas que yo le estaba diciendo —Si las obedecieras, no tendríamos tantos problemas — fue todo lo que le sugerí sin más. Aunque sé que él tiene presente el hecho de que todo lo que declaro “mío” es y seguirá siendo de mi propiedad de aquí a la eternidad. Él siguió hablando mientras yo había tomado de nuevo la botella para darle un buen trago. No salí, y el tener esta botella aquí era un signo de suerte… bueno, ni tanto que también en la casa tengo mis botellas a medio terminar escondidas. — ¿Amarillo? No lo sé, yo pensaba que mi color era el azul. Neh, en nuestro siguiente cumpleaños le regalaré a Sean un árbol arcoíris. Se verá mucho mejor que el árbol amarillo chillón de los vecinos — cada día la moda es rara, tan rara que ni los árboles se pueden salvar de las nuevas ideas que cruzan por la mente de los diseñadores.

Casi me ponía a reír de nueva cuenta cuando mencionó una de las apuestas que hicimos hace mucho tiempo — Ni con esa rasurada que le diste dejó de ir al trabajo. Supongo que fue el hazmerreír de algunos de sus empleados — aunque claro, todo esto a espaldas de papá que sino muchos habrían perdido sus empleos. — Deberías temerme, después de todo soy Nahla Kubler, y si me propongo algo sabes que no me detengo hasta conseguirlo —soy una ambiciosa de lo peor cuando quiero obtener algo, el dolor de cabeza de muchos que prefieren evitarme. Tengo tanto buena como mala fama, todo depende del ojo con el que se mire. Pocas veces hago apuestas con Lance, pues también sé que llego a ser una maldita bastarda sin corazón que puede obtener de él lo que quiera, cuando quiera y en donde quiera.

Le mandé una sonrisa coqueta — Gracias por tu comentario, pero si me ves en acción de seguro confirmas eso — hasta ahora he tenido la suerte de no toparme con alguno de mis hermanos cuando estoy en alguna fiesta pretendiendo ser otra persona. Si eso ocurriera, estoy segura de que me echarían a perder el papel que tanto interpretaba. Cada quien tiene sus reuniones, sus amistades y su límite; y aunque viese a mis hermanos en el mismo sitio, les pasaba de largo. Ellos no me interrumpen, yo no interrumpo. Así de fácil eran las cosas.

Trato, después haré mi recorrido por su trabajo para sacar un poco de información. — sería difícil, mas no dudo de que los resultados podrían dejarme bastante satisfecha, y más si Lance decía que llegaría a burlarse de ella cuando estuviese en casa. — El 6 es como un punto medio, y sigue estando dentro de los distritos de calidad media-alta de Panem. Pudo haber sido peor — me encogí de hombros, era un sitio como cualquier otro, que de seguro ya estarán arreglando para dar una imagen de excelencia ante la población — No estuve muy interesada en dar dinero para esos juegos, han sido de los peores que he visto en todos estos años — ahora fue mi turno de bostezar ante el aburrimiento que me provocaba recordar. Todo lo que sé es que me fui del lugar antes de que anunciaran al ganador, no era capaz de ver como acababan con la vida de la última persona en pie.

Acoso. En ocasiones admito que es divertido pretender que lo estás haciendo, pero que te lo hagan era una historia completamente diferente y molesta. Desearía no tener que seguir pasando por eso, aunque tampoco culpo a los pobres infelices que lo intentan — Claro que lo han hecho, ¿Por qué crees que cambié de estilista desde hace ya bastantes años? — iugh, mejor no recordarlo — Y como dije antes, no puedo imaginarte obsesionado con otra cosa que no sean las apuestas… y de vez en cuando con el alcohol — parece que en esta noche ambos habíamos llegado a varias ideas en común sin discutir — Deberíamos de comentárselo a Sean, tener otro bar aquí y aprovechar las habitaciones que ya ni se usan en esta casa. Igual y podríamos obtener ganancia de ello — Kira nos matará si le decimos lo que queremos hacer con su espacio, además de que nos daría una negativa como respuesta.

Ahora que tocábamos el tema de mamá, tanto Lance como yo nos habíamos quedado callados y bastante seriesitos, ni siquiera los castigos de papá nos ponían de esta manera. Escuché sus palabras que llegaron bajas, pero aún así pude escucharlas. No sé si está bien atribuirme la categoría de ‘defensora’, pero no podía quedarme con la boca cerrada cuando comenzaban a dudar de nuestra madre, aunque poco lo había hecho en los últimos años y más con la presencia de Kira tan cerca. — Sé que ella volverá… — confío en ella, y aunque ya ha pasado bastante tiempo, quiero seguir creyendo que algo grande estará por venir, y con ello nuestra madre de regreso. Dejé que apretase mi mano sin quejarme, parecía que Lance comenzaba a exteriorizar un poco de los sentimientos que se había mantenido guardados en todo este tiempo — ¿De verdad le has creído, Lance? — pregunté, nunca me arrepentí de decirle a Kira que era una sabandija mentirosa — En ese caso, quiero preguntarte algo… ¿por qué ninguno de nosotros se anticipó a que mamá huiría? Ella no era la mejor de todos como para guardarse un secreto, o como para intentar aparentar que nada le preocupaba… — aunque también mamá podía ser extraña si se lo proponía. Aunque tal vez no dijera nada para que no le pidiéramos que nos llevase con ella — ¿Tú no quieres una explicación? … ¿por qué no la has buscado? Y no sé si lo has notado pero vivimos en el Capitolio, ¿desde cuándo alguien escapa sin que no quede rastro? — traté de detenerme, pero las preguntas salían solas. Eran cosas que nunca pude decir a la cara a Kira, porque eso sería inútil — Kira y mamá… ellas peleaban mucho, tenías ideas diferentes. Tú bien sabes que las ideas de nuestra madre eran contrarias a las que papá le había enseñado a nuestra hermana… — dejé la idea en el aire para que Lance lo pensara. A Kira no le convenía que una persona como mamá con ideas rebeldes se marchase, ¿por qué la dejó ir? Ella tampoco había hecho el intento de buscarla…

Tuve que tranquilizarme un poco, ni siquiera me di cuenta de que en todo ese tiempo me había acercado demasiado a mi hermano, presionándole un poco con todas las preguntas que le estuve haciendo. Jamás lo había expresado tan abiertamente como ahora, y sé que si nuestra hermana mayor estuviese aquí ya me habría dado una buena bofetada por decir cosas que se verían tontas a su parecer.

Me relajé después de todo eso , desconozco si Lance tendrá alguna respuesta a todo lo que le he preguntado. Algo concreto que acabe con las esperanzas que aún albergo de que mamá regrese a la casa…

En estos momentos era cuando sentía a mi hermano más cercano que nunca, y no era por el hecho de que ahora su mano se encontraba en mi cintura y yo todavía más cerca de él , sino porque creo que estaba haciendo el intento de comportarse bien, aunque fuese nada más por esta noche. Sé que en la mañana, en compañía de Sean, volveremos a ser los trillizos que apenas y pueden tolerarse los unos a los otros.

Por ahora no niego que tener su barbilla tan cerca me estaba dando esa sensación de picor, era como tener muchas agujitas en un solo lugar, y él parecía que no se detendría hasta darse por satisfecho. Intenté no moverme mucho de mi lugar, porque sino picaría todavía más hasta convertirse en algo demasiado molesto. Volví a fruncir ligeramente el ceño — Tsk, como verás todo esto me encanta — apliqué el sarcasmo nuevamente, aunque sé que eso tampoco lo detendría — Y justo ahora acabas de sonar como un acosador… pervertido — bromeé cuando habló sobre el perfume que traía puesto. Sé que no salí de casa en todo el día, pero eso no era impedimento para mantenerme lo suficientemente decente ante cualquier circunstancia que se pudiese presentar, como la de ahora. De nuevo el cielo emitió uno de sus feroces rugidos, más esta vez no temblé por ello sino por las palabras tan suaves que salían de los labios de Lance. El contacto que hicieron sus labios con mi cuello tampoco fue muy favorecedor, incluso tuve que morderme el labio inferior para no volver a estremecerme por ello.

Nuevamente lo había logrado, me quedé callada y sin algo que añadir a la conversación. Inclusive él parecía estar tranquilo. Lo único que me limité a hacer fue cerrar los ojos, y pensar en que su respiración también hacía cosquillas…

Y también pensar que a este paso, nos quedaremos dormidos en el despacho. Menos mal que me he traído un cobertor.





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Lance S. Kubler el Dom Jun 09, 2013 9:09 pm

-NO seas tan cruel, hahaha.-Era inevitable reír por tal ocurrencia. -Nadie merece un castigo como ese al menos que seas un engreído del distrito 01 o 02.- Pobre Sean, ese peinado seria un destino peor que la muerte que bueno que no trabajo para Kira, obviamente no tiene un gran gusto por la moda me refiero ¿Y ese traje que? Ugh de lo mas asqueroso. -Llega a hacer eso y olvídate de que eres mi melliza por favor ya sabes que pensamos Sean y yo de la familia real.- Sabia que solo bromeaba, aunque imaginarme a Nahla haciendo ese tipo de cosas era fácil...No, para nada no es fácil imaginar a Nahla de ese modo. -Traidora creí que compartíamos ideologías iguales.- Puse mi mejor carra de decepción y eso incluía unos labios fruncidos y mirada perdida. -Te entiendo, ojala yo encuentre algo así pero no se para que seria bueno, tal vez debería volverme un pescador sexy e ir al cuatro supongo que es mejor que esperar a que Kira me de mi mesada.- Seria genial probar que es ser pescador pero seguro que tan solo me vea la gente del cuatro querrán asesinarme aunque tal vez pueda seguir la enseñanza de Monet y fingir que soy una persona totalmente distinta pero eso seria muy difícil digo...soy tan genial, no podría fingir ser alguien mas.

-Me gustas Nahla.-La señale con mi dedo indice al mencionarle esto ultimo, no mentía me encantaba cuando se ponía hacer ese tipo de cosas como guiñarme el ojo. -Lo se mujer, cuando muera sera una gran perdida para ti.-

-Si que te gusta ser la reina del drama Monet.-Comente con cansancio, dirigi mi vista un momento a la ventana viendo como todavía continuaba lloviendo. -Y mi reto en la vida es hacerte sentir viva.- Volví a sonreír travieso y me fije en ella un momento ¡Por favor! Ella y Sean son las dos personas que mas me hacen rabiar en todo Panem. No soy un amarguetas como Nahla pero no me gusta que se metan conmigo sino planean jugar sucio.

-¿Ahora que haces...?-Seguramente planearía pellizcarme nuevamente ¡Arg! Como la detes..to. Lleve nuevamente la mano a mi mejilla recién besuqueada por Nahla ¿Que pretendía ahora? Maldita traviesa. -No, das asco siendo cariñosamente falsa.- Mencione y le quite importancia a su vago intento de ser "La inocente y cariñosa hermana." -Deberías tratar a ser mas como ¿yo? Soy todo un dulce.- Levante y baje mis cejas varias veces esperando a que sonriera antes mis gestos pero si bien la conozco se que solo arqueara una ceja y me dirá algo como "ridículo."

-Solo me preocupa que no tengas un modelo femenino en casa.-¿Bebe? Obviamente desea que me enoje pero no lograra no con sus estúpidos intentos. -Ya sabes eso del sexo desenfrenado puede ser peligroso hermana, no quiero ser tío por un accidente.-No me importaba si me creía un vulgar o algo, solo aplico un lenguaje duro porque sino creo que su cabezita no podría entender nunca mi mensaje.

-Hehe...¿Quieres mas?-Mordí al aire mientras esperaba una respuesta positiva, ojala que me hubiera dejado morderla sin toda esa manta sobre ella "Humm" Ya me ingeniera algo para que se olvidase de la manta. -Me encanta la idea hermosa.-Entrecerré mis ojos y trate de imaginarme siendo su esclavo "Seria horrible..." -Aceptaría pero eres muy cruel conmigo.- Me dirá bebe nuevamente eso lo se pero ¿Que hay si acepto? Mejor me divertiré un rato y jugare su juego.-Bien, soy todo tuyo ¿Que va primero princesa? ¿Desea que la acompañe a su cuarto y le de un masaje? -

-Suenas como Kira, ugh.-En serio que si, lo mismo me dijo mi hermana mayor hace unos días atrás siento que planea que trabaje junto con ella pronto pero esta equivocada si quiere eso, aunque tal vez le conviene que este de fiesta en fiesta sin fijarme en lo que hace. -buena idea...aunque para ser sincero planeo hacer algo con ese horrible árbol de los vecinos para nuestro cumpleaños - Un ¿Árbol arco iris? ¿Desde cuando Nahla era tan considerada? -¿Y a mi que me darás?- Mencione serio, no la vi a los ojos y no esperaba que ella me contestara ya que apuesto a que sera una grosería la que suelte, mi hermanita era una pequeña maldita cuando se lo proponía pero me encantaba estar con la maldita, supongo que es porque somos mellizos.

Al menos habíamos cambiado de tema y para ser sincero trate de imaginarme aquella imagen de papa en su trabajo mientras que a sus espaldas todo el mundo se pudría de la risa, creo que aun me duelen las manos de cuando me golpeo. -Y yo soy Lance Kubler, a mi nadie me dice que hacer.-Si mi destino se trata de hacerle la vida imposible a mis hermanos bienvenido sea. Apostar con Nahla no es algo que hago usualmente pero me encantaria hacerlo despues de todo quiero ver que tanto puede perder. -Tengo miedo, y menos cuando tu gran amenaza es echarme en cara tu super poder de ser una caprichosa.-

-Humm...me fascinaría verte en acción.- ¿Porque no le soy sincero? De todas las mujeres con las que he lidiado, Nahla Kubler es sin duda la chica que siempre levanta eso en mi, no se que exactamente es seguramente excitación pero no solo por su sensualidad sino por su misteriosa personalidad. -Pero como eres una maldita seguramente me castigaras con nunca dejarme ver ese lado tuyo.-Suspire con tristeza pero rápidamente la supere con una enorme sonrisa.

Mi ceño se frunció un poco y mi rostro de desagrado se mostró.-¿Que? ¿Tienes a algún amante en el 06 y por eso lo defiendes tanto?- Eso era lo único que mi lógica podía deducir según se Nahla nunca tiene un comentario positivo para los distritos al menos que estemos en temporadas de Juegos. -Quisiera que no hubiera vasallaje, siempre es tan aburrido.- ¿Abra mas haya de Panem? No lo se porque los idiotas de los distritos no son los únicos que son prisioneros, aunque no lo crean en El Capitolio no hay tanta libertad. -Como sea en representación de Kira habrá que ir...- Los Kubler no podíamos vernos como una familia antisocial por eso debía ir al menos uno bueno todos teníamos que estar ahí apoyando a la noble familia real.

-Ahora creo que Marcus me agrada mas.- No me imagino que acosos ha pasado Nahla pero apuesto a que tiene buenas historias yo tambien le contaría lo de las fans obsesionadas pero supongo dirá que soy un engreído y blabla, ella es igual que yo y ni siquiera se da cuenta ¿Porque tanto odio al mas guapo de los Kubler? Jamas lo entenderé. -Basta de mi ¿Cual es tu obsesión Hermanita?-Vestirse como otra persona y pasar las noches en los bares, tratando de pescar a alguien o acaso quizás una obsesa por las compras me inclino a lo primero. -Kira ni debería creerse la dueña de esta casa, digo es nuestra y nosotros somos mas, deberíamos hacer lo que nos plazca.- Tengo razon ademas ¿Que busca Kira? ¿Dejar la casa intacta por siempre? Los tiempos cambian y es mejor deshacerse de cosas viejas como este despacho.

Nunca pensé que hoy me tocaría hablar con ella de todo esto, la verdad es que no quisiera hacerlo ¿Porque? Porque es confuso, no tengo una idea tan segura de quien era mama no como lo tiene Nahla. Abrí los ojos y la mire cuando menciono eso de que mama volvería, casi al instante negué con la cabeza tenia la mandíbula muy tensa. -Si, Kira no tiene porque mentirnos me refiero a que ella es nuestra hermana y aunque la odiara ella...ella.- Mierda, me quede sin palabras, por eso siempre temí este día porque no tengo que decir no se como o de que lado estoy, odio estar en la maldita casa porque tengo que ver a Nahla y a Sean...Quienes tienen esta idea de que ella volverá y que siempre nos quiso, ellos tienen su mirada aquel brillo que los hace ver inocentes y vivos, mientras que del otro lado esta Kira quien me recuerda a papa, las cosas que debo hacer el porque seguramente ella se fue porque...seguramente sabia que seriamos como El, que teníamos ese instinto de ver sufrir a los demás ¿Porque si se que los juegos y todo esto de los distritos esta mal Continuo haciendo lo mismo todos los días...? "No sigas por favor..." Ella continuo con sus preguntas y cada una de ellas era una jodida punzada en mi, estoy confundido ¿Nunca me he dado cuenta de eso? -No lo se Nahla...Supongo que nunca nos dimos cuenta porque estamos en guerra.-Poco despues de que terminara la rebelión de los del 12 ella desapareció, todo era lleno de silencio y casi siempre nos mudábamos de un lugar a otro. -Si ella es tan buena ¿Porque no vuelve?-Se que acabo de sonar como un idiota, es solo mi desesperación "Mierda necesito un trago." Si ella quisiera volver tendría que tener cuidado o algo así, no lo se comienzo a debatir contra mi mismo. -¡NO ME CREAS TAN INSENSIBLE!- No lo pude contener, me había dado cuenta que había gritado muy alto...Era injusto con Nahla. -Lo siento...Es solo que si me lo pregunto pero nada tiene sentido.-Incluso ahora, en este instante la historia de Kira no tenia lógica. Respire hondo no quería verme como un bebe ante Nahla...No esta noche al menos. -¿Que estas insinuando?- Susurre, de repente el aire de la habitación se hacia mas pesado "Así es como acaba el mundo no con una explosión sino con un gemido.." Mama lo dijo una vez luego de ver la ultima trasmisión del Capitolio en la televisión acerca de los rebeldes. -¿Piensas que Kira tiene algo que ver con...la desaparición de mama?- Eso es irreal, imposible en otras palabras ¿Porque? No tiene sentido. -Se que Kira puede ser insoportable pero vamos...ella no pudo habernos echo eso.- Las palabras de Nahla resonaban en mi cabeza ¿Que pasaba si todo era cierto? "Sino con un gemido..." Aun no han acabado con mi mundo pero lo han puesto de cabeza sin duda. -¿Porque...Porque crees que ella, olvídalo.- "¿Porque crees que ella no nos dejo?" La pequeña maldita demostraba tener un corazón, bueno ella y Sean siempre lo han tenido por mi parte solo se que me iré al infernó y mas con las cosas que hago desde que ella se fue. No comprendo nada en este momento pero...por lo mismo debo buscar respuesta ¿En donde? ¿La realeza? Ellos no saben nada seguramente, no se ni siquiera en donde empezar a buscar respuestas.

Me sentía bien estar cerca de ella, al menos esta noche necesitaba estar con alguien y con "alguien" no me refiero a que sea con la primera chica que me invita a un trago en la noche, no...algo mas real. Disfrute el acercamiento que teníamos, sonreí ante su comentario sarcástico era bueno que nos tomáramos un descanso luego de toda esa discusión sin embargo se que necesito escucharla mas. -Calla Monet y gozalo que pronto la quitare y luego la extrañaras.- Sonreí en su cuello y fui tentado a morderle pero me contuve. -Hahaha, ya sabes que soy un cerdo oink oink oink.- Estúpida ¿Como cree que soy un pervertido? No tengo la culpa de que ella use ese estúpido perfume, la próxima vez le diré que apesta y que necesita un baño tal vez así deja de fastidiarme.

Me encanto, su piel se había erizado un poco no se si era por nuestro contacto o eran por los estruendos de afuera, no pude resistirme, ella me hacia idiota, lamí su cuello mientras me acomodaba mas en el lugar donde estábamos, me sentía cansado me refiero a que mi respiración comenzaba a ser fuerte. Soy Lance Kubler yo no respiro así, deje de pensar tanto y actué un poco mas comencé a subir mis labios hasta su lóbulo, mordí suavecemente, no me quería detener pero había algo que me lanzaba puntadas mientras besa su rostro "No lo merece..." Eso era muy cierto, aveces tienes que hacerle cara al sentimiento "Soy un idiota..." Me detuve y aleje mi rostro lo mas que podía de ella, es por eso que es mejor no sentir.



Off: Perdona cariño, no lo vi :/




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Nahla M. Kubler el Miér Jun 12, 2013 2:01 pm

Nada, que esa bola de inútiles que creen ser de lo mejor merecen algo peor — lo sé, soy bastante contradictoria pero por lo menos sería bueno que se fueran al carajo casi todas las personas que conozco de ese distrito. Contadas son aquellas que he visto en alguna ocasión y que eran agradables de tratar ¿qué les daban de comer ahí que tenían el ego tan alto? “Soy profesional, blah blah blah. Voy a ganar , blah , blah. Los demás no son nada comparados conmigo blah” Por supuesto que no haría una tontería de esas. No me creas tan lamebotas — la gente debería de buscar otros sitios para armar noticias. Es en serio, que escuchar lo mismo simplemente marea y hace de mis días algo más rutinario — Pff, hasta resultas patético en mi imaginación. No puedo verte como pescador en el distrito 4.  En fin, el hecho es encontrar algún trabajoalgún día espero hacerlo y hablo de verdad.
 
Me llevé una mano a la boca, pretendí sorpresa y actué como una maldita ingenua  Oh, ¡No sabes cuánto tiempo esperé para que me dijeras esto! — seguí con la actuación y simulé estar avergonzada por sus palabras. Pff, avergonzada debería de estar por las idioteces que estoy diciendo — Si tú mueres, yo te seguiré hasta el más allá — mentira, creo que con mucho esfuerzo apenas y asistiría a su funeral.
 
Simulé lanzarme aire con el movimiento de mis manos — ¿La reina de qué? — fingí no haberle escuchado, dejando que sus palabras se perdiesen en la oscuridad que reinaba dentro del despacho en el que nos encontrábamos. Miré a Lance, me mordí el labio inferior y acomodé un poco mi cabello  — Perdona, pero no creo que seas capaz de lograr eso de momento lo decía para molestar. Más la verdad estaba oculta en esas palabras, desde lo de mamá supongo que las cosas van muriendo poco a poco por aquí.
 
Tuve que sacarle la lengua a mi hermano por su intento de comentario ofensivo  — Grosero, ¿pero qué te han hecho en la fiesta que has vuelto de tan mal humor?  No soy cariñosamente falsa, al menos por esta vez — la verdad es que lo anterior había sido sumamente fingido, tanto que ni yo misma me lo creería. Sin embargo, tuve que hacerlo porque sino el nene aquí presente llegaría a fruncir el ceño. Tsk, y luego dicen que la de los problemas de humor soy yo. —Hmm, tal vez debería de morderte. Así podría comprobar que tan dulce puedes llegar a ser — si, de cualquiera manera sigo pensando que de todos es él quien tiene el peor de los humores. No me supone una labor difícil el hacerle rabiar si me lo proponía.
 
Estúpido, ¿ahora intentaba darme consejos sobre mi vida sexual? Pff, este día no deja de sorprenderme, ¿qué le hace decir esas cosas? Supongo que su mentecita ha de trabajar de una manera completamente diferente a la del resto. De seguro la imagen que tenía de mi era la de una pu…  — ¿Te preocupas por mí?  Que lindo, pero creo que te equivocas de hermano. Ese consejo deberías de guardarlo para Sean, a mi me preocupa que su único modelo a seguir en casa sea un pasado de copas cualquiera — él había comenzado, así que debería de guardarse todos los comentarios que le soltase de ahora en adelante. Tsk, tampoco las cosas son como él se las está imaginando.
 
Otra de las palabras –según yo- que debería describir a mi hermano sería “bipolaridad” ¿han visto como cambió de idea de un momento a otro? Primero dice que yo sería cruel con él y después me comenta que acepta la propuesta. Mal trato, ahora ya no se puede echar de espaldas — A mi también me gusta la idea, lástima que no tengas grandes destrezas culinarias — comenté con pesar —No, por hoy te daré un trabajo sencillo, nada más tendrás que llevarme en brazos de regreso a mi habitación. Tu hermanita se siente mal y debe descansar — por estar al pendiente de la conversación y de evitar que me dejara en mala evidencia, hasta me había centrado para dejar a un lado el asunto de los relámpagos que todavía continuaban en el exterior.
 
Intenta no hacerle algo malo a ese árbol, al parecer a Kira también le ha gustado. Me pregunto si pondrá alguno de esos en la casa… — no sé porque me imaginé un patio lleno de esas cosas fosforescentes… mierda, que horrible se vería todo —Si, estoy segura de que a Sean le gustará el árbol. Al menos así tendrá un amigo con quien estar hablando de colores y eso…. Oh, ¿a ti? — miré a Lance cuando me preguntó que es lo que yo le regalaría de cumpleaños. Siendo sincera, y recordando los cumpleaños anteriores, habían ocasiones en las que nos dábamos buenos obsequios y varios de ellos sumamente caros, pero en otros momentos –para estarnos jodiendo o porque habíamos peleado en días anteriores- ni siquiera poníamos empeño en ello… al menos ese había sido mi caso —Hmmm, no sé, supongo que te regalaré toda una dotación de las mejores botellas con bebidas alcohólicas de todo Panem. Inclusive puede que te consiga una de esos raros licores que con un trago te hacen perder la noción del tiempo — había probado de esas cosas. Apenas y unas cuantas gotas podían ser la sutil muerte de alguien tan inexperto en la materia, también por ello mismo podía resultar difícil encontrar un sitio en donde encontrarlas… a menos que tuvieses los contactos necesarios como para buscarlas.
 
Casi le respondía a mi hermano algo como “Cariño, Kira, Sean, yo y te aseguro que otros tantos te hemos convencido de hacer lo que queramos” —  Yo tampoco tengo miedo, y más si tu poder es el de fruncir el ceño como bebé — dos podemos jugar a la misma cosa, como dije antes no pienso quedarme atrás. — ¿Sabes? Sería más divertido si tú fueses capaz de encontrarme. Se parecería mucho a un juego de las escondidas nada más que en el Capitolio hay mucho sitio en el cual podría uno esconderse. No dudo de que en toda la noche jamás lograría dar con mi ubicación, y más si alguien le entretiene con alguna apuesta o un trago.
 
Oh claro, hace rato me hablaste de sexo desenfrenado y ni siquiera pude decírtelo. Llevo 3 meses viéndome a escondidas con un chico, ya sabrás tú lo que hacemos — todo era mentira, pero no podía perder la oportunidad de echarle de nuevo en cara las palabras que me había dicho con anterioridad — Nada, solo lo dije porque pienso que es un punto medio para todos. Aunque como dicen por ahí, ‘jamás lograrás que todos estén contentos’. — pese a las decoraciones y a los juegos prometedores, dudo que muchos de los que asistan puedan disfrutar de ello por el tiempo de cosechas tan cercano — Sigo sin tener idea alguna de lo que harán para vasallajes, pero es normal que todos teman… nadie está a salvo —ni siquiera los mentores de los distritos, aunque si mal no recuerdo ya se habían hecho unos juegos donde mandaran nada más a varios de ellos — Claro que Kira estará ahí. Y no dudo de que tu único acto de presencia sea quedarte en algún bar — me encogí de hombros. Al menos estaba siendo franca.
 
¿Obsesión? Para nada. Eso no es mas que prueba de debilidad … obsesionarte con algo te hace débil… — una cosa era tener determinación para enfrentarte a lo que querías. Pero la obsesión era distinta… dependías tanto de alguien o algo que te veías débil sin lo que requerías. No me gustaría caer en algo así, aunque sé que en algún momento ya lo he hecho — Últimamente parece más nuestra que de ella, pero sabes que uno de sus grandes castigos sería dejarnos sin mesada si cambiamos un solo mueble de lugar — ¿ahora entiende por qué motivo es que quiero trabajar en algo?
 
Sé que una vez que dejemos de hablar de mamá, terminaré con un fuerte dolor de cabeza. Al menos será una de las pocas veces en las que toco el tema con Lance o Sean. Con Kira llegué a iniciar discusiones por el mismo asunto, poco a poco lo fui dejando ya que me cansé de recibir las mismas respuestas cada que lo hablábamos — Para mí, Kira sigue siendo una mentirosa… — muchas cosas siguen sin encajar para mi luego de tantos años de que ocurrió lo del abandono de mamá. Hay tantas preguntas que he dicho en voz alta y jamás tuvieron respuesta alguna más que un “Nos abandonó”. Kira siempre ha pasado más tiempo en trabajo que en casa, pero me pregunto si ahora lo hará con otra finalidad que no sea la de cuidar a la familia real — ¿De verdad crees que ella no lo haría? Me refiero a lo de mentirnos en alguna ocasión. Su lealtad está por los aires. Incluso no me sorprendería si en algún momento sacrifica a uno de nosotros con tal de quedar bien ante sus superiores — sigo siendo franca con lo que digo. Tal vez debería de morderme la lengua pero es tanto el coraje y el enojo que me trae todo esto que no puedo guardármelo por mucho tiempo. Sé que pronto terminaré soltando todo lo que pienso, y son ideas que podrían llegar a lastimar a cualquiera — Mamá comenzó a insistir mucho en sus historias y en otras cosas cuando papá falleció. Supuse que creyó que era su momento de actuar… las condiciones serían favorables, ¿por qué se fue?quiero que Lance llegue a comprender un poco de todo lo que yo estoy pensando. Que vea que no soy la tonta que se ponía a discutir con Kira cada vez que llegábamos a lo mismo, que viera las cosas que yo estoy defendiendo y que entienda el motivo por el que lo hago  ¿Crees que en una situación como esta sería bueno que ella volviese de la nada? — para nada, y más con nuestra hermana tan cerca y con una posición que le aseguraba todavía más poder. No niego que me asusté un poco cuando Lance me gritó de la nada, aunque en lugar de quedarme callada, me hizo rabiar todavía más lo que había dicho ”No digas nada Nahla, no lo digas…”. Fue demasiado tarde, pues mis labios se movieron más rápido de lo que mi mente tardó en mandar el mensaje — ¡¿CÓMO ME PIDES QUE NO TE CREA TAN INSENSIBLE?! ¡CUANDO MÁS LOS NECESITÉ A SEAN Y A TI ME DIERON LA ESPALDA! … ante la más mínima señal de una discusión, te largabas. ¡Y no me mientas que es cierto! ¿Crees que eres el único al que le dolió el abandono de mamá? ¿Qué lo sufriste? ¿Qué las cosas comenzaron a irte de mal en peor desde ese entonces? ¿Qué comenzaste a dudar de todo y de todos? … que ciego eres Lance. Viste y viviste la situación, pero fuiste demasiado cobarde como para hacer el intento de resolverla, ¿tienes miedo? ¿de qué? O más bien, ¿de quién?… mierda, ¿qué he dicho?. Tuve que desviar la mirada de golpe para que no me viera. Inclusive comenzaba  a sentir como piquetes en la cabeza. Maldición, seguramente terminaré con fiebre otra vez , además de que ahora me estaban entrando unas inmensas ganas de llorar por el coraje que me provocaba todo esto No sé si Kira estará involucrada, más tengo la impresión de que ella sabe en donde está mamá… ¿por qué se vio ella tan tranquila luego de que mamá se fue? Tú sabes que a nuestra hermana le desagradaba la manera en la que mamá se empeñaba en que hiciéramos algo por cambiar las cosas desde aquí. Kira tiene a la gente necesaria como para ir en su búsqueda y encontrarla en un santiamén — a veces me pregunto si la frase de “Manten a tus amigos cerca, pero a tus enemigos todavía más” será cierta…
 
Dejé que los minutos transcurrieran mientras permanecía en silencio. Luego de todo lo que le había dicho no sé siquiera de que manera seguirme comportando. Esos habían sido parte de los pensamientos que me guardé luego de darme cuenta de que era la única que estaba haciendo el intento de cambiar las cosas, o de saber que es lo que de verdad había ocurrido. Tampoco es como si tuviese los medios para empezar a buscar por mi cuenta, no con los ojos del gobierno sobre todas las personas.  Ni siquiera yo podría describir como me encontraba, ¿enojada, triste, decepcionada? Todas esas palabras iban y venían , pero seguía sin hallar la concreta. Aunque admito que casi me hizo reír cuando  por fin aceptaba que era un cerdo.
 
Mi respiración comenzaba a ser pesada, más desconocía si fue por lo anterior o por lo que ahora Lance se encontraba haciendo , ¿desde cuándo comenzamos a actuar así? Sé que a los dos –o incluso al gemelo que nos hacía falta- nos gustaba tirarnos indirectas de cualquier tipo cada vez que se presentaba la situación, más esto era completamente diferente. Sus labios sobre mi piel… su respiración todavía haciéndome cosquillas… siento que he comenzado a entrar en algo con lo que debería de ser precavida, pero no soy capaz de encontrar en mi la fuerza como para separarme de todo ello.  Su calidez me embriaga, de un modo que no puedo explicar… pero me sorprende el ver como de un instante a otro, todo desaparece.  Lo miro para darme cuenta de que él se ha alejado…  no encontré otra cosa que hacer más que acomodar un poco la manta que tenía sobre mis hombros. Nuevamente nos sumíamos en el silencio, pero al cabo de unos segundos encontré la voz que me hacía falta para poder hablar ¿Lance? … ¿Qué ocurre? — sé que es la pregunta más estúpida en la que he pensado, pero aún creo que él se está comportando extraño.






Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Lance S. Kubler el Sáb Jun 15, 2013 4:22 am

-¿Tu crees? Humm...¿Y que castigo les darías tu a esa bola de presumidos?- Me moría por escuchar la respuesta apuesto a que se le ocurrirá algo bastante hilarante y malvado. Una de las palabras que definen mejor a Nahla Kubler es "Maldad" o quizás veneno ya que  cada una de las oraciones que me dedica por las mañanas están llenas de ese veneno que solo me hace pensar en lo mucho que desea que me asfixie mientras bebo en uno de los bares del Capitolio. -Era sarcasmo torpe, claro que se bien que no eres una lame botas.-hice una mueca de asco en ese momento. -No podría imaginarte así.-En ese momento un escalofrió recorría mi piel imaginando a Kira muy orgullosa de su pequeña hermana. -Eres una maldita ¿Lo sabes?-Esperara a que ella mas que nadie apoyara mi idea de pescador "Pffff..." ¿Que digo? Obviamente en esta vida no trabajare, quizás para la siguiente deje de pedirle dinero a Kira ademas si se le ocurre castigarme en los siguientes meses siempre podía encontrar el  modo de chantajearla. -Pensé que morías por verme con un nuevo bronceado.-Levante mis cejas y sonreí coquetamente, ojala fuera tan linda y me dedicara una de esas miradas sensuales que sabia que tenia pero esto no es un sueño así que espero mi manotazo o comentario hiriente que me cause un ataque al corazón según ella.

-Lo se querida pero la espera se ha terminado.-Otra palabra que definía a mi hermanita "Sarcasmo" Solo podía reír por su estúpida actuación "Espero no llegues a televisión"  Ya que si le tocara entrevistar a unos integrantes de la familia real obviamente sera un desastre y no quisiera que le cortaran la lengua seria menos interesante y menos entretenido para mi, me comienzo a preguntar si puede hacer algo mas interesante con esa lengua, espero y si porque me gustaria averiguarlo. -Que tierna, no me gustaria ir al mas halla solo o mas bien, me encantaria compartir el infierno contigo.-Seguro ahí es a donde vamos los dos aunque quizás para Nahla hay salvación aunque realmente no se...El alcohol comienza a afectar mis sentidos ¿Nahla en otro lugar que no sea el infierno? Por favor.

-La reina de...-Tenia que calmarme ya que la hermosa Nahla solo quería hacerme rabiar, maldita creí que le tenia miedo a los jodidos truenos ¿debería estar temblando ahora, no?-Olvídalo hermanita...-Dije con el mejor tono falso de felicidad que tenia, odiaba que me hiciera repetir las palabras y argg odiaba a esta mujer pero... ¿Que tenia? No se porque demonios no me puedo solo largar y listo pero la cosa es que simplemente no puedo y menos con esta Nahla que muerde su labio, coquetea conmigo y me reta a que intente diferentes cosas. -Ya te lo dije antes, no me retes.-Le guiñe el ojo y solo fije mis ojos a su labio "Hummm..." Mi hermana ya logro un 10 conmigo osea necesito tenerla cerca muuy cerca de mi.

-Ni me recuerdes esa fiesta de mierda, las apuestas estuvieron muy bajas hoy y con toda esta lluvia...Argg todo se pone asquerosamente húmedo.- No estaba de humor para alcohol toda la noche, fiesta, apuestas y oír chismes del capitolio. -Y vamos eso no es cariño de verdad yo te puedo enseñar como ser amable con tu hermano.-Aunque para ser sincero quizás no sea la mejor actriz pero si seria la mejor en todo el capitolio, aquí todo el mundo es falso y lleno de cosas estúpidas en la cabeza me siento en un baile de mascaras donde todos los días mi antifaz cambia de color o forma. -¿Morder, tu? Ok, eres salvaje pero eso no es lo tuyo Monet hasta yo lo se.-Ella es mas de contacto agresivo, de niño me golpeaba mucho aunque claro nunca me dolió lo suficiente porque no se...Sus manos son de princesa torpe así que supongo que es la fuerza normal de una princesa.-Anda haber muerde...-La rete, sabia que si se negaba en los siguientes minutos yo acabaría con su orgullo así que no tenia opción.

-Muy graciosa Monet, pero yo no ando con cualquiera.-Siempre mencionando el alcohol ¿Hay algún problema con mi tendencia a beber? Ya me estoy cansando con de esto, creo que me ha puesto de mal humor ¿Creo? Lo acaba de hacer pero ya veré que decirle siempre hay un modo de devolverle el favor. -Vete al infierno...-Torcí mi cuello para acabar con la tensión que se formo en mi espalda, odio que ella logre hacerme rabiar tan rápido pero no podía estar así toda la noche, no le daría esa satisfacción.

No hice mas que levantar mis hombros cuando ella menciono eso de que mis habilidades para la cocina no eran buenas, lo que decía es cierto pero una de las leyes de la vida es que nunca admitas que eres malo para algo. -OK, tan pronto me termine la copa o me aburra lo que suceda primero te llevare a tu alcoba majestad.-Tome su mano y le di un beso, seguro le encantara es toda una diva.

-Si a Kira se le ocurre poner una de esas porquerías en el jardín que le diga adiós a este despacho...- Había formas de convencer a la linda Kira solo espero que cuando acabe con uno de las dos cosas que planeo destruir ella no aplique los castigos cavernicolas de mi padre. -Sarcástica, maldita, considerada ¡Por Dios! Eres toda una sensación.- Mencione impresionado seguramente creerá que es sarcasmo aunque en parte lo es. -Buena elección solo espero te tomes una copa conmigo.- Esperaba una respuesta con mas...no se ¿Sabor? si, con mas sabor departe de ella pero nada se puede hacer cuando Nahla Kubler decide decir lo que su cabeza manda, aveces pienso que es demasiado sensual y otras que es una estúpida ¿Que se puede hacer? Nada, es así con toda...No, Nahla es un caso especial, no recuerdo que ninguna de las chicas en el capitolio me ha echo excitar de tal manera como ella lo ha echo la noche de hoy.

-Por favor piensa un poco tus insultos no solo repitas lo que digo y cambies unas palabras.-Me encantaba esto en cierto modo pero se que se pone tenso y Monet ha estado ganando la partida, pero ya veremos que dirá al final de la noche. -Humm, me parece encontrarte sera un reto pero...como te dije antes no tengo miedo y los retos me son demasiado fáciles mas si se trata de ti.- Creo que he mentido aunque ¿Cuando no lo he hecho? Pero de todos modos me refiero a que Nahla sabe poner retos muy malditos, ahí de prueba es cortarle las patillas a papa pero no importa que reto ponga con tal que me divierta es todo.

Trague un poco de saliva y volví a mover mi cuello "Hayy Maldita..." Era como si lo supiera, como si supiera como picarme que decir exactamente y como atacar. -¿Así? No me gusta ese chico y me imagino que no te importara que un día le de una paliza ¿verdad? Es solo que a como te veo de insatisfecha...Creo que El no esta haciendo un buen trabajo.-Mis labios se fruncieron y solo negué con la cabeza haciendo énfasis a la decepción de saber que mi hermana callo con un idiota. -Ok, lo que digas Nahla...-Deje la discusión del distrito 06 hasta ahí ya que parece que Monet se quiere llevar la ultima palabra para todo, eso es lo malo de las princesas quieren que todos actúen y piensen como ella. -Deberían de saltarse celebración tan idiota...¿Para que mas fiestas si con las que hay en el capitolio hay suficientes?-Me imagino a Kira entrando en este momento y rompiéndome la nariz de una patada.-Deja de fastidiar, tal vez dejaría de beber tanto si dejaras de decir tanta estupidez.- Ya necesitaba otro trago, esta mujer logra que el calor del enojo me comience a molestar, mi cabello aun estaba húmedo y sabia que había frió por la forma en que Nahla se aferraba a la sabana pero yo ya estaba comenzando a sentir esa incomoda sensación, lleve una mano y desabotone los primeros cuatro botones de la camisa tal vez así volvía a sentir aquel embriagador frió que comenzaba a agradarme.

-Bien dicho...-Osea que Nahla no se logra obsesionar con nada,interesante supongo. -Que haga lo que quiera, si me quita el dinero ella se atiene a dejarme en cerrado en esta casa con todas sus pertenencias aunque...bien se le puede ocurrir enviarme a "el cuarto caliente"- No se como se llamaba pero había oído ese nombre, básicamente en los cuarteles tiene unos cuartos a las afueras, encierran a las personas ahí sin comida ni agua por dos días, las dejan bajo el gran calor y luego bajo en frió de la noche, apuesto a que luego de salir les hacen cantar un himno a la realeza y luego Kira los latiguea personalmente.

¿Kira una mentirosa? Concuerda, para ser exactos demasiado y eso asusta y me lleva a hacerme tantas preguntas pero la mas difícil es ¿Porque? ¿Quería evitar que mama nos lavara el cerebro? En ese caso...nos hubiera desaparecido a todos me refiero a que ninguno de nosotros le tenemos lealtad a nada y ella lo sabe aun así no dice nada ¿Porque solo mama? ¿Había echo algo mas? Tal vez...Pero fuera de todas esas interrogantes no se que sentir, si todo fuera culpa de Kira, la odiaría y le perdiera perdón a mi madre aunque creo que no lo merecería ¿De que hablo? Mama se fue y punto...O tal vez  yo solo no creía tanto en ella, aquellas sonrisas, historias, juegos, lecciones...¿De verdad creo que todo fue una mentira? Tal vez por eso Kira prefiere estar en su trabajo para no tener que lidiar con la culpa, la odio..."Mierda..." Ni siquiera se que es verdad, no podría echarle la culpa a nadie pero quiero hacerlo mas bien tengo que así yo podría estar mas tranquilo. -No lo se...-Apenas y susurre pero si de algo tenia razon Nahla es que Kira estaba cegada por su lealtad, al mencionar que podía sacrificar a uno de nosotros me dio un vuelco en el estomago, no podía soportar este tema por mucho mas tiempo pero Nahla tenia mas respuestas para mi, bueno al menos ella sabia que pensar y estaba segura de todo lo que creía O...Tal vez ella tambien tan solo miente, como siempre deseando manipularme ¿Que demonios le pasa a todo el mundo aquí? No puedo evitar enfrentar su mirada cuando sus gritos pasan los rayos de la tormenta y comienzan a afectarme "No tengo miedo de nadie..." Eso era verdad...No lo tenia ¿O si? La odio porque es tan egoísta tambien ¿Que acaso no se da cuenta? No tiene pruebas y esta culpando al aire por todo esto, si ella piensa que resolverlo es echarle la culpa a alguien mas...Seguramente dentro de unos días encontrara a mama. No puedo ignorar que sus gritos se repitan en mi cabeza ¿Como la deje sola? No, no yo no...Siempre he estado con Sean y ella son aunque no lo quiera admitir lo que mas me importa pero al parecer tampoco eso es cierto, maldición nada tiene sentido por eso tambien Odio a mama o papa, maldición Kira...Buen quien maldita sea tenga la culpa, me hacen dudar de todo y de todos. Kira, mama, papa, algo debe conectar todo ahora siento que mama debe estar en algún lugar oculta o algo y...debo saber donde esta así ella puede resolver todo pero que tal si se fue...solo por no se, tal vez ella solo aparentaba tener una relación con papa mientras que toda esa rebelión del doce sucedía, quizás tenga otra familia en donde sus hijos no sean unos monstruos, igual si volviera ¿que diría o que pensaría? Obviamente tan solo volviera preferiría irse...Me duele la cabeza y no solo eso estoy a estallar,prefiero callar solo meditar mis palabras porque se que puedo llegar a ser cruel con ella y en este momento solo no puedo, algo a quedado claro por el momento Kira sabe donde esta mama, todo indica a ella, tiene que.

Solo logre que las cosas fueran mas tensas con ese acto de lujuria de hace minutos atrás ¿Lujuria? Si, tiene que ser eso sino ¿Que mas? Por fin Nahla menciono algo, abrí y cerré los ojos casi al mismo tiempo, esta noche ha tenido de todo y en este momento siento odio, culpa, tristeza, ansiedad, deseo y...No se pero ella lo ha causado, no quiero estar mas aquí, no quiero acercarme mas a ella no la necesito mas ya que tengo suficientes confusiones y eso es lo que ha causado: Confusión. Pero no comprendo que hace que no me pueda mover, que desee mas de esa confusión quiero escuchar mas incluso si es a gritos, no me había dado cuenta que había logrado algo que yo buscaba desde hace rato antes que dijera otra palabra me le acerque nuevamente, la cercanía era peligrosa y mis manos muy rápidas porque ya un momento a otro tenia atrapadas sus mejillas. -Tal vez tengas razon pero no puedo dejarme creer en nada, mama ¿Que tal si se fue porque no había esperanza aquí?...-Susurre, parte de sus gritos me habían parecido infantiles y un poco egoístas pero tenia razon en la mayor parte aun así tenia que hacerle esa pregunta por esa duda es la que principalmente me come por dentro. -No te acostumbres a que te de la razon...-Le dedique una media sonrisa que pronto se apago ¿ella sabia algo tambien? ¿Estaba diciendo toda la verdad? -No necesito que me recuerdes que tu tambien as sufrido la perdía, yo lo se. Tampoco puedes ser tan egoísta y solo pensar en que los demás tienen miedo y que solo tu puedes sentir el deseo de buscar una respuesta...- Tenia que serle sincero tambien, era verdad ella se esforzaba mas pero no solo podía pensar en que Sean y yo tenemos miedo de todo...Tal vez ella no se da cuenta de que no solo pensamos en nosotros sino tambien en quienes involucramos cada vez que insinuamos algo contra el capitolio. -Solo...No le digas nada de esto a Kira...-Nahla tenia razon al decir que ella podía ser capaz de cualquier cosa y no iba a permitir que Nahla tambien fuera una mas que solo "nos abandona" Tal vez lo único que me daba miedo era Kira y ¿Como es que aun creo que ella no tiene nada que ver con el asunto de mama? "Idiota..."-Tal vez no creo del todo pero...aun así intentare ayudarte.-Aunque se que la única manera es preguntandole a nuestra hermana, pero el interrogatorio tenia que esperar, había que tener pruebas para validar estas palabras ya que sin tales pruebas Kira solo lo negara y punto asunto terminado, no se hablara mas del tema.

Me fije en los ojos de mi hermana a pesar de la poca luz eran bastante notorio el destello de poca inocencia que provenía de ellos. - ¡No entiendo nada Nahla!-Rompí mi propia regla. -Aunque si hay algo que se...no te dejare de nuevo ¿Ok? - Desde hace minutos sus labios me llamaban y por fin respondí a tal llamado, se me había echo muy difícil dejar su cuello ahora mi reto seria olvidar sus labios, eran suaves y delicados, sabia que su sabor era dulce, me encantaban, baje una de mis manos y apreté su espalda para que el beso fuera mas profundo, la sensación se comenzaba a hacer mas excitante para mi y me dejaba con ganas de más besos, más cerca, más piel, mas de ella.




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Nahla M. Kubler el Dom Jun 16, 2013 1:27 am

Tuve que sacarle la lengua a mi hermano en aquél instante — ¿Por qué tendría que compartir mis ideas contigo? — además, de momento lo había dicho por la simple razón de que quise hacerlo — Espero que el ganador de este año no sea de algún distrito profesional — a veces había visto los episodios de ‘coraje’ que a algunos mentores les daba al ver como mataban a los chicos de su distrito. Era divertido en el sentido de que 10 minutos atrás presumían de lo buenazos que eran sus tributos y que cabo de poco tiempo estos ya habían sido asesinados. — De cualquier modo tu comentario ha hecho que quiera pensarlo detenidamente… trabajar para las televisoras debe de ser algo doloroso — me masajeé suavemente las mejillas. Está bien sonreír falsamente, pero hacerlo tan seguido y con la misma gente sin poder tirar indirecta alguna sería agotador. — ¿Yo? Querido hermano, déjame decirte que tú tampoco te quedas muy atrás — él sabe bien que tan bastardo puede llegar a ser cuando quiere quitarse a alguien de encima. Tampoco es como si yo hubiese visto eso en alguna ocasión por ‘accidente’… — Uhhh, bronceado. Gracias por recordarme la razón por la que me gusta tanto el distrito 4… — tuve que morderme e labio inferior cuando pronuncié eso. El 4 era un buen sitio para visitar, alegrarse la vista y relajarse un poco. Deberé de decirle a Marcus que también deberíamos de pasar por ahí unos cuantos días.

No puedo evitar pensar en que los dos nos vemos como un par de imbéciles al estarnos comportando de esa manera. Tuve que poner los ojos en blanco mientras sonreía ligeramente — Te diría algo como ”Dame la mano y vamos a buscar el camino a la felicidad” pero creo que demasiada cursilería por el día de hoy me hará vomitar — era tiempo de volver a la realidad y comenzar a detener esto de una vez por todas. Miré a Lance y volví a sonreírle de la manera más tierna que me fuese posible — Estoy segura de que en ese lugar ya estarán preparando nuestros pedestales. De todos los que vivimos aquí, no creo que seamos los únicos en ir al infierno — sinceramente, jamás me he puesto a pensar que hay más allá de la muerte pues son cosas que considero mínimamente importantes como para dedicarles tiempo.

Debo de dejar en claro que el drama no es algo que haga de la manera en que mis hermanos lo pintan. En ocasiones es absurdo realizarlo, es por eso mismo que con algo de indiferencia logro zafarme del asunto… justo como ahora, que no he vuelto a preguntar por lo que mi hermano ha dicho — Como sea, pero así me amas — al menos sé que en uno de los más profundos y oscuros rincones de su corazón lo hace… supongo que ahí también estaré compartiendo algo de lugar con Sean. — Yo simplemente lo he sugerido. Será reto dependiendo de si tú lo tomas o lo dejas — bostecé. De cualquier modo me he anticipado a la idea de que simplemente no lo hará. Lance no suele perder buenas noches de apuestas por juegos vanos que salen de la nada.

¿Mala noche? Bueno, he de imaginarme que no has sido el único. Este clima seguramente arruinó más de una de las fiestas que estaban planeadas para hoy — menos mal que no salí a ningún lado, que de seguro si lo hubiera hecho, alguno de mis ‘amigos’ se habría tenido que quedar conmigo en algún sitio para no quedar en ridículo delante del resto por mi pavor a los truenos. Por ahora, como había estado tan entretenida en devolverle todos los amargos comentarios, poco había reparado en el clima del exterior. De cierto modo, me forzaba a mi misma a seguir con toda línea de conversación para hacer de esto un encuentro que yo iba a ganar —Creo que antes preferiría recibir clases de amabilidad de parte de… no, olvídalo. La situación es la misma veas por donde la veas — Kira no, Sean tampoco… joder, y la mayoría siempre se termina quejando de mi ‘dulce’ comportamiento cuando ellos tampoco son los tiernos mártires y ejemplos a seguir. Por lo siguiente que dijo, sabía que no podía retractarme en mis palabras pues eso sería como darle la completa razón a él y no lo podía permitir. Me obligué a mi misma a tomar su mano y a morderla durante unos segundos. Si se queja por esto, tengan por seguro de que le diré que es una nenaza — Nunca dijiste en que lugar… y por cierto, no eres dulce, más bien diría que lo tuyo es una mezcla entre lo amargo y salado — ¡JA! ¡Toma ya!

Tuve unas infinitas ganas de volver a poner los ojos en blanco, ¿acaso quería que le enseñara la lista de las personas con las que ha salido? Todavía recuerdo cuando tiempo atrás algunas chicas venían a quejarse conmigo por las cosas que mis hermanos habían hecho ¿qué querían que hiciera? Estaban tontas si creían que movería siquiera un dedo o intervendría en eso. Empecé a reír por lo siguiente que mencionó — Deja que te recuerde que tú también irás conmigo — él hace poco lo había dicho. Espero que no tenga memoria a corto plazo.

Lo de llevarme a mi habitación de esa manera me hacía pensar en que quería deshacerse de mi tan pronto como tuviese la oportunidad. Bueno, por lo menos haré que me lleve sin tener que realizar más que un mínimo esfuerzo. — Gracias, que caballeroso eres — dejé que tomara mi mano sin decir nada más. Hablando de tomar, busqué la botella y de nuevo le di un trago. Otra vez volvía a sentirme ligeramente débil; sé que debería de estarme cuidando otro poco hasta la recuperación total pero de algún modo no me arrepiento de lo que hago ahora.

¿Por qué? Se vería lindo… bueno, no. Los colores chillones no van con esta casa — ni de aquí a 10 años. Aunque admito que existieron algunas ocasiones en las que yo me he pintado el cabello de diversos colores. No se ven tan mal por supuesto, además de que al poco tiempo me aburro y prefiero volver a ser castaña o pelinegra.

Muchas gracias. Esas son tres de las palabras que describen mejor a mi persona — sinceramente hay momentos en los que yo misma me pregunto cuál será mi verdadera esencia, pues lo doble cara y ‘espejo’ nadie lo quita — Creo que conoces esas bebidas… dudo que siquiera logremos llegar a las 2 copas con la consciencia intacta — no sé que les colocarán, pero algo tienen que hacen que los sentidos se te alteren en un santiamén y las resacas del día siguiente son una de las mejores torturas que deberían de estar en pie — De cualquier modo, una copa es una copa. No la puedo rechazar — a salud de todo lo que ha pasado y de lo que todavía falta por llegar.

Si utilizara todo mi arsenal de insultos te dejaré más que acabado. Prefiero guardarme los mejores para cuando la situación de verdad valga la pena — he perdido la cuenta de cuantas veces le he terminado sacando la lengua en lo que va de la noche. Era algo infantil hacerlo, sí, pero no veía otra manera para seguirlo molestando lo más que pudiera — Uhh, claro. Bueno ya que andas tan dispuesto y me dices que será fácil, te pondré otro reto… tirar los uniformes de Kira a la basura o quemarlos — más de uno debe de tener. No creo que utilice el mismo de siempre ¿o sí? — Además de remodelarle el despacho, también deberíamos de hacer lo mismo con su armario que a este paso nunca encontrará marido — en ese sentido me preocupo por Kira, debería de agradecerme un poco. También comenzaré a mover algunos hilos para ver si puedo conseguirle unos cuantos pretendientes… aunque, ¿alguna vez habrá tenido una cita en su vida?

Oh, vaya… lo que dijo simplemente no lo vi venir y por eso mismo fue que estallé en carcajadas — ¿Insatisfecha? ¡Para nada! … el chico sólo se está dando a desear. Dice que quiere reservar lo mejor para el final — no sé si mi hermano se lo habrá creído, pero vaya que yo le seguía tirando más leña al fuego —¿Por qué quieres darle una paliza? Tampoco es como si yo fuera a decirte en que parte del distrito vive… — otra vez me mordí el labio y levanté ambas cejas. — Ya sabes lo que dicen, “Que no pare la fiesta”. Es Vasallaje, aunque pronto perderá su toque especial con esa regla de que se hará cada 5 años. Los juegos número 100 están cerca, también por eso han de querer que sea algo ‘inolvidable’ — 100 malditos años de juegos y pérdidas de vida a lo inútil, tan sólo para entretener a los altos cargos y aterrorizar al pueblo — ]Pff, claro… no me culpes a mi por el problema que tienes con la bebida — además, los comentarios estúpidos venían de parte suya, no de la mía. Él solo se hacía la maldad, tché.

Cerré los ojos y nuevamente me recargué en la puerta. Las punzadas iban de lo leve a lo más fuerte. Comenzaba a ser realmente molesto y no sé por cuánto tiempo seré capaz de estarlo soportando sin comenzar a quejarme — No dudo que ese cuarto sea el favorito de Kira. Creo que ahora entiendo porque pasa tanto tiempo en el trabajo — nunca he estado ahí y sinceramente espero no estarlo jamás. Son sitios aburridos y deprimentes. Todo un templo digno de admirarse para las personas con ideologías similares a las de nuestra hermana.

Luego de todo lo que le solté de golpe a Lance, él se ha quedado callado. No sé si está pensando en ello o simplemente va a llegar a la conclusión de que estoy loca y que la fiebre me está afectando. Yo mientras tanto sigo metida en mis pensamientos, aunque a la vez todo lo que quiero es tranquilizarme y no pensar más en ello que sino sé que llegaré a llorar en cualquier instante. Son heridas que pese a los años no se cerraban, porque las cosas cambiaron de una manera tan abrupta que fue difícil de asimilar desde un inicio. No llegué a sentirme de este modo ni cuando papá falleció, por el mismo hecho de que no logré encontrar algo que de verdad nos encontrara a ambos. Sé que pese a todo, fue una persona que quiso mucho a su familia, más no puedo olvidar todo por lo que tuvimos que pasar gracias a él. Respiré profundamente, de nuevo todo se volvía tan pesado. Me llevé una mano a la frente e intenté pensar en cualquier otra situación que me alegrase el momento pero la oscuridad no ayudaba en mucho. Temblé en cuanto el destello de un rayo iluminó la habitación. Regresé la mano hacia mi manta y ahí permanecí, estando en el mismo lugar y moviendo un poco los pies.

Miré de reojo a Lance, nunca habíamos estado así de callados y simplemente me incomoda. Ahí está, lo he dicho: es incómodo no saber que cosas le están pasando por la mente ahora que le he dicho gran parte de lo que pienso. Por lo menos no me había gritado de regreso en cuanto le respondí de mal modo. No sé si esa es una muestra de autocontrol o simplemente lo he dejado con esa idea.

Abrí los ojos más de lo normal cuando sus manos fueron a posarse sobre mis mejillas y la distancia entre ambos se había reducido lo suficiente como para permitirme captar las palabras que pronunció en voz baja — La esperanza de mamá también está dentro de nosotros, el trabajo no es nada más de ella … he querido buscarla, pero no veo modo de salir a otro lugar que no pase del distrito 4. Busco respuestas, pero sé que quiero escucharlas de los labios de nuestra madre, no de las cosas que otra persona diga… —mi voz salía pausada, en tono bajo y ligeramente inseguro, todo ello mientras trataba inútilmente de detener la primera lágrima que resbaló por mi mejilla de una forma rápida —Hay momentos en los que no deseo estar aquí… pienso… pienso que no puedo distinguir que es mejor o que es peor , ¿ser hija de un hombre que formó parte de la organización de los juegos?, ¿ser hija de una mujer con pensamiento rebelde?, ¿ser hermana de una opresora? … me cansé de decirle a Kira lo que pienso tan sólo para que ella me dé la respuesta de siempre. ¿Cómo quieren que deteste a una mujer con la que conviví casi 15 años de un día a otro? No puedo odiarla, no puedo tenerle rencor… no puedo hacer otra cosa más que confiar en lo que hace, y de estar equivocada, prefiero que sea ella misma quien rompa con lo que me queda de esperanza — otra lágrima había acompañado a la anterior. Tenía miedo de que aplastaran con pocas palabras lo que me quedaba de humanidad… simplemente no sé que será de mi…

Nuevamente miré a Lance a los ojos, aunque en esta ocasión la imagen que tenía de él se veía ligeramente borrosa por las lágrimas. Sus palabras por lo menos me habían brindado algo de consuelo momentáneo; ahora sé que con él puedo confiar de momento, que puedo hablarle de estas cosas pues hasta donde me ha dicho hará el intento de ayudarme. Pero lo que más peso tuvo, fueron las palabras que me aseguraban que no volvería a dejarme sola. Ni siquiera pude responder a ello, pues en el instante en que terminó de hablar, sus labios se terminaron posando sobre los míos.

No sé si al hacerlo estaría pensando en alguien más, desconozco si el alcohol ha tenido su efecto en él, pero lo que tengo como certero es que yo necesito esto. Su toque, el consuelo y la seguridad que me brinda al posar sus manos a mis espaldas mientras sus labios piden respuesta de los míos que apenas han comenzado a moverse. De todas las tentaciones que he tenido tan cerca, esta es de las primeras que me llaman con una fuerza que no puedo combatir. Su cercanía comienza a embriagarme, y sé que no es por el poco alcohol que he bebido hasta el momento. Inclusive mis manos parecen tener vida propia, pues comienzan a recorrer los brazos de aquél que me sostiene hasta ubicarse a la altura de los hombros.

¿Qué estoy haciendo? ¿En qué está pensando Lance? ¿Cuánto tiempo tengo antes de ceder ante las constantes punzadas que siento en la cabeza? Todas son las interrogantes que llegan rápido, pero así como han venido en un santiamén, vuelven a desaparecer en el silencio.

Off-rol; Después de hablar de películas, pulseras y búhos (?) ya no supe si lo de la modificación del tema iba en serio (?). Si no es así, ya luego me avisas xDDDD





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Lance S. Kubler el Mar Jun 18, 2013 1:11 am

-Que horrible que eres, yo que trataba de  ser bueno contigo.-Solté un suspiro y la mire de reojo. -Me obligas a portarme mal.-Para restarle importancia levante los hombros, de todos modos ella siempre tiene la culpa de que me comportara como lo hago, siempre me tienta a hacer  y actuar de diferente manera.

Al fin algo en lo que estábamos de acuerdo. -Muy cierto, estoy cansado de esos estúpidos niños.- Son unos engreídos y luego creen que son muy importantes aunque lamentablemente llaman la atención y dan el deseo de conocerlos ya que la mayoría de los chicos de los distritos altos son extrovertidos.

-Y ademas seria muy triste, ya no podría ver tu dulce sonrisa todas las mañanas.-Obviamente todo era sarcasmo porque en primer lugar no la extrañaría tanto, es mas creo que la relación con Sean mejo...No seguiría igual de asquerosa ya que el es muy..."Colorido" y bueno en segundo Nahla nunca sonríe al menos en la televisión la vería muy vivaz y dispuesta a todo "Maldita sea..." Imaginar a mi hermana así solamente me hace pensar en como me gustaria...-Hay cállate ¿Quieres? Interrumpes mis pensamientos.- Prefiero que mi imaginación vaya mas halla a seguir escuchándola ¡Por favor! La mujer debe hartar a el tipo con quien se queda. -De nada, se que te gusta ver a un Lance Kubler bronceado y por ti cariño mañana mismo me veras bajo el sol de la playa.-Hace tiempo que no voy al distrito 04 ya comienzo a necesitar un poco de color, diversion sin control y bueno una buena bebida bajo el astro rey sin embargo seria idiota ir solo tendré que buscar quien me acompañe "Pf..." como si eso fuera difícil.

-Hahahaha...-Había que ser honesto Nahla no era tan torpe como parecía aveces podía hacer reír aunque la mayoría de tiempo es la mayor causante de mi mal humor pero supongo que cada uno de nosotros tiene sus momentos en algunos casos Kira demuestra ser divertida "Si, claro" Tengo que llevar a esa mujer a dar una vuelta por los mejores bares del capitolio seguro hay un valiente que se atreva a pasarse de listo. -Me encantas.-Respondí al oír su comentario, no fue uno tan lindo ya que se refería a mi estadía en el infierno pero ¿Eso me importaba? En realidad no, yo solo estuve pendiente de esa sonrisa, se veía tan falsa pero sensual y hay que dar crédito a que no todo el mundo logra eso mas en estos días. Las personas son graciosas algunas creen que con una sonrisa torcida creen ser merecedores de todo "Ugh..." Me cansa este pueblo por eso es mejor salir a los distritos todo es menos...extraño.

¿Amor? Eso me hace remontarme a tantas cosas amar es asqueroso y no lo se doloroso, directo y sobre todo sobre abrumador "TSK..." Nahla arruina mis momentos, estoy feliz viene ella y tiene que pisar mi pie o soltar algún comentario como el anterior.-Claro que te amo hermosa pero tu amor  me sale caro siento que es momento de pagar.- Volví a lanzarle un beso al aire, se que en el fondo es mi hermana y deseo protegerle al igual que a Sean pero no se si yo este en la categoría de "ser amado" tengo que ser honesto al menos conmigo, soy un maldito con todo el mundo y no planeo cambiar. -Miedo no tengo y por supuesto que tomo el reto, solo espero no te acobardes cuando las cosas se pongan buenas.-Sonreí malicioso y no aleje mi vista de la de ella, tiene que saber que voy en serio y que claro si luego comienza a comportarse como una bebe "como siempre lo hace" que sepa bien que no puede solo dejarlo y ya, siempre habrán consecuencias y mas cuando juegas con Lance Kubler. -Para que sepas, si me meto a un juego espero el premio mayor.-"¿Que estas dispuesta a perder hermanita?" Me gustaria ya ver su cara cuando le gane ojala y no ande con sus caprichos y lloriqueo.


-En efecto este clima solo avivo a las personas, pero particularmente no me gusta cuando las cosas se ponen así.-Tengo preferencias aunque ella seguramente solo responda "Pero eres un cualquiera blablabla" Usualmente prefiero las cosas...Salvajes, no húmedas, elegantes y bueno salvajes la mayoría del tiempo, es divertido ver a las personas en sus extremos ademas de que es mas fácil ganarles las apuestas ya que no toca lidiar con viejos avariciosos que apenas y quieren apostar. -¿Como pude pensar en algo así? ¿Tu, amable? Debí inventar algo mejor.- Aveces creo que deliro pero seguro es porque mi mente trata de ser positiva con respecto a ella me refiero ¿Algún día tendrá cura? no lo creo y es triste ya que pensé que seria tan carismática como yo, al menos tiene algo a su favor así que no todo esta perdido.

Sabia que no se acobardaría despues de todo si lo hacía arriesgaba todo su orgullo, sonreí. -Humm...que salvaje Nahla.-Era una burla con mucho cariño pero se lo tomara a pecho y yo tendré que buscar la forma de como contentarla o buscar la forma de como enojarle mas, lo que me guste mas hare. -Es que aun no has probado bien, deberías morder en otra parte.-Levante las cejas, la lujuria es algo poderoso te hace desear tantas cosas en este caso "mi hermana" Si quiera que por una vez en su vida hiciera lo que dijese yo aunque existe la opción de obligarle despues de todo le gustara lo que sea que muerda.

-Uy ¿Quieres llevarme? Si planeas llevar puesto algo delgado claro que voy contigo.-Es ¿Como decirlo? Venganza. Ha estado fastidiandome todo el rato solo por su estúpido miedo a los truenos, que este asustada no es culpa mía, es obvio que solo intenta distraerse pero tampoco iba a estar siendo el dulce hermano por ella.

Esperaba una reacción mas entusiasmada por parte de ella pero parece que ser llevada por mi hasta su cuarto le importa poco, preferí no responder de todos modos ya luego cambiaría de opinion porque luego no deseara separarse de mi aunque con lo mucho que estamos demostrando nuestra fraternidad esta noche supongo que terminaremos maldiciendo el uno al otro al terminar toda la charla.

-¿Lindo? Ughh..-No pude esconder mi rostro de "estas loca y la idea apesta" que bueno que reacciono antes de que dijera que me retiraba. -Ves que a papa le gustaban los tonos oscuros, obviamente esta casa no podría tener algo arco iris.-Recuerdo la primera vez que Nahla vino con el cabello pintado fue una sorpresa para todos aunque raramente no para mama, papa no le gustaba lo estrafalario pero lo acepto despues de todo es muy del capitolio tener el cabello de colores.

-Oh , vamos esas son las bebidas mas divertidas.-Es fascinante averiguar que hiciste el día anterior aunque particularmente casi nunca lo logro hacer y eso que me esfuerzo...no, no me esfuerzo para nada. -Nahla no seas aguafiestas apuesto a que seguro y llegas a las tres ademas estarás conmigo nada malo puede pasarte.-Y yo estaría con ella algo malo me pasara seguramente. -Bien dicho por eso no puedo rechazar la copa de alguien cuando invita.-Ya despues si quería cobrarla bien podía irse al carajo ya que nunca le pedí nada.

-Ouch ahora si me siento lastimado y con susto de que me insultes muy duro.-Titube con mi labio inferior unos dos segundos aproximadamente y luego solo voltee los ojos ¿Que? ¿Creía que era la única buena para insultar? Mejor debería de dejar su lengua adentro antes de que venga un gato y trate de morderla.-Eres una maldita...-Moví mi cuello hacia atrás, hacer eso significa suicidio pero es un reto. -Acepto ya que no le tengo miedo a nada como te dije antes.-Kira va a matarme literalmente, al menos el vasallaje se acerca así que no preguntara muchas cosas. -Muy bien Nahla.- AL fin demuestra que su cerebro funciona. -Hay que buscarle ropa mas sensual así tal vez pronto esta comprometida y con algún que otro hijo.- Cualquiera de las dos funcionaba despues de todo con todo ese estrés que maneja la pobre necesita que alguien la someta al menos por una noche.

-¿Reservarse? Por favor.-No pude evitar el rodar los ojos otra vez y sacarle el dedo corazón. -¿Como puedes pensar eso?-Para calmarme puse mis ojos en la preciada botella, estire la mano y rápidamente la lleve a mis labios "si, necesitaba esto." Aunque casi lo escupo cuando menciono eso ultimo. -No fastidies ¿Es de distrito? Y ¿Esta haciendo que tu esperes?- Esto comenzaba a fastidiarme pero tenia que parecer que no lo hacia. -Vamos Nahla, no juegues sucio haces que me preocupe por ti.- La verdad con ese su amigo "Marcus" Ahora puedo esperar cualquier cosa de ella.

-El vasallaje sigue siendo igual mientras que los juegos cada año es algo único de ver.-No debería hablar de eso con ella despues de todo se lo que piensa de los juegos, a mi me gustan por las apuestas y mientras las vidas de los caídos es un poco lamentable pero ¿Que se puede hacer? No tengo poderes mágicos para ayudar a nadie. Ojala que el vasallaje fuera inolvidable pero solo sera de fiestas aquí y haya algo que normalmente se hace todos los días.- En serio que la familia real debería ser un poco mas no se ¿Imaginativa tal vez? Hasta el propio Capitolio esta cansado de tanta charada.

Su comentario me desconcertó un poco pero preferí centrarme y continuar con mi vista hacia la ventana, ahora que lo veo nada ha cambiado desde que papa se fue lo cual es un poco bizarro ya que parece que el sigue aquí, observando, esperando el momento en que mostremos alguna señal de rebeldía para castigarnos con su particular manera cruel. -Pasa tanto tiempo ahí porque seguro tiene un amante.-Suficiente con el tétrico  escenario para que nosotros lo volviéramos mas horrible.

Pese a todo lo que me había dicho ella era mi hermana y yo tambien le he gritado cosas horribles anteriormente, se que necesito decirle muchas cosas pero simplemente no puedo encontrar las palabras para decirle lo que pienso, siento y lo que necesito, ese es el problema con el tema de mama siempre me confunde mas cada vez hay algo mas que me hace pensar que posiblemente yo soy el imbecil que la odia sin razon mientras que otras veces me encuentro pensando en lo mucho que la detesto, recuerdo que con Sean compartíamos diferentes ideas de mama eso solo si estábamos muy inconscientes de lo que decíamos en las fiestas, pocas veces recordaba cosas que el decía y cosas que yo decía, ambos estábamos afectados con todo esto mas bien nadie volvió a ser el mismo luego de que ella se fue o desapareció. Y justamente cuando creo que la cosa no puede ser peor ella menciona esas palabras tan...Ni siquiera se describirlas pero se que esta no es la Nahla con la que me encuentro todas las mañanas o la que siempre esta diciéndome idiota esta chica quizás sea mi hermana en su esencia mas natural "La esperanza de mama..." Esas palabras me dolieron tanto, fue como apuñalar mi pecho. -Yo tambien quisiera escuchar esas palabras de mi madre Nahla pero que pasaría si ella...-Había que pensar en todos los escenarios posibles. -Siento si la esperanza no esta en mi...es solo que tu y Sean son tan distintos, en ustedes aun habita una parte de ella.-Pero yo soy un caso distinto o al menos creo eso. -Nahla al final cuando crees perder a alguien, ni siquiera  la luz o siquiera una plagaría... compensara  el hecho de que lo único que le queda a la fecha es un agujero en tu vida donde aun está ese alguien, que te importaba.-  Aun planeo ayudarla pero no se si logre entender que no creo mucho en la causa porque la realidad es que estoy confundido y no se siquiera en que pensar o en que creer.-Estoy perdido...-Por primera vez era totalmente sincero y es porque necesito respuestas y si ella sabe que las necesito puede compartir conmigo lo que sabe acerca de ella, ni siquiera me di cuenta cuando comenzó a llorar, su mejilla tenia una linea reluciente gracias a la luz de los estruendos de afuera pude notarlo, me asustaba, jamas había visto a Nahla de esta manera ella tan solo lloraba con...mama.

Tras su confesión lo único que deseaba hacer era estrecharla en mis brazos Nahla era valiente incluso mas que yo ya que se atrevió a seguir creyendo y no dejo ese sentimiento atrás. Definitivamente soy el peor hermano del mundo ya que no tengo consuelo para ella y eso me hace sentir con un enorme vació. -También lo odio...-Susurre y tan solo trate de fijar mis ojos en ella sabia que si en este momento hubiera luz tanto ella como yo nos daríamos cuenta de los demonios que encierra el otro con tan solo un contacto visual. -Encontraremos respuestas y...No puedes permitir que este lugar o que Kira arrebate esto.-Estire mi pulgar y limpie una de sus lagrimas, tan solo ese pequeño gesto demostraba que era tan vulnerable, como mama o mas bien que tenia corazón como ella.-No puedo imaginar en donde esta o en que piensa pero comienzo a creer que volverá.- No lo creía pero no podía dejar a Nahla así, simplemente me era imposible seria como...no lo se, no quería que se sintiera sola.

Tal vez no tenia palabras para decirle lo que sentía, tal vez solo buscaba una escusa pero no me importo continue con aquello que hacia, sentí lo extrañada que se sentía pero para mi alivio ella comenzó a responder eso me dio mas seguridad así pues movía mis labios un poco mas, aquella sensación dulce se mezclaba con lo salado de sus lagrimas, cerré los ojos no quería ver sus ojos gotear ademas que una parte de mi desea disfrutar aquel momento, apreté un poco mas contra mi, la necesitaba cerca ya que ella no era la única esta noche que necesitaba a alguien hoy y particularmente yo al menos la necesita a ella.

Al sentir sus brazos sobre mi automáticamente me dio una sensación de seguridad pero al mismo tiempo comenzaba a tener mas calor en la zona del pecho, debía deshacerme cuanto antes de esta camisa intentaría quitármela pero por el momento me siento demasiado augusto con la posición de mis manos quitarlas seria un suicidio, un sonido ronco de satisfacción salio de lo mas profundo de mi garganta, mis manos bajaron un poco mas obligandola a ceder hacia abajo, necesitaba que estuviese cómoda ya que mi principal deber era darle aquella seguridad que seguramente buscaba en palabras y no solo eso sino tambien darle algo con que olvidar aquellas lagrimas, sentí su lengua cálida rozar la mía y no pude contenerme así que comencé a abrirme paso en su boca, inmediatamente comience a acariciar y no puedo detenerme ya que todo esto crea solo sensaciones mas excitantes y mas placenteras. Sin darme cuenta estábamos en el suelo, mis manos acariciando con intimidad su pierna derecha mientras que mi boca continuaba con lo suyo, la respiracion era difícil así que por un momento tuve que separarme de ella solo por unos centímetros, mis ojos rápidamente se fijaron en los de ella. -Eres hermosa...-Eso fue lo único que logre susurrar hasta creo que fue inconsciente que mencione aquello, lamí parte de su labio inferior y con delicadeza bese su mejilla derecha por donde habían pasado sus lagrimas deseaba fundirme con ella en ese momento, este calor era tentador y debía detenerme...-Debes descansar...-Mencione aunque sin querer dejarla ir bese un momento sus labios nuevamente. -Vamos antes de que...-No podía dejarlos o mas bien no podía dejarla a ella así sin mas, tanto ella como yo necesitábamos esto esta noche. -Me arrepienta.-




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Nahla M. Kubler el Miér Jun 19, 2013 2:43 pm

Ahora que miro a Lance, dudo que portarse mal sea algo de suma dificultad para él. Vaya, hasta podría decir que era uno de los escasos dones con los que había nacido. Aclaremos que yo no lo he obligado, si quiere ‘ser malo’ entonces que haga lo que quiera, pues puede que se lleve una sorpresa en el intento.  Por ahora puedo conformarme en que tenemos la misma idea de que no nos agradan mucho las personas de distritos altos… creo que al fin la telepatía trilliza está funcionando para algo. Recuerdo que en algún momento, cuando éramos más pequeños alguien preguntó si de verdad funcionaba eso de que si a uno le dolía algo, los demás también experimentaban ese dolor. Yo hice una demostración aquella vez dándole a Sean un puñetazo en el estómago, pero ni Lance ni yo llegamos a sentir algo. Conclusión: Fue divertido ver a mi hermano sin aire por unos cuantos segundos.

En eso no te contradigo, pero alégrate al saber que por lo menos podrías contemplarme por televisión. Me encargaría de mandarle saludos a todos mis hermanos para que no me extrañen tanto — sigo pensando que todo esto suena demasiado absurdo, inclusive para alguien como yo que tiene ideas disparatadas de muy vez en cuando. — Pft, idiota. A mi no me callas — dije con determinación. Bi-po-lar, de verdad, ¿qué le han hecho hoy?  En un momento comienza a reírse de lo que digo y al siguiente prefiere que ya no comente nada. — Si vas, tendrás que llevarme contigo. Me gustaría ir a dar una vueltecilla por ahí para ver de que tanto me he perdido — ¿a quién engaño? El distrito 4 tiene chicos tan… indescriptibles en el buen sentido. Veré como me las ingenio para poder conseguir a alguien de ahí para pasar el rato, o unos cuantos días si bien iba la cosa.

Me encogí de hombros con una sonrisa suave cuando mi hermano dijo que le encantaba. Al menos no me mandó al carajo por decir que tendría su pedestal asegurado en el infierno — ¿Caro? ¿Por qué? Si mi amor no tiene condiciones, no tiene precio… es puro, sincero y todo lo que podrías desear — evité hacer una mueca de asco cuando volvió a lanzar un beso al aire. Que engreído era… pero a la vez causaba bastante gracia por el pico que formaba con sus labios — Piquito~ —me burlé de él — Oh, así que el gran Lance Kubler acepta el reto que su adorable hermana le va a poner. ¿Quieres comenzar a dejar claras las condiciones de nuestro juego? Y para que lo sepas, yo no me retracto en las cosas que digo o hago — a menos que estas no fueran a favor de mi beneficio, claro está — Así que el premio mayor… dime, ¿qué estás dispuesto a ganar o a sacar de provecho de este juego? — le lancé una mirada sugerente antes de ver hacia la manta que aún me cubría. Siendo sinceros pensé que Lance no aceptaría una pequeña cosilla como esta, pero ahora que lo ha hecho quiero ver que es lo que espera como resultados de este encuentro planeado. Por supuesto, eso se quedaría solo como algo ficticio ya que por nada permitiría yo que él se llevase esta ronda. Mi juego, mis reglas y mi victoria.

Que extraño, yo creí que te sentías a gusto en cualquier ambiente que no fuese… este — la casa en general, más bien. A muchos de nosotros se nos desvanecen los buenos momentos en este lugar y es por ello que preferimos ir a buscar aquello que necesitamos en otra parte. El que esté bien o esté mal ya dependía del ojo con el que se juzgara la situación. Tuve que poner los ojos en blanco tras eso — El hecho de que no sea amable con ustedes no significa que me comporte de la misma manera con los demás — bueno, admito que también habían algunas excepciones a las reglas. También eso estaba bajo la condición del humor en el que me encontrara… pobre de aquellos que me hacían enojar.

Creí que volvería a fruncir el ceño, pero esta vez logró regresarme las palabras. Maldito, le daré otro punto por el resultado. Llegué a pensar ingenuamente que se molestaría por la mordida que le di, además de que no había sido tampoco tan cuidadosa al hacerlo, ni una queja mínima pronunció — Estoy segura que todo lo que muerda tendrá el mismo sabor, así que prefiero no perder el tiempo en intentarlo — el mismo amargo sabor de toda su persona. Evité prestar atención a la manera en que elevaba las cejas, como si sugiriera otra cosa con sus palabras. Tsk.

No importa lo que yo lleve puesto, si al final tú irás solito hacia ese lugar. Ahí nos encontraremos — casi estoy asegurando de que iré a parar en lo más bajo del inframundo por lo cabrona que he sido en todos estos años, pero al menos si quería tener un comienzo agradable entonces llegaría en el momento adecuado.

Eso ya lo sé, pero ahora que él no está aquí y que Kira no pasa mucho tiempo en casa deberíamos de darle algo más de ‘vitalidad’ a este hogar. A lo mejor y así Sean deja de sentirse tan frustrado por aquí — ver el mismo color por años abruma. Al menos lo que logré fue tener completa libertad sobre mi habitación y hacer con ella lo que a mi me placiera en cuanto a los adornos.

Si, tal vez fuera divertido consumir esas bebidas, pero casi podría asegurar que mucho más divertido era ver como la gente se perdía en ellas — Son bastante dulces, así que desde ese punto ya tienen mi preferencia. Pero no es divertido cuando al día siguiente no sé en donde han ido a parar mis cosas — … o mi ropa. Recuerdo que en una mañana desperté con un traje completamente ridículo. Marcus sólo me dijo que por altanera había tomado un reto de pasearme a saber por dónde utilizando esa cosa y gritando a saber qué cosas — Tus palabras han tenido el efecto contrario, ya que siendo sinceros me preocupa saber que cosas terminaré haciendo bajo tu compañía. Quizás hasta seas cabrón y se te ocurra dejarme por algún lado — lo miré, entrecerrando los ojos para hacer mi acusación —A veces las copas que te invitan son las que mejor saben — aunque claro, también dependía de la persona que te hiciera la invitación.

Tiembla, porque no te gustará cuando llegue el momento en que deba de aplastar tu ego — podía decir que la humillación era más lo mío que cualquier otra cosa. Pero para ello, debían de existir buenas razones de por medio. — Oh, rudo. Parece que esta noche estás más que preparado para perder. Con este ya irían dos retos, ¿estás seguro de que podrás con ello? — veamos si el bebé no se retracta de todo lo que ha dicho para mañana —Primero logremos que alguien se acerque a ella sin temor a que le arranquen el brazo. El compromiso y los sobrinos ya vendrán con el tiempo… y dudo de que al menos tú estés preparado para ser tío — comenté con ligera indiferencia. No daremos grandes zancadas, pero con conseguirle  un prospecto a nuestra hermana ya habremos avanzado mucho.

No sé si debería de sentirme ofendida o reír por el dedo que me andaba mostrando. Imbécil, mejor opté por no hacer nada  — ¿Por qué lo pienso? Es simple en realidad... — me mordí el labio inferior y lo miré con inocencia — Cada vez que nos encontramos, me deja con ganas de más.  Es muy original con lo que hace… — creo que me estoy llevando la historia ficticia a otro nivel, pero todo sea para no retroceder y dejar a mi hermano con la boca cerrada por esta ocasión — ¿Quién dijo que sólo el distrito 1 tiene un ‘Dios del sexo’? Los otros distritos también tienen algo que ofrecer… y vaya que son cosas bastante buenas — sentencié, ya veremos con que argumentos sale Lance ahora.

Al cabo de poco  tiempo, sentí una punzada más fuerte que las anteriores en mi cabeza. Disimuladamente me llevé una mano al costado de la frente para masajear un poco — Pareciera que hasta los festines que preparan son muchos mejores que los de Navidad. Aprovecha para crear cuanto desastre quieras mientras Kira se hace cargo de sus labores en estas temporadas. — si querías hacer algo, este era el mejor momento para llevarlo a cabo. A veces era en estos tiempos cuando iba a pintarme el cabello del color que me viniese en gana, aunque este año no ando de ánimos como para verme como foco al igual que otros tantos habitantes del Capitolio.

Respiré profundamente  y luego saqué poco a poco el aire por la boca. Me toqué una de las mejillas, de nuevo volvía a recobrar la temperatura que tenía en un inicio y estaba de más decir que se sentía húmeda. Al parecer esta noche tendré que pasarla en vela si quería disminuirla un poco, ya fuese con medicina o con paños húmedos en la frente y rodillas. De todo lo que he dicho en la noche, estoy llegando a mi límite y las lágrimas me habían delatado con anterioridad. Me he cansado de luchar sola, de pretender que soy fuerte, al menos por esta noche quisiera olvidarme de todo y todos. Odio que un hecho haya puesto de cabeza la lealtad de mis hermanos y todo lo que conocíamos a la fecha parezca una mentira. Sé que estoy mal en pensarlo, pero a veces creo que hubiera sido mejor si mamá estuviera muerta… al menos así el dolor sería más fácil de sobrellevar — En ti también hay algo de mamá, y ya lo he dicho: yo no daré por sentado nada que no provenga de los labios de ella. — se me escapó un sollozo que interrumpió con lo que estaba yo diciendo. Tengo que tranquilizarme, que una vez que comienzo a llorar es difícil para mi hablar — Nunca dije que no doliera… pero al menos yo he decidido que  no llenaré ese agujero o lo haré más grande sintiendo rencor hacia hechos que desconozco.  Soy terca Lance,  y pese a lo que digas sabes que no voy a cambiar en lo que piense — sobre todo si se era de mamá de quien hablábamos. Apreté los labios y cerré los ojos durante unos instantes, sintiendo como más lágrimas resbalaban por mis mejillas en ese simple gesto.

De nuevo centré mi mirada en la de él, desearía que no estuviese tan vidriosa a estas alturas, pero me bastaba con poder escucharle tan claramente pese a los estruendos que se llevaban fuera de este hogar — Quiero conservarlo, Lance. Lo estoy intentando… pero todo me va consumiendo poco a poco. Dices que conservo algo de nuestra madre,  ahora pregúntate cuanto tiempo seguirá estando eso conmigo — quisiera que el Capitolio o Kira no me lo arrebatasen, hago de todo para proteger… ¿qué? ¿mi esencia? ¿la pureza? … tal vez sólo las sobras que quedan.

Una vía de escape… sus labios representaban eso para mí en este preciso instante. En él estaba encontrando algo que hacía mi corazón estremecer. Algo en lo más profundo de mi ser me está gritando que he entrado en una zona sin retorno, que intente alejarme de ahí lo más rápido que pueda, que toda la situación está mal; pero mi cuerpo parece comandarse solo, pues mis manos se mueven ávidas sobre sus brazos, acariciando antes de rodear su cuello mientras me acercaba todavía más, ¿qué tan cerca debería de tenerlo para darme por satisfecha?  Lance tampoco parecía rechazarme, ¿qué buscábamos los dos con esto?

Por ahora le había restado importancia a la manta que terminó resbalando por mis hombros, ni siquiera puedo recordar que era lo que llevaba puesto antes de salirme de la habitación. Todo lo que sé en este instante es que necesito que él continúe, inclusive el sonio que emitió parecía indicarme que él también parecía disfrutar de nuestro encuentro. La situación me confunde, siento como si estuviese naufragando en algo sin fin pero sigue viva la necesidad de saber hacia donde me estaba llevando.

Comencé a perderme en el mismo instante en que él terminó sobre mi, mientras yo ahora estaba recostada en el suelo. Necesitaba probar más de lo que me estaba ofreciendo, por eso no me di por satisfecha hasta que lamí  lentamente sus labios, cosa que al parecer él tomó como pase de entrada para aventurarse hacia algo más. Su cuerpo me llamaba, y por eso fue que mis manos terminaron colándose bajo la camisa que llevaba puesta para poder acariciar directamente la piel que se había estado ocultando en todo este rato. Supuse que la misma necesidad me llevó a colocar mi pierna derecha alrededor de su cintura, empujándolo un poco hacia mi dirección, más cerca, todavía más…

Suspiré en el beso cuando pude sentir como sus manos brindaban las atenciones necesarias a mi pierna. ¿Cuánto tiempo habrá pasado desde que comenzamos con esto? No sé, pero el aire comenzaba a faltarme … aunque no fui la única, ya que al cabo de segundos desapareció parte de la sensación cálida que se había amoldado a mis labios. En la oscuridad, abrí los ojos para centrarme en la figura de aquél que estaba arriba de mi. Creo que ni en sueños escucharía a Lance pronunciar las palabras que acababa de decir… un último beso robado fue lo que hacía que mi ‘yo consciente’ volviese a trabajar. Carraspeé un poco la garganta —No parece que.. digas eso en serio — susurré, haciendo evidente que todavía me faltaba el aire. Lamí mi propio labio inferior, aún podía sentir los labios de Lance sobre los míos — ¿De qué te arrepentirías? — pregunté, adelantándome de lo que en algún momento pasó por mi mente.

Yo… olvídalo, creo que esta vez te obedeceré — bromeé un poco, aún sin moverme ni un centímetro del lugar de donde me encontraba — Iré de vuelta a mi habitación — fue en ese instante en que recordé unas palabras que Marcus hace tiempo me había dicho ’Si vas a pecar, hazlo bien. Todo eso para que cuanto te arrepientas, lo hagas por completo”. Ni siquiera sé si me siento arrepentida por dejarme llevar…





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Lance S. Kubler el Vie Jun 21, 2013 1:21 am

Es un poco difícil imaginar a Nahla en la televisión aunque ala vez se me comienza a hacer gracioso, me imagino que todos los días golperia a alguien y estaría mas estresada de lo normal "Tsk..." Osea que me fastidiaría mas y yo eventualmente tendré que elevar la dosis de alcohol para llegar al punto de no escucharla.

Comienzo a pensar que esto de trabajar comienza a ser en serio ya que últimamente han habido muchos roces con Kira, aunque entre Nahla y Kira siempre hay roses pero ahora sucede continuamente para ser sincero nunca me gusta estar cuando empiezan con sus peleas "Par de niñatas..." Ojala y pelearan de verdad, seria todo un espectáculo a simple vista.  -Yo callo a quien quiera...- ¿Idiota yo? Ella mejor dicho, yo nunca le falto al respeto sin embargo ella tiene que empezar con sus insultos impulsivos de un momento a otro aunque hay que entenderla seguramente esta tan desesperada de mi atención que no hay de otra mas que insultarme aunque creo que hay muchas mas maneras de llamar mi atención como por ejemplo comenzar a deshacerse de esa ropa que tiene. -Por supuesto que te llevo conmigo hermanita, quizás al fin y  podemos divertimos juntos- No pude evitar mostrarle mi blanca dentadura, me pregunto si ¿Se vera reluciente aun en la oscuridad? Bueno eso no debería de importarme tanto. -Te mostrare todo un mundo hermanita.-No me gusta presumir pero la verdad es la verdad y no se puede hacer nada, aunque Nahla hable con sarcasmo se que una parte de ella tiene tanta curiosidad como yo de saber como se divierte el otro, yo salia con Sean cuando era divertido y la verdad es que se le ocurrían buenas ideas pero Nahla es algo distinto, a como es de princesa solo anda rodeada de su "Lady" y con ello me refiero a su fiel sirviente Marcus.

"Te odio..." Si eso hago en este momento ¿Porque maldita sea es tan sensual? No puedo evitar mas esos pensamientos que tengo acerca de ella y aclarando no son pensamientos muy castos que digamos, Nahla era capitolina si pero ninguna capitolina era tan irresistible. -¿Puro?- "Tienes muchas cosas Nahla pero eso no es lo tuyo" Yo diría que mas bien es todo lo contrario. -No digas esas cosas, no conoces mis deseos y no creo que seas capaz de llegar a donde yo quiero hacerlo. No se como sera Nahla pero a mi me gusta llevar las cosas a otro nivel cuando estoy con esa ansia que estoy sintiendo.  -Por supuesto que estoy mas que dispuesto a poner las reglas hermosa.-No le puse atención a su estúpida burla anterior lo único que quería hacerme hacer era rabiar. -Primera condición:No llores ni pidas ayuda de nadie.-  Se como es Nahla y bien pude convencer a alguien para que la ayude a hacer lo que sea que la ponga hacer, me imagino que ella seguirá con la segunda condición pero la tercera es mía y por supuesto que esa la hará sufrir. -Lo que estés dispuesta a perder hermanita solo espero valga la pena.-Sonreí maliciosos, ella jugaba sucio pues yo tambien. Si creía que yo jugaría y haría todo lo que ella quisieses estaba equivocada quizás me tenga un poco idiota por su encantos femeninos pero no es la única mujer y obviamente bien puedo restringir mis deseos.

-Es así, me siento a gusto en cualquier lugar que no sea este pero no solo depende en el lugar sino tambien en la compañía.- Al menos había echo algo bien mi querida hermana, me había dado algo mas que pensar cada vez que entrara en el estúpido despacho aunque quisiera un recuerdo así de...¿Entretenido? en cada parte de la casa, quien sabe quizás aun logre tenerlo me refiero a que la noche es joven y ambos parecemos muy despiertos. -Seguramente que con las demás personas eres toda una maldita.- NO bromeo aunque Nahla es un poco amable con Marcus pero Marcus como muchos en el capitolio es "especial" Y seguro solo por eso es buena con el.

-¿Te da miedo a que te guste?- Y ¿Así dice que quiere apostar conmigo? Muy graciosa, no puede con un par de mordidas y cree ganarme en mi propio juego, Nahla en serio que se metió en un lío pero que así se quede tal vez así logro hacerla mis esclava, mi muy deseable esclava y sino lo logro ¿Pero que digo? Claro que lo lograre.

-¡Por favor! Que aburrida eres Nahla ¿No soportas ni una pequeña broma?- No era una broma pero seguro eso le pareció a ella por su contestación aunque nunca he conocido a una mujer que se me resista con tanta insinuación y coqueteo que he empleado, si que soy un cerdo esa mujer es mi hermana..."Y ¿Eso importa porque?" Si no hay sentido así pues seguiré picando a Nahla tal vez al fin demuestra ser divertida y hacemos algo divertido o ella admite que nunca podrá ganarme en este estúpido juego en el que me reto.

-Hoo, que linda hermana ¿Te preocupas por Sean?-Osea que toda esta idea de la remodelacion era por el pequeño odioso.  -En ese caso creo que me toca defender a Kira, ella es una linda hermana mayor no merece ese tipo de travesuras que empleamos pff...Hahahaha, dile a Marcus que busque a alguien que venga a echarle un vistazo a la casa así vemos que habitaciones necesitan ser removidas.-Me gustaria ser yo quien pueda destruir la casa y mas si es para un mini bar.

Fue un poco graciosos escucharle hablar de lo que seguramente le había sucedido por andar tomando esas bebidas tan poderosas. -Muy dulces...-Ya tenia unas ganas de enormes de tener una en la mano. -Vamos eso es gracioso, no saber donde estas o que paso...-O en el caso de Nahla no sabes donde están tus cosas me pregunto ¿Que perdió? Quizás su ropa. -¿Dejarte a un lado? Para nada hermosa, cuando estoy con alguien soy bastante fiel.-Le guiñe el ojo pero aun así supongo que ni con eso me creería. -En eso no estoy de acuerdo, si acepto las copas es solo porque son gratis.-No me gusta escuchar el típico "Mi novio me engaño" o tambien esta el de hacerse pasar por inocente mientras en realidad es una zorra buscando una nueva aventura.

-¡Ha! No me hagas reír.-Ni atención le puse ¿Aplastar mi ego? Solamente en sus sueños. -Tus juegos son de niños Nahla quiero ir algo mas...No se ¿Como decirte? mas Lejos, si eso es.-Ella cree que me asusta, es tierno me recuerda a cuando eramos niños y deseaba asustarme por la noche, buenos y estúpidos tiempos aunque pensándolo bien no han cambiado mucho. -Apuesto a que no te animas a jugar conmigo a la verdad.-Amo ese juego, si te descubren en la mentira te quitas una prenda de ropa, supongo que ella conoce bien el juego. -Cállate, ellos me adoraran no como a ti la tía amargada Puaggg.- Pero me encantaria ver a Kira entretenida con alguien mas tal vez al fin de acabo y deja de poner tanta gente a vigilarnos ¿Cree que no sabemos que siempre la mantienen informada acerca de lo que hacemos? Si que nos cree muy pequeños e idiotas.

¿Realidad? Mi hermana es una maldita y aparte una idiota en potencia ¡POR FAVOR! Esta conversación ya me esta hartando. -¿Muy original? Si claro...-Lo dije de mal humor mientras hacia rodar los ojos ¿Porque me molestaba? Seguro que es porque el tipo es idiota digo ¿Como...? ya ni quiero saber si esto es verdad o mentira aunque tengo que seguir mi instinto...y este me dice que es mentira ¡Tiene que serlo! -Obviamente no sabes nada hermanita y sigue con tu desperdicio  de "Dios del sexo" -Hice una mueca de lastima, ya no deseaba hablar pero seguramente la idiota continuaría molestando porque si para algo es buena es para abrir sus boca y nunca cerrarla.

Aun recuerdo el año pasado, fue tanta la resaca que cuando desperté aun me sentía ebrio y para mi buena fortuna Kira había apartado un lugar para los Kubler  para pasar un rato con El rey todo poderoso de Panem, el hombre me vio con una cara de desacuerdo seguro por mi olor y mi comportamiento pero que debería sentirse agradecido que sus hijas no se presentaron porque yo hubiera sido opacado según tengo conocimiento una de ellas es demasiado...ni se como expresarlo.-Haré el desastre que quiera y Kira no podrá detenerme y si me castiga pues que mas da, siempre lo hace.- Y siempre desobedezco, debería quedarle en claro a Kira que eso de los castigos no sirven.


Una prueba mas de que mama aun permanece en ella.-Eres una tonta hermana, yo soy una mala persona pero aun así quiero pensar que tienes razon, que Kira miente.-Pero tambien me dolía el echo de que Kira mintiera, en mis hermanos es en quien confío y ya; no hay lealtad a nada mas que a ellos y Kira aun que sea el espejo de papa no me importa siempre le he respetado y siempre creí que si ella me reclutaba para su clan del mal diría que si, solo para hacerla sentir orgullosa, no se porque exactamente aceptaría, es idiota.-Se que Kira no te agrada del todo pero...No puede ser tan.-Fría y maldita ¿O si? En estos momentos cuestiono mucho de mi, aun me siento inocente con respecto a las decisiones de Kira. -Se que no cambiaras...-Y eso esta bien ya que muchos años no sentía eso que mama me nos hacia sentir a cada uno de nosotros cada vez que pasábamos las tardes afuera y mirábamos el ocaso "esperanza" -Y esta bien...Pero sabes que implica buscar respuestas ¿No?-Ir en contra del capitolio y lo único que deja eso es...muerte. -No quiero que te pase nada y sabes que arriesgaría todo por ti y Sean.- No me importaría saber la verdad a pocos momentos de morir al menos estaría en paz. Hay que ser cautelosos ya que hay ojos y oídos por todas partes y ademas hay un miembro importante del gobierno implicado y al mismo tiempo es mi hermana. -Pero si me toca elegir entre tu y la verdad, sabes que escogería.- La mire a los ojos, deseaba que dejara esas lagrimas ya que para nada iban con ella y solo me hacían sentir mas culpable las palabras que había gritado aun estaban resonando en mi cabeza.

Sus manos hacían que me calentara mas no se como pero lo hacían, cada roce era mortal pero a la vez adictivo, lo necesitaba mas bien la necesitaba conmigo ¿Como no había besado esos labios una vez la vi entrar? Ahora me maldigo miles de veces por todas las veces que estuve tan cerca de ella y no lo hice, era difícil imaginar que serian tan suaves y sobre todo que me llevarían a otro mundo de sensaciones. No creo que ella esta tan ebria y siento que estoy en mis cinco sentidos por el momento así que ¿Esto iba en serio? A mi no me importaba mucho ya que sentía cada roce como algo delicioso, algo que necesitaba y con mas fuerza.

"Al fin..." Fue lo único que dije cuando note que la manta resbalaba de su hombro, aquella piel suya era tan blanca sentía que me necesitaba, tenia que besar cada parte de su cuerpo cuanto antes pero sus labios eran como imanes a los míos, no era posible que nos separáramos, tanto ella como yo queríamos aquel contacto y tengo que ser sincero Monet sabia besar y no solo eso era una DIOSA en darme placer por eso no pude aguantar a sobigear con mi lengua cada parte de su paladar, el tacto había sido suave y frenético sentí como ella tampoco se quería detenerse, queríamos mas del otro eso lo supe al sentir aquellas uñas en mi pecho "Argg..." Esta mujer me haría explotar con tantas emociones, que bueno que no puede entrar a mi mente porque estoy imaginando todo tipo de cosas que me encontrare haciéndole dentro de unos cuantos minutos si continua con aquel contacto. Los dos estábamos mas cerca de la cintura hacia abajo y eso era muy peligroso sobre todo cuando mi cintura hacia un poco de contacto con ella cada vez que me adentraba mas a su boca "Sigue así..." Si por favor, así podría arrinconarte cerca de la estaneria de papa y podríamos averiguar de una vez cual es el limite de cada uno.

Mis manos querían ir mas haya de su pierna, iban en busca de sus muslos y luego glúteos o algo mas...había tanto por tocar que era difícil imaginar que seria mas excitante pero lo que fuese seguramente me provocaría una infinita sensación de satisfacción, la quería conmigo hoy, la necesitaba mas bien.  

Había sido un idiota al cortar aquello que teníamos ahora seguramente tendría que enfrentarme a las preguntas que me haría ¿Porque? y ¿Para que? Aunque si llegaba ponerse en ese plan quizás le respondería de la única forma que se...-¿No me crees?-Mencione y continue acariciando su pierna en círculos, era increíble como tan solo una parte de su cuerpo me invitaba a pecar de manera increíble pero necesitaba calmarme al menos por unos segundos.

Sus palabras me tomaron por sorpresa ya que ni yo mismo me había planteado el porque, apunto de responder o hacer un intento ella se adelanto "No juegues conmigo..." Ojala y no se pusiera en ese plan porque sino...¡Demonios! Mejor dejo esta idiotez, se lo que quiero y la quiero a ella ahora no es solo un capricho sino mas bien es algo que...ni siquiera se o entiendo pero todo mi ser necesita clama su calor, sus caricias y sobre todo sus besos, me hacen sentir vivo. -Para nada, creo que prometí llevarte a tu habitación...- Susurre enfrente de sus labios, ambos parecíamos sumirnos en un agujero negro y me encantaba estar junto con ella en la oscuridad. -Solo duerme conmigo.-Dije mientras lleve mis manos a sus muslos, apreté con fuerza para  así comenzar a levantarnos y encaminarnos a su habitación pero tan pronto me puse en pie y logre acodarla entre mis brazos, tuve que rescostarle contra la puerta deje el contacto visual para besar su cuello, sonreí y me fije en sus labios nuevamente, hablaba en serio cuando mencione que era hermosa y sobre todo bajo aquella luz, la bese entre risas, cobrando intensidad con cada momento, sentía que la apretaba mas y mas contra la pared, no tenia salida pero aun así tenia que estar seguro que ella se quedaría conmigo esta noche, no iría a ninguna parte, gane acceso a una parte a su cuello y al punto sensible entre la línea de su mandíbula y el lóbulo de la oreja, empece a besar con una dedicación deliciosa para la princesa, me sentía lejos de mi cuerpo deseaba poder acapararla completamente, mis manos seguían sosteniéndole pero tan pronto una se topo con uno de sus glúteos tuve que comenzar a apretarle y acariciar con delicadeza. -No me arrepentiría de nada...-Susurre contra su piel mientras comenzaba a caminar hacia la perilla pero era difícil moverse con una mano y mente tan ocupada.




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Nahla M. Kubler el Lun Jun 24, 2013 12:06 am

Sé que si le respondo a Lance esto se hará una interminable batalla de quien calla a quien. Además de gastar saliva a lo inútil, sería una completa pérdida de tiempo así que por esta ocasión me limité a sacarle el dedo de en medio. Que se trague sus palabras, tsk. Su autoridad como hermano mayor ha sido nula prácticamente desde el momento en que nacimos y no recuerdo un solo instante en que se haya comportado como tal.

¿Cómo nos vamos a divertir? ¿Construyendo castillos de arena o algo así? — dije con sarcasmo mientras arqueaba una de mis bien delineadas cejas. Ignoré de paso la sonrisa que me estaba dirigiendo — No sabes que tan ansiosa estoy por conocer el fantástico mundo de mi hermano mayor, ¿cuidarás que no me hagan nada, cierto? Aunque a la vez tengo miedo, ¿qué tal si no estoy hecha para tu mundo? — todo eso lo había mencionado haciendo la voz de una niña pequeña. La verdad tenía curiosidad sobre dos cosas principalmente; la primera de ellas era sobre las apuestas que Lance suele hacer con bastante frecuencia y en segunda, la clase de amigos que tendrá él… quien sabe, puede que termine ‘llevándome bien’ con alguno de ellos.

Parecía incrédulo cuando dije todo respecto a como era mi amor… la verdad dependía de la persona, pues no todas las experiencias suelen ser lo mismo… y hasta creo que gran parte de ellas han sido por calentura. Debería de comenzar a plantearme las situaciones dos veces antes de caer en ellas. Hmm, bleh, si uno es joven debe de aprovecharse cada oportunidad que se tenga — De las cosas más puras que encontrarás en el Capitolio — le guiñé un ojo, antes de bajar la mirada para aparentar un poco más de inocencia en mi persona. Tuve que morderme un poco el labio y de nuevo miré a Lance — ¿Ahora tú me retas a mi? No lo sé, tal vez deberías de probarme… estoy segura de que podré superar tus expectativas en un santiamén — tampoco sé a que se estará refiriendo en concreto, pero no puedo quedarme atrás porque si Nahla Kubler se propone algo es porque hará de todo por cumplirlo — Entonces habla, que por esta noche tienes mi completa atención — no sé con que condiciones me vendrá ahora, pero algo me dice que serán tan patéticas como él mismo… o tal vez no tanto, pues el muy maldito me dejó con la boca cerrada al mencionar la primera de ellas. Bastardo, seguramente lo hace para evitar que Marcus o alguien más vaya en mi ayuda si la situación entra en terreno peligroso. Me limité a fingir una sonrisa mientras escuchaba — ¿Llorar? Si tú sabes que no llego a esos extremos… y no necesito ayuda ya que yo sola basto para llevar bien la situación — lo de llorar si que había sido exagerado… a menos que fuese parte de alguna actuación que debiese de llevar a cabo — Lo que me prohíbas también aplicará contigo. No puedes pedir ayuda y recuerda: ‘Lo que se empieza, se termina’ así que no puedes poner pretexto alguno para zafarte de la situación — si él me iba a restringir ciertas cosas, yo debería de hacer lo mismo para que fuese más justo. Esa condición me pareció viable, aunque eso significa que si cualquiera va perdiendo no habrá razón alguna para retirarse del juego en el punto culminante. Acomodé un poco mi cabello detrás de mi oreja — Te dejaré reclamar el premio que quieras sin excusa alguna, cualquier cosa que quieras te daré … si ganas, claro. — va a perder porque va a perder. Para él no existe otro final más que ese. Tampoco sé que cosa sería capaz de pedirme… su imaginación retorcida podría extrapolarse a niveles que jamás habría pensado.

No sé sinceramente que tipo de compañía prefieras, pero tampoco es como si me interese — jamás me ha intrigado el conocer el tipo de mujeres con el que le gusta liarse. Es más, hasta me parecía grotesco pensar en la vida sexual (nula, inexistente…) de cada uno de mis hermanos. Mejor me detengo, creo que me están dando ganas de vomitar… — Para nada, si soy todo un ángel. Algún día te dejaré ver ese lado, tal vez así olvides toda mala experiencia que mi comportamiento te ha dejado — ¿a quién engaño? Ni de aquí a mil años luz borraría de la mente de mi hermano aquella imagen de p*ta que de seguro tiene sobre mi persona. Lo admito, a veces me paso de cabrona con algunas personas…

Para nada, yo lo único que temo es que tú me ruegues por más… — le lancé una mirada ligeramente sugerente. Varias veces –pasados de copas, claro- admito que le he tirado demasiadas indirectas de todo tipo, desde las más inocentes hasta otras que no lo son tanto. Ahora no estoy tan tomada, pues pequeños tragos no me hacían tanto daño… aunque tal vez mis neuronas el día de hoy no estén trabajando del todo bien. Pero no importa, el punto es quedarme con la última palabra.

Pff, si hablamos de aburridos creo que tú estás mucho peor que yo, piquito — de ahora en adelante tal vez debería de decirle así. De cualquier modo veré con Marcus que apodo idiota me puede dar para que le diga a mi hermano. Es divertido hacerle rabiar, a menos que se ponga en actitud de ‘Váyanse a la mierda todos’. La próxima vez tomaré el tiempo que tarda en fruncir el ceño una vez que empiece a picarlo con mis palabras.

Yo, a diferencia tuya, si me preocupo por la comodidad de mis hermanos — mentira. Si no me preocupaba por Kira, mucho menos me iba a preocupar por Sean o por Lance. No soy niñera de nadie y no tengo motivo alguno que me lleve a estar vigilando cada uno de sus pasos. Tuve que sonreír maliciosamente cuando escuché lo que parecía ser un acuerdo por parte de mi hermano — Mañana mismo iré a ver a Marcus para darle avisos. Tiene muy buenos contactos que podrán ayudarnos en el diseño y planificación de más espacios — Kira nos mandará al carajo si se entera de lo que queremos hacer. Eso o nos deja sin mesada… otra vez.

Conociéndote, no me sorprendería si me dices que terminaste en otro lugar … tampoco es lindo que una noche estés de fiesta con tus amigos y que a la mañana siguiente despiertes en la terminal de trenes, sin dinero y sin otras cosas que según tú tenías a la mano — por favor, que no pregunte como rayos fue que las cosas terminaron así. Siempre digo que no terminaré bebiendo de esas cosas y al fin de semana siguiente terminaba igual o peor que antes — Claro, y yo soy la viva imagen de lo puro y casto — ¿fiel? ¿él? Esta vez si que se había pasado con su bromita. Su linda fama tampoco iba acuerdo a lo que él decía — Bueno, ese también es un motivo bastante fuerte para aceptar la bebida que te ofertan — te ahorras dinero, que en mi caso me venía bien para comprar algo de ropa o para una botella. Después de todo, necesito algo de beber en casa.

Arqueé una ceja al escuchar las palabras de mi hermano — Perdona que ni contigo ni con Sean quiera jugar a otras cosas. La actitud apática de ambos me aburre — me encogí de hombros. Tras eso volvió a atrapar mi atención al mencionar un juego bastante conocido. Si no has jugado esa cosa prácticamente no puedes decir que eres una persona de la gran élite capitolina — A juegos como esos no puedo decirles que no… aunque anticipo que terminarás sin nada y por eso mismo yo terminaré asqueada — Lance hoy estaba demasiado juguetón. No le negaría ese placer de creer que vencería aunque fuese en uno de los tantos juegos que hemos propuesto en esta noche. — A ti ni siquiera te reconocerían por el poco tiempo que pasas en casa — rápidamente le refuté el comentario.

Ahora si que Lance parecía bastante… cabreado o algo así. El mal humor que estaba implícito en sus comentarios parecía ser palpable en el ambiente — Puede que no sepa de muchas cosas, pero con él estoy conociendo panoramas completamente diferentes — seguí halagando a mi ficticio amante — Su manera de tocarme, de susurrar cosas en mi oído, el modo en que… — pretendí disfrutar de mis recuerdos mientras me pasaba una mano por la mejilla y volvía a morderme el labio inferior.

Asentí cuando mencionó que Kira no lo detendría en lo que haría. Supongo que cada uno de nosotros aprovechará la situación a su manera. También tenía razón en lo otro, Kira de cualquier manera nos castigaría hiciéramos algo malo o no. Debería de conseguirse mejores informantes, ya que a veces creo que éstos exageran demasiado la historia sobre lo que hicimos y como lo hicimos.

Cerré los ojos y comencé a contar hasta 10 para tranquilizarme. Seguía sintiéndome feliz de que al menos habíamos tocado el tema de mamá, cosa que parecía ser prohibida dentro de esta casa desde que Kira asumió los roles de jefes de familia — A tu manera eres bueno Lance… es sólo que no te das cuenta de ello — quiero pensar que es la fiebre lo que me está haciendo actuar así, pero la verdad es que aquellas palabras me salían del corazón. Era justo lo que pensaba en el momento — No puede ser tan, ¿qué? — quería saber que otras cosas agregaría sobre Kira — Claro que sé que con pensar todo esto ya es bastante como para que algo me hagan si se enteran… si logro encontrar la verdad que estoy buscando entonces mis esfuerzos habrán valido la pena sea cual sea el castigo — lucharé, sí, pero si la muerte es el final de mi camino entonces bienvenido sea. No lo diré en voz alta, pero la manera en la que había pronunciado Lance esas palabras provocó que me sonrojara un poco y que mi corazón se sintiera conmovido. No sé si lo habrá dicho en serio o si tan solo buscaba calmarme pero sea cual sea la situación, me había hecho más bien del que me imaginaba… — Te quiero, Lance… — sé que soy una perra, y más con mis hermanos pero algo que tengo certero es que a mis mellizos los quiero a mi extraño y particular modo.

La zona peligrosa ahora me había dado la bienvenida y era más calurosa y grata de lo que en algún momento llegué a imaginar. No puedo detenerme y sé que él tampoco por el modo en que nuestros cuerpos reaccionan ante el contacto del otro. Es delicioso, es sensual, va más allá de lo que podría haberme imaginado en algún momento pero la mejor parte de todas es que era prohibido… y vaya que la sensación me venía bien. Mi cuerpo buscaba todavía más de él y tenerlo casi pegado a mi cintura bastaba para robarme más suspiros. Era la primera vez que un beso me hacía desear tanto para ser la primera noche en que probaba sus labios. Algo tendré mal, pero tampoco es como si deseara que esto se apagara en un instante.

Sus caricias me hacen estremecer, es como si enviara corriente eléctrica a través de mi cuerpo y el hecho de que siga sosteniendo mi pierna de esa manera me deja tonta por completo. He bajado mis defensas a partir de un beso — Nunca he terminado de saber en que momento hablas en serio y cuando lo dices en broma — todavía estamos aquí, mirándonos el uno al otro y por eso mismo dudo que me permita descansar.

Sonreí cuando recordó su promesa de que sería él quien me llevaría de vuelta a la habitación. Sé que tendré problemas para dormir y más si comienzo a recordar sus caricias y sus besos una vez que esté en la cama. Lo que no imaginé es que me haría aquella propuesta –petición,lo que sea- de que durmiera con él… a estas alturas, no sé distinguir si lo decía en el modo sano o en un sentido que mantenía mi deseo vivo. No tuve tiempo de responder pues a pocos segundos él apretó de mi con más fuerza para levantarnos del piso. Tuve que sujetarme de su cuello y casi al mismo tiempo mis piernas intentaron rodearlo, aparentemente para no caer. ¿Qué tenía hoy Lance que lo hacía más atractivo a mis ojos?

En la nueva posición en la que estábamos, podía sentirlo todavía más… su cuerpo fornido bajo la camisa que llevaba puesta, la musculatura de sus hombros y brazos. Ahora comienzo a entender la razón por la que bastantes capitolinas estaban detrás de él… el pensamiento me molestó un poco y por ahora preferí centrarme de nuevo en lo que él me hacía sentir. Ni siquiera habíamos llegado a la puerta cuando él me dejó contra la pared. Maldito, ahora tenía el acceso fácil para tocar lo que quisiera con sus labios y manos. Tuve que morderme el labio e inconscientemente cerré los ojos mientras inclinaba un poco mi cabeza para darle más acceso.

¿Alguna vez le dije que cuando sonreía se veía guapo? Creo que no… tal vez debería de ser momento de hacerlo. Quería transmitirle ese mensaje cuando me vio y casi en el instante le sonreí. Esto parecía ser un secreto entre nosotros dos, al menos de mi parte no diría nada porque quería conservar el recuerdo conmigo. Sería recelosa con ello. Apenas sentí sus labios sobre los míos otra vez, comencé a besarle de regreso. Esta era justo el tipo de pelea que jamás imaginé tener con él… saber quien de nosotros dos podría tener el control sobre el otro a base de caricias reales. Enredé una de mis manos en su cabello, que era suave al tacto. Sus mechones rebeldes se escapaban de mis dedos y eso me encantaba. Por primera vez en la noche, un gemido se escapó de mis labios cuando comenzó a besarme cerca del lóbulo de la oreja. Sé que si se atreve a morderme estaré perdida… mis piernas intentaron empujarlo un poco contra mi cuando me apretó… joder. Se me cortó la respiración, para luego pronunciar su nombre en un nuevo suspiro.

Él no se arrepentiría, yo tampoco tendría porque hacerlo ¿o si? Me separé un poco de él y en la oscuridad mi mirada buscó la suya. Después me enfoqué en sus labios mientras yo mordía los míos. Sin volver a verlo junté mis labios con los de él, pero a diferencia de lo anterior esta vez comencé con un beso más lento. Quería disfrutar del cosquilleo, de la sensación de felicidad y al mismo tiempo de la emoción que la situación me brindaba. — Lance, esto está mal… — pero no por ello me detuve. Atrapé su labio inferior con mis dientes y jalé suavemente conforme una de mis manos comenzaba a jugar con el borde de la camisa que tenía puesta para después hacer pequeños trazos en la parte de su pecho que estaba desnudo — Entonces…¿me llevarás a dormir? — pregunté contra sus labios. Me hubiera gustado decirlo con un tono más inocente, pero a como me encontraba esa era una tarea difícil de realizar.

La única interrogante que ahora permanece conmigo es … ¿su habitación o la mía?





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Lance S. Kubler el Mar Jun 25, 2013 2:44 am

Tan solo sonreí al ver su pequeño dedo salir en medio de la oscuridad ¿Nahla enojada? Uw`s me parece tan tierna, tengo unas ganas enormes de morderla. -Modales Princesa...-Eso era importante y según Kira una diferencia inminente entre tu y todos los demás, en las mujeres se ven bien ya que ellas son torpes y según se supone deben ser lindas y comportadas pero ¿En un hombre? Ha, que no me haga reír.

-No hermanita, yo pienso en algo mas ambicioso y divertido, algo que apuesto mueres por jugar conmigo.- Ella sabia a que me refería pero era tan estúpida y ridícula que se hacia pasar por idiota, aunque eso no es una sorpresa me refiero siempre se hace pasar por idiota o tal vez es algo que le sale natural "Mierda, mierda...mierda." La odio ¿Porque malditamente tiene que hacerme eso? No sabe que si continua no podre contenerme y no responderé ante sus quejas cuando la tenga en mi poder. -Deja de fingir inocencia que eso no te va cariño.- "No continua que me estas matando de deseo..." Debo controlar mis pensamientos porque seguro la muy egoísta solo planea usarme para sus fines, eso me hace calentarme mas "Mierda." -Claro que me encargare de que nadie te haga nada eso si, de mi te cuidas sola.-Claro que encaja en mi mundo, es toda una maldita seguro que me hace mas enemigos pero bueno no me importara al cabo como si me agradaran las personas con las que convivo por ahí aunque uno que otro es bastante útil me refiero a conexiones con información directa de nuestras cabecillas.

¿De las cosas mas puras? Si claro, al menos había tocado un tema bastante interesante "amor" He sentido ese sentimiento antes, es doloroso, inútil y sobrevalorado, lo repito la vida apesta. -¿Puro? Aja, lo que digas-Suspire como si ese chiste no lo hubiese escuchado antes departe de ella, es tan graciosa siempre tiene comentarios y chistes tan hilarantes que no se si quiera como expresar cada vez que la escucho decir la misma cosa siempre. Aunque debo admitir ese leve movimiento de su mirada era sumamente exótica, esta mujer me haría pecar lo juro. -Humm, me encantas.-La señale con mi dedo indice, mientras me imaginaba las grandes expectativas que tengo para ella, espero y las supere todas porque si es así "Humm..." Seguro tendré que llevarla conmigo mas seguido, quien diría que la mujer que me haría intrigarme tanto y replantar todo acerca de la sensualidad seria Nahla. -Sin embargo no digas cosas que no podrás hacer.-Dije y solamente levante los hombros para decirle algo como "Vamos rindete cariño." Odio que se crea tan buena para jugar todo tipo de juegos pero argg, lo hace entretenido ¿Como lo odio? Nahh, lo amo. -Bien, es bueno saber que puedes poner atención.-Abrí de mas mis ojos azules solo para que notase mi impresión por enterarme que ella si podía centrarse a algo. -Bueno, creo que me has puesto retos muy divertidos así que ¿Porque no hacerte pasar por la misma diversion? Apuesto a que te quedaría muy bien uno de esos vestidos de seda tan pomposos de colores chillones, se ven cómodos y fijaría muy bien tu hermosa figura.- Esto solo es el inicio, no sabe a donde se ha metido yo tomo lo que quiero y lo dejo hasta satisfacerme completamente. -Bien, espero sigas con esa actitud tuya durante todo el juego ¿Ok? Si rompes la regla te castigare...- Mencione lo ultimo y solo fije mi vista en sus labios, baje hasta llegar a el escote de su pecho y le sonreí. -Yo nunca pongo pretextos...-Esa estúpida regla me pone de mal humor ¿Que cree? ¿Que soy cobarde? Ha, si que es un tonta y bueno ella sola se pone restricciones ya que ella tampoco podrá solo salirse así sin mas, así pues llegamos a la parte que me interesaba y deseaba, no se como que tipo de premio puedo pedir aunque estoy tentado por muchas cosas que Nahla posee. -¡Perfecto! Muero por ganar así que apresúrate y pierde ¿Ok? Te ofrecería un premio Monet pero obvio no vas a ganar.-

-Pues a mi tampoco me llena de emoción que clase de cerdos te han tocado.- Si algún día un idiota llega a decirme que ha estado con Nahla le partiré la cara, no se porque pero lo haría es algo extraño supongo que es eso de ser hermano mayor aunque...No, no entiendo porque pienso en algo así de idiota ademas ¿La reputación de Nahla me importa? Cuantas manos pasen por ella debería de valerme, pero con tan solo pensarlo me deja un mal sabor de boca. -No juegues conmigo cabrona...-¿Ángel? No y eso era bueno no podía imaginarla de esa manera, me encanta como es y me atrae esa maldad tan pura que posee, deseo...no la deseo a ella ahora. -De Ángel no tienes nada pero no te preocupes que esta tu es perfecta para cualquier cosa.- Es una maldita pero para su suerte yo no soy ningún santo, tiene suerte de que hago lo posible para comportarme aquí en casa ya que afuera soy otra persona completamente diferente dispuesto a todo para llegar a donde quiero y sobre todo por tener lo que deseo.

-Hahahaha, muy graciosa.-No lo pude evitar ¿Ella me cree tan idiota? Con una vez me bastaría y sobraría. -Pero una vez la pasemos bien apuesto a que no te quitaras de la cabeza mi cuerpo escultural, trata de no soñar tanto conmigo ¿Ok?-Seria perturbador saber que hay alguien soñando todo tipo de cosas aunque ¿A quien engaño? Poco me importa. Al fin las cosas se ponen buenas digo ella por fin comienza a tirar tan deseadas indirectas sin embargo lo ha hecho antes pero solo ebria ¿Ese es su estado? La quiero consiente porque solo así podria lograr mi cometido, hacerle sentir y nunca olvidar.

-¿Piquito? Fingiremos que el comentario no es idiota Oh, espera no se puede.- De nuevo solté un suspiro de enojo y solo la mire algo mascado, es que odio eso de "Piquito" No si ni porque, seguro porque suena idiota y me recuerda a las veces en donde su mejor amiga Marcus esta cortando mi cabello mientras parlotea con ella, esas sesiones de cortes son casi siempre para fastidiarme la vida ahora entiendo porque odio mucho a Marcus, cuando muera Nahla seguramente el tipo ese querrá tomar su lugar, la venera.

Solamente solté una mueca cuando soltó ese comentario, entre todos siento que ella es la mas inmadura y egoísta. -Genial, que bueno que Kira no viene hasta dentro de un mes espero y espero se despida tambien de su guarda ropa porque como que me apetece verla mas Primaveral.- Ya me imaginaria esa locura, todos destruyendo partes de la casa y a la vez quemando ropa de Kira, un sueño echo realidad.

-¿Eso te sucedió? HAHAHA, hubiera pagado por ver eso.-NO recuerdo que me haya pasado algo así, ok ¿Estoy ya ebrio? Me ha pasado mas de una vez, no pude evitar hacerle una insinuación. -Porque nunca te apareces en medio de mi habitación así..media desnuda.-Le hice una mueca de enojo y decepción pero obvio todo era fingido aunque con un toque de la verdad. -Hahaha ¿No me crees? Bien, no lo hagas.- Los rumores corren y por donde Nahla se mantiene seguro que vuelan, aunque no me interesa me refiero se bien que han habido casos en donde las mujeres buscan relacionarse con ella para llegar de nuevo a nosotros aunque si bien se ella las manda al carajo. Asentí con la cabeza, las bebidas gratis son mejores me queda dinero para comprar mas...¿Mas licor? Debería de comenzar a invertir en algo así como para poder vivir en otro lugar o no se podria irme a vivir a un distrito.

-Claro, olvido que tu actitud es tan vivaz y emocionante, ni creas que morimos por pasar tiempo contigo...a b u r r i d a.- Me encantaba picarle cuando ella se creía muy buena para todos nosotros, mujer mas hartante no se pudo haber creado ¿De donde salio? A Papa le salio bastante. -Si claro...¿Porque te mientes? Ademas no pierdo y no se tu pero a mi al menos me encantaria verte.- Levante nuevamente las cejas y sonríe picaramente.

-Cállate, siempre estoy en casa solo que no me gusta que me veas porque de repente crees que puedes venir y hablarme.- Hice rodar los ojos y solté un bostezo de aburrimiento, espero entienda que ese bostezo esta mas que dedicado a ella.

Maldita sea ¿Cuando se calla? Ese imbecil si mucho ha de saber como tomarle la mano y la muy torpe cree que es es ser Dios del sexo ¿Susurrar cosas en su oído? -Tsk...Que asco.-Hice tronar mi cuello, estaba estresado y molesto aun sin un motivo exacto es que...¡Arg! ¿Porque me comenta esas porquerías? -Oye deja esas estupidas caras que me comienzas a dar ganas enormes de vomitar.-Parecía que estaba apunto de deshacerse ahí mismo, cosa que no entiendo porque apuesto a que el tipo es un perfecto pendejo.

Ella no entendía, mas bien es algo que no comparto con ella ni con Sean.-Calla, no sabes lo que dices.- ¿Desde cuando le salio tanta esperanza? Me asusta y me asusta mas que me haga creer igual y que al final todo sea mentira. -No soy bueno Nahla.- La mire directamente a los ojos, ella tenia que saberlo, desde hace un par de años, desde que mi gusto por los juegos aumento, odio sentirme como mi padre aunque para Kira parece ser un honor. -Ella es nuestra hermana, tambien tiene algo de mama en ella Nahla.- Y si nosotros tres hemos mostrado un poco de corazón, Kira también debe tenerlo y no deseo juzgarla no por miedo sino que una parte de mi tambien quiere protegerla . -Ojala y fuera una victima de todo esto pero ella no es de ese tipo...-No señor ¿Kira victima? Si, claro.

No me gusta que piense en eso ¿Aceptaría la muerte y ya? No la culpo ya que yo tambien lo haría pero no...No puede irse y ya. -Entiendo que quieras buscar la verdad pero por algo, mama te dejo aquí, Nahla es que..argg Mierda.-Tampoco me gusta esto de mama porque...ella incita a que hagas todo lo contrario a lo que es El capitolio, ese es su espíritu, que me da preocupación no por mis actos rebeldes sino por los de ella. -No, no puedes solo irte...- La mire enojado y con el ceño fruncido se que ambos somos tercos y no me impresiona si me vuelve a gritar pero de repente solo escuche aquella tierna frase de ella, me daba miedo escuchar esas palabras porque no se como responderle pero no me importa porque si no las hubiera escuchado yo seguiría vació...-Yo tambien, no lo dudes.-Susurre, no había mas que decir tan solo eso.

Ella tambien lo deseaba y eso me hacia tener mas confianza, podía poner mis manos donde quisiera porque su cuerpo me daría paso a que hiciese lo que yo deseara pero por esta vez no solo buscaba la satisfacción personal sino que deseaba que ella fuera capaz de vibrar y sentir aquella ola de pasión que me invadía cada vez que intensificaba el beso "Maldita sea sus labios son tan perfectos y tan urgente es ese beso" cada suspiro que se le escapaba iba a parar a mi boca y no había nada mas excitante que sentirla tan cerca, saber que yo le causaba aquello.-Pues te demostrare que es real...-Susurre, me hace pensar que no se cansa de retarme y eso me encanta, toda ella me encanta, su piel es suave parece aterciopelada, mis manos, mi cuerpo y sobre todo mis labios y lengua tienen deseo de rozar cada parte de ella si quiera esa ropa suya no estorbara tanto.


No pareció sorprenderle el modo en que me le había insinuado, eso me hacia tener dudas acerca de todo esto pero la verdad es que poco me importaba y con ella era igual, ambos somos seres de sensaciones, deseo tenerla en mis manos mas tiempo no veo como logre estar sin aquella sensación de calor intenso que era axfisiantemente delicioso tanto tiempo, al sentir su cintura contra la mía nuevamente me hizo vibrar de emoción tanto así que seguro ella se di cuenta de mi leve gemido, esta muy cerca como para no notar como diablos me hace sentir, deseaba llevarla cuanto antes a la habitación, tal vez el despacho tenga buenos recuerdos ahora pero Nahla no era cualquiera, ella era la princesa Kubler así pues merecía un trato especial en todos los sentidos.

Todo mi cuerpo estaba vibrando y sentí como mi pecho se erizaba tan solo al imaginar el contacto que tendría con el de ella, si pudiera rompería aquella pijama suya pero no quiero verme como un animal aunque ¿No ya lo parezco? ella nota que la necesito, que rompí otra regla "no obsesionarte" Sentí su mirada de odio al dejarla acorralada. -HUmm...- Saboree al pasar mi lengua por su cuello, ella me lo ofrecía y no seria tan estúpido y declinaría. Mis manos estaban bastante ocupadas ya que no dejaban de apretar sus glúteos, no podían ser reales ¿O si? Eran perfectos, podía sentir mi mano en aquella perfecta zona redonda, entre mas la apretaba contra mi mas difícil se me hacia mantener el equilibrio. Sus ojos a pesar de que no podía verlos con esta oscuridad tenían ese brillo tan peculiar de ella no se si es picardia o tan solo otra cosa, no tenia palabras para describir como me sentí al verla sonreír, me sentía como un niño malo que se metía ha hacer una travesura, sus labios eran mas vivaces que la primera vez que los bese, era toda una experta mas bien una Diosa en esto, una de mis manos se deslizo por debajo de su pijama comenzando con un tanda de caricias a su espalda desnuda, estaba fría pero ya pronto eso cambiaría, mi respiracion comenzaba a tender tendencias de agitación "esto no es nada" Me repetí a mi mismo pero no podía engarme aunque quisiera, la sensualidad innata de Nahla me llevaba a un mar de sensaciones y dudo salir bien de todo eso, mi lengua jugo un poco con su lóbulo derecho y no pude evitar una leve mordedura, no tan fuerte porque lastimara no era mi intención aun así luego de morderla le di un ligero masaje con mis labios.


No había pasado desapercibido que tomo posesión de mi cabello, y cuando nos separamos unos centímetros vi unos mechones de mi cabello por todas partes, debo ser un desastre pero ya mañana tendré tiempo de arreglarme hoy no importaba, rogaba porque dejase de morderse el labio me haría lanzarme contra ella nuevamente, no lo vi venir pero no la rechace al momento en que poso sus labios contra mi, los acariciaba con cada beso, trataba de que cada roce fuese único, suave y sobre todo que nos llevara a sensaciones nuevas, como predije su lengua servia para algo mas que solo esos comentarios hilarantes y sarcásticos, servia para muchas mas cosas, no podía dejar de rozarle, aveces sentía como mis labios sentían los roces de su lengua no se si era accidental o con intención pero lo que fuese me excitaba. De repente volvió el beso casto y no me incomodo es mas sentía que no solo era un momento en donde las hormonas se me subieron sino que era algo mas lo que sentía, había algo en ese suave y lento beso y eso quizás era un sentimiento, no se cual seria pero estoy agradecido con que lo comparta solo conmigo ¿Como un simple beso de Nahla, me hacia olvidar todo? incluso comienzo a creer que los rayos caen cada vez que ella mueve sus labios contra los míos, son tan intensos. -Lo se...
Murmure mientras continuábamos. -Esta mal que aun tengas esa pijama...-Sonreí en medio de los besos pero la condenada se aprovecho para morderme, me queje pero no fue un quejido de dolor sino pues de otro tipo de sensación. Comenzaba preguntarme ¿Cuando comenzaría a prestarme atención? Pero mierda...cada toque era mortal se sentía con poder y quería dejármelo saber que aun acorralada ella era una bomba de lujuria, respire un poco rápido. -Claro Monet, tus deseos son ordenes...-Sonreí enfrente de sus labios y solo fije mi frente con la de ella, quería resistirme a besarle mientras mi mano comenzaba a explorar uno de los costados, había rozado parte de su pecho y aquel simple contacto me volvía loco tenia que llevarla a la habitación cuanto antes, la despegue de la pared y le di un corto beso mientras buscaba la manija de la puerta, una vez encontrada abrí la puerta y comencé a salir por ella, una vez en el pasillo no lo resistí ademas ¿Como hacerlo? la tentación enfrente y tu solo ¿La ignoras? Imposible, me abrace a ella y con frenesí volví a besarle perdí el equilibrio en medio pasillo así que fui a topar a una pared, botamos los cuadros de la pared atrás mía. -Jajaja...-Sonreí divertido por tal situación pero no por ello iba a ser débil y quedarme en aquella posición que simplemente no me favorecía, tome fuerza y continue mi camino, enterré mi barbilla en su cuello y comencé a besar lentamente ¿Así empezó todo no? divise la entrada a mi cuarto pero quiero dejarle un dulce recuerdo a Nahla, así que me dirigi a su habitación,ya tenia la puerta medio abierta así pues solo di una patada y me adentre a la habitación. Hace mucho que no veía el cuarto de Nahla pero no por ello dejaría lo que hacia, camine hasta la cama con ella en brazos y la recosté con cuidado, sentí que mi cuerpo la necesitaba, la llamaba, necesitaba tenerla en mi brazos otra vez así pues la observe un momento, acerque mis labios y bese su frente, sonreí y me acomode a su lado, unos de mis brazos aun la tenia rodeada logrando que de algún modo el contacto no se perdiera, no dejaba de ver sus ojos y todo su cuerpo esperaba una respuesta pero como soy un cerdo dudo quedarme quieto, la abrace contra mi pecho. -Deseo concedido ¿Desea algo mas? ¿Tal vez un ligero masaje o acaso algún otro tipo de atención?Al decirlo mi mano libre se poso por su vientre por debajo de su blusa, se deslizaba con cautela sintiendo la piel desnuda.




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Nahla M. Kubler el Miér Jun 26, 2013 7:50 pm

Sonreí falsamente y pretendí sentarme como se supone que debería de hacerlo una señorita de la alta sociedad. Ordené mi cabello un poco al igual que la manta y miré a mi hermano — Su comentario me honra, pero de la manera más atenta y educada posible le diré que usted y sus palabras se pueden ir directo al carajo — y de nuevo me senté con las mismas nulas ganas que tenía desde que me lo había encontrado aquí. Seré amable con quien me dé la gana o con quien me convenga hacerlo. Él era mi hermano y me conocía de sobra como para saber mis maneras de actuar en casa.

Ambos hemos comenzado a poner demasiadas cosas sobre el tablero para seguir con estos juegos y retos que nos estamos sacando de la nada. Lo único que temo que se pierda en el intento sea mi orgullo…bah, como si eso fuera posible. Varias veces me han tirado, pero jamás he perdido de vista aquello que me caracteriza — A diferencia de lo que crees, no sé en que estás pensando. Aquí no tengo señal para utilizar la telepatía melliza — pretendí que dicho suceso me daba lástima. — Aunque si en ese juego vas a perder entonces participaré — nada es mejor que una buena recompensa — 21 años conviviendo contigo no son en vano. Creo que puedo defenderme perfectamente de ti. — hasta donde lo he corroborado, soy perfectamente capaz de manejar a las  personas a mi voluntad y antojo. Incluso había gente estúpida que directamente me plantaban cara para retarme a hacerlo… ojalá supieran que si yo no armo mis situaciones ni mis circunstancias –o no hay premio que lo valga- simplemente no lo haré. Es más, hasta puedo recordar una frase que una de mis supuestas amigas solía decir ‘Si no sabes como manipular a un hombre has fracasado como mujer’. El caso de Lance era uno particular a diferencia del resto, ya que ahora quiero ver en persona su círculo social.

Parecía ser sarcasmo, dudo que me crea si le sigo diciendo cosas sobre la pureza de mis sentimientos. Al menos para con él no era válido decirlo. Apenas y siento algo de aprecio por estos idiotas que veo de vez en cuando.  Suspiré, en ocasiones me gustaría tener un hermano como Marcus… tal vez considere pedirle que me haga su aprendiz para tener otras cosas en que enfocarme — Podría gustarte más si me permitieras mostrarte lo linda y complaciente que puedo llegar a ser — por lo general soy yo quien lleva el mando en cada cosa en la que me veo involucrada, aunque ver como alguien trata de dominarte es… intrigante — Parece que contigo tendré que aplicar el principio del ‘ver para creer’. No me subestimes, que te dejaré con la boca abierta — estúpido, ahora se estaba burlando de mi con esos gestos tan suyos. Que pocas cosas que dice me llamen la atención era algo completamente distinto… ¡jodido bastardo! Lo siento, pero cuando comenzó a mencionar lo del vestido simplemente… argh, ¡cabrón! No dejé que notara lo mucho que me había afectado. Sé que mi cabello en algún momento ha sido igual de llamativo que el de otros tantos capitolinos pero el tema de la vestimenta era diferente. Yo no visto cosas eléctricas o pomposas ni nada a menos que de verdad los colores combinen y se vea bien. Además de que la comodidad era otro factor importante. — Seré niña buena, así no tendré que pasar por uno de tusridículosTerribles castigos — me pasé el dedo índice por el labio inferior mientras pestañeaba un par de veces mas. De verdad él parecía confiar mucho en su suerte — Yo no le dejo el camino fácil a nadie, Lance y menos si es uno de mis juegos. Cuando gane tomaré como recompensa lo que me apetezca — tampoco es como si él tuviese mucho que ofrecer…

¿Cerdos? Me quedé pensando en ello. Tal vez algunos si fuesen parte de la gran escoria del Capitolio pero había otros tantos que entraban en buena categoría. Admito que he probado diversas cosas durante años y cada una de ellas me ha dejado con distintas experiencias que he retomado para diversas ocasiones. Me eché a reír cuando al parecer me había insultado. Él quiere jugar y a los pocos instantes me dice que no, ¿así quiere ganar? — Uno tiene que adaptarse a las diferentes situaciones que se le presentan, querido hermano. —  eran bases para sobrevivir en un mundo donde la gente es tan falsa como la felicidad misma en este lugar.

Nuevamente su comentario me hizo reír a carcajadas. Oh, Dios, como detestaba que me tomaran por una loca obsesa que muy probablemente tuviese sueños húmedos con mis hermanos — ¿Escultural? ¿De dónde? — pregunté y lo vi de reojo mientras intentaba disimular una sonrisilla — Creo que te has descuidado un poco… ¿no estás ya algo pasado de peso? — me burlé de él, pero creo que demasiadas bebidas se han ido a parar en otras partes de su cuerpo. — Lo siento cariño, pero no quiero que tu cuerpo me dé pesadillas —soñar con él sería el equivalente a eso… iugh.

Le saqué la lengua a mi hermano y después coloqué una cierta sonrisa de satisfacción en el rostro. Por el hecho de que no le gustara el apodo ya me daba un punto en la temática de ‘1000 maneras de molestar a Lance’ — Si no te vieras ridículo lanzando besos al aire yo no te pondría apodos absurdos — piquito era apenas uno de los tantos que podría darle si me sintiera todavía mejor. Ahora que lo pienso… ¿por qué ya no he pegado algún grito como de costumbre al oír un trueno?  El clima sigue igual que antes y hasta puedo escuchar el impacto de la lluvia sobre la ventana. En primera, él hace un buen trabajo manteniendo mi mente en otros lados que no sea en el clima con sus comentarios e intentos absurdos de retarme en algo.

Oye, que será como un regalo de cumpleaños de nosotros para ella. Se llevará la sorpresa de su vida cuando vea la ropa tan elegante que le planeo escoger — no doy halagos a mi hermana, pero aquí entre nosotros debo de decir que tiene una figura que debería de sacar a relucir más a menudo. Y también debería de considerar mostrar más piel en lugar de estarla ocultando bajo un absurdo uniforme.

Puse los ojos en blanco, arrepintiéndome de haber abierto la boca cuando no tuve motivos para hacerlo. Mi hermano no tenía que saber las cosas que me ocurrían después de todo y tampoco es como si para él fuesen de sumo interés. Ahora comienza a decir estupideces, ¿por qué motivo o circunstancia terminaría yo en su habitación con poca ropa? —Nada más tendrás la oportunidad de verme así en tus mejores sueños — ni siquiera pasada de copas haría algo como eso ¿o lo habré hecho antes? A veces mi mente se pierde tanto que al día siguiente no puedo ni reconocer el sitio en donde estoy o la gente entre la que termino. Deberé de cuidarme un poco más en ese aspecto para la próxima ocasión — ’Fiel’ es de las últimas cosas que pensaría de ti, hermano. Pagaría para ver eso — tal vez él se considere como de dominio público, o al menos esa es la imagen que yo tengo de él.

Sinceramente, de los tres no sé quien lleva la vida más interesante o la más intrigante o lo que sea. Yo disfruto de lo que hago gran parte del tiempo. Dejé de pensar en ello y pasé a las indirectas y tiernas sugerencias que mi hermano mayor estaba haciendo — Entre nos, tampoco creo que seas la persona más sincera y no dudo que si jugamos tú y yo terminarás quedándome a deber prendas — elevé una de mis cejas mientras en mi rostro se colocaba una sonrisa de autosatisfacción — Oh, señor importante. La única razón por la que no los busco ni a Sean ni a ti es porque no quiero que arruinen mi buen humor a tan tempranas horas de la mañana — gloriosos eran los días en que no figuraba el rostro de mis hermanos entre las personas que veía.

Me di por satisfecha cuando le escuché tan molesto luego de las expresiones y suspiros fingidos que me arrancaba el solo pensar en mi supuesto amante del distrito 6. Aunque admito que a lo contrario que pensé, Lance no me había dicho ni una sola palabra sobre lo p… ofrecida que parecía yo ser por tirarme a los brazos de la primera persona que según conocí — No debería de darte asco, y más si hay altas probabilidades de que en algún momento lo presente ante toda la familia —comenté con desinterés. No me gusta hablar mucho de matrimonio ya que en ocasiones pienso que cosas como esas no fueron hechas para alguien como yo.

Hay dos cosas que a estas alturas he comenzado a notar; la primera de ellas es que por más que le diga a Lance que hay algo bueno en su persona no me va a creer y en segunda… ese odioso empeño que pone en proteger a nuestra hermana, diciendo que había algo de bondad en ella. Pienso que Kira ha perdido gran parte de su lado “humano” que bien podría pasar por uno de los mutos que aparecen en los juegos del hambre… tuve que morderme la lengua para no insultarlo ni a él ni a ella.

Cállate, Lance… — susurré. Lo que había dicho había sido el equivalente a un buen golpe. Tenía razón en decir que mamá nos dejó a todos por algún motivo. Tal vez ella no quería involucrarnos en lo que sea que esté planeando o tal vez necesitaba alejarse de nuestra hermana. Por primera vez, comenzaba a comportarse como el hermano mayor que era el decirme que no podía hacer. Le regresé la mirada… estaba furiosa, completamente molesta porque ahora todas las promesas que me había hecho parecían ser una mentira. Esto me hace pensar que tampoco puedo confiar en él… — Sabes… olvida todo lo que dije. Deseo que te dé Alzheimer y que se te borre de la mente cada cosa de la que hablamos esta noche. Te haré las cosas fáciles  y me guardaré mis opiniones al respecto; es más, hasta podría irme de casa.  Así si hago algo estúpido ninguno de mis hermanos tendrá que ver con ello … y tendrías un espacio para tu mini bar — creo que con esto ya muchos podrían entender el motivo por el que pocas veces hablo o comento asuntos que me ocurren o que pienso con mis hermanos: ni siquiera cuento con ellos. Varias veces me han dicho que las cosas estarían mejor sin mi, ¿por qué no hacerlo ahora? Hablaría con Marcus y me quedaría unos días en su casa antes de que me encontrara un sitio en donde vivir… y si, sé perfectamente que me estoy comportando como una inmadura.

Hace poco le he dicho que quiero que olvide lo que ha ocurrido hoy, por eso comienzo a pensar que tengo permitido caer en este tipo de tentaciones por primera y última vez. No volveremos a tocar el tema y yo le haré todo más sencillo al pretender que nada ocurrió en este lugar.  Aunque algo es seguro: no volveré a tener malos recuerdos de este despacho. Los recuerdos de papá y sus castigos severos se irán borrando con el tiempo. Cada que entre aquí podré recordar la manera en que me abrazó para consolarme, la primera vez en que sus labios sedujeron a los míos con caricias que sólo él podría hacer y la manera en que sus manos se movían tan vivaces a través de mi cuerpo.

Él está disfrutando de lo que yo hago y yo disfruto de lo que él hace. Es el trato más justo que ambos hemos hecho alguna vez en la vida y en este momento me está demostrando lo bien que sus manos saben recorrer zonas desprovistas de sus caricias. Tuve que separarme un poco de la pared  para que su mano pudiera contactar todavía mejor . Ahora sé que no quiero que se detenga, que me siga prestando atención a mi y a nadie más… son pensamientos egoístas, pero por esta noche deseaba sentirlo mío.

¿En algún momento he comentado en dónde está una de mis zonas más sensibles? Parece que él se ha percatado de eso pues en el instante en que me mordió suavemente tuve que detenerme a mi misma para no gemir en el acto.  Sus besos tenían algo que me dejaba deseosa, con ganas de más y con suma curiosidad de saber que tan lejos podía llevarme con uno solo. Por un instante temí en que él se alejara cuando le besé lentamente, más su respuesta fue ir a la par conmigo para seguir compartiendo aquél íntimo momento. Me hizo reír con su comentario, él se daba cuenta de la situación más no hacía nada por detenerla. Si él no iba a poner límites yo tampoco tendría por que hacerlo, ¿cierto?  — Tonto — murmuré. No parecía darse por satisfecho con simplemente meter sus manos bajo la blusa o con la manera en que estaba saboreando sus labios entre mordidas y pequeñas lamidas.

Esta vez su mano había subido todavía más, pero poco duró el contacto ya que de un momento a otro nos encontrábamos saliendo del despacho para ir hacia el pasillo. No sabía si era por la calentura del momento o si la fiebre había vuelto pero sentía que las mejillas estaban a una temperatura más alta de lo usual… el que me tomara por sorpresa y comenzara a besarme de nuevo fue un detalle que encontré sumamente placentero. No pude quedarme atrás y por ello mismo fue que le correspondí al instante. Mis labios jugaban con los suyos y mi lengua de nuevo intentaba buscar la ajena.

Me sobresaltó el ruido de los cuadros al caer, pero de nuevo me volví a reír. Nos estábamos comportando como unos estúpidos. Si, pero éramos los estúpidos que se necesitaban el uno al otro justo ahora. Nuevamente una de mis manos se fue a posicionar a su cuello mientras lo acercaba a mi… tenía esa sensación familiar, el cosquilleo que sólo su barbilla podía provocar. Pronuncié su nombre un par de veces, él sabe perfectamente todo lo que me está haciendo y no parece nada arrepentido por ello.

No sé en que momento terminamos en mi habitación, ni siquiera me había percatado cuando entramos aquí pero ahora comencé a recordar que en el piso había dejado botadas varias cosas que utilicé para entretenerme prácticamente todo el día además de que las sábanas claramente eran un desastre.  Ahora sentía algo mucho más cómodo a mis espaldas… también sentí su mirada sobre mi y de nuevo le sonreí.

Volvió a abrazarme y yo me encontré cómoda al estar recargada en su pecho mientras una de mis piernas intentaba enlazarse con las suyas. Su pregunta me tentó durante un momento, bien podría decirle algo pero preferí ser yo quien comenzara con las cosas.  Cerré los ojos y comencé a tararear conforme una de mis manos empezaba a quitar los botones restantes de la camisa que tenía puesta. Él no era el único que podía acariciar la piel expuesta, pues yo también tenía las mismas justas intenciones. Comencé con trazos pequeños en su pecho hasta que fui descendiendo poco a poco hasta llegar al límite del pantalón que traía puesto. No me detuve ahí, sino que me acerqué un poco para comenzar a repartir castos besos del mentón al cuello. Una vez que estuve ahí la situación no se quedó solo en eso, pasé de besar a lamer y morder un poco. Como bien dije antes, por ahora él es mío y no me molesta dejar marcas que simbolicen mi propiedad.

Me separé un poco de su agarre para llevar a cabo mi siguiente movimiento: colocarme arriba de él, con mis manos sobre sus brazos y mis piernas a los costados de su cadera. Una de las posiciones que más me favorecían en el instante. Lo miré con una sonrisilla y me relamí los labios antes de colocarlos cerca de su oreja — ¿Te ha gustado todo lo que probaste esta noche? Gana nuestro pequeño juego y tal vez te permita llegar más lejos… — susurré y para finalizar hice lo mismo que él había hecho minutos atrás, morder el lóbulo de su oreja.

Si el despacho era un peligro, la habitación era el golpe mortal.





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Lance S. Kubler el Sáb Jun 29, 2013 10:36 pm

Levante las cejas y solté un largo suspiro a modo de que notara mi decepción, decepción que seguro la tiene sin cuidado pero me encanta demostrar lo mucho que me afecta el verla comportarse de forma tan grosera y vulgar, mire como volvía a su cómoda posición y lo ame, ame el modo en que volvía a su vulgaridad ¿Que puedo decir? Amaría verla en una situación ¿Como decirla? Así...Sucia "Ahhh..." Seria bastante feliz. Debería dejar de pensar en ese tipo de cosas ya que puedo llegar tomar medidas muy salvajes para complacer mis deseos.

¿Telepatía gemela? Me pregunto si alguna vez ha sucedido eso, seguro que no pero la verdad es que no me importa ya que nada tiene sentido me refiero a que ¿Me importa sentir lo que Nahla siente cada vez que el tipo del 6 le hace algo? -Tsk...- Es inevitable no enfurecer pero debo tratar de dejar esa furia dentro pero ¿Y que si la exteriorizo? Así le dejo en claro lo que pienso de la estúpida relación.-¡Por favor! ¿Cuando vas a entender? Yo no pierdo juegos pequeña monstruo.- Si pierdo apuestas de vez en cuando, ahora que lo recuerdo creo que todo esto de las apuestas comenzó con papa aunque no me refiero a que el incito a que fuese un ganador sino mas bien me reto a vencerlo en un juego, aun lo recuerdo era un juego relacionado con dos piedras extrañas con distintos signos, mama dijo que era algo muy viejo y que no era un juego sino que algunas personas usaban esas piedras para ver cosas del futuro "Puras supersticiones" decía papa, el las trajo de no se que distrito, para el no significaban nada sino simples piedras. Una tarde mientras jugaba con Sean y mama a las escondidas el se acerco a mi aun recuerdo lo que dijo "Ven acá Sterben" Me acerque a el y vi las rocas antes de agarrarlas de sus manos el cerro su puño y me dijo "Apuesto a que ni adivinas como caen" Supuse que debía ser facil ya que solo había un símbolo de un lado en cada una de las rocas, el las tiro al iré y antes de caer solo grite "Una de cara y otra en blanco." ambas habían quedado en blanco, el bufo y murmuro intangible creo que había dicho algo como "No, tampoco heredaste eso mi..." En ese momento mamá le grito por detrás y con la mano de Sean de un lado se acerco a mi y sonrió, ella se volteo y solo le menciono que las apuestas nunca habían sido algo en lo que era bueno y que la única con madera de jugadora era ella, eso le saco una sonrisa a mi padre, así pues mama me alentó a tratar de nuevo, beso mi frente y enseguida papa tiro de nuevo las piedras, antes de que cayeran yo ya había gritado "Amas de cara" Y ese fue el resultado, mama me acaricio el cabello y volteo a papa "Si, definitivamente eso no lo heredo de ti." Otra ronda mas que mama ganaba, y otro recuerdo mas que me hace añorarla, desearla a mi lado sin embargo el dolor en mi pecho parece ser mas profundo, el dolor de la perdida. -Hahaha, esos 21 años me recuerdan que siempre te tomo por sorpresa linda así que ve con cuidado.- Le advertí mientras levantaba mi rostro altivo, estaba orgulloso de que la princesa Kubler se creyera muy valiente pero le hace falta crecer aun ¿Cuando aprenderá que yo nací primero y que por ende se mas que ella?

Necesitaba un castigo por provocación sin premeditación, es que jamas en mi vida había escuchado a una mujer ser del modo en que Nahla es, había tratado con ella antes pero es raro ahora ya que de algún modo deseo escuchar mas de ese tono vulgar y esas referencias a lo "pura y buena" que puede ser. -Humm, me gustaria eso Nahla pero eso de que eres complaciente me hace dudar...-Levante una ceja en forma de interrogante pero a cada momento ella me corroboraba que podria pasar un momento inolvidable "Lo maldigo..." -Imposible que me llegues a gustar mas.-Susurre aunque no se si lo escucho, como sea era cierto y no me importaría si lo escuchaba porque le querría hacer saber que esa sensualidad suya era única y me hacia excitar por cada insinuación. -No te subestimo hermanita.- Mas bien me intereso en que tanto puede hacer, me llena de tal emoción que se me hace imposible esconder pero es necesario que ella no sepa lo que provoca en mi. "Ver para creer" No se a que se refiere con eso pero obviamente no sabe a que se esta metiendo, una vez vea comprenderá de lo que trataba de advertirle pero sera ya muy tarde. -Solo hay una forma de que me dejes con la boca abierta...- Me toque un costado de la barba tratando de imaginarme aquel cuerpo escultural pero es casi imposible porque no se me han quitado las ganas de dejar de imaginar y ver para ¿Creer? no, para tocar, seguramente que si yo le demostrara un poco de piel ella tambien quedaría satisfecha quizás sea sensual y todo eso pero no es la única que puede serlo y demostrarlo. -¿Te portaras bien? Humm que lastima pero de igual modo me encantaria ver cuanto tardas.-¿Portarse bien? pfff, Que se vaya a la mierda, no recuerdo que se haya portado así antes. Aunque una Nahla buena era mucho mas peligrosa que esta que estaba enfrente. -No espero un camino facil cariño...Mas bien hazlo todo lo difícil posible.-Bostece y casi al mismo tiempo recordé sus castigos eran casi tan malditos como ella pero en ningún momento se dijo que este juego seria solo de jugarlo hacer unos movimientos y ya. -¿Tu juego? Hahaha, cariño tu no sabes nada.-¿Que creía? ¿Que jugaba conmigo cuanto le placería? -No se si lo recuerdes pequeña Monet pero no soy de esos hombres con los que juegas cada que puedes.- Levante los hombros restandole importancia es solo que odio que me confunda con un blanco facil como si yo tuviese que obedecerla solo por el simple echo de quien es.

¿Adaptarse? Como siempre creyéndose la muy inteligente como para darme lecciones de vida ¡Por favor! Hice una mueca con la boca y pretendí que le ponía toda mi atención. -Espero te adaptes bien a las situaciones que se te vendrán.-Me encantaba amenazar porque sabia que diría algo para retarme o bien responder con otra amenaza, lo que sea lograría el objetivo que buscaba: Molestarla.


¿De donde? ¿Que era ciega? Algo obvio que trate de fingir que no puede darse cuenta de lo muy bien dotado que estoy. -En todas partes cariño, ven y mira de cerca.-La invite a que se me acercara y tocara lo que quisiera ojala y aprovechara ya que la primera vez es gratis.
-Vete al infierno...-¿Pasado de peso? Por favor, no iba a fijarme en mi cuerpo en este momento porque me vería como ella cada vez que Marcus habla del sobre peso en la zona traseras de las mujeres. -Yo no como tanta grasa chocolatada como tu.- Me había molestado, bien, ahora era su turno de ser molestada. -Claaaaro sigue fingiendo que no me has soñado desnudo.-¿Pesadillas? Era una mentirosa ¿Porque no era honesta? mi cuerpo desnudo le causaba sensaciones en todas partes, eso lo se. Y yo que soy sincero cada que me refiero a ella y no solo a su cuerpo claro ya que al menos para mi Nahla no es solo un objeto sexual o al menos eso quiero pensar.

Infantil era bien otra palabra que describía a Nahla ¿Cuando crecerían ella y Sean? Ya me tenían harto con sus niñeras de todos los días y una de ellas es estar inventando estúpidos apodos.-Deja de mentir un momento y admite que adoras algo de mi aunque sea esa parte de mis besos.- Moví mi cuello aun lado, me dolía seguro era estres, estres de lidiar con gente idiota y necia en pocas palabras: Nahla. Ojala la viera temblar nuevamente así bien podria acostarla en cama, arroparla y bueno...¿A quien trato de engañar? Solo llegaría a la cama y ahí empezaría un plan totalmente distinto.

Hoy me he llegado asustar tantas veces que he pensando que Nahla tiene razon tal vez el lado inteligente no solo lo heredo uno de los trillizos el caso excepción soy yo claro pero hay veces como hoy que Nahla demuestra muchas ideas que pueden calificarse como buenas.-Perfecto, tu y Marcus que elijan la ropa.-Con lo mucho que a ella tambien le cae Marcus seguro morirá de la emoción cuando sepa quien a escogido su nueva guarda ropa, me parece increíble que aun deje entrar a Marcus a la casa aunque ¿Lo sabrá? Las pocas veces que a visto a Marcus han sido en fiestas capitolinas elegantes a las cuales tiene que asistir porque no hay de otra. -Busquen algo que resalte sus curvas así bien mis amigos pueden darse cuenta que aun sigue conservando lo suyo.-

Me encantaban sus expresiones de enojo aunque ciertamente esta ultima me hace pensar que lo que menciono antes fue un recuerdo muy intimo o muy vergonzoso que deseaba no haber mencionado pero ella es toda una sinvergüenza lo que significa que no tengo porque preocuparme por si las dudas me paso con alguno de mis comentarios refiriéndome a sus aventuras vividas. -Humm dormiría muy bien si tan solo pudiera imaginar ese cuerpo tuyo.-Mas bien no podria dormir. -Puedo serlo pero no se...¿Que? ¿Acaso quieres que me case con alguien ya? No soy el que tiene casi 30 años y sigue de solteron en la casa.-Estoy joven y como ella quiero vivir mi vida, seria bueno que le reclamara a Kira ya que ella solo tiene una oportunidad de pescarse a alguien y a alguien muy ingenuo. Mi hermana no era fea (para nada) pero era muy exigente.

-Casi siempre me quedo en pantalones ya que nadie logra descubrirme en la mentira.- Tenia que alardear de mi buen trabajo como mentiroso diciendo la verdad, extraños juegos que inventan en el capitolio. -Pero tu siempre arruinas el humor mañanero, pasando de lado por mi habitación, pisandome los pies con tus tacones de monstruo ¿Como no te cansas de esas porquerías?-Aunque prefiero que se quede así, los tacones le dan un aire atrevido y eso le queda perfectamente. Ok, tal vez no siempre era que me encontraba a Nahla por los pasillos pero siempre que anda creo que se propone como meta hacer tu vida una mierda aunque sea solo por la hora del desayuno.


Su amante del distrito 6 ya me tenia mas que molesto ojala tuviera al idiota enfrente y pudiera golpearle, insignificante y ¿COMO? -DEJA DE JODER.-Levante un poco la voz porque me hace enojar oírla decir esa clase de cosas de ese tipo. -Sabes que, bien ¡Llévalo y así tendré el placer de partirle la cara con gusto.- Si que estaba muy emocionada por este chico ¿Que le habrá picado? Obvio otro nuevo capricho para Kira o solo algo para hacerla rabiar ¿Porque un estúpido tipo del 06? Bien podía hacer lo que yo hacia y dejar en vergüenza a Kira ante sus compañeros de trabajo pero no ella tenia que buscar a un imbecil y hacerlo pasar como maestro en el arte del placer.

No me gustaba que me hicieran callar y de repente sentí como algo estallo en mi garganta era ese sentimiento de antes pero diez veces peor ¿QUE PENSABA? ¿Que solo ella podía tener opiniones en este estúpido mundo? Es que aveces simplemente no se como interpretar comentarios como estos y mas cuando lo dice en ese tono tan dolido.

Termine de oír su grito y solo apreté mi puño, no podía sobrepasarme y darle una bofetada aunque eso precisamente es lo que deseaba hacer. -MALDITA SEA, deja de ser tan arggg...- Era frustrante, no se que era lo que no le hacia confiar aunque sea un poco en mi...-Lo siento si una parte de mi quiere creer que Kira nuestra hermana...no esta metida en esto.-Hice un énfasis en "nuestra" Porque es algo que no puedo tragarme del todo o mas bien no quiero, desde que mama se fue y papa murió me prometí solo una cosa y esa era no abandonar esta familia y confiarle mi espalda a mis hermanos ¿Porque? ¿Porque no hay nadie aquí que merezca la pena para llevarse una parte de mi...mis secretos. Tal vez no le cuente todo lo que hago a mi familia pero al menos se que con ellos puedo hablar este tipo de cosas sin miedo...Los comentarios de Nahla se metían con mas profundidad en mi ser, repitiéndose una y otra vez en mi cabeza, nunca había hablado de algo como esto con Kira porque...Porque aunque no quiera decirle me provoca miedo pero ¿Miedo de que? De que...¿Me desapareciera? Trague un poco de saliva recordando el día en que nos dijo que mama se nos había dejado, en sus ojos no se mostraba nada, solo era notorio un hilo de frialdad y de algo que jamas sabre que es...pero era obvio no le importaba y tampoco le parecía importar el impacto que tendría en nosotros lo digo por el poco tacto que tuvo al momento decírnoslo, había sido sorprenderte casi como si lo hubiera planeado, mierda ¿Si Nahla tenia razon? pero tambien había una posibilidad de que Kira no tuviese nada que ver, no eso era algo que desearía pero despues de todo ella esta ligada a la ideología del Capitolio, nació y se crió en ella "No puedes ser así..." Mama, ella deseaba que nosotros fuéramos algo mas, algo mas que todo esto pero ¿Donde esta? Tengo que buscarla y encontrar las respuestas que necesito.

Oír que se iba de casa me dejo con una impresión que hasta era notoria en mis ojos, estaban mas abiertos de los normal. -BIEN LÁRGATE...- Mencione con mucho enojo en mi mente solo había una palabra para aquel acto "egoísta" -Mierda solo entiende que...Esta es la primera vez que me planteo esto...-Estaba sintiéndome como un desesperado, buscando la manera de expresar como me sentía pero era difícil, yo no lo puedo hacer. -¿Que no oíste lo que dije antes? Me pase una mano por el cabello, estaba furioso pero mas que eso dolido por sus actitudes. -Te escojo a ti...sobre todo.-Susurre, no la quiero cerca de mi pero la necesito y hay algo en mi pecho que la pide con fuerza y no puedo simplemente dejar aquel deseo y sentimiento. Por un momento me paso por la cabeza que se iba de casa, extrañamente extrañaría las pisadas con sus enormes tacos y no solo eso sino tambien aquellos estúpidos y poco coherentes insultos...no puedo imaginarme una vida sin mi estúpida hermana. -Te necesito...-
Susurre. La necesitaba para saber la verdad, para sentirme seguro y para que el recuerdo de mi madre siguiera en mi y tomara fuerzas...

La temperatura era intensa, aun seguía confundido por todas esas cosas de nuestra madre pero ya deseaba olvidar aquel dolor causado por la forma en que la había escuchado gritar que deseaba irse, ese sentimiento de perder algo que nunca podria reemplazar o llenar, lamia sus labios con necesidad, necesitaba un toque mas profundo y ella parecía leer mi mente porque en seguida me daba espacio a que entrara aun mas a su boca, casi sentí tocar su garganta y eso solo lograba que sintiera una corriente eléctrica, tenia que saborear y descubrir todo lo que pudiera, su boca tenia un sabor vigorizante era como éxtasis para todo mi cuerpo.

Mis manos se queman al tacto con su piel, su cuerpo es mortal contra el mio. Es difícil de explicar aquella sensación que tienes cuando sabes que algo te puede hacer un daño increíble pero por lo mismo todo tu deseas y necesitas tenerlo, no quería soltarla aunque me quemara las manos tenia que sentir su cuerpo de Diosa, estaba tonificado y dotado para mis necesidades, lo amaba, amaba esos glúteos, esa espalda tan delgada, tersa y ese lóbulo frágil, toda ella deseaba mas. Aun no me sentía del todo satisfecho ya que aun no había escuchado alguna exhalación de su parte "¿Que eres de hierro?" Me preguntaba a mis adentros, no era débil pero en este momento estoy de acuerdo con que los hombres somos el sexo débil, llevados por el deseo, lujuria y pasión prohibida, nada mas sabroso que eso ultimo y Nahla me lo ofrecía en bandeja de plata. Besos castos no eran exactamente algo que nos caracterizaban a ninguno de los dos pero ¿Que decir? Fueron mas que satisfactorios, sentí parte de su esencia frágil, tierna y sensual, el beso era tan lento pero sumamente lleno de sensaciones ya que ella movía sus labios con lentitud, quería que pecara metiendo mi lengua y cortar aquel santo beso pero no le daría la satisfacción de vencerme aunque por segundos roce parte de mi lengua con sus labios, sonreía en pleno beso. Su saliva pasaba a ser mía, llegue a la conclusión de que todo lo que tuviera relación con ella era deliciosamente mortal para mi cuerpo.

¿Me preguntaba quien vería el desastre que dejamos a nuestro paso? Había una colcha en el despacho, cuatros en el suelo seguro por lo viejo que era el marco mas de uno se rompió pero poco me importaba, estaba dispuesto a pagar cualquier castigo de Kira con tal de repetir aquel momento con Nahla. "Sigue diciéndolo..." Rogaba mi yo interno mientras oía como salia mi nombre de sus labios, parecía necesitarme al igual que yo a ella, la excitaba en eso no había duda.

Toda la ropa me quemaba, necesitaba quitármela cuanto antes o sino terminaría jodidamente acalorado y quizás hasta empapado. El clima era perfecto para el momento que estábamos gozando, jamas me había sentido tan cálido. Estaba ahí recostada respirando sobre mi pecho, su aliento me acariciaba acogedoramente, estaba anonado por su belleza que no note cuando la condenaba hacia trampa y enrollaba mis piernas con las suyas, sonreí y poco me importo ya que pensé que entre mas juntos era mejor el tacto y facilitaría el proceso de hacerla mía, dicho proceso fue interrumpido brutalmente por los movimientos de mi hermana "Oh, no...Detente" No, mentira quería que siguiera mi sonrisa me delataba y mi corazón se aceleraba, venia por otro pedazo de mi, mordí mi labio por como acariciaba mi pecho, era constante y abrazador ¿Porque sentía como fuego cada uno de sus movimientos? Tal vez porque como el fuego Nahla era peligrosa, abrazador y atrayente aun así eso no explicaba todas las sensaciones que sentía con un ligero toque de su lujurioso ser, sonreí al notar el leve toque a mi pantalón "Oh, vamos...si hazlo." Pensé que lo bajaría, me hubiera desatado completamente pero prefirió continuar con ese manoseo que de pronto dejo de ser un simple manoseo para convertirse en mas, solté un leve suspire y mordí mi labio para olvidar aquel cosquilleo. -Continua...-Rogaba, rápidamente una de mis manos llego a la mejilla de Nahla y la acaricio con suavidad, deseaba que supiera que me encantaba lo que me hacia que necesitaba esos besos en mi cuerpo, nunca nadie me había llegado de esta manera y es una sensación totalmente nueva para mi, particularmente soy quien da placer pero ¡Mierda! Esto me encanta. Tuve que apretar mi mandíbula al sentir los mordiscos, placentero, demasiado placentero...No podria dejar que ella fuera la única en jugar así, apunto de hacer mi movimiento ella continuo con su juego "¿Te gusta tener el control?" Era una desgraciada pero es mía, esta noche no me importaba por cuanto castigo me quisiera hacer pasar porque yo con gusto lo tomaría. -Hmm...-No pude evitar saboreare al verla en tal posición "Maldita, maldita pijama..." Ya me desharía de ella, me acercaría a tocar mas sin embargo se guardo las espaldas al colocarse sobre mis brazos, preste atención a su susurro y sonreí. -Grabe...error haha...-Apenas lograría pronunciar palabra con esa mordida que me proporcionaba, cerré los ojos deseaba que este momento fuese para siempre, aquella posición no la favorecía en todo ya que estaba tan ocupada con mi oreja que no se daba cuenta que yo tenia acceso a su cuelo y hombro derecho, mis labios actuaron enseguida. -Deja de jugar conmigo...- Parecía mas como un ruego, no quería esperar necesitaba que devorara mi ser y yo el de ella, mis besos eran desesperados y húmedos "Ya he esperado demasiado..." Era una devoradora de hombres, me despedazaría y yo lo gozaría y aceptaría con gusto, moví de manera oscilante mi cintura, mi cuerpo la exigía y pedía que nos deshiciéramos de la ropa para que nuestras pieles comenzaran a conocerse, mi cuerpo se movía con mas intensidad mientras que mis manos pedían ser liberadas. -Eres mía Nahla...- El solo hecho de pensar que alguien ha besado el mismo sitio en donde yo lo hago me hace arder, lo transmitía en mis besos salvajes que cada vez buscaban mas espacio para recorrer y morder "Déjame tocarte..." Pedia pero como buena Kubler le encantaba el castigo y no me consideraría el deseo tan facil por ello empuje mi cuerpo hacia un costado y logre que cayera aunque nuestros cuerpos seguían entrelazados de cintura abajo, le sonreí y enseguida me dirigi a sus labios. Mis manos ya liberadas buscaban con suelo en su cuerpo, se arrastraban con delicadeza hasta que una se topo con uno de sus perfectos pechos, apreté y sobegie sin remordimiento alguno necesitaba devolverle el favor de hace segundos.




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Nahla M. Kubler el Lun Jul 01, 2013 2:30 pm

El hecho de que mi hermano me llamara la atención por mis modales, me hizo recordar un poco a mamá cada vez que se enojaba cuando éramos unos malagradecidos con todo lo que teníamos, diciendo que había niños en otros distritos que estaban en una situación muchísimo peor que la nuestra. Era ahí cuando relataba situaciones de su niñez, la cual fue casi opuesta al modo de vida que llevaba en el Capitolio.  Inclusive cuando los años pasados le pregunté como fue que terminó casándose con papá, y si era feliz con todos nosotros. Ella sonreía y besaba mi frente diciendo que para esas cuestiones, no basta con sólo dar una respuesta sino sentirla en lo más profundo de tu ser. Bueno, eso y también dijo que el tenernos a su lado era suficiente para ella. Ese es otro motivo por el que simplemente no puedo creer que nos dejara sin razón alguna…

Desafortunadamente, tengo que volver a la triste realidad por los comentarios tan simpáticos de mi adorable hermano. Si no me ve como una posible oponente para sus juegos a las buenas, entonces tendré que hacer todo a las malas — La situación es diferente, y la suerte no siempre estará de tu lado”suerte”, odio cuando mencionan esa palabra en las transmisiones de las cosechas. Desde ahí comienza el punto clave de los juegos, hay varios patrocinadores que valoran hasta la actitud en asimilar los hechos de sus futuros tributos. Mi hermano confía demasiado , exageradamente, en sus supuestas cuestiones favorables que yo sigo poniendo en duda — En ese caso me temo que nuestros recuerdos son completamente diferentes. Te he visto sufrir en más de una ocasión por cosas que yo he hecho — insisto, en ocasiones la humillación y la dulce venganza son los motores que me incitan a ser una completa y jodida bastarda con el resto.

Lance duda de prácticamente todo lo que digo. Si soy sincera, no me sorprende demasiado que me diga eso. Tampoco he sido un ángel con mis hermanos… mucho menos con Kira, hacia quien mi resentimiento ha ido en aumento durante los últimos años. Idiota será aquél que  crea que la familia Kubler se mantiene unida tras la pérdida de ambos progenitores — Complaciente en todos los sentidos. Y más si de ambas partes salimos ganando — uno simplemente no da, tienes que aprender a exigir tu parte. Si tan solo entregas, malacostumbras a la gente a que dispongan de ti en cada instante, y al menos Nahla Kubler no era juguete de cualquiera a la hora que quisiera. Me mordí el labio mientras veía a Lance de reojo. Yo…no sabía de que manera interpretar aquellas palabras que dijo en voz baja. A veces él habla de un modo tan serio que me hace pensar en otras cosas…nah, él miente, no hay otra respuesta para eso.  — Lo dudo querido Sterben, sé que hay maneras infinitas de dejarte con la boca abierta — tampoco es como si él fuese una persona difícil de impresionar. Bastan pequeños trucos para lograr grandes hazañas y eso lo sé perfectamente. — Nana no quiere que Lance la castigue, por eso va a ser toda una niña bien mientras esté con él — de seguro el muy cabrón seguirá con la idea de hacerme usar vestidos pomposos y ridículos que son lo que se utiliza de manera común dentro del Capitolio. Lo único que haré de momento, será buscar el modo en regresarle todo eso… que ni se sorprenda cuando una bomba caiga sobre él. Literalmente, claro.  Él se acaba de condenar solo, y eso era justo lo que yo quería. Me encantaría que volviese a repetir esas palabras para poder grabarlas y mostrárselas cuando llegue el momento en que tenga que sufrir— Eso lo sé perfectamente, encanto. Las personas con las que juego son mucho más difíciles de atrapar. En cambio tú… bueno, no tengo nada que decir al respecto — hice una auténtica mueca de decepción. Mi hermano es capaz de manejar la situación perfectamente dentro de su ambiente, más no sabe que es lo que le espera con otras condiciones que estén fuera de su juego.

Sus amenazas eran como el aire, venían y se iban en un santiamén sin causar gran alboroto en mi persona.  Ninguno de los dos no va a parar hasta que el otro suplique para que se detengan las cosas. Soy una persona bastante orgullosa y ni de coña me voy a rebajar a pedirle algo a Lance. Me limité a sonreír, esa satisfacción de verme mal solo la tendrá dentro de su imaginación.

Seguí riendo, que ridículo se veía asegurándome que era escultural de todas partes. Esta tenía que ser la jodida broma del siglo — No gracias, desde aquí te puedo ver lo “escultural” — y cuando dije esa última palabra, simulé con una de mis manos acariciar una enorme barriga. ¿Quién dice que a los hombres no les afecta el ver que tienen peso de más? Ese es otro punto que se va al ego de muchos ellos, mi hermano incluído. — Pese a lo que coma, yo no me la paso los fines de semana sentado, mientras bebo y pretendo hacer apuestas con otros tantos imbéciles. Socializar, baile, sexo… bonitas maneras de ejercitarse, ¿no lo crees? — tengo que quedarme con la última palabra a costa de todo. No voy a permitir que él gane de manera fácil. Pretendí ponerme mal, me llevé una mano a la cabeza y fingí que estaba por desmayarme — Si vuelves a decir eso me darán ganas de vomitar... —ni de chiste tendré ese tipo de sueños donde sale mi hermano completamente expuesto. Las únicas veces en las que lo he visto así fueron cuando de niños nos bañábamos junto con Sean. De ahí en fuera estoy acostumbrada a ver a mi par de imbéciles en ropa interior cuando se pasean así por la casa.

Lance, no te sientas mal. Claro que adoro algo de ti, ¿sabes qué es? — pregunté, con una ligera sonrisa en el rostro — Tus ausencias. Amo cuando no estás en casa y no sé nada de ti por más de tres días — a muchos les habrá encantado tener hermanos como los míos. Yo por el contrario sigo esperando por el momento en que me digan que estoy en la familia equivocada. ¿Por qué carajos no pude ser adoptada?

Seré la mejor hermana que habrá deseado tener y no es necesario que des indicaciones. Nuestro trabajo será de calidad — para mi, Marcus es uno de los mejores estilistas que se pueden encontrar en el Capitolio. De todas las amistades que tengo, él sería a quien más me dolería perder. Él me conoce, y en más de una ocasión me he encargado de dejarle en claro lo mucho que lo adoro.

No sé si sentir repulsión o hacer otra cosa ahora que me menciona que dormiría bien de solo imaginarme… no quiero saber de que manera lo haría — Tienes una imaginación que va más allá de los límites, así que hacerte a la idea de algo tan simple no será difícil — respondí, antes de bostezar un poco por la idea — El matrimonio no es símbolo de fidelidad pese a que debería de serlo. Hay hombres y mujeres tan arrastrados que se convierten en algo peor una vez que están casados — y es por eso mismo que me la pensaría dos veces antes de darle el “sí” a alguien para casarme.  Creo que si sigo con esa ideología me quedaré sola, pero feliz y haciendo lo que yo quiera.

Es que no has jugado conmigo, te aseguro que ahí tendrás un resultado completamente diferente —  la gente en el Capitolio a veces no tiene demasiado para hacer juegos más entretenidos. Prefería el ‘verdad o reto’  o el característico “yo nunca” porque ahí a la gente se le termina cayendo su faceta de santos. — Deja de alegar, ¿jamás habías escuchado que para una mujer el usar tacones da poder? — tampoco es como si fuera así, pero con buenos complementos es fácil llamar la atención — Tampoco sé si desconozcas este dato, pero hay hombres que enloquecen cuando su pareja sexual lleva tacones puestos en el acto — elevé ambas cejas. No hablaría más de este punto.

Intenté no sobresaltarme o alejarme de nuevo cuando volvió a gritar. Mi hermano pierde los estribos de manera improvista, necesitaría aprender a identificar todavía más cuando esté a punto de molestarse y explotar . Fingí molestarme y fruncí el ceño — Con quien yo salga es algo que te debe de traer sin cuidado. Y si voy a traerlo a casa es para que lo conozcas, no para que vayas a golpearle como te dé la maldita gana. No te atrevas siquiera a ponerle un dedo encima… — si la situación de verdad ocurriera, ¿por qué se tomaría el privilegio de golpearlo? Más bien, debería de alegrarse de que hay alguien que sea capaz de ver por su hermana pequeña, así se quitaría una responsabilidad de encima y seguiría haciendo lo que le placiere.

Sus creencias en Kira me enferman, es tan repulsivo que tenga tanta fe en alguien que no sabe siquiera como cuidar de sus hermanos.  El dinero no lo es todo, pero tampoco desearía que ella estuviese más tiempo en casa. — Que tengamos la misma sangre no me obliga a perdonar ni a olvidar lo que hace o lo que ha hecho… —susurré, sin quitarle la mirada de encima. Iba en serio todo lo que estaba diciendo —Una vez que encuentre la manera de mantenerme podré comenzar a olvidar todo lo que me ata a este lugar… no mas Kira que me vigile las espaldas ni que me controle económicamente — ahí si podría decir que seré completamente libre, hasta pareciere como un sueño que en algún momento de la vida deberé de ser capaz de alcanzar.  — Me son completamente ridículos sus intentos de ser como mamá y papá… Kira ya tiene a la familia real para cuidar y convivir con ellos. A nosotros solo nos da dinero, poco tiempo y nulas atenciones… ¿vale la pena algo como eso? ¿Una familia que finge mantenerse junta tras la muerte de un padre y el abandono de una madre? Y perdóname por no querer seguir con esto — él quiere sinceridad y esos es justo lo que le estoy entregando en mis palabras. No seré ciega ni pretenderé que vamos bien, todos somos imperfectos, pero en nuestro caso no puedo evitar pensar que estamos más que hundidos en la miseria.

Apreté los dientes y los puños. Ya tenía su favor para poder irme de la casa, Sean ni Kira llegarían a notarlo durante los primeros días y eso es algo seguro — No Lance, tal vez antes ya te lo habías planteado pero no pensaste tanto en ello… —  lo estoy haciendo pensar y eso es algo que hace diferente la situación. Me pregunto porque mis hermanos ignoran la situación… odio verlos tan quietos, dejando que las cosas sigan transcurriendo… quiero creer en lo que dice, y mas porque es la primera vez que le veo de esta manera… tan vulnerable, tan expuesto…  — Deja de mentirme…¡Ya tienes a tu hermana ejemplar como para quedarte con una basura como yo! — intenté no gritar, pero me estoy enojando todavía más. Tengo que controlarme, pero también deseo sacar toda esta furia que llevo en mi interior — Tampoco me necesitas… tienes a Sean y Kira, ellos estarán contigo. Apenas y verás una diferencia entre el que yo esté aquí o en otro lado — me duele cada cosa que digo o cada palabra que pronuncio, pero eso no es más que la señal de que estoy exteriorizando las cosas que me he callado durante años. — Deberías alegrarte, ya te he dado permiso para hacer lo que quieras con mi habitación una vez que me marche — finalicé.

He perdido la cabeza, y eso lo supe desde el instante en que comencé a entregarme sin restricciones. Mi cuerpo lleva la contraria de lo que mi mente pide… deseo que sus manos me sigan acariciando, que me haga vibrar entre cada beso y que tome de mi lo que desea. Mi cuerpo pedía que la barrera entre ambos desapareciera para poder gozar del fruto prohibido pero todavía existe dentro de mi esa vocecilla que pide que me detenga. Soy un asco de persona por pensar de que manera puedo hacer que mi hermano…  no, debo de dejar pensar en eso. Él sigue sin detenerme, inclusive entre besos sé que me necesita, que pide más… y que yo puedo darle hasta más de lo que exija.

Ni con el clima tan frío en el exterior se puede calmar el fuego abrasador entre nosotros. Imaginarme que seríamos capaces de llegar hasta el final me provocaba una sensación entre el deseo, la ansiedad y al mismo tiempo temor… pero sería una de las equivocaciones más deliciosas y satisfactorias. Sé que el simple hecho de observar a Lance es suficiente para que cualquier mujer arda del deseo de tener sus manos sobre su cuerpo, pero ahora quién está por comprobarlo soy yo. Él ni yo somos unos santos, es por eso que pienso que entregarme por esta única noche no hará más que ayudarme a terminar con mi curiosidad. Lance era mi platillo principal, una vez que lo pruebe podré darme por satisfecha… aunque la espera también será deliciosa. Podré provocarlo cuanto quiera, hacerle ver que si me lo propongo seré la única que llenará todas sus expectativas y que sobrepasaré todo lo que conoce sobre el se… ya saben de que hablo.

Hice mal en seguir provocándolo una vez que nos encontrábamos en mi cama, lo sabía perfectamente pero sus palabras y la manera en que reaccionan me dan a entender que no hay nada malo en ello. Él quiere que siga, pero está por acabarse esta pequeña muestra gratis … más que no poder, no quiero darle todo para que al día siguiente lo olvide. Mi meta es hacer que ruegue para que yo le dé lo que quiere, que en sueños comience a decir mi nombre y que  desate su imaginación sobre ese momento en el que nos entreguemos por completo. Yo también lo gozo, el sabor de su piel, su  musculatura bajo mi tacto… podría hacer que ambos llegáramos al orgasmo con simples toques.  

Me encanta ver las cosas desde arriba, desde ahí tenía una vista increíble hacia sus labios ligeramente hinchados por las veces en las que nos hemos besado esta noche, sus rasgos, su sonrisa que oculta más de lo que muestra y esos ojos… tan parecidos a los míos pero que transmiten cosas distintas. Lance derrumbó mi idea al hacerme creer que desde ahí el control lo tenía yo, pues mientras me daba a la tarea de entretenerme con su oreja, él se fue directamente a mi cuello. Incliné mi cuerpo todavía más contra el suyo mientras mi agarre en sus brazos disminuía.  Cerré los ojos y pegué mis labios contra su oreja para que pudiera escuchar como gemía cuando me besaba tan desesperadamente — No soy una ilusión… —  me encanta la manera en que su cintura choca con la mía. Es peligro cada vez que se encuentran y no puedo evitar imaginarme como sería todo si él ni yo tuviéramos algo puesto. Yo muevo mi cuerpo de manera más lenta contra el suyo, el que el contacto dure más tiempo me está calentando por completo.  Sus brazos quieren que los libere, pero no… todavía no puedo dejar que eso ocurra. Cuando dijo que era suya, no pude hacer más que sonreír — Convénceme… hazme creer que de verdad… soy tuya — dije con la voz entrecortada. Mi habitación se estaba convirtiendo en el escenario de una noche que podría terminar en maravilla o en ruina.  

Por distraerme con otras cosas, no me percaté del instante en que logró zafarse de donde estaba. Su sonrisa pícara me transmitió que él no dejaría las cosas así y que se cobraría lo que yo le había hecho hasta hace poco. Apenas sus labios volvieron a encontrarse con los míos se desató una nueva ola de lujuria que ya no podré detener si las cosas siguen así. Necesitaba tenerlo más cerca si es que eso era posible. El muy traidor me distrajo mientras su mano fue a hacer la travesura de la noche al apresar entre sus dedos … — Lance… — nuevamente empezaría a decir su nombre entre suspiros. Volví a atrapar su labio inferior entre mis dientes, mordí más fuerte y lo jalé en mi dirección. Repartí pequeñas mordidas. Mis piernas no podían quedarse del todo quietas, estamos de nuevo en una posición donde todo tipo de contacto es posible —No puedes.. tocar ahí — al menos no en esta noche — ¿Olvidaste lo que dije? — pregunté en un susurro, antes de empujarlo contra mi.

Rompí nuestro beso  para poder ocultar mi rostro en el espacio de su cuello y hombro. Y ahí me quedé, esta vez sin intentar hacerle la misma jugarreta de hace poco… ¿a quién engaño? Esta vez sólo lamí de manera prolongada, abarcando cuanto espacio me fuera posible —Vamos a dormir…  — susurré contra su cuello. En un principio dije que no habría límites por esta noche, pero luego de pensarlo es mejor que exista una espera… no me voy a convertir en una de las chicas con las que él suele estar. Soy diferente, quiero que sepa eso y por ende asimile la idea de que no le entregaré todo en esta primera ocasión.





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Lance S. Kubler el Miér Jul 03, 2013 7:33 pm

-Deja de decir ridiculeces hermanita.- Odio que "suerte y a tu favor" estén en la misma oración, me recuerda tanto a mi padre ya que se la pasaba diciendo eso todas las mañanas aveces solo pensaba en el desayuno ¿Cuando iba a ser la hora que se callaría? Aun recuerdo que de pequeño le admiraba tanto pero poco a poco le he perdido un poco de respeto y cariño y hoy he abierto los ojos a diferentes pensamientos y he llegado a la conclusión que quisiera que mi padre viviera para que así yo fuera el causante de su mal humor, pagarle un poco de lo mucho que nos hizo. Mejor vuelvo a la vida real, esa donde tengo una hermana torpe a mi lado tratando de jugar los mismo juegos que yo. -Pues espero que refresques mi memoria porque yo no recuerdo "esas ocasiones" que tu dices.- Surque una media sonrisa esperando a que contestara ¿Verme sufrir? Vamos que tonteria dice como si alguna vez me hubiera echo sentir algo parecido, bien recuerdo que sus retos eran una mierda pero los hice sin problema alguna aunque luego tenia que cuidarme de mi padre y sus ocurrentes castigos,aun tengo parte de las cicatrices en mis manos pero aun así Kira dice que tenemos suerte de tener el mismo gen que el.

Monet, mujer sensual de metro setenta con curvas de Diosa, esa era la definición que debería estar en el diccionario para la criatura enfrente mía, ojala se dejara gozar pero es terca y ¿Que puedo decir? Una maldita, quiere que siga su juego bueno mas bien quiere burlarse de mi y humillarme "¿Que les he hecho a las mujeres?" A la mayoría en la que me he interesado tan solo les he dado uno que otro gusto ademas del echo de que les hago el enorme favor de hacerlas conocer que es el placer. -Hmm...- "No hagas eso del labio..." Eran carnosos y deliciosos al menos así parecían, el simple echo de resistir el no acercarme y ser yo quien lo muerda me causa un tremendo ardor en el pecho, seguro hace todo eso apropósito "Maldita..." Y si que lo es, aunque no se como es en las fiestas ya que nunca congeniamos se bien que muchos hombres están obsesionados con ella "ha...Joder." El pensamiento es repugnante.-¿Así? Ya que pareces saber mucho de mi, anda muéstrame una de las infinitas maneras.- Fije mi total atención a ella como retándole a que hiciera algo pero como siempre ella solo es dientes para afuera, me calienta con palabras pero de ahí no da mas, es capaz de mucho mas placer pero simplemente no quiere acercarse tanto a mi, dice ella que es porque me tiene "asco" pero no lo creo sus desprecios solo confirman algo "Tengo que joderla a mas no poder." -Quisiera creerte pero Nana es muy traviesa y escurridiza no se como controlarte así que un buen castigo te hará falta.- Sonreí, que placer, si esta mujer continua así ya no podre mas, sentía una necesidad enorme de quitarme la ropa "Hace calor, mucho." Es increíble como es capaz de controlar la temperatura de mi cuerpo con sus palabras, quiero hacerla mía pero la desgraciada me odia, que vida mas triste bueno tendré que aprender a lidiar con verla y oírla calentarme cada que quiera. -Hahaha, no me hagas reír.- Solté un suspiro para que otra carcajada no se saliera. -Ya que soy tan facil ve y juega con tus idiotas obviamente te aburres conmigo.- Ya por mi parte tengo muchas cosas que hacer como para estar soportando sus niñerías ¿Yo, facil? Estúpida, me hace arder en rabia y deseo casi al mismo tiempo es impresionante pero no le daré lo que quiere, tal vez no hay mujer que me caliente como lo hace ella pero ha de haber buenos prospectos ¿De que hablo? La quiero a ella y aunque se haga la dura la tendré para mi solo.

De nuevo hice tronar mi cuello, se estaba sobrepasando como siempre lo que odio es que luego se queje cuando me las cobro, mala perdedora eso ha sido desde niña. -Deja de hacerte la estúpida...-Murmure por un momento iba abrir mas mi camisa y checar mi estomago pero eso solo le daría gusto. -No me conoces en nada...así que cállate.- Mencione el "cállate" y sonreí falsamente para luego fruncir mi ceño. -Ademas el sexo es un buen ejercicio hermanita.-Levante las cejas y me quede viendo al vació con una sonrisa que ni ella podria quitarme, a cambio de ella yo no me la paso haciendo el sexo todos los días no se pero tengo mejores cosas que hacer dejando con deseos de mas a algunas mujeres, cobrar deudas de antiguas apuestas y hacer mi deporte favorito...Buscar joder a alguien aun recuerdo que la semana pasada fuimos al distrito 01 a dar un par de tiros, era un lugar clandestino que aperturaron los agentes de la paz pero nada mas es para pura diversion capitolina y yo tuve mucha divercion con algunos idiotas.-Pff...-Eso fue lo único que pude emitir al escuchar su estúpido comentario ¿Vomitar? Si claro, yo debería de vomitar cada vez que Marcus me dice algo en doble sentido.

-¡WAA! Eso me dolió...- Hice una mueca y fruncí los labios. -Y a mi que me encanta estar contigo...¿Ahora que haré?-Entre mas lejos mejor, de nuevo tuve que hacer tronar mi cuello ¿Que era lo que me fastidiaba tanto? No puedo creer que disfrute mas la presencia de idiotas cerca de ella que la mía...Haya ella que se quede con su desperdicio yo mejor me voy por mi lado.

-Solo traten de comprarle algo floreado y descubierto apuesto a que le encantara.-Sigo sin entender como mi hermana no lleva un vestido todo el tiempo, debería de exponer ese cuerpo que tiene, Nahla podrá ser la menor y podrá tener un cuerpo de Diosa pero Kira tiene lo suyo tambien, esa madures que brota puede llegar a ser muy sexy.

De nuevo solo me eche a reír ¡Bien! Si no quiere que piense o sueñe con ella por mi no hay problema estoy cómodo con los sueños que me tocan cada noche y mejor si no la veo atormentando mis sueños aunque este en poca ropa. -Se pierde el interés-Eso fue lo único que opine ante lo que dijo del matrimonio, lo he escuchado muchas veces la mayoría de mujeres me lo han dicho, ciertamente me dan pena pero no hay nada que pueda ser tan solo escucharlas un rato y luego que me den mi trago...aunque si son jóvenes y salvajes con gusto las llevo a liberarse un rato.

-Si lo que digas super-mujer- Estoy harto que crea que el jugar conmigo es algo simple, yo no la subestimo se bien que es una maldita y hará lo que sea para joderme pero ¡Arg! debería de admitir que le puedo dar sorpresas ya que lo he hecho antes. -Obvio que les da poder...-Hacen lo que quieren con esas enormes cosas sin embargo en parte bendigo a quien invento esos zapatos ya que les da un toque a las mujeres, un toque exquisito.-Ohh no...¿No me digas? no lo sabia.-No soy un bebe, he hecho demasiadas cosas en mi vida y eso de los tacones es algo como cliché ya las pobres no les da tiempo de nada diría yo.

No me gusta que este enrollada con ese idiota y parece que no lo dejara ¡Ha! Que se lo quede...al fin de acabo así se va a la mierda por fin, mi deseo no es que se vaya es que "ARGG..." La odio. -Defiende al imbecil todo lo que quieras yo haré lo que se me plazca con el.- Puede decir, gritar y hacer todo lo que quiera aun así le romperé la cara.-No entiendo...-Susurre pero no le exteriorizaría nada de lo que pensaba "No entiendo porque el y no..." Ni siquiera quería hablar del tema conmigo mismo.

"Olvidar lo que hace o lo que ha hecho…" ¿Ami se me ha olvidado? Quizás, estoy tan sumido en el "ya no pienses" que ni siquiera pongo atención a nada de lo que me rodea, no mentiré desde que se fue mama me dedique a odiarla y no a buscar un porque de los hechos, no quiero pensar o creer que Kira tiene algo que ver porque es mi hermana fue ella quien me ayudo en cuando me encontraba en aquella crisis pero nada de eso hubiese pasado si ella...¿En realidad creo que ella desapareció a mama? Por un momento siento su mirada gélida y escucho su voz "Mama se fue, los abandono..." Tal vez no lo recuerdo tan bien pero por un momento note un leve movimiento en sus labios...¿Sonrisa? ¿Estaba satisfecha? "Maldita..." trague saliva. -Olvidar todo...-Susurre y continue mirándola, mierda se siente horrible...aunque ella no quiera admitirlo tiene un poco de Kira, es cruel y logra hacerme sentir esa crueldad porque cometí el error de pensar de mas, de sentir de mas. -Bien...-¿Ella no deseaba nada de esto? Pues que bueno que la puerta era bastante ancha porque seguro Sean y yo estamos acostumbrados ya a ver partir a quienes son importantes, tal vez Sean tambien se vaya y tal vez yo lo haga tambien, ya no quiero compadecerme, ya no quiero sentir nada por ella "Que se vayan todos al infierno..."

-No, no lo pensé...No quería hacerlo.-Parecía que el espíritu de mama aun rondaba por aquí, siempre que se enfrentaba a papa y nosotros escuchábamos sabíamos quien tenia la razon, era una presión en el ambiente aunque teníamos ideales tanto de mi padre como de ella, siempre que la escuchabas hablar sabias que era lo correcto aunque los demás te dijeran que no. Y en este momento se siente igual, esa presión como si tratara de decirme que estoy sabiendo la verdad.

Su grito me provoca una aceleración increíble en el pecho, estoy furioso pero no por su reacción sino por lo que dijo ¿Mentir? -Vete al infierno...-Lo dije y solo me voltee a ver a otro lado quería respirar, deseaba que se callara porque sabia que si continuaba la situación seria peor. -Yo no te mentí en nada...- Susurre sin verla nuevamente, apreté mis puños ¿Como puede...? Se ira de la casa y cualquier cosa que haga no importara porque simplemente ella no siente, esta tan sumida en ese pensamiento de que todo el mundo le dio la espalda que...Mierda, ahora mas que nunca quisiera tenerla en mis brazos y estar con ella pero...no me dejara, nunca porque simplemente yo no soy lo que ella necesita o mas bien lo que quiere. -Claro el minibar en tu habitación...- Menciono en susurro pero luego ese susurro se convertirían en palabras fuertes. -¿Porque que mas puede pedir Lance el ebrio, no?- ¿Cree que me gusta? ¿Que me encanta todo eso de estar en las fiestas, ver a personas repugnantes gozando de su plata, el no saber de donde putas esta mi madre mientras que tenemos un gobierno de mierda que se encarga de jodernos la vida? Mierda, es tan egoísta o acaso ¿Esta tan dolida? ¿Me odia por dejarla sola? puedo notarlo en su voz...-Eso es lo único que soy tu ebrio hermano y como no hay nada que el ebrio pueda decir ¡Sep! Mejor vete porque no necesitas la ayuda de nadie pareces que lo haces bien sola.- Fruncí el ceño y trague saliva. -No soy el único que abandona a alguien que lo necesita...-Nada de lo que dije antes fue mentira, la necesito mas de lo que cree pero no le importa y tampoco rogare...Si para ella es un martirio que se vaya, ya buscare algo por mi cuenta y encontrare la manera de olvidarle, olvidar ese sentimiento que me hace sentir, olvidar algo que hago siempre.


Nos hemos gritado, insultado, insinuado y acariciado por casi toda la noche, me siento anonado con tanto deseo y placer que siento, el aire esta pesado y su cuerpo me hace mas difícil el llevar aire a mis pulmones "Eres hermosa..." Repetía con lujuria cada que podía cerca de su oreja pero no bastaba solo con eso deseaba hacerla saber que yo la deseaba, deseaba tocar todo su cuerpo, lamerlo, acariciarlo, lo necesitaba, necesitaba que su lengua continuara rozando con la mía así respirar se haría facil, me preguntaba porque no me deshice de la ropa en el despacho pero ya era tarde ahora que estamos en su cama puedo proceder a desnudarle con delicadeza que merecer y empezar con mi tanda de besos en cada una de las partes sensibles de su cuerpo. -Humm...-No tengo que imaginarme nada mas, no tengo que irme a dormir tratando de averiguar como sera tener a Nahla en mis brazos sin ropa alguna porque eso pasara hoy, sera mía, al fin. Besaba sus labios, me encantaban y sobre todo adoraba ese sabor cereza por primera vez bendigo a Marcus al darle todo tipo de consejos para cuidar de ellos. Mi cabeza no paraba de dar vueltas ¿Era la bebida? O ¿Simplemente Nahla haciendo trizas mi mundo? Si es por lo segundo que me estalle la cabeza yo no la dejo de besar o tocar.

Meterme a su cuarto fue la peor idea que pude tener si es que mi objetivo era detener todo lo que empezó en el despacho, ok no buscaba barreras es mas hasta yo le sugerí que viniéramos a parar aquí. Sonreía, me sentía feliz con tenerla aquí conmigo, mis labios no pararían de besarle no hasta amanecer, hasta que no pudiese mas y fuera victima del sueño, pero lo dudo con ella aquí no creo que pueda conciliar el sueño. Tragaba saliva y trataba de contener la respiracion cada que jugaba con mi oreja, su lengua era demasiado poderosa me destruía con cada lenguetazo, era como un ola de electricidad recorriendome el cuerpo y haciéndome difícil el mantener el contacto de mis labios con su piel pero mi deseo y excitación podía mas que todo eso. -Oh, no claro que no lo eres.-Ella deseaba que la tomara, no podía fingir que yo no le hacia sentir algo porque su cuerpo me dictaba lo contrario,cuando comenzó a gemir mi garganta comenzó a contraerse, me sentía sofocado era tal la excitación que en pocos momentos deberé de quitarme el pantalón porque al paso que vamos no podre contenerme mas, era peligroso el movimiento de cintura que hacia "no, no mas lento no..." Me hacia soltar unos cuantos suspiros pero trataba de contenerme luchaba conmigo mismo para no demostrarle como me hacia sentir la manera en que mi cuerpo vibraba por ella.

"¿Porque sonríes?" ¿Porque tanta gracia, esa sonrisa me causaba escalofríos escondía tantas cosas y ala vez me decía muchas. -¿Hu? Te haré mía entonces...-Si no lo cree pues no habría mas remedio que hacerla sentir mía, su voz al igual que la mía se escuchan agotadas pero eso no impide que nuestros cuerpos continúen, supongo que no soy charlador en la cama.

Mi mano se expandía por su seno, lo tenia atrapado por completo y no me detuve ahí por mucho una vez hice prisionero a su pezón jale el mismo con delicadeza hacia arriba, necesitaba mas de sus gemidos ¿Que puedo decir? Me hice adicto a ella demasiado rápido, sentía que perdía la cordura por un momento llegue a pensar que ninguno de los dos tenia ropa porque envesti mi cintura contra ella con fuerza, el frote era mortal eso lo note por el gemido que solté en su boca. -hpmh...-Apenas logre emitir por su mordida, dolorosa pero placentera, el sabor a oxido corría por mi lengua y se combinaba con su saliva. -¿No puedo?-Pregunte con inocencia mientras continuaba haciendo círculos con mi dedo indice encima de su pecho. -Humm puede que si...-Conteste entre risas hasta que ella decidió cortar el beso, no pude mas que verla de forma extrañada ¿Ahora que? Por un momento mi mente me dijo algo como "Eso te pasa por meterte con princesas." Se acerco y se quedo quieta por un momento ¿Que sucedía? Me quede quieto pero luego cerré los ojos deleitándome con su atención a mi cuerpo "Ese vamos a dormir..." Me dejo estúpido es solo que...Mierda la estábamos pasando bien y ¿ahora? Trague saliva y con prisa saque mi mano debajo de su blusa, no hice solo eso sino que tambien me levante de la cama y tan solo la vi de reojo esperaba encontrar una respuesta en su mirada un Porque... Pero como siempre se queda con la ultima palabra, solté un suspiro y vi hacia la puerta ¿Debía irme? Un estruendo volvió a sonar, me quite la camisa y me desabroche el pantalón, lo baje y voltee a verla. -Tranquila es solo que no duermo apretado...- Ya había recuperado mi aliento pero me costaría solo "dormir" con ella luego de imaginarme toda la escena completa, tener sexo con Nahla no solo se oía atrevido sino que tambien el solo echo de imaginármelo me había causado cierta fascinación lastimosamente ella encontró lo que buscaba un "alto" quisiera entender que quiere de mi, me acerque a la orilla de la cama tome asiento y luego me deje caer al lado suyo, ahora si que no tenia ganas de hablar aun la sentía en mi cintura y no solo eso sino tambien el sabor de sus labios contra los míos ¡MIERDA! Me encanto y ahora tiene ese poder contra mi...¿Pero realmente importa? No, quiero que vuelva a recorrer mi cuerpo con su lengua, quiero ser yo quien bese esos labios todo el tiempo y no solo eso que mis manos recorran y se familiaricen con ella, lamer su sexo y adentrarme a ella. -Bueno vamos solo a "dormir."-Dije con un poco de resentimiento, me quede boca abajo y fui cerrando mis ojos "¿Dormir?" Lo que veo es lo que hay...




avatar
Lance S. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : ...
Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Nahla M. Kubler el Jue Jul 04, 2013 7:57 pm

Creo que las palabras sobran para poder describir lo extraña que ha sido esta noche. En primera porque jamás pensé que hoy volvería a pisar un sitio que en la infancia no me era muy grato de visitar y cuyos recuerdos aún me daban vueltas en la cabeza durante ocasiones al azar.  En segundo lugar, por la compañía porque tampoco imaginé que uno de mis hermanos volvería temprano a casa, y más en un día como estos donde varias fiestas se habían planeado pero estoy segura que más de una se tuvo que haber suspendido por el imponente clima que amenazaba con tirar el cielo en cualquier instante. Bueno, al menos mi hermano me ha llevado casi de la mano a seguirle el juego y demostrarle que soy yo quien se queda con la última palabra en todo tipo de asuntos.

Tal vez en otra ocasión pueda demostrarte una de las tantas formas. Por hoy tu pequeña hermana sigue sin sentirse del todo bien para dar una muestra de sus habilidades — comenté como si nada y después me encogí de hombros. Tampoco miento en decir que de alguna manera todavía me siento algo cansada pese a que estado casi todo el día en cama.  Creo que desde los meses posteriores a la partida de mamá no había vuelto a encerrarme en mi habitación durante tanto tiempo. Y hablando de tiempos,  hace mucho que no recibía un castigo que no fuese otro como ”Te quedas sin dinero este mes” … menos mal que Kira en ese sentido carece de originalidad. Lo malo es que tengo que aprender a depender de pocas cantidades o a pedir préstamos que me encargo de saldar de diferentes maneras. Inclusive he terminado haciendo  algunos favores a Marcus quien es el que por lo general me presta algo de dinero cuando ocurren esas situaciones — Nana no es escurridiza, y si ella dice que se va a portar bien es porque así será. Sterben debería de confiar más en ella — no gracias, no me apetece que alguien como él me dé un castigo por una bobería… aunque tal vez Lance no mienta al decir que puedo ser traviesa y escurridiza.  Sonreí en breve, en clara indicación de que haría caso a su consejo de irme a jugar con otras personas. Es divertido humillarles, o decirles cosas sin sentido que al final se terminan creyendo sin chistar. Eso es algo difícil de realizar con mis hermanos, quienes conocen gran parte de mis mañas y uno que otro truco que suelo emplear.

Tuve que apretar los labios para no comenzar a reír al ver otro de mis cometidos hacerse realidad. Cuando me manda a callar o comienza a insultarme es señal de que está llegando al límite o que lo estoy jodiendo con algún asunto. Inclusive su lenguaje corporal lo indica, ya van varias veces en que veo que se está masajeando el cuello, o de cierta manera se anda inquieto. Ya no añadí nada, inclusive cuando mencionó lo del sexo.

Tal vez si hiciéramos más actividades de hermanos aprendería a apreciar otras cosas tuyas — comenté con inocencia, antes de mirar hacia otro lado. Aún sigo pensando que es increíble el encontrarme con uno de mis gemelos a estas horas de la noche. Es usual que los vea más en la mañana que en las tardes.

No me sorprendería si al revisar el armario de mi hermana me doy cuenta de que no tiene siquiera un buen vestido para lucirse de manera casual o en colores que no sean así tonos apagados u oscuros. Será una labor difícil la que llevaremos a cabo, pero espero que los resultados sean buenos y satisfactorios no sólo para mi, sino para ella quien de verdad necesita salir más seguido que el marido no le va a caer del cielo si se sigue cargando esa actitud tan seria.

Si de verdad amas a alguien eso no tendría que suceder… vale mierda, por gente tan estúpida se ve el amor de manera más comercial — si, en definitiva no estoy hecha para el matrimonio. No temo tanto por salir herida, sino por la humillación y el orgullo herido… la traición probablemente. Soy demasiado posesiva con lo que considero mío, por eso las cosas serias no siempre van de la mano con lo que uno desea. Tienes que valorar todas tus opciones y preguntarte a ti mismo si estás bien con eso antes de tomar una decisión.

Pasé por alto los hechos de los tacones, ya que a él parecía valerle un reverendo pepino… al igual que mis advertencias de que no tocara al supuesto chico con el que me estoy viendo. Sé que le hemos dado vueltas al asunto, pero no puedo entender cual es el punto de hacer lo que quiera con él si ni le conoce. Tal vez algún día encuentre a alguien que me haga replantearme mis ideas del matrimonio. Lance tendría que respetar esa decisión, ¿no?

Sigo pensando en mi familia y en como eran las cosas antes. ¿Por qué Lance no se daba cuenta de la situación? Él a comparación mía llegó a tener muchísimas más ventajas con nuestro padre pese a los castigos por los que en más de una ocasión tuvo que pasar. Kira era la hija idónea para él, mismos pensamientos e incluso heredó su talento para organizarse y ejecutar las cosas; en mis hermanos también veía las capacidades de obtener logros y cargos tan importantes como los suyos en el gobierno; a mi… tsk. Si él estuviese vivo, no me sorprendería que me arreglase un compromiso con uno de sus encargados para dar seguimiento a la familia… servir y obedecer sin pronunciar palabra alguna. Lo siento, pero yo no soy ni seré así… Respiro de manera profunda, varias veces, incluso cuando su imponente presencia se sentía por toda la casa yo pensaba en ello. ¿Si tenía celos? Sí, pero más que nada era esa decepción y resignación de anticiparte a que aunque hicieras la hazaña más grande de todas seguirías siendo el cero a la izquierda. El abandono de nuestra madre me dolió mucho más que la muerte de papá, por el hecho de que en contadas ocasiones fue en que lo llegué a sentir tan cercano y tan amoroso. Una señal me advirtió que si seguía con esa idea comenzaría a llorar otra vez, y de momento eso no es lo que quiero.

Lance ha comenzado a decir las cosas en un tono tan serio que hasta miedo me llegaría a provocar. Parecía estar tratando de controlar su furia; yo en parte me siento aliviada por las cosas que he dicho. Nunca habíamos caído en una conversación tan seria como esta y a como lo imaginé me sorprende que no llegáramos a los golpes por los argumentos tan distintos que teníamos el uno con el otro. Él me asegura que no me miente en nada, pero una parte de mi se sigue cuestionando eso. No somos las personas más sinceras de todas, y tampoco es una cualidad que esté presente dentro de nosotros.  Sus siguientes palabras me desubican, porque aunque sé que en ocasiones él ha llegado a pasarse de copas (para que negarlo, si todos en esta familia lo hemos hecho alguna vez) no me gusta que se refiera a si mismo de esa manera tan irónica. Abro la boca más no tengo palabras que refuten su argumento en este momento. Tampoco quiero gritarle que se calle porque sé que eso empeoraría la situación en la que nos encontramos.

Sus últimas palabras son como una daga que va abriéndose paso hasta llegar a mi corazón. Me ha dolido, más que todos los gritos que he recibido de su parte en esta noche. ¿Está diciendo que me necesita? Lo había dicho abiertamente hace poco pero esta maldita duda me hacía plantearme las cosas… jamás lo ha dicho, y entre Sean y él se encargan de decirme lo molesta o vulgar que soy. Algo que puedo afirmar con seguridad es que hoy he tenido la oportunidad de conocer otro lado de él, un sitio vulnerable y que ahora se muestra herido por lo que dije a raíz de los sentimientos negativos que he llevado conmigo en todo este tiempo. Pero no miento… me siento bien al haber expresado lo que pensaba.

El deseo puede ser uno de los sentimientos más fuertes de todo ser humano, y más si lo tenías enfocado hacia algo… o alguien. Me es gratificante el saber que la situación por ahora parecía ser la mejor para nosotros dos: no había nadie en casa y con este clima dudo que alguien se aparezca a estas horas de la noche. He perdido la noción del tiempo y más que ahora los dos hemos comenzado a entregarnos a este nuevo tipo de experiencias. De todas las personas, jamás pensé que Lance figuraría entre aquellos que se prestaría a estas cosas conmigo. Mi cuerpo no puede evitar estar a favor de aquello que mi mente me comienza a prohibir. Cada una de mis reacciones y gestos tan solo eran parte de lo que Lance podía provocar en mi.

Su bendita voz entrecortada, sus suspiros y ocasionales gemidos me llevan todavía más lejos, me siguen incitando a que continuemos con lo que a ojos de terceros está mal. He tenido la oportunidad de explorarlo, su lengua a este paso sería capaz de reconocer a la mía y mi cuerpo podría vibrar bajo su poderoso tacto apenas me colocara una mano encima. No quiero pensar en que haré mañana cuando tenga que despertar de todo esto o que ocurrirá de ahora en adelante. “Pretender” es lo único que me viene a la mente…

No sé si hice bien en cortar abruptamente todo tipo de contacto que estábamos teniendo, pero es que sus manos comenzaban a colarse debajo de mi blusa para estimular algo que daría rienda suelta a toda una noche de pecados y placeres… y no precisamente me estaba refiriendo al instante en que mantenía preso uno de mis pechos para hacer lo que quisiere. No era el momento para eso pese a que los dos habíamos dejado más que claro que nos necesitamos el uno al otro.  He perdido la cuenta de cuantas veces he suspirado, gemido y jadeado cada vez que su cadera chocaba con la mía, pero la última de ellas fue simplemente tortuosa… esa fuerza me hizo pensar en lo prometedoras que serían las cosas si avanzábamos hacia el inminente final.

Lo miré cuando sus ojos se clavaron en los míos una vez que se levantó de la cama. Por un lado me alarmé, pensando en que se iría a otro lado, aunque a la vez sería lo ideal para darme un tiempo para asimilar las cosas. No dije nada y solo me acomodé de nuevo bajo las sábanas que me cubrieron durante varias horas. Tan distraída había estado que hasta ese instante volví a sobresaltarme por la tormenta de afuera… la muy puta sigue estando ahí pese a que ya ha pasado un buen tiempo desde que comenzó a llover. Me lamí el labio inferior, yo también tenía una tormenta interna con la cual lidiar.

Tampoco pronuncié palabra alguna cuando me dio su explicación, como pensé antes, a Sean y a él los he visto andar por la casa en ropa interior una infinidad de veces que hasta parece costumbre. En ocasiones les grito para que se pongan algo aunque todo les entra por una oreja y les sale por la otra.  Volví a suspirar mientras los latidos de mi corazón volvían a su ritmo usual. Me llevé una mano a la frente… ”Nahla, ¿en qué demonios pensabas?” comenzaba a gritar mi voz interna. Claramente la ignoré.

Lo observé de reojo cuando dijo que iríamos a dormir. No lo culpo por el tono de voz que ha empleado, creo que este puede entrar en uno de esos particulares casos de frustración sexual… pero a la vez no puedo evitar pensar en que algo he hecho mal. No por cortar todo de repente, o por el hecho de que ahora le estoy dando la espalda mientras murmuro un “Buenas noches”, sino que hay otra cosa que en este instante no puedo notar. Cerré los ojos y tras acurrucarme un poco fue que me quedé dormida…

Si soy sincera, el sueño no me duró mucho, al poco tiempo me desperté de nuevo tras haber tenido un breve episodio de la conversación que se llevó a cabo en el despacho. Concretamente todo lo referido a mamá, desde como comenzamos hasta el tono serio en que se finalizó la conversación. El rostro de Lance, esas facetas que jamás había visto en él… tomé la almohada y la envolví en mis brazos, ¿me equivoqué de verdad al gritarle? ¿Qué tal si de verdad era sincero conmigo y yo no hice nada más que juzgarle?  Por otro lado también quería que él comprendiera que además de amigos, necesito a alguien de mi familia porque ellos al igual que yo vivieron la situación…

¿Por qué soy tan mierda con las personas en quien debería de confiar más? Enterré mi rostro en la almohada. Quisiera pedirle perdón, pero probablemente sea tarde para eso… lo lastimé, y el hecho de que hubiéramos estado a cosa de nada de que mi habitación se convirtiera en nuestro punto culminante no arregla la situación.  Sigo pensando en sus palabras “No soy el único que abandona a alguien que lo necesita...” , sigo con la idea de que quiero alejarme, pero el hecho de estar físicamente en otro lugar no significa que les he abandonado…

De nuevo puedo comparar la tormenta que ahora se ha calmado un poco con mi situación interna por el simple hecho de que soy un desastre. Es en ese momento, cuando me estoy hundiendo un poco más en mi miseria, que decido que lo mejor para mi será ausentarme unos días para volver a poner las cosas en orden.

Vuelvo a cerrar los ojos y trato de dormir con un último pensamiento en mente:

”Lo siento…”

[TEMA FINALIZADO]





Ficha:


avatar
Nahla M. Kubler
Capitolio
Capitolio

Vida : 12
Alimentación : 6
Hidratación : 4
Salud : 4
Ideología : Neutral.
Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Take it off & dance in the dark ||Priv. Nahla M. Kubler|| +18

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.